PEDACITOS de LOZANO Carlos Lozano Medrano

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------


CARLOS LOZANO MEDRANO


P

E

D

A

C

I

T

O

S


DE


LOZANO



REFLEXIONES DIARIAS


VOLUMEN I









Instituto Cultural Tuxpan Universal

ICTU

MMXII







I N D I C E





TEMA

RESTO

DIA

TEMA - REFLEXION








E N E R O





001

365

01

Cada instante es un nuevo comienzo

002

364

02

Sumar los dones que posees

003

363

03

Todo y nada es importante, la importancia se la das tú

004

362

04

Vive, valora, disfruta cada momento de tu existencia

005

361

05

Todo tiene una causa

006

360

06

Aprende a dar y aprende a recibir

007

359

07

Puedes vivir mejor

008

358

08

Eso es felicidad

009

357

09

¿Por qué la repetición de ciertos conceptos?

010

356

10

El ser humano es complejo

011

355

11

¿Qué tanto tenemos que perseverar?

012

354

12

Nadie debe estar por encima de la ley

013

353

13

Cuando nos arriesgamos a compartir

014

352

14

Siendo razonables podemos ser mejores

015

351

15

De una manera u otra influimos

016

350

16

Un buscador de talentos

017

349

17

No siempre es fácil relacionarnos

018

348

18

Los valores morales nos dan pautas

019

347

19

A veces ignoramos para quién somos importantes

020

346

20

Cada quien justifica sus acciones

021

345

21

No minimices tus capacidades ni tu influencia

022

344

22

No sabemos lo que queremos

023

343

23

La competencia debe ser consigo mismo

024

342

24

Decir que esta época resulta difícil es relativo

025

341

25

Diariamente ocurren hechos lamentables

026

340

26

Aprendamos a usar todas las capacidades y habilidades

027

339

27

Significa que le demos más importancia al presente

028

338

28

Muchas cosas van cambiando

029

337

29

El matrimonio es bueno para el ser humano

030

336

30

¿Estás vivo?

031

335

31

¿A quien amas y quienes te aman?












I N D I C E





TEMA

RESTO

DIA

TEMA - REFLEXION








F E B R E R O





032

334

01

No todo queda bajo nuestro control

033

333

02

Nuestras circunstancias hacen que nos alejemos de los amigos

034

332

03

Todas las experiencias nos pueden servir para aprender

035

331

04

Para influir sobre nuestras circunstancias

036

330

05

Una cultura de la paz, de la no violencia

037

329

06

Si en todo momento fue deseada nuestra vida

038

328

07

El bienestar de la mayoría no es un derecho

039

327

08

La inteligencia y la razón nos ayudarán

040

326

09

Podemos influir positiva o negativamente

041

325

10

El hombre ha puesto en práctica cualidades y valores

042

324

11

Lo bueno de compartir ideas

043

323

12

Muestra lo mejor de ti

044

322

13

Comportamientos inadecuados

045

321

14

Afortunado aquel que ha aprendido a hacer amigos

046

320

15

Necesitamos un espacio propio

047

319

16

Cuando hay armonía esto es normal

048

318

17

Podemos cambiar lo que está mal en nosotros

049

317

18

Cuando se inicia una relación de noviazgo

050

316

19

Ahora que inicias una nueva etapa

051

315

20

La felicidad que hoy disfruto

052

314

21

Hay ocasiones en las que somos exigentes

053

313

22

El ser humano requiere relacionarse con otros

054

312

23

Siempre escucharán que las cosas están difíciles

055

311

24

El descubrimiento mutuo no significa ningún problema

056

310

25

Ser padre significa dar amor a los hijos

057

309

26

¿Cómo sabes que estás actuando como ser humano?

058

308

27

Busquemos de manera constante respuestas inteligentes

059

307

28

En mí debo empezar a suscitar el cambio

060

306

29

La vida es teoría y práctica




















I N D I C E





TEMA

RESTO

DIA

TEMA - REFLEXION








M A R Z O





061

305

01

Siempre ha existido la vida en pareja

062

304

02

Cuando hablo de educación

063

303

03

A veces resulta difícil entender

064

302

04

Nos hacemos ofensivamente pequeños

065

301

05

Queriendo reafirmar tu libertad

066

300

06

Eres valioso, no superior a nadie

067

299

07

A ti que me has ayudado, gracias

068

298

08

Materialismo y misticismo

069

297

09

Un fin muy por arriba de lo que ahora tenemos

070

296

10

Las situaciones que vivimos se nos hacen inexplicables

071

295

11

Héroe anónimo

072

294

12

Dos posibilidades de satisfacción

073

293

13

Iniciar la verdadera revolución

074

292

14

¿Qué tanto debemos solidarizarnos?

075

291

15

Todos los días nos enfrentamos a problemas

076

290

16

Encuentra el equilibrio

077

289

17

Empezamos a interesarnos y preocuparnos por los demás

078

288

18

No siempre estarán a nuestro lado

079

287

19

A Dios lo humanizamos para entenderlo y aceptarlo

080

286

20

Desde lo individual hasta lo general hay normas

081

285

21

Cuando hablamos del Amor y de la Amistad

082

284

22

Queremos aprovechar el tiempo

083

283

23

Cada hombre forja su destino

084

282

24

Usar los ingredientes adecuados

085

281

25

Tenemos que aspirar a lo máximo

086

280

26

La muerte es inseparable de la vida

087

279

27

Tú no eres responsable total de la vida de los demás

088

278

28

Hay ocasiones en que tenemos que ser humildes

089

277

29

No justifiquemos nuestros actos negativos

090

276

30

No hay libertad absoluta

091

275

31

Entre los hombres hay diferencias












I N D I C E





TEMA

RESTO

DIA

TEMA - REFLEXION








A B R I L





092

274

01

Cada quien toma su propio camino y algunos se entrecruzan

093

273

02

En la vida todo es cuestión de equilibrio

094

272

03

Mucha gente ha luchado para que tengamos mayores oportunidades

095

271

04

De una forma u otra todos tenemos problemas

096

270

05

Hasta donde nos sea posible evitemos la grosería

097

269

06

Para mucha gente la vida no es fácil

098

268

07

Nos daremos cuenta de que somos más fuertes y felices

099

267

08

¿Podemos ser felices?

100

266

09

Pero entonces ¿por qué sufrimos?

101

265

10

Tienes derecho y también obligación de ser feliz

102

264

11

Cada quien tiene una percepción de la realidad

103

263

12

La pobreza está asociada con vicios

104

262

13

La ciencia no debe ser fría, impersonal, deshumanizada

105

261

14

Es necesario que haya justicia

106

260

15

¿Cómo sabes que estás actuando o empezando a actuar mal?

107

259

16

Nos sentimos insatisfechos con nuestras relaciones

108

258

17

Cuando la pobreza entra por la puerta

109

257

18

¿Porqué y cómo nos enamoramos la primera vez?

110

256

19

Todos queremos vivir en paz

111

255

20

Es desalentador que las cosas no cambien

112

254

21

Nuestras canciones hablan de amores perdidos

113

253

22

Ser portadores de vida

114

252

23

Revolucionarios o evolucionarios

115

251

24

No podemos evadir nuestro compromiso personal

116

250

25

Siempre existirá la dualidad de valores

117

249

26

Sabemos que la violencia genera violencia

118

248

27

Hay malos, pero son más los buenos

119

247

28

La solidaridad debe ser complementaria

120

246

29

El hombre lo único que no debe perder es la esperanza

121

245

30

Cuanta felicidad nos proporcionan los niños
















I N D I C E





TEMA

RESTO

DIA

TEMA - REFLEXION








M A Y O





122

244

01

Los empresarios y los trabajadores son generadores de riqueza

123

243

02

La mujer como madre, es parte fundamental del hogar

124

242

03

Cuando mires hacia atrás

125

241

04

Las normas y leyes están presentes

126

240

05

Cuando te sientas derrotado o inadecuado

127

239

06

Es importante tener ilusiones

128

238

07

La capacidad del hombre para el bien o para el mal

129

237

08

Los llamados primer y el tercer mundo

130

236

09

La convivencia con los amigos

131

235

10

Nuestras madres son el faro y la mano que nos guían

132

234

11

No nos gusta vivir en la incertidumbre

133

233

12

La decisión de la pareja de vivir juntos

134

232

13

No siempre es nuestra responsabilidad directa ayudar a los demás

135

231

14

Cualquier obra está condenada al fracaso

136

230

15

Afortunado soy, por tener padres y maestros

137

229

16

Las normas son un marco de referencia

138

228

17

Ser hijo es hacer tu diario esfuerzo

139

227

18

El hombre tiene la capacidad y el derecho de decidir en su vida

140

226

19

A pesar de tantos problemas

141

225

20

Nadie podrá vivir mi vida

142

224

21

Como transformar las condiciones adversas que vivimos

143

223

22

Si te aburres, si te queda mucho tiempo libre

144

222

23

Estás cambiando para bien

145

221

24

El crecimiento excesivo de la población

146

220

25

Pensamos que es poco o nada lo que podemos hacer

147

219

26

Que cada quien haga su esfuerzo

148

218

27

Aprender a descansar

149

217

28

Que maravillosa capacidad el recordar

150

216

29

Necesitamos una buena educación

151

215

30

Que en toda nuestra actuación se note que hay inteligencia

152

214

31

Las diferencias pueden ampliar nuestras posibilidades de vida












I N D I C E





TEMA

RESTO

DIA

TEMA - REFLEXION








J U N I O





153

213

01

Conservar las amistades es una labor ardua

154

212

02

Los resultados no son tan buenos

155

211

03

Que las épocas de la violencia sean cosa del pasado

156

210

04

Dar una respuesta para cada problema

157

209

05

¿Cómo le haces para vivir en la gran ciudad de México?

158

208

06

Todo tiene límites

159

207

07

Hay cosas que no se logran a la fuerza o con dinero

160

206

08

Cuantos niños y cuantos jóvenes abandonados

161

205

09

Poeta y Campesino

162

204

10

Tenemos que aprender a comportarnos

163

203

11

Hemos queridos ser amigos y nos olvidamos de ser padres

164

202

12

Dichosos aquellos que poseen y practican la capacidad de leer

165

201

13

Si han tenido la dicha de la paternidad

166

200

14

El respeto y la tolerancia son valores esenciales

167

199

15

Dichoso aquel que ha engendrado un hijo

168

198

16

Nunca optaremos por la pobreza

169

197

17

Hay hábitos que están bien arraigados en mi vida

170

196

18

Alguien me dirá que para qué escribo

171

195

19

Las circunstancias nos obligan

172

194

20

La sociedad influye en las costumbres individuales

173

193

21

El hombre tiene la capacidad para superar sus limitaciones

174

192

22

Se va formando una sola civilización

175

191

23

Han resurgido los nacionalismos y regionalismos

176

190

24

Lo que tengo ha dependido de otros

177

189

25

Nos resulta muy tentador juzgar

178

188

26

Es hermosa la vida y más cuando es tu vida

179

187

27

Todo lo negativo corre parejo y toma posiciones

180

186

28

Creer que podemos ser mejores

181

185

29

He elegido ser optimista

182

184

30

Será un dilema constante hacer o no lo correcto
















I N D I C E





TEMA

RESTO

DIA

TEMA - REFLEXION








J U L I O





183

183

01

En nombre de la productividad

184

182

02

Confía en que estás avanzando

185

181

03

El hombre adquiere confianza o desconfianza

186

180

04

Busquemos y encontremos motivos de felicidad

187

179

05

La democracia es el sistema de gobierno más adecuado

188

178

06

Estamos expuestos a muchas situaciones

189

177

07

Siempre existirá quien corrompe y a quien corrompen

190

176

08

Que la mujer y el hombre aporten lo mejor de si mismo

191

175

09

Razones para justificar

192

174

10

Después de tantas guerras y revoluciones

193

173

11

El aprendizaje y el desarrollo son graduales

194

172

12

La necesidad de querer siempre más

195

171

13

Que felicidad es vivir los días especiales

196

170

14

Mucho se pierde cuando no sabemos decir lo que sentimos

197

169

15

Después de pasar una noche un poco inquieto

198

168

16

Nos gustaría que no hubiera normas

199

167

17

Extraer el sentimiento de la valía propia

200

166

18

Nadie debería morirse de amor

201

165

19

No escarmentamos en cabeza ajena

202

164

20

Debemos esforzarnos en llevar adelante nuestras ideas

203

163

21

Lo que se hace costumbre o ley

204

162

22

El equilibrio entre lo que queremos y lo que quieren los demás

205

161

23

Actividades formales e informales

206

160

24

Cada día tenemos la oportunidad de sentirnos afortunados

207

159

25

Cuando nuestros hijos nacen

208

158

26

Cuestionarnos no es suficiente

209

157

27

Prueba y error

210

156

28

Se nos juzga por ser egoístas

211

155

29

El matrimonio sigue vigente

212

154

30

No nos cerremos a nuevas ideas

213

153

31

Disfrutar de mejores condiciones de vida












I N D I C E





TEMA

RESTO

DIA

TEMA - REFLEXION








A G O S T O





214

152

01

Teniendo recursos no los usamos

215

151

02

Siéntete satisfecho por hacer lo correcto

216

150

03

Hoy se habla mucho de ser original

217

149

04

Ciudadanos que se involucran en la corrupción

218

148

05

A las parejas se les está complicando la convivencia

219

147

06

Siempre estaremos en posibilidad de seguir educándonos

220

146

07

Todo lo negativo nos retroalimenta

221

145

08

La amistad a pesar de las diferencias

222

144

09

En lugar de fuertes nos hacemos duros

223

143

10

No es lo mismo vivir muchos años con problemas

224

142

11

Es momento de que reflexiones sobre tu dios o tu ideología

225

141

12

La violencia intrafamiliar

226

140

13

Cada niño de la calle puede significar la irresponsabilidad

227

139

14

Somos responsables de nuestras reacciones y acciones

228

138

15

Existen costumbres y tradiciones

229

137

16

La mujer va teniendo mayor participación

230

136

17

Corrupciones y acuerdos bajo el agua

231

135

18

Terminar una relación puede ser doloroso

232

134

19

¿Qué quiere la gente?

233

133

20

La infelicidad radica en que se espera demasiado de los demás

234

132

21

Existen afinidades y diferencias

235

131

22

Que satisfacción lograr la meta

236

130

23

Empezamos a esperar los buenos resultados

237

129

24

Un derecho de los ciudadanos el estar informado

238

128

25

Libertad de expresión, de reunión, de tránsito, de manifestación

239

127

26

La familia tradicional mexicana

240

126

27

La violencia de cualquier manera se usa y hasta se justifica

241

125

28

La imagen y la acción personal que proyectamos

242

124

29

Afortunados

243

123

30

El hombre intenta, quiere, busca conocer y entender

244

122

31

Casi se triplicó en 40 años la población












I N D I C E





TEMA

RESTO

DIA

TEMA - REFLEXION








S E P T I E M B R E





245

121

01

La limpieza puede ser el primer paso

246

120

02

Juegos pirotécnicos

247

119

03

La infidelidad es parte de la naturaleza del hombre

248

118

04

Nuestra decisión de unir nuestras vidas para siempre

249

117

05

El respeto a la dignidad de las personas

250

116

06

Modificar los círculos viciosos

251

115

07

Que bellos son los ideales y las utopías

252

114

08

En toda pareja hay bueno y malo

253

113

09

Puede haber y hay otros tipos de vida

254

112

10

En la convivencia diaria se dan las bromas

255

111

11

Hay problemas chicos y problemas grandes

256

110

12

Y ese será siempre el dilema

257

109

13

Hechos que le han dado forma

258

108

14

Eres valioso por el solo hecho de existir

259

107

15

Independencia y Libertad

260

106

16

La Lucha

261

105

17

Pueda estar mal escrita nuestra historia

262

104

18

No siempre nos es fácil ser congruentes

263

103

19

No será egoísmo de tu parte conocerte

264

102

20

A algunos no se si llamarles padres

265

101

21

Nos costará más esfuerzo volvernos a enamorar

266

100

22

Algunos hombres toman mayor conciencia y responsabilidad

267

099

23

Hay diferencias de hombre a hombre

268

098

24

El respeto a todos los seres humanos sin excepción

269

097

25

La diferencia entre nuestros deseos

270

096

26

Muchas veces nos consideramos inadecuados

271

095

27

La lectura te abre nuevos horizontes

272

094

28

La sabiduría trasciende todo

273

093

29

No des por perdida o sin sentido ninguna experiencia

274

092

30

Encontrar el equilibrio entre el pensar, decir y el hacer
















I N D I C E





TEMA

RESTO

DIA

TEMA - REFLEXION








O C T U B R E





275

091

01

La oscuridad no existe, solo es falta de luz

276

090

02

Tienes un gran campo de decisión y de acción

277

089

03

La felicidad y el amor son caminos de dos vías

278

088

04

No deberíamos gozar lo malo

279

087

05

La humildad no significa negarse totalmente

280

086

06

Cada quien sufre o disfruta sus propias circunstancias

281

085

07

Cuando te pida ayuda

282

084

08

Espero que no falte el pan en tu mesa

283

083

09

Evitarles problemas innecesarios a los demás

284

082

10

El hombre tiene la capacidad de crear y de destruir

285

081

11

Derecho a abortar

286

080

12

Ponernos en los zapatos de los demás

287

079

13

Sí somos capaces de hacer feliz a nuestra pareja

288

078

14

Estemos dispuestos a crear la felicidad

289

077

15

Nuestra felicidad depende de saber convivir con los demás

290

076

16

Conservar la especie humana

291

075

17

Nuestro hacer es ejemplo para otros

292

074

18

Seamos audaces y creativos en el pensamiento y en la obra

293

073

19

No pierdes nada con probar

294

072

20

Si un problema nos afecta no lo dejemos crecer

295

071

21

No permitamos que nos roben nuestros sueños

296

070

22

Diferencias entre los seres humanos

297

069

23

Ciertos comportamientos son necesarios y convenientes

298

068

24

Cada individuo o nación tiene responsabilidades

299

067

25

Todo es tan común o tan obvio

300

066

26

Lo ideal es que no tuviéramos ningún problema

301

065

27

Lo que el hombre hace y es capaz de hacer

302

064

28

De la dependencia a la interdependencia

303

063

29

Entonces, y solo entonces, habremos vivido ese día.

304

062

30

Ideas base para definir un objetivo de vida

305

061

31

La fe ha sido y es determinante en la vida del ser humano












I N D I C E





TEMA

RESTO

DIA

TEMA - REFLEXION








N O V I E M B R E





306

060

01

Nuestro árbol genealógico

307

059

02

La muerte de un ser querido

308

058

03

¿Qué tengo que aprender de mis triunfos y de mis fracasos?

309

057

04

Una revolución de consciencia

310

056

05

Establezcamos metas y planes

311

055

06

En nuestra relación de pareja

312

054

07

Unos las aceptan y otros las cuestionan o las rechazan

313

053

08

Siempre hay oportunidades

314

052

09

Nuestras percepciones no siempre serán suficientes

315

051

10

Es sano que el hombre tenga expectativas

316

050

11

Quisiéramos tener cierto poder

317

049

12

Sociedades que logran cambios de manera pacífica

318

048

13

La felicidad es un derecho, los excesos nunca

319

047

14

Es normal que el hombre se guíe por lo material y por la ciencia

320

046

15

¿Porqué los hombres necesitamos que nos prohíban tantas cosas?

321

045

16

Comportémonos bien y confiemos en el hombre

322

044

17

Toda relación humana, especialmente la sentimental será más fácil

323

043

18

Evitarles problemas a nuestros hijos

324

042

19

Para repartir la riqueza primero hay que crearla

325

041

20

Ser revolucionarios

326

040

21

Una relación sentimental entre jóvenes

327

039

22

Esas normas de cortesía son cáducas

328

038

23

Nos insisten que amar es lo máximo

329

037

24

Cuál ha sido la causa de ese resultado

330

036

25

Cambia nuestra forma de relacionarnos con nuestra pareja

331

035

26

Motivos o fechas que festejar

332

034

27

El rompimiento de una relación sentimental para muchos jóvenes

333

033

28

Aún cuando decimos amar a una persona

334

032

29

La comunicación nos enriquece

335

031

30

Las necesidades básicas del ser humano
















I N D I C E





TEMA

RESTO

DIA

TEMA – REFLEXION








D I C I E M B R E





336

030

01

Conservar imágenes de nuestra vivencias

337

029

02

Corremos el riesgo de tomar caminos equivocados

338

028

03

Aprovechemos y desarrollemos nuestra individualidad

339

027

04

Tenemos que ser congruentes

340

026

05

Es necesaria una educación integral

341

025

06

No te justifiques diciendo que los demás lo querían

342

024

07

La luz está asociada con la sabiduría

343

023

08

Entre más amor demos, más amor nos darán

344

022

09

Cuando somos padres

345

021

10

El tener un comportamiento adecuado

346

020

11

Después de 24 años

347

019

12

El ver tantas peregrinaciones

348

018

13

Es necesaria la solidaridad

349

017

14

Avancemos con firmeza hacia la honestidad

350

016

15

Sean actores protagonistas y no espectadores

351

015

16

Empezar, continuar y terminar

352

014

17

Mucho es poco a poco

353

013

18

No te permitas dejar de vivir la vida

354

012

19

Estoy seguro de que no me arrepiento de nada

355

011

20

Todos los días tengamos nuestro momento de agradecimientos

356

010

21

Redes y cadenas de vida

357

009

22

Cuando se habla de sincronización de circunstancias

358

008

23

Cada quien es responsable

359

007

24

No dejen pasar la oportunidad

360

006

25

Una nueva forma de ver la vida

361

005

26

Al establecer una meta, nos compromete

362

004

27

Cada quien viva su vida como quiera

363

003

28

Una cadena de decisiones

364

002

29

El ideal está ahí, pero como que no es nuestro

365

001

30

La oportunidad de ir superando nuestros defectos

366

000

31

Hoy concluye un ciclo de nuestra vida cotidiana



DEDICATORIA




Quiero empezar con mis padres: don Pedro y doña Juanita, San Luís Potosí y Tampico, trabajo y bondad, decisión y sencillez, perseverancia y alegría y de ambos amor, aquí aparecemos Tuxpan y yo. Este libro es un regalo para ellos, donde estén.


Me gustaría que mis hijos: Mariana Ivalú, Carlos Toaki, Pedro Ulysses y Sara María sigan haciendo su esfuerzo. Junto con mi esposa Sara María los hemos encaminado con mucho cariño, sabemos con gusto que están siguiendo sus propios caminos, deseo que aún en nuestras diferencias nos permitamos seguir aprendiendo y conviviendo, por lo mismo y de manera especial a ellos van dedicadas mis reflexiones.


También sé que ha habido tanta gente de la que formo parte, que me hace ser lo que soy: mi gran familia y mis amigos, algo nos dejan y algo les dejamos o algo les podemos dejar. No descartemos la posibilidad de que el viento lleve el vivificante polen y logre que el potencial y las maravillas de la vida sigan reproduciéndose, la dedicatoria la hago extensiva a ellos.


Además le agradezco a mi hija Mariana hmsp., (Misioneros Servidora de la Palabra), su importante ayuda en la revisión de mis reflexiones. Sus enfoques son más profundos y los míos más cotidianos, con amor y respeto se entrelazan.




















PRÓLOGO




Hay un anhelo en el ser humano de vivir en paz, con justicia, fraternidad, amor y felicidad. Muchas de sus luchas y sus esfuerzos han llevado este sentido. Los libros sagrados de las grandes religiones y las constituciones de todas las naciones llevan enseñanzas y normas asociadas con estos conceptos.


En un mundo tan duro y difícil. ¿Ideas muy conservadoras? ¿Un lenguaje dulzón? Lo que si me queda claro es que el odio y la violencia no deben ser las respuestas. Sigo confiando en el ser humano y el que cada quien a su manera haga su aportación. Y entonces, escribo por que anhelo que a alguien le pueda ser útil. Espero que no se vean mis palabras cosas como muy obvias, por que a lo mejor por eso no le damos importancia. Nada malo o negativo es un derecho, los excesos no son necesarios y en todo hay límites. Cuantos comportamientos inadecuados e incluso delictivos existen. Lógicamente cada quien los justificaremos, por que decimos tener necesidades que satisfacer, pero al hacer daños a otros nos lo estamos haciendo a nosotros mismos, por que no vivimos ni viviremos con tranquilidad ni satisfacción. No pretendo engañarlos menos juzgarlos, quien mejor que ustedes mismos saben que así lo están viviendo: la mentira, el alcohol, las drogas y actividades violentas o chatarra les son necesarias para llenar su tiempo y su vida.


¿He vivido de manera perfecta para arrogarme un supuesto derecho para querer compartir estas reflexiones? No precisamente, pero si reconozco que aun con limitaciones económicas tuve la fortuna de recibir amor de mis padres, un ambiente tranquilo, donde no había vicios, pleitos, groserías ni reclamos; ejemplos de responsabilidad y trabajo, nunca excesos negativos. ¿Grandes resultados personales? Pues tampoco, una vida digamos común y corriente como las de muchas personas, mucho basado en valores morales, aun con fallas, errores y defectos que sigo intentando minimizarlos, no en concepto si en la práctica, para ser congruente con lo que escribo. No dudo del potencial de desarrollo y felicidad del ser humano, lo veo en sus pequeñas y grandes obras. Aún cuando en lo personal no lo he concretado totalmente, sigo soñando, sigo buscando respuestas. Este libro forma parte de un incipiente Instituto Cultural Tuxpan Universal ICTU con la idea de que las nuevas revoluciones sean pacíficas e inteligentes.


Sin las alturas de los grandes hombres y si al nivel del hombre de la calle he hecho y querido compartir mis pequeñas reflexiones, mis puntos de vista, por que pienso que todos podemos a nuestro modo compartir algo y si cada quien donde estemos y como estemos lo hacemos, estoy seguro que nuestra vida personal y comunitaria adquirirá mayor conciencia y cambiará de manera más positiva. Que conste que no sólo es un sueño, a diario y en muchas partes del mundo ya lo estamos viendo. Pero también vemos a millones de personas con vidas limitadas y el deteterioro que estamos haciendo a nuestro planeta nos muestra que falta muchísimo por hacer. Busquemos y creemos mejores condiciones de vida que sean más adecuadas para nuestro desarrollo, donde seamos capaces de ver las oportunidades que existen, donde realmente en base a nuestros esfuerzos logremos mejores niveles de vida. No destruyamos, mejor construyamos. No neguemos nuestro instinto, pero que prevalezca nuestra inteligencia. El razonamiento, los buenos sentimientos, los conocimientos, los valores morales y la espiritualidad nos darán respuestas. Decidamos por la vida.



TUXPAN UNIVERSAL


Hermanados,

siempre buscando

el bien de la humanidad;

la calidez de sentimientos

a una mejor convivencia nos lleven,

con respeto y generosidad.


En cualquier lugar,

el hombre solidario con otro hombre;

en la calma, en los nortes y en la tempestad,

resuelve inquietudes y problemas siempre

y el conocimiento comparte a todos,

con alegría, en todo momento y en toda actividad.


Maravilloso el Universo,

incomparable la naturaleza,

increible y valioso el hombre

preciso el orden natural.


Enriqueciendo experiencias,

vamos todos a buscar,

un mejor destino,

compartiendo vivencias,

donde estés

no importa tu sino,

lugares pequeños

o grandes ciudades,

da tu mejor esfuerzo,

usa tus talentos,

siempre para el bien.


Ama y haz lo que quieras;

acompaña al que se sienta solo;

al que de ti necesite: ayuda;

en el momento adecuado siembra,

y que tus sueños

a convertirlos en realidad, aprendas;

todos hermanados

por un mayor y mejor ideal,

caminemos de la mano tomados,

no importa donde estés,

pero sí, a donde quieras llegar.


Resiste nunca desistas,

nunca, nunca te rindas,

y todos los días

agradece todo lo bueno que tengas,

vamos, no desistas,

nunca, nunca te rindas,

mientras tengas vida

mantén siempre la esperanza,

mientras tengas vida,

con intensidad disfruta

en el día el calor y la brillantez del sol;

los cocuyos, la luna y las estrellas,

en la noche;

del árbol o de la planta, la rica fruta.


También tus recuerdos gratos,

todo esfuerzo y logro de tu hermano,

la creatividad en general del hombre,

la fuerza del amor,

de la montaña su reto,

el llamado del grillo,

el vivificante canto del gallo.


Del río su incesante flujo,

del oleaje del mar su movimiento,

el fresco rocío, el susurro del viento,

del niño su inocencia y su risa,

de la mujer su belleza,

su cadencia sin prisa;

y te aseguro, que cuando llegue a término

tu día,

te sentirás tranquilo,

con toda la naturaleza en armonía.


Tuxpan, Tuxpan, Tuxpan,

envueltos en tu verde y esperanzador follaje,

unidos por el amarillo intenso del sol,

del mar y del cielo, el azul,

eres pequeña comunidad,

activa participante,

parte de la humanidad,

Tuxpan, Tuxpan, Tuxpan,

Tuxpan vivo y presente,

Tuxpan… Universal.


Tuxpan, Veracruz y México, Distrito Federal, a 20 de febrero de 2010.


Carlos Lozano Medrano

clozanom84@yahoo.com.mx


ENERO



Normalmente el primer mes del año nos abre nuevas posibilidades de realización. Un nuevo día, un nuevo mes y un nuevo año nos permiten pensar que podemos empezar de nuevo o continuar lo que estamos haciendo. El pasado lo podemos dejar atrás, con toda su carga: si es positiva, guardémosla para que en el momento oportuno emerja para fortalecernos o alegrarnos; si fue negativa evaluémosla con todo lo que implica, aprendamos de ella y evitémosla. De una y otra experiencia, aprovechemos el resto de nuestra vida todo lo bueno que tengan. Mantengamos la esperanza de una vida mejor. Si el pasado o el presente no es lo que queremos, tenemos la posibilidad de tomar esas mismas vivencias, aprendiendo más y mejores conocimientos, habilidades y virtudes, que nos puedan permitir cambiar para bien, conformando un futuro más acorde con nuestros sueños e ilusiones.



















001-365 01 de ENERO


No te ocupes ni preocupes por mirar hacia atrás, tu futuro siempre está por crearse. No importa de dónde vienes, realmente no importa que has dejado atrás, si quieres puedes empezar a forjar un nuevo camino, un nuevo destino. Cada instante es un nuevo comienzo.


De alguna manera tú eres producto de tu pasado y éste puede ser una acumulación de experiencias que te proyectan con fuerza y alegría en tu presente y por lógica a tu futuro; pero, éste pasado, puede ser también una carga que dificulta tu caminar, que te hace dudar de ti mismo, que te lleva a desconfiar de los demás.


Siempre podrás avanzar, rehacer o crear algo nuevo que llene tus expectativas y que te haga ilusionar. Tú decides si es el final de tu camino o un nuevo inicio. Quizá pienses que esto no es posible; será porque nunca lo has experimentado en tu vida. ¡Inténtalo! Con paciencia y perseverancia descubrirás que el hombre puede levantarse de entre las ruinas, cuando ha aprendido de los errores y de las dolorosas caídas. Siempre será cierto que «mientras hay vida hay esperanza» y «mientras hay esperanza hay vida». Aún cuando el presente es fugaz, es el único momento donde puedes actuar y donde se producen los cambios. Es el hoy y el ahora.


002-364 02 de ENERO


Si te sientes temeroso, pequeño o insignificante, tienes que empezar ahora mismo a sumar los dones que posees. La mayoría pensamos que algo nos falta para sentirnos felices, para sentirnos satisfechos. Pensamos que si hubiéramos tenido mejores padres, una familia con mejores posibilidades económicas, mejores características personales, un mejor ambiente comunitario, otro sistema de vida, mejor preparación, un mejor gobierno, las cosas serían diferentes.


Todo esto nos inconforma, nos frustra, nos quita fuerza, y sin negar la realidad de circunstancias adversas o inconvenientes, es preferible darle menos importancia a lo que no tenemos y empezar a insistir en lo que sí tenemos: un cuerpo maravilloso, una inteligencia increíble, capacidades insospechadas, gente que nos quiere, que se interesa por nosotros, que nos apoya; inmenso caudal de conocimiento existente y otro tanto por adquirir; modelos de seres humanos que han destacado por sus aportaciones y que pueden servirnos de referencia en nuestra propia lucha; grandes obras que reflejan el potencial del hombre; bellezas naturales por admirar y disfrutar.


Cada quien tenemos que aprender a sumar según nuestro criterio y experiencia. Consideremos todo lo bueno y positivo, pequeño o grande que tenemos y cada día, simplemente, agradezcamos el tenerlo.


003-363 03 de ENERO


Si para ti algo es importante, así es. Normalmente, en tu vida, tú eres el experto. Todo y nada es importante, la importancia se la das tú. Recuerdo a un sobrino que, cuando era pequeño, fue llevado al médico. Después de examinarlo, éste, queriendo tranquilizar a sus padres les dijo que el pequeño no tenía nada, seguramente, queriendo decir que no era nada de cuidado. El niño inmediatamente exclamó: ¡a mí si me duele!.


De la misma manera, tú sabes lo que te gusta y sabes lo que te duele. Tú escoges tus propios caminos y tus amistades. De muchas fuentes puedes obtener información o conocimiento, pero las decisiones en relación a tu vida las tomas tú. Aprende a encontrar el equilibrio entre lo que surge de tu interior y lo que te llega de tu exterior.


Tienes derechos y a la vez al ejercer tu libertad, llevas asociado la responsabilidad de tus acciones y resultados. Tuyo es el derecho a decidir sobre tu vida, pero, si deseas asegurar una buena decisión deberás considerar lo que te beneficie y beneficie a otros, aquello que no te perjudique ni dañe a los demás. No seas indiferente a tu propia vida, a la de los demás o a lo que pasa a tu alrededor. Finalmente, la importancia se la das tú.


004-362 04 de ENERO


Cada segundo que pasa ya no regresa y nunca lo recuperarás. Pero, si aprendes de esa experiencia, aun cuando haya pasado, tampoco lo lamentarás, pues vivirás con mayor intención e intensidad tu presente. Vive, valora, disfruta cada momento de tu existencia, sin excesos, sin dañarte y sin dañar a los demás.


Aprovecha o «crea la oportunidad» para amar a tu familia y a tus amigos», para disfrutar de su compañía. No limites la expresión de tus sentimientos o emociones positivas, comparte tus ideas e ilusiones, entrega lo mejor de ti mismo, interésate en sus vivencias, escucha sus ideas e inquietudes. Puede ser que los resultados no sean siempre los que anhelas, quizá los otros no respondan con el mismo entusiasmo a tus iniciativas; un sentimiento de incomodidad podría embargarte… Aún así, vale la pena intentarlo, una y otra vez.


El valorar todo lo positivo que has vivido o vives te permitirá equilibrar lo negativo. De tal manera que cuando la vida te presente situaciones difíciles, dolorosas, tristes, porque segura mente se presentarán, tendrás la fortaleza suficiente para afrontarlas, con naturalidad e incluso, con tranquilidad, sea que se resuelvan o que permanezcan.


005-361 05 de ENERO


En el Universo - Naturaleza ocurren fenómenos físicos regidos por leyes inmutables, no siempre controlables por ti. Pero, conforme los vas conociendo, comprendiendo, controlando, los vas usando en tu provecho y con la posibilidad de ayudar a otros. Cada día vas teniendo mayor injerencia en todo lo que sucede. Pero, al mismo tiempo, se abren ante tus ojos nuevos retos, porque una interrogante te lleva a una o más respuestas, y éstas a su vez te llevan a más preguntas. No te angusties por tu ignorancia, toma como base tu conocimiento actual, úsalo, disfrútalo y después lánzate al océano de lo desconocido con el espíritu decidido de los que confían en sí mismos y en sus ideales.


El que ignores algo, no significa que no exista, el que de momento no tengas una explicación a algo, no implica que no la tenga. Todo tiene una causa, motivo o razón, nada es fortuito, en todo hay un orden, a toda causa un efecto. En un enfoque más profundo, existe un principio de vida, un principio creador, un principio rector. Todos somos producto de este principio. A este principio muchos lo llamamos Dios.


La vida, la ciencia, la espiritualidad, son campos que están presentes en tus experiencias cotidianas aunque no las entiendas completamente, forman parte del hombre desde siempre. Es común que quieras desechar lo que no entiendes, pero ésta nunca será una buena opción, mejor abre tu mente y tu corazón y sigue buscando respuestas.


006-360 06 de ENERO


Se nos insiste mucho en que demos. Será porque nos afanamos tanto en satisfacer nuestras necesidades y gustos que, en muchas ocasiones, nos olvidamos de los demás. Siempre será necesa rio encontrar el equilibrio.


Aprende a dar y aprende a recibir; «Sé generoso, pero también recibe con gusto». Te sientes bien dando, y así como tú te sientes bien al dar algo a los demás, al brindar un apoyo y al hacer una obra buena a favor de otros, de la misma manera puedes dar esa oportunidad a los que te rodean, recibiendo de ellos la ayuda, el apoyo y el consuelo. Sé como la tierra fértil que reproduce al ciento por uno, al dar y al recibir. Todos definitivamente podemos dar algo, a la vez que podemos agradecer lo recibido.


Creo que no siempre es el egoísmo o el orgullo lo que te impide dar; puede ser la timidez, el sentirte incomodo de dar algo sin suficiente valor, el temor a quedar mal, a no dar suficiente, o ser mal juzgado. Pero vale la pena arriesgarte, pues el dar, redunda en frutos de felicidad y satisfacción. Tu generosidad de sentimientos, actitudes, ideas, palabras y acciones se verá recompensada, retornará a ti, de manera automática, transformada en una avalancha de amor, de amistad, de simpatía o reconocimiento.


Pero también aprende a recibir. A veces te resistes a recibir, en esos momentos te hacen sentir tu fragilidad, no eres lo fuerte y autosuficiente que supones eso te lastima o te hace sentir incómodo. O cuando por una falsa humildad no te consideras merecedor de ciertas atenciones o favores. Cuando recibes también recibirás el sentimiento del otro que se siente útil, que se hace razonablemente necesario en o parte de tu vida. Cuando le das la oportunidad de corresponder y agradecerte lo que has hecho por él o ella. Cuando le permites interesarse por ti.


Ayuda a crear las circunstancias para que disminuya el egoísmo. Fomenta todo aquello que enriquece tu vida al dar y al recibir. Si te detienes un poco y reflexionas, te darás cuenta que toda buena relación humana es un camino de dos vías y que el enriquecimiento es mutuo o debe serlo.


Incrementa tu buena voluntad para dar y para recibir. La generosidad crece en ti cuando das y en los demás cuando recibes. Sé el detonador de esa «bomba de generosidad». Es posible que no puedas imaginar todos los caminos que va recorriendo esa «onda de bondad», construyendo de manera infinita la amistad y la buena voluntad.


007-359 07 de ENERO


Es importante que estés conciente de que puedes vivir mejor, de que «tienes la capacidad y la responsabilidad de ser mejor» o, mejor dicho, de desarrollar la capacidad presente o latente que existe en ti. Cuando con humildad o gran sentido de admiración ves el mundo que te rodea, te darás cuenta de lo increíbles que son todas las manifestaciones de vida o de movimiento que existen. El ser humano es lo máximo de la creación.


No podemos negar la realidad, por lo que si es comprensible que vivas frustrado, molesto, desesperanzado, desanimado, etc. Pero también está en ti y cada día, la posibilidad de esforzarte por aprender, por hacer, por decir y por pensar todo lo que en ese momento sea positivo.


La actitud que tomes será determinante, quizá no siempre podrás cambiar todas las cosas, pero sí cambiarás tu mirada interior y serás capaz de ver las cosas desde otra perspectiva: si hace mucho sol puedes quejarte del calor o reconocer lo grato de su calidez; si llueve puedes molestarte por mojarte o puedes apreciar la frescura de las gotas sobre tu rostro; puedes frustrarte por lo poco que tienes para comer o disfrutar y agradecer eso que tienes en tu plato. Y el primer paso es que creas que sí puedes influir. Te invito a adquirir conciencia de que puedes tener mayor influencia y dominio sobre ti y tus circunstancias y, por lo mismo, de la naturaleza y el Universo.


008-358 08 de ENERO


Estar tranquilo o estar con gente que quieres y te quiere, eso es felicidad; estar en tu casa o en tu comunidad, también eso es felicidad; a veces no hacer nada, o ser creativos, adquirir conocimiento, comer lo que te gusta, escuchar música, platicar, ver una película o un programa de televisión, conocer nuevos lugares, admirar las bellezas naturales o las obras del hombre, todo eso y más, eso es felicidad.


En alguna ocasión a alguien le comenté que mi papá ya no tenía problemas de salud, que no tenía problemas económicos, que no tenía problemas con nadie, su único problema, que realmente ya no era su problema, era que ya había muerto. Mi ejemplo pudiera sonar grosero, cruel o tonto, pero lo cierto es que el que está vivo, está expuesto a la felicidad y a la tristeza, a la salud y a la enfermedad, a la alegría y al dolor, al nacimiento y a la muerte de otros. «Todo es parte de la vida».


Y por lo mismo, tenemos que valorar y disfrutar la felicidad en todas las ocasiones que se presten para ello, hacer aquellas cosas que nos gustan, por que no siempre podremos hacerlo; debemos querer en vida a nuestra familia y a nuestros amigos, por que cuando mueren, ya no es posible hacer algo, incluso ni lamentar no haberlo hecho. Si lo negativo que se nos presenta lo podemos cambiar, hagámoslo o aceptémoslo como parte de esa realidad.


La felicidad la creamos cuando pensamos, cuando hablamos y cuando hacemos; cuando estamos solos y cuando estamos acompañados; cuando trabajamos y cuando descansamos, con una actitud agradecida. Busquemos siempre motivos de felicidad, disfrutando tranquila o intensamente los momentos gratos que nos salgan al paso y cada día.


009-357 09 de ENERO


Entiendo que hay tantos temas de interés humano y a la vez muchas maneras de abordarlos, como mentes hay en el mundo, también de acuerdo al momento y las muchas circunstancias que se viven, por eso surge la pregunta ¿Por qué la repetición de ciertos conceptos? Efectivamente hay mucha tela de donde cortar, pero el hecho de que en estas páginas insista en ciertos conceptos, tiene su razón de ser, pues son temas de mucha importancia para el desarrollo y la convivencia del ser humano, no solo es escucharlos, es importante asimilarlos, temas como: el amor, la amistad, los valores morales, la felicidad, las normas, la armonía, la educación y, la libertad.


Si el hombre busca la felicidad tiene que quedarle claro, qué puede esperar y qué se espera de él en ciertas situaciones, porque desgraciadamente muchos problemas los generamos noso tros mismos por nuestra limitada, inconsciente, o convenenciera manera de verlos y de actuar. Cuando el ser humano toma conciencia de esas situaciones, muchas de ellas se resuelven por si solas o tendrá mejor disposición para resolverlas.


La idea es presentar los mismos temas enfocados o expresados de manera diferente, porque en alguna de esas exposiciones podremos captar su intención, abriéndonos variados y mejores horizontes.


El hombre ha ido adquiriendo cada día mayores conocimientos de todas las ciencias y facetas de la vida, pero siempre hay algo por aprender. Tantos temas y enfoques que nos pueden parecer obvios o demasiados simples, pero no ignoremos a la ligera estos planteamientos; mientras haya problemas en el mundo, debemos seguir cuestionándonos, porque significan que no hemos hecho lo suficiente que debíamos o quizá hemos dejado de hacer algo bueno para resolverlos.


010-356 10 de ENERO


Constatamos en la realidad que cada cabeza es un mundo. El ser humano es complejo y por lo mismo la relación humana también lo es. Es necesario reconocer lo importante que es el ser humano en la inmensidad de la creación, y si pudiéramos olvidar por un momento los problemas diarios que a veces afectan nuestra visión, nos daríamos cuenta de que somos una maravilla.


Creo que nada en todo el universo es comparable con el hombre, pero algo pasa en nuestro desarrollo que, en lugar de convivir con nosotros mismos y con los demás de manera armoniosa y agradable; criticamos, envidiamos, nos sentimos superiores o nos sentimos menos, nos violentamos. ¿Cómo lograr el equilibrio entre la valoración del propio ser y el valor que damos a los demás?


A veces pienso que es necesario que nos sintamos importantes y valiosos, pero no superiores a nadie; en muchas ocasiones un espíritu competitivo mal encauzado, más que motivarnos a sacar lo mejor de nosotros mismos, nos convierte en seres voraces, dispuestos a pasar por encima de quien sea, con tal de sobresalir.


Siempre habrá que encontrar y aplicar el equilibrio, entre lo sencillo y lo complejo. Hay que ver a nuestros semejantes, precisamente como eso: «semejantes»; aprendamos a ser descubridores de talentos, realmente todos los tenemos; esforcémonos por interesarnos de los demás, etc. Cuando percibimos que una determinada situación se ha convertido en problema, «hacernos conciente de ello es el primer paso hacia su solución». Y el siguiente es entender y resolver lo complejo dividiéndolo en partes más sencillas y más manjeables.


011-355 11 de ENERO


Ojala fuéramos como el bebé que al querer aprender a caminar, se cae y se vuelve a levantar, se vuelve a caer y nuevamente lo vuelve a intentar, hasta que aprende a hacerlo.


Muchos de nosotros quisiéremos aprender a hacer muchas cosas, pero al primer obstáculo nos desilusionamos; a veces por amor propio u obligación lo volvemos a intentar, para volvernos a desanimar. Algunos ya no lo volvemos a intentar, aun a costa de nuestra felicidad. Otros, siguen y obtienen ciertos resultados, no siempre los esperados. Hasta aquellos que si logran lo que quieren. Cada quien conforme a sus fuerzas, insistirá. ¿Qué tanto tenemos que perseverar? Todo dependerá de qué tanto queremos lograr ese algo. Parafraseando y aplicando lo dicho en la Biblia en relación al perdón, la fórmula es: setenta veces siete, que significa, siempre. Nuestra lucha, nuestro esfuerzo tienen que ser continuos, mientras tengamos tiempo y mientras tengamos esperanza, aunque sea la más mínima esperanza, de lograr eso que queremos.


Confiemos en que paso a paso vamos aprendiendo, fortaleciendo o nos vamos acercando al logro de nuestro objetivo. Y para diferenciar la perseverancia de la necedad, porque la primera es necesaria y la segunda como una obsesión inadecuada, primero sigamos considerando que el objetivo buscado beneficia a todos los involucrados y no dañe a nadie, incluyéndonos a nosotros mismos, después analicemos si la cantidad de recursos usados son razonables o si lo logrado nos es suficiente y nos dediquemos a otras metas. En aquellos caso en que consideremos que no es suficiente lo logrado y seamos personas mayores, no nos inquietemos o preocupemos preguntándonos ¿hasta cuando? porque sólo la muerte nos dirá hasta cuando. Mientras tanto sigamos intentándolo.


012-354 12 de ENERO


Qué bueno que se esté tomando mayor conciencia de los derechos humanos. Es fundamental que los seres humanos vivamos cuando menos con un mínimo de satisfacciones que refuercen nuestra dignidad. Aunque en algunos casos hay gente que defiende sus derechos sin considerar que esto conlleva obligaciones, responsabilidades y el respeto a las normas establecidas por el grupo o sociedad. Esa situación no puede aceptarse, sin más, pues genera un gran caos.


«Aquel que no respeta los derechos de los demás no puede argumentar sus derechos para hacerlo», la sociedad o la autoridad deben poner mucha atención en esto para aplicar correctamente la justicia. No es posible que se defiendan los derechos del delincuente en menoscabo de la víctima -o esa es la percepción-, entendiéndose que la ley nos hace iguales, pero con nuestro comportamiento nos hacemos negativamente diferentes. Resulta incongruente recurrir a la ley cuando nuestro comportamiento no está sujeto a ella.


Realmente nadie debe estar por encima de la ley, aunque sabemos que no siempre es así, sobre todo para aquellos que tienen alguna clase de poder y lo usan indebidamente. Tenemos que seguir insistiendo en la honestidad para poner un alto a la corrupción, empezando con nosotros mismos, aunque muchas veces las ofertas sean tentadoras. «Cuando haya un mejor yo, seguramente habrá un mejor nosotros».


013-353 13 de ENERO


Cada uno de nosotros tenemos muchas capacidades y habilidades, algunas diferentes de las que tienen los demás, y por eso nos expresamos de diferentes maneras. Alguna vez platicando con mis hijos, no siempre nos damos el tiempo, les decía que tenía interés por conocer sus vivencias He pensado que mi autoridad paterna, en algunos momentos, afecta esta comunicación, o será que, quizá, es tanto lo que quiero compartirles que no les doy el tiempo para que ellos se expresen.


Aquí recuerdo aquella señora, que se quejaba con su esposo, de la falta de educación de una amiga que conforme ella le estaba platicando, ésta se la pasaba bostezando y el esposo le decía que a lo mejor no eran bostezos sino que abría la boca con la intención de hablar pero no la dejaba. Cuando les pregunto sobre sus vivencias, sus respuestas son muy cortas. Regularmente es con mi esposa con quien más platican y ella, después me comparte lo que les pasa. Sé que no es lo más adecuado, pero sigo intentando aprender a comunicarme mejor, con la confianza de que cuando actuamos con buena voluntad y paciencia todo tiende a mejorar.


Todo en la vida implica aprendizaje o riesgos, sobre todo en el campo afectivo, pero al compartir sentimientos y pensamientos positivos vamos creando un «círculo virtuoso», en donde al dar, recibimos; porque en la convivencia, aún cuando no todo es «miel y rosas» recibiremos muchos momentos gratos. Cuando nos arriesgamos a compartir, recibimos cosas positivas, aunque a veces también sentimientos y acciones negativas; pero vamos aprendiendo que si damos algo positivo, normalmente, recibiremos cosas positivas.


Empezamos a dar sin mucha conciencia, pero cuando nos damos cuenta de que este gesto de generosidad nos hace felices, pues hacemos felices a otros, simplemente, seguiremos esta dinámica del compartir. Ahora sabemos que si damos, recibiremos; podemos dar cosas negativas o positivas, pero el sentido común nos invita a que demos y recibamos lo positivo. Con muchas personas me ha sido útil, con mis hijos no de manera suficiente. Seguiré insistiendo.


014-352 14 de ENERO


Jesucristo nos enseñó que había que amar a los enemigos, porque a los amigos cualquiera los querría, creando una Religión que prevalece después de dos mil años. Gandhi evitó actuar con violencia, promoviendo y viviendo la resistencia civil aunque recibió de todo: cárcel, golpes, críticas, etc., logrando la independencia de su país. Al final, los dos murieron en manos de aquellos que no estuvieron de acuerdo con ellos o que se sintieron afectados al no cumplirse sus expectativas.


Y aun cuando ellos son casos especiales y la mayoría somos «simples mortales» que estamos expuestos a cualquier tipo de tentaciones o experiencias, que no siempre son las mejores para nosotros mismos y para los demás, es importante y necesario «guiar nuestra vida por valores morales».


Siendo razonables podemos ser mejores, pero nos falta un poco más de disciplina para hacerlo, además de realmente entenderlo y quererlo. Me queda claro que esto no es sencillo o fácil, pero también que la práctica hace al maestro. En todos los ambientes hay cosas buenas y malas, lo difícil es aprender a distinguir unas de otras, sobre todo hoy en día en donde todo se permite, sin preguntarnos qué tan beneficioso o perjudicial resulta. Podemos empezar ejercitando el sentido común; si lo usamos honestamente puede librarnos de malos momentos e incluso de algunas tragedias. Tomemos éste reto y ésta oportunidad.


015-351 15 de ENERO


Muchos de nosotros a veces actuamos indiferentemente a la realidad que nos circunda, como si no nos interesaran ni nos afectaran las decisiones o acciones de los demás. Asimismo nos parece que lo que hacemos no repercutirá en otros. La realidad es que todos de una manera u otra influimos en nuestro medio ambiente.


Claro que hay personas que nos afectan en mayor proporción, por su peso en la sociedad: gobernantes, empresarios, líderes de opinión, científicos, escritores, artistas, etc. Pero, sin duda, si vamos acercando el nivel de relación, llegamos a aquellas que influyen en nosotros por la cercanía y el trato cotidiano: la familia, los amigos, los vecinos, compañeros de trabajo o de escuela.


Es fácil decir: ¡que cada quien viva su vida! Pero la historia constata que el hombre es un ser eminentemente social, en constante relación de ayuda y servicio con los otros. Nunca será viable una actitud de aislamiento e indolencia; el hombre solo, se atrofia o muere. Es tiempo de tomar conciencia de que «los demás de alguna manera influyen en nosotros y nosotros influimos en los demás, hagámonos concientes de ello». Demos lo mejor de nosotros mismos y aprendamos también a recibir lo mejor de los demás.


016-350 16 de ENERO


A pesar de nuestro mal comportamiento y de que siempre estamos encontrando la viga en el ojo ajeno, el hombre es una maravilla, así que es necesario que te transformes en un buscador de talentos, de cualidades, de sentimientos, de experiencias y de obras positivas. Todo ser humano los tiene. Cuando lo hagas en otros, descubrirás en mayor proporción los propios. Con cierta cantidad de esfuerzo sale el oro y el diamante. Descúbrelos, reconócelos, alégrate de los logros de otros.


Comparte tus conocimientos, experiencias, crea mejores condiciones, motiva siempre, ayuda a los demás a descubrir su potencial. Define o redefine principios y valores morales, para que tu vida tenga un buen marco de referencia, y en base a ellos, puedas valorar de manera más adecuada tus talentos y cualidades y los de otros.


Además, es importante descubrir, vivir, compartir, reflexionar y platicar estos principios y valores con los demás para que ellos los desarrollen con más claridad y firmeza y, consiguientemente los pongan en práctica.


Si quieres cambiar el mundo, empieza por hacerte conciente de tus talentos, posibilidades y responsabilidades, y lógicamente, también de las capacidades buenas de los demás. La unión hace la fuerza, sobre todo con la buena voluntad y el uso del mayor talento posible de todos los involucrados. Debes crear un ambiente de crecimiento mutuo, confiando en que lo que tú aportes, ayudará a crecer a los demás y su aportación te ayudará a crecer a ti.


017-349 17 de ENERO


Es imposible hacernos amigos o relacionarnos con los cerca de 7000 millones de seres humanos que hay sobre la tierra; pero si será práctico o razonable relacionarnos con aquellas personas con las que tratamos o conocemos a diario. Es bonito hablar de que somos hermanos, por ser hijos de Dios o porque somos parte de la humanidad.


Los seres humanos somos complejos en nuestro comportamiento, y aunque la ciencia y la tecnología han avanzado, esto no siempre ha significado el progreso del hombre y mejoramiento en su calidad como persona. En aquello que a cada uno nos toque, debemos mostrar lo mejor de nosotros mismos hacia los demás y hacia la naturaleza; impidiendo que la gran ciudad, los problemas, las carencias que padecemos, nuestras circunstancias negativas, etc., nos deshumanicen.


Los demás son un recurso que tenemos para enriquecernos positivamente en muchos sentidos, para una convivencia y un aprendizaje mutuos; es posible que ellos sepan cosas o tengan aptitudes que nosotros mismos desconozcamos, o que tengan conocimientos y experiencias que puedan sernos útiles… entonces hay que escucharlos.


No siempre es fácil relacionarnos con los demás, pero tenemos que intentarlo. Y si al intentarlo recibimos una respuesta favorable, de disposición y accesibilidad, podría nacer una buena relación, e incluso, una amistad. Seremos congruentes con nuestra búsqueda de felicidad. El principio fundamental es que «confiemos en los demás».


018-348 18 de ENERO


«Los seres humanos podemos aprender y ser mejores». Una y otra vez decimos que quisiéramos alcanzar la felicidad, pero no siempre hacemos lo propio para lograrla. Si hemos usado ciertos ingredientes cualidades, decisiones, acciones y no obtenemos lo que queremos: felicidad, éxito, objetivos, etc.; quizá hará falta utilizar esos mismos ingredientes pero en diferentes dosis o momentos o dado el caso, usar otros distintos.


Los valores morales nos dan pautas para la vida. Por eso, necesitamos rescatarlos o redefinirlos, considerando que podemos ser más pacientes, tolerantes, sencillos, responsables, concientes, generosos, respetuosos, justos, honestos, optimistas, alegres, amistosos, amorosos, perseverantes y tantos más.


He constatado que entre más carga negativa hayamos adquirido en nuestra educación nos será menos fácil encauzarnos hacia lo bueno, lo correcto o lo necesario. Pero si entendemos y aceptamos que podemos influir para mejorar nuestra vida, podremos lograr una mayor felicidad que, de otra manera, será menor o incompleta. Sigamos intentando dar vigencia a los valores morales-éticos-humanos y basemos en ellos nuestra actuación.


019-347 19 de ENERO


Debemos aprender a actuar con naturalidad, sencillez, alegría, de tal manera que a toda persona por el solo hecho de serlo la hagamos sentirse importante, basándonos en el respeto, la amabilidad, la generosidad, la honestidad y muchas más cualidades. A veces ignoramos para quién somos importantes, a la vez no siempre demostramos nuestro cariño y aprecio a la gente que queremos, qué es importante para nosotros.


Que el amor que sentimos por nuestra familia, amigos, etc., no quede sólo en un pensamiento

abstracto, o en una palabra aprisionada entre los labios. El amor debe demostrarse día a día, en las pequeñas y en las grandes cosas. Habituémonos a manifestar nuestros sentimientos positivos,

es así como generan bienestar. De otra manera quedan enterrados en el vacío.


Fijémonos en esto… cuando nos quieren, nos aprecian, nos reconocen, cuando nos saludan, la gran mayoría nos sentimos bien, sin importar el que tengamos cinco o setenta años. A muchos nos pasa que, cuando somos niños y jóvenes, la timidez nos impide expresarnos, nos sentimos inadecuados, somos muy susceptibles al que dirán. Pero, al paso del tiempo, si seguimos intentándolo, iremos superando esas limitaciones. Cultivemos la relación de las personas que son importantes para nosotros y para los que somos importantes. Porque como en todo «la práctica hace al maestro».


020-346 20 de ENERO


Lo cierto es que «la violencia genera violencia». ¿Será posible arreglar los problemas sin violencia, sin odios ni rencores? Ojala que cualquier experiencia negativa, incluso aquellas que ocurren en otros lugares nos sirvan para reflexionar a nivel personal sobre la necesidad de ser mejores en cualquier ambiente que nos toque vivir. Desafortunadamente cada quien justifica sus acciones.


De una forma u otra todos tenemos problemas, de distintos tipos; a veces los comentamos, a veces no; la realidad es que todos los días hay, de alguna u otra manera problemas. En ocasiones vivimos situaciones que, dependiendo de cómo las afrontemos, se nos convertirán en un problema o en una oportunidad para madurar y crecer. Con el tiempo se nos puede ir complicando la vida, decidimos mejorar nuestra actitud ante las pruebas, o dejamos de hacer lo que tenemos que hacer. Es conveniente que aprendamos de cualquier experiencia. El respeto primero a si mismo, la paciencia, la tolerancia nos permitirán convivir con el otro.


Para empezar vayamos intentando evitar cualquier tipo de violencia: actitudes, críticas, groserías, gritos, golpes en casa… y después ampliemos «nuestro espacio de paz», en la calle, en el trabajo hasta extenderlo a todo nivel. Actuemos lo más razonable posible y nuestros errores no los justifiquemos. «Hay que mantenerse atento, para hacer lo correcto».


021-345 21 de ENERO


Eres un ser maravilloso, una combinación de inteligencia, sentimientos, intuiciones e ilusiones, capaz de crear nuevas opciones, nuevos mundos. Usa todos los días tu poder creador. Al compartir «no siempre podrás imaginar que el más pequeño pensamiento, acción o palabra de tu parte, pueda ser importante para tu futuro o para alguien más».


No minimices tus capacidades ni tu influencia. Actualmente la Red mundial de comunicación la Internet, te puede dar una idea de lo que una pequeña acción positiva puede desencadenar. Alguien lanza un mensaje al espacio cibernético; en algún momento te llega una nota a través del comunicado de un amigo; ignoras quién lo inicio, por dónde ha pasado, quién más lo ha leído, cuántos caminos estará recorriendo en ese momento; pero cuando llega, al materializarse ante tus ojos, te darás cuenta de que es algo maravilloso y a la vez poderoso, algo que ha recorrido un sin fin de veredas antes de llegar a ti.


En la relación humana se da ésta influencia ya sea inconciente o concientemente, algo damos y dejamos en los demás, se entretejen los sentimientos, los conocimientos y las relaciones. No descartes el hecho de que con un detalle de amor puedes desencadenar una reacción positiva, sería increíble poder saber que esto ocurre, ¡hazlo, como si lo supieras!


022-344 22 de ENERO


Aún cuando decimos: «quiero esto», nuestro deseo no siempre es muy claro o firme. O puede suceder que, cuando decimos anhelar algo, no hacemos el suficiente esfuerzo para conseguirlo, distrayéndonos en cosas secundarias, diluyendo y disipando nuestros esfuerzos. Mostrando que no sabemos lo que queremos.


«Cuando los resultados no son los esperados debemos deducir que nuestro esfuerzo no ha sido suficiente o adecuado». Hay que redimensionar nuestras metas, reflexionar en lo que realmente queremos, concientes de que, a veces, no es posible lograr todo lo que deseamos, o en su caso, no todo a la vez, o en el momento que lo queremos.


Ponemos el ejemplo de los estudiantes, es verdad que al principio sus padres los motivan o incluso los obligan a aplicarse en sus estudios, pues sin duda saben que es algo que beneficiará a sus hijos; en el que es necesario que el joven haga su propia elección, tomando una decisión personal. ¿Por qué? porque, definitivamente si no tomamos concientemente una decisión no siempre pondremos el suficiente empeño en lo que «nos toca» hacer; pensaremos que es algo que «quieren los demás» y nunca nos comprometeremos por completo.


Resumiendo, aún lo que venga del exterior tenemos que procesarlo internamente y si nos parece bueno, decidamos hacerlo, ahí estará la clave. Que bueno que los demás te lo hayan dicho, que bueno que los demás buscando tu bien, quieran que lo hagas, pero en este momento será ya como consecuencia de tu propia decisión y por lo mismo los resultados serán tu responsabilidad y tu satisfacción.


023-343 23 de ENERO


Pienso que «la meta fundamental del hombre es ser feliz», «no necesariamente es estar en lo alto de una jerarquía, ser millonario, famoso, genio o poderoso»; claro que si en la búsqueda de un desarrollo propio las cosas se dan así pues que bueno, aunque lo importante es que sea un esfuerzo equilibrado, no exagerado. Vivamos en base a valores morales, dándole tiempo a las otras facetas de nuestra vida: la familia, la amistad, el descanso, la diversión, el aspecto comunitario, religioso, etc.


Pero se que en nuestra sociedad siempre el primer lugar se lleva los honores, los reconocimientos y el dinero grande; como dicen: ¿quien se acuerda del segundo lugar? La competencia será sana, cuando hace que salga lo mejor de nosotros mismos, pero no lo será cuando salen cosas negativas, que con tal de ganar hagamos trampas, que al ganar nos sintamos superiores a los demás, que nos sintamos mal por no haber ganado. Considero que normalmente la competencia debe ser consigo mismo.


Aprendamos a sentirnos satisfecho al hacer lo bueno, lo correcto, lo adecuado. Que bueno que los demás nos lo reconozcan, nos elogien, nos premien, pero siempre será más importante nuestra satisfacción y nuestro propio reconocimiento.


024-342 24 de ENERO


Si pensamos lo que ha ocurrido siempre a nuestro alrededor o en toda la historia de la humanidad e incluso si alguien mayor que nosotros o simplemente cualquiera que haya tenido vivencias diferentes, nos platica de sus propias experiencias, resulta que siempre ha habido problemas y que de una manera u otra se han o las hemos resuelto. Así que decir que esta época resulta difícil es relativo,


Así que sigamos con esperanza en el futuro, porque mientras haya vida hay esperanza, sigamos afirmando nuestras amistades, acerquémonos a nuestra familia, aumentemos nuestros conocimientos y disfrutemos todos los momentos felices que tengamos a nuestro alcance. Principalmente nos ayudará si cambiamos de actitud, en lugar de ver problemas veamos retos, si en lugar de miedo o desesperación, veamos la oportunidad de aprender y de crecer.


«No siempre podremos hacer lo que queramos, pero si podremos querer lo que hacemos si tomamos la actitud adecuada», si nos hacemos concientes de que podemos hacerlo. Y para aque los que puedan cuestionar si habrá un lugar donde no haya problemas, ya antes nos han dicho que si, pero parece que nadie queremos estar ahí: los panteones.


025-341 25 de ENERO


«Cualquier crimen o acción que afecte negativamente a otro ser humano, venga de donde venga, es lamentable». Diariamente ocurren hechos lamentables que no hablan bien del ser humano.


Muchas circunstancias han afectado nuestro desarrollo y, éste, al no ser el adecuado, nos provoca muchas inconformidades, complejos, envidias, rencores, odios, etc., generados, primeramente, por la falta de amor, atención, interés, por la indiferencia recibida por nuestros propios padres en la infancia y juventud. Actitudes negativas, que también pudieron tener su origen en el ambiente escolar o en nuestro encuentro con la sociedad en general. Todos estos factores hacen que no sea sencillo el control de todos nuestros sentimientos e intereses.


A veces las circunstancias nos empujan a hacer cosas que, en otro momento, no haríamos, susceptibles como somos de la influencia externa que no siempre es positiva. Alguna vez me preguntaba: «¿Será que en el transcurso de la vida, es cuando nos vamos haciendo realmente humanos?», entendiendo esta humanización como el proceso hacia lo perfecto, hacia la búsqueda de lo que es correcto o del desarrollo de las capacidades que traemos en potencia. Y concluía que, definitivamente somos seres en proyecto, es decir, vamos construyendo nuestro destino, día a día.


Por eso, para empezar una vida nueva, debemos partir de aquellos momentos claves que nos hicieron sentirnos felices, amados, contentos, tranquilos… y fijémoslos en nuestra mente; en la medida de que seamos más concientes de ellos, encontraremos energías para continuar, sabiendo que la vida nos depara sorpresas y momentos gratos. Fomentemos todo aquello que nos ayude a ser mejores seres humanos: amistades, actividades, conocimientos, lecturas, etc., nada será vano.


026-340 26 de ENERO


No siempre nos es fácil vivir la vida. Aunque tenemos la capacidad para ser felices, no siempre sabemos encauzarla. Aprendamos a usar todas las capacidades y habilidades que tenemos y perseveremos en su desarrollo. Valoremos todo lo bueno que hay en nosotros. Agradezcámoslo a la gente que nos ayuda. Demostremos el cariño a los que nos rodean y pongamos por obra todo lo bueno que esté en nuestras manos hacer.


Se concluyen etapas y se inician nuevas. Lo ideal sería que supiéramos afrontar los retos que se nos presentan en todos los aspectos de la vida. Sólo quien está alerta puede aprovechar las oportunidades para ser mejor persona, agregando nuevos ingredientes a su personalidad. Hay una frase de Erich Fromm, que en lo personal me gusta mucho, parafraseándola cita: «La vida es un arte y como todo arte se puede aprender». Es verdad que todo se puede aprender, es una posibilidad maravillosa, pero se requiere responsabilidad, decisión, humildad y esfuerzo. Si hay de nuestra parte un esfuerzo cotidiano, no dudemos, que estamos construyendo nuestra propia felicidad, aun cuando de momento no siempre veamos muy claro hacia donde vamos.


Imaginemos cómo se construye una casa: se escarba para hacer los cimientos, se amontona la tierra, se amontonan los materiales que se usarán, todo se ve como en desorden. Pero, después, con las varillas que se arman, con cada ladrillo que se coloca, se empieza a distinguir con mayor claridad lo que se está haciendo. La «obra negra» no es muy grata, pero vienen los acabados, la pintura y… al final todo se ve bien. ¿Saben por qué?, precisamente, porque ya se terminó. Pero para lograr esa bella casa, hubo que pasar por todo un proceso en el que no todo fue bello o grato.


De la misma manera, si aprendemos a ver el resultado de cada etapa de nuestra vida, nos daremos cuenta que cada una fue necesaria. Confiemos en que, momento a momento, cada etapa se plenifica. Así que perseveremos en el bien, en el esfuerzo y en el aprendizaje.


027-339 27 de ENERO


Vivir en plenitud ciertas facetas de nuestra vida implica poner en juego nuestros cinco sentidos: sentir, gozar, reír, pensar, aprender, platicar. «Vivir en plenitud el presente, es hacer el mejor esfuerzo el día de hoy, viviéndolo como hemos oído, siendo el último día disponible de nuestra existencia», sin cargas pendientes, de culpas, de perdones, de esfuerzos o de cariño. «Cada día su propio afán».


El presente siempre tendrá muchas alternativas, pues en el mundo suceden muchas cosas a la vez. Nuestra ubicación y decisión sobre esas alternativas, nos ayudarán a definir metas y objetivos. No todo puede hacerse en un solo día, pero en un día puede hacerse mucho.


Vivir el presente implica un ritmo de trabajo que sea decidido, esforzado, creativo, pero que no cree problemas al ser humano, que no lo fuerce a tener reacciones negativas, como puede ser el exceso de tensión, de mal humor, de angustia, de temor, de cansancio excesivo, de envidias, de ambición desmedida, de olvidarse de vivir; el que todo lo veamos urgente, que nos impida establecer prioridades ntre aquello que queremos o debemos hacer. Vivir en plenitud no implica olvidarse del pasado y del futuro, sólo significa que le demos más importancia al presente. Intentémoslo o sigamos intentándolo.


028-338 28 de ENERO


Hay verdades que se conservan a través del tiempo, muchas cosas van cambiando. Hubo épocas en las que prevalecieron ciertos valores y costumbres, que no fueron precisamente los mejores para todos, si no que fueron impuestos por la fuerza, debido a las circunstancias del momento. Aún así, en ocasiones se transformaron en factores que motivaron el bien común. Y aunque lenta y a veces desapercibidamente, siempre prevalecen los valores positivos.


La humanidad busca un bienestar, en ella hay avances y retrocesos; algunos avances son lentos pero, gracias a la influencia de mucha gente en todo el mundo, de los inventos, ideas y técnicas, estos van desarrollándose. A veces los cambios son exteriores, y poco o difícilmente provoca cambios interiores en el hombre. Cuando la renovación llega a lo profundo de la conciencia entonces sí empieza a generarse una transformación más plena, pero esto requiere un esfuerzo personal.


«Lo que el hombre llegue a enseñar con suficiente claridad y fuerza, es lo que probablemente permanezca por mucho tiempo e incluso después de su muerte». Y aún cuando entre persona y persona haya notables diferencias, de inteligencia, de conciencia, de sentimientos, perseveremos en la búsqueda de los valores inmutables, aquellos que enriquecen la existencia y que prevalecen al correr de los años.


029-337 29 de ENERO


Siempre he considerado que el matrimonio es bueno para el ser humano, aunque también estoy conciente que no está exento de problemas de diferente índole. He ahí la importancia que construyamos, desde el noviazgo y los primeros años de matrimonio, una relación sólida basada diariamente, primero, en el amor y la confianza, en el respeto y la generosidad, la alegría y la sinceridad, la responsabilidad y el reconocimiento de las aportaciones de la mujer y del hombre y otras cualidades y valores. De tal manera que toda experiencia que vivamos como pareja sea disfrutada o afrontada con la mejor actitud.


Se dice que la unión hace la fuerza, pero hay que agregar que esta unión debe estar basada en los valores anteriores, porque hay uniones que destruyen. Sabemos que al principio de la vida conyugal todo es ilusión; al paso de los años la realidad y nuestra pareja pueden ir poco a poco anulando nuestras ilusiones, nuestra alegría de vivir, minimizando nuestras capacidades, y eso no lo debemos permitir.


Con muchos años de casado y, aun cuando a veces he pensado en tirar la toalla, sigo pensando que el matrimonio es bueno, que ha sido mucho más lo positivo que he vivido, que quiero y me siguegustando mi esposa y que mis hijos, a pesar de algunos problemas, me han dado muchas satisfacciones y momentos de felicidad. Así que, con sinceridad, puedo decir que en mi matrimonio he sido feliz. Y, como mi deseo es que los demás también lo sean, pienso que el matrimonio es una buena forma de vida.


030-336 30 de ENERO


Requisito fundamental para hacer algo en este mundo es preguntarte si ¿Estás vivo? Quizá esto es tan obvio, que parecería una ofensa a tu inteligencia, ¡Pero no! verás, en el epitafio de una tumba se leía: «murió a los veinte años y lo sepultaron a los sesenta», dando a entender que desde joven esta persona había perdido sus ilusiones y su gusto por la vida. Esto significa que si no desarrollaste tus capacidades y habilidades, si no hiciste algo útil con tu vida, si no amaste, si no hiciste el bien a tus semejantes, si no aprendiste y aprovechaste tantos conocimientos que hay, si no has apreciado las múltiples maravillas de tu entorno, entonces, no has vivido.


Has pasado como de noche por el día de tu vida, has estado muerto en vida. Por ello, en los diferentes tipos de vida que existen: física, mental, emocional, espiritual, la pregunta clave es si ¿has vivido todo, con la intensidad adecuada? Si estás leyendo este mensaje y quieres hacer algo, ¡enhorabuena, estás vivo! Recuerda que «Mientras hay vida, hay esperanza». Reacciona y actúa.


031-335 31 de ENERO


El amor es el detonador y la energía que te ayuda a alcanzar cualquier objetivo, empezando por darle sentido a tu lucha. ¿A quién amas y quiénes te aman? ¿Cuentas con tus padres, con tus hermanos, con tu esposa, con tus hijos, con tus amigos?


Entre más puntos de apoyo y de amor tengas, estarás en mejor situación para empezar o seguir la lucha; valora el amor y el apoyo que recibes, agradece todo lo que tienes. Si no es así, aunque te sea menos fácil, es necesario que aceptes tu realidad y, partiendo de ahí, empieza contigo mismo a cambiar lo negativo que existe y a fortalecer lo positivo. Comienza a quererte, a valorarte, piensa que a pesar de todo lo que de momento consideres que está en tu contra: defectos, limitaciones, temores que puedas tener, eres una maravilla de la naturaleza; por lo mismo en ti está un potencial enorme de amor a desarrollar en el momento en que te decidas. paso a paso, palabra a palabra, caricia a caricia irás transformando tu vida.


Después sigue con la gente que convives a diario, hasta que agrandes cada vez más tu radio de acción. Pero, apresúrate, porque estás muy atrasado en la construcción de la montaña de tus afectos, estás desperdiciando tus capacidades afectivas, desaprovechando el momento para dar y recibir mucho amor. De manera constante mantén en mente lo expresado anteriormente y dicho por Fromm que «el amor es un arte y como todo arte se puede aprender», de tal manera que pronto te conviertas en un Maestro en el arte de amar.



























































FEBRERO



Aceptémonos tal y como somos. A partir de ahí tratemos todos los días de ser mejores personas, descubramos lo valioso que somos, intentemos crear mejores ambientes en todo sentido, dejando algo positivo en todas las personas con las que tratemos y en todos los lugares donde estemos. No veamos con ingenuidad ningún percance, los problemas de nuestra vida y del mundo significan que mucho hemos dejado de hacer o no lo hemos hecho bien. Todos los días podemos volver a nacer o a renacer si dejamos que nuestros sueños y nuestra buena voluntad guíen nuestros pasos. Seamos concientes de que la convivencia con los demás siempre tendrá un potencial enorme de felicidad que enriquecerá nuestra vida y a la vez la de los demás, creando un círculo virtuoso.




















032-334 01 de FEBRERO


Nacemos con ciertas características y el ambiente en que vivimos influye en nuestra forma de ser. En principio es fortuito el poseer tales características, nosotros no escogemos a nuestros padres, tampoco en qué ambiente o país queremos nacer y todo ello de alguna manera influye en la formación de nuestra personalidad. No todo queda bajo nuestro control, dada las múltiples o infinitas combinaciones de características genéticas, sociales y ambientales que influirán en nuestras acciones y reacciones. Viviendo en una interrelación constante, influyendo en los demás y los demás influyendo en nosotros.


Normalmente «cuando asquirimos conciencia de nuestra realidad y de nuestra forma de ser, nuestra estructura sicológica ya está bastante formada, y no será fácil cambiarla». Pero, haciéndonos concientes de lo que somos, determinemos qué características personales, qué pensamientos, qué decisiones y acciones si dependen de nosotros, reforcemos todo aquello que sea bueno y cambiemos las que no nos parezcan.


Relacionémonos con personas con mejores valores sociales y morales, que tengan experiencias creativas y vivificantes; adquiramos mayores o nuevos conocimientos que amplíen nuestro campo de acción; expresemos nuestros puntos de vista respetando divergencias; pensemos qué características personales queremos de nuestra futura pareja y busquemos a la persona que más se acerque a ellas, ayudémosle a superar sus puntos débiles si nos lo pide, aceptando aquello que no podamos cambiar; creando condiciones familiares más adecuadas para nuestro desarrollo y el de nuestros hijos. Y sin importar que no todo quede bajo control, concientemente hagamos lo necesario para que nuestra vida y el mundo sean mejores.


033-333 02 de FEBRERO


A veces sin mucha conciencia de nuestra parte, nuestras circunstancias hacen que nos alejemos de los amigos de la infancia, de la cuadra, del barrio, de la colonia, de la escuela, de nuestros trabajos, pero muy desafortunado es cuando dependiendo de nosotros nos vamos alejando de ellos y perdemos tantas vivencias, tantos recuerdos y tanto cariño.


Tiene su razón de ser el que queramos satisfacer nuestros sueños, nuestras necesidades y en esa búsqueda tomemos caminos propios; como individuos somos responsables de nuestra vida, de nuestras decisiones y acciones, pero «al buscar nuestra felicidad es imprescindible contar con todas las personas que nos aman», que amamos y entre ellas, especialmente son los amigos. Recuerden que no será una actitud y acción inteligente de nuestra parte el hacerlos a un lado.


Claro que todos y en todo vamos cambiando; aquellos juegos, aquellos gustos, aquellos conocimientos ya no son suficientes y tenemos que buscar otras opciones para crecer. Solo que si no valoramos de manera suficiente a las almas afines con las que día a día convivimos, parecería que borramos parte de nuestro pasado, tiramos a la basura gratas vivencias y empequeñecemos el disfrute del momento actual.


034-332 03 de FEBRERO


Todos lo días, los seres humanos nos vemos enfrentados a diversas experiencias, unas buenas y otras malas; algunas nos afectan, otras no; a veces reímos y otras lloramos, pero todo es parte de la vida. Todas las experiencias nos pueden servir para aprender aquellos conocimientos y actitudes, que nos permitan ser mejores.

Consideremos que todos tenemos miedo a ciertas cosas, que no siempre nos es fácil lograr lo que queremos, que quisiéramos otro tipo de vida; pero lo importante es pensar que podemos cambiar. Imaginémonos las cosas buenas que queremos y mantengámoslas siempre en nuestra mente, esforcémonos por adquirir más y mejores conocimientos, cumplamos con buena actitud nuestras obligaciones y ayudemos a la gente que nos rodea a descubrir lo mejor de sí y a mejorar sus condiciones de vida.


Cuando en algún momento recapitulemos lo logrado, aún cuando aparentemente no sea mucho, si intentamos vivir en base a nuestro ideal, si no sólo evitamos el mal y hacemos el bien, si no sólo disfrutamos el bienestar y enfrentamos con decisión la adversidad, no habremos vivido en vano. «Perseveremos y siempre podremos dar otro paso más, siempre hacia delante».


035-331 04 de FEBRERO


Todos tenemos una inteligencia que, usada adecuadamente, puede ayudarnos a realizar muchas actividades y resolver muchas situaciones. Y que, por lo mismo, tenemos o podemos desarrollar nuestras cualidades y habilidades para influir en lo que nos interesa. Debemos tomar conciencia de lo que pasa a nuestro alrededor y responsabilizarnos de actuar y participar. Para influir sobre nuestras circunstancias y hacerlo con más fuerza y efectividad se requiere que reconozcamos que de una manera u otra somos importantes y valiosos.


¿De qué nos aprovecharía nuestra libertad? si no es para actuar a favor de nuestra felicidad y de la de los demás. La libertad no significa que absolutamente todo nos está permitido. Nos debemos ocupar e interesar de nosotros mismos pero también de los demás. «Hacer el mal no es un derecho» y «casi cualquier exceso es negativo».


Sé que caemos en un cierto relativismo al intentar definir el bien y el mal, porque el hombre cuestiona las costumbres, los valores humanos, las normas y a la autoridad que establece y hace respetar o lo intenta, estas normas. Anhela la libertad absoluta. Pero todo tiene límites. Sobre todo nos damos cuenta del mal, cuando nos afecta el comportamiento negativo de otros. Muchas cosas están cambiando constantemente y nos parece que casi nada hay inmutable. «Busquemos concientemente respuestas».


036-330 05 de FEBRERO


Se requiere mejor educación y una cultura de la paz, de la no violencia, de la concordia, de la solidaridad, y para que esto se dé, se requiere la participación de todos o del mayor número posible de hombres y mujeres que tengan conciencia del bien y la apliquen en su vida diaria.


Los grandes valores como la Libertad, la Justicia, la Verdad, la Fraternidad, la Belleza y todos aquellos valores morales que de ellos emanan como el respeto, la generosidad, la perseverancia, la alegría, el optimismo, etc. deben prevalecer o debemos hacerlos prevalecer siempre.


Tantos problemas y tanta violencia revelan que algo no hemos hecho bien o suficientemente bien. Pero también tenemos que considerar que esto no es sólo cuestión de naciones ni de gobiernos. El bien común depende de todos, de que cada uno tengamos un comportamiento civilizado y razonable en el hogar, la calle, el trabajo o donde estemos. Empecemos a trabajar en nuestro interior, para que después se refleje en nuestro exterior.


Mucho de lo que existe está en relación al hombre y para que esto siga así se requiere que el hombre se conserve vivo y la violencia lo lleva normalmente a su destrucción. Todo y nada es y será importante, si lo consideramos así. Dependiendo de la actitud que tomemos estaremos destruyendo o construyendo mejores condiciones de vida. Busquemos a los hombres de bien y a la vez seamos uno de ellos, empecemos valorando correctamente nuestras realidades cotidianas y actuemos para bien de la comunidad y esto nos llevará hacia el bien de la humanidad.


037-329 06 de FEBRERO


Si fuimos engendrados y si en todo momento fue deseada nuestra vida, si hubo amor entre nuestros padres, entre las familias de nuestros padres e incluso en el grupo social donde crecimos, seguramente más influencias benéficas se manifestaron durante nuestro desarrollo.


Si nuestros padres se relacionaron de manera irresponsable o inconsciente generándose sufrimiento en ellos, disgustos, temores, pleitos; desde el vientre de nuestra madre, entonces recibimos impactos negativos que pudieron afectarnos. Si aún cuando las condiciones iniciales no fueron las ideales pero inmediatamente se asumió la responsabilidad de nuestra vida, ya fuimos deseados y se creo la armonía, entonces nuestro desarrollo tomó un camino normal. Desafortunadamente entre más tarde se haya logrado la armonía, más nos pudo afectar negativamente en nuestro desarrollo.


Nunca estará de más considerar que en los meses de gestación estuvimos recibiendo de nuestra madre reacciones negativas y positivas de manera automática, conforme a las vivencias de ella. También se sabe que ya captábamos sonidos, desde ese momento pudo darse una comunicación positiva verbal y musical, en un ambiente de amor y armonía.


Entre más y mejores vivencias hayamos recibido mejor habrá sido nuestro desarrollo y esto nos ayuda a comprenderlo. Pero ahora sobre todo hagámonos concientes de todo esto para que cambiemos o reforcemos nuestra forma de ser y de reaccionar por el bien de nuestros hijos, de nuestra vida de pareja y familiar, porque también lo reflejaremos en nuestra comunidad. Nuestra capacidad de dar vida, conlleva responsabilidad y compromiso, además de una buena dosis de fé y alegría.


038-328 07 de FEBRERO


Hay que interesarse por la sociedad, pero no debemos olvidar que la sociedad también somos nosotros mismos. El bienestar de la mayoría no es un derecho dádiva del Estado o del gobierno, sino un derecho por el que hemos luchado y tenemos que esforzarnos las mismas mayorías por mantenerlo y vivirlo.


Es importante que en la ley estén asentados todos los derechos del hombre y que estos derechos consideren la justicia y la dignidad humana, pero ninguna ley sin la participación de los interesados logrará la felicidad y el bienestar, si cada uno no está dispuesto a alcanzarla. El concepto de «mayoría» se convirtió en su momento, en concepto útil para los ideólogos y para los políticos; es posible que fuera creado para quitarle el poder a una minoría que lo detentaba, por medio de la fuerza o bajo una serie de razonamientos.


En la vida actual es parte de la democracia en cualquier grupo o sociedad. No siempre funciona o se usa bien, por falta de interés, por ignorancia, por necesidad, por debilidad, inconsciencia, pasividad, indiferencia, conveniencia o manipulación. Pero, aun así, es necesario que sigamos conservando vigente la participación de muchas personas en cualquier proceso de toma de decisiones y de convivencia, porque tiene su razón de ser. Muchos individuos forman grupo y pueden formar mayoría. Procuremos que sea lo más concientemente posible.


039-327 08 de FEBRERO


No importa si los resultados que buscamos no se dan. Aun así tenemos que seguir intentando hacer algo, y entonces la inteligencia y la razón nos ayudarán a lograrlo. «No sólo esperemos épocas o condiciones mejores», sigamos actuando, minuto a minuto. Que el cuestionarnos sobre quienes somos, dónde estamos, con quién estamos, qué tenemos sin obtener suficiente claridad nos detenga.


Nuestra participación es y será determinante, somos importantes en la gestación del cambio positivo que todos queremos. «Aprendamos de nuestro pasado, pero no vivamos en él», actuemos en el presente porque es lo único que tenemos para hacerlo realidad, pues, si no lo hacemos, es posible que no tengamos futuro o mejor dicho que no tengamos un presente... mañana.


¿Exactamente, qué podemos hacer? La respuesta no es sencilla, la vida es un verdadero reto, pero la repetición constante de nuestros deseos, intenciones y esfuerzos los hará parte de nuestra vida. Si hay un empeño constante de superación poco a poco el ideal se hará cercano. Pero recordemos que cuando éramos bebés alguien pudo habernos subvalorado como torpes, inútiles, dependientes; la realidad es que éramos ya en ese momento una maravilla, valiosos por el solo hecho de existir, seres humanos con un potencial a desarrollar y lo mejor de todo, es que lo seguimos siendo. No esperemos que llegue la oportunidad, mejor busquémosla con entusiasmo y creatividad. Con insistencia e inteligentemente, hasta que logremos aquello que nos permita ser lo que queremos ser.


040-326 09 de FEBRERO


El hombre con su accionar ayuda a crear la Sociedad y la Cultura, y éstas a su vez influyen en el hombre. Ante esto, podemos influir positiva o negativamente con nuestras costumbres y actitudes, «creando un círculo vicioso o virtuoso», dependiendo de lo que hagamos y aportemos diariamente. No cabe duda que cada quien tiene sus capacidades y cualidades, diferentes en cada ser humano, además del propio conocimiento y experiencia.


En principio, vemos a algunos con capacidad de liderazgo y de influencia en las opiniones, las acciones y comportamientos de un grupo, comunidad, país e incluso de la humanidad, y de los cuales, la mayoría, somos seguidores; pero eso no significa que en nuestro medio ambiente, grande, mediano o pequeño no podamos influir de alguna manera. Diariamente, conciente o inconscientemente lo estamos haciendo, en nuestra familia, con nuestros amigos, compañeros de trabajo o vecinos.


En todos los lugares y niveles hay líderes. Hagámosnos concientes de nuestra influencia, usemos nuestra capacidad o potencial de liderazgo, evitemos con buena voluntad convertir nuestro ambiente en una Torre de Babel y «aportemos siempre con buena voluntad nuestro mejor esfuerzo» donde estemos.


041-325 10 de FEBRERO


Para bien y al paso de los años el hombre ha puesto en práctica cualidades y valores que le han permitido lograr todo lo que se ha propuesto; pero también a veces los desconoce, los olvida o los hace a un lado, con los consiguientes errores y fracasos, generándose constantes problemas y limitando su felicidad.


Es fundamental rescatar y mantener vigente estos valores por medio de una acción diaria y constante, aún cuando pudieran no ser todos, la siguiente relación puede dar una idea de la complejidad de tomar conciencia de su importancia, de su utilidad y de su uso, empiezo señalando la: Adaptabilidad, Alegría, Amabilidad, Ambición, Astucia, Castidad, Comprensión, Confianza, Congruencia, Conciencia, Cortesía, Creatividad, Decencia, Decisión, Dignidad, Disciplina, Discreción, sigo con la Eficacia, Entusiasmo, Espontaneidad, Fidelidad, Fortaleza, Generosidad, Gratitud, Honradez, Humildad, Laboriosidad, Meticulosidad, Moderación, Optimismo, Paciencia, Perseverancia, Positivismo, Pulcritud, Respeto, y termino con la Responsabilidad, Sencillez, Serenidad, Seriedad, Sinceridad, Sociabilidad, Ternura, Tolerancia, Valentía y Valoración.


Habrá que tener claro su significado, para que los usemos en el momento adecuado, si las analizamos cada uno ellos cumple una función, dependiendo de las circunstancias nos sirven para algo, dejar de aplicarlas hace que nuestro comportamiento o nuestros resultados no siempre sean los adecuados o suficientes. Podremos incorporar otros que pensemos necesarios o resumir unos en otros.


El hombre por ignorancia, inconsciencia o conveniencia vive su vida como se le presenta, a veces le va bien, a veces no. La educación que hemos recibido aun incompleta nos ha permitido adquirir ciertos valores, otros los hemos ido adquiriendo conviviendo y observando a otros. Siempre nos estamos educando o lo podemos hacer. Preferiblemente debemos ser concientes de tantos ingredientes que podemos usar, entre más utilicemos nos será más fácil construir una felicidad más completa y más plena. La sabiduría y la felicidad la adquiriremos si día a día hacemos todo aquello que nuestra inteligencia y sentimientos nos permiten percibir y aprender, pensando en nostros y en el otro.


042-324 11 de FEBRERO


Cuando quiero y empiezo a escribir no siempre tengo una idea definida de lo que quiero expresar. A veces el tema que voy a abordar no me es totalmente claro, así que empiezo a escribir lo primero que se me ocurre. Eso me lleva a otra idea y así hasta terminar. Después lo repaso, por si algo no me quedó muy claro, otras yo lo entiendo pero pienso que quizá para los demás pudiera ser complicada mi manera de escribir. Intento que el mensaje sea sencillo, hago algunas modificaciones, lo leo varias veces, en ocasiones con prisa cuando tengo otras actividades.


Hay ocasiones en que me da pena compartir mis ideas con los demás, por cierto temor a la crítica; pero, con todo, me decido a compartirlo. He recibido mensajes favorables de algunos amigos que los leen y los consideran útiles. Eso me anima a seguir escribiendo.


Sé que algunos se sienten tomados en cuenta y, por otro lado, yo mismo me retroalimento cuando me lo agradecen, cuando están de acuerdo conmigo o cuando exponen sus propios puntos de vista, enriqueciendo los míos. En la diversidad y en la divergencia de opiniones aprendemos. Lógicamente es válido conservar cierto espacio de discrepancia. Lo bueno de compartir ideas es que al hacerlo, éstas no se nos acaban, al contrario, hay normalmente la posibilidad de que se multipliquen. Siempre hay y habrá buenos, bellos o variados mensajes o ideas que compartir.


043-323 12 de FEBRERO


En tu búsqueda de la felicidad, muchos caminos podrás recorrer y mucho podrás hacer. «Repítete constantemente: ¡soy valioso!». Realmente eres una maravilla. A la vez respeta la vida: la humana, la animal y la vegetal. Sigue compartiendo con toda tu familia abrazos, besos, palabras, actitudes y acciones positivas. Es un buen principio.


Nuestros defectos y malos hábitos nos desorientan. Qué bueno que ante la muerte de un ser querido demuestres tus buenos sentimientos para con él, pero es mucho mejor hacerlo en vida. Sé respetuoso, amistoso, comprensivo y generoso con la gente que te rodea en todo momento. Para qué esperar al futuro para que seas feliz y hacer feliz a los demás, tú que quieres resultados inmediatos, haste práctico, actúa ahora.


Lo que nos iguala con los demás y en lo general es que somos seres humanos; lo que nos podría diferenciar, en lo particular, puede ser nuestra raza, creencias, nacionalidad, nuestras costumbres y tradiciones, nuestra historia, ideologías, conocimientos, género o nuestros gustos, pero aunque esto pueda significar alguna ventaja, nada de esto nos hace superiores. Las falsas superioridades nos aislan. Bienvenidas las diferencias. Bienvenidas las afinidades. «Que esa diversidad y esas afinidades enriquezcan nuestras vivencias y convivencias». Quítate la máscara y muestra lo mejor de ti, porque siempre hay un mejor tú disponible para vivirlo y compartirlo.


044-322 13 de FEBRERO


Vemos a tantos profesionistas, maestros, religiosos, funcionarios, empresarios, artistas, deportistas y a toda clase de personas teniendo comportamientos inadecuados, que es fácil pensar que ello forma parte de nuestra naturaleza humana, y que por lo mismo no hay nada que hacer, simplemente aceptarnos como somos.

Normalmente así ha sido, pero esto es porque asociamos la educación sólo con la niñez y la adolescencia e incluso con el ir a la escuela, cuando debemos entender que la educación empieza en casa y nunca debe terminar. Nos olvidamos de seguir educándonos, de seguir mejorando, de seguir cambiando. Qué bueno si durante nuestras primeras etapas recibimos una buena formación; pero si hasta la fecha tenemos actitudes o costumbres negativas, significa que hay o ha habido causas, que afectan o han afectado nuestro buen desarrollo.

Si nos diéramos cuenta de que cada momento que vivimos representa el inicio del resto de nuestra existencia y que puede durar todavía muchos años; de que podemos crear momentos de felicidad o de sufrimiento; causar muchas alegrías pero también muchas tristezas; muchas satisfacciones y también muchas frustraciones, tanto en nosotros como en la gente que está cerca de nosotros; descubriríamos la importancia de nuestro comportamiento, actitudes, reacciones, sentimientos y palabras; siéndonos necesario seguir educándonos constante y permanentemente, sin importar nuestra edad ni nuestros logros.

Es bueno que nos aceptemos, pero como un punto de partida, que aceptemos las diferencias, que vivamos con flexibilidad y tolerancia, que no siempre seamos tan exigentes con nuestros defectos, pero tampoco significa que todo nos lo permitamos. Vale la pena cambiar, sigamos intentándolo. Asumamos nuestra responsabilidad y compromiso con nosotros mismos para esforzarnos por ser mejores.


045-321 14 de FEBRERO


Debemos aprovechar las oportunidades que tenemos todos los días de crecer como persona, de «ser feliz junto a la gente que nos rodea» y que seamos capaces con decisión, de dar pero también de recibir. Afortunado aquel que ha aprendido a hacer amigos, y más afortunado aquél que al paso de los años los conserva y siguen caminando juntos, compartiendo y disfrutando su mutua compañía.


Pero, «cuidado cuando establecemos la relación sólo porque así nos conviene, porque lo que consideramos que pudiera ser una amistad se convierte en un intercambio mercantil o en complicidad y ni lo uno ni lo otro es amistad».


A veces también nos complicamos la vida, cuando queremos sentirnos superiores a los demás, así es no es fácil hacer amigos. Es normal que en ocasiones busquemos un punto de referencia para considerar la medida de nuestros logros; para esto observamos a los demás y nos comparamos. Pero pasar de eso a un dañino sentimiento de inferioridad o superioridad no es saludable.


La amistad se da cuando aceptamos a la gente como es, aún con sus defectos, porque logramos ver todo lo positivo que ésta posee o hace, cuando reconocemos todo lo que nos da o cuando los orientamos, dando nuestro punto de vista o compartimos experiencias.


Mantengamos viva la llama de la amistad con cariño, respeto, tolerancia, paciencia, generosidad y alegría. «Recordemos que los seres humanos somos el más grande milagro del universo por el solo hecho de serlo y que podemos multiplicar ese milagro con el don de la Amistad».


046-320 15 de FEBRERO


Los seres humanos deseamos, buscamos, queremos y necesitamos un espacio propio tanto físico como psicológico para manifestarnos en muchos ámbitos y circunstancias: necesitamos que nos quieran, que nos respeten, que nos den nuestro lugar, sentirnos útiles, que nos tomen en cuenta, hacer las cosas como pensamos que deben hacerse, externar nuestros pensamientos y que sean aceptados o respetados; ser parte de un grupo.


Necesitamos ese espacio adecuado y suficiente para desarrollar nuestro talento, para prepararnos, para reflexionar o, simplemente, para descansar. En muchas ciudades son mayores las aglomeraciones, más pequeños los departamentos y menos el espacio disponible. La capacidad de adaptación del hombre le permite asumir estas «apretadas» realidades, pero hay ocasiones en que el ánimo es adverso. Entonces nos sentimos afectados, alterados, ofendidos y reaccionamos a veces con temor, con incomodidad, con molestia y algunas veces con violencia.


Cuando podamos hacer algo para cambiar aquello que nos molesta o no nos parece, sin crearnos mayores problemas, adelante; si no será importantísima la actitud que tengamos para adaptarnos, de mejor manera a esas condiciones. Aprendamos a ver la diferencia y por lo mismo a actuar en consecuencia.


Busquemos nuestro propio espacio y respetemos el de los demás, construyamos más parques y plazas y disfrutemos de los que existen; salgamos al campo, los espacios abiertos satisfacen esa necesidad. El contacto permanente con la naturaleza nos permitirá estar en armonía con el Universo. Una buena convivencia y nuestro propio equilibrio lo requieren.


047-319 16 de FEBRERO


Si nuestro nacimiento generó felicidad en nuestros padres, en sus familias e incluso en su grupo de amigos, seguramente se dio un buen desarrollo propio. Cuando hay armonía, esto es normal. Aun cuando nuestros padres sean buenas personas es posible que tengan sus defectos y prejuicios, que nos pueden influir negativamente. A pesar de ello y afortunadamente nuestro desarrollo infantil seguirá bien si nuestras características genéticas se combinan con suficientes y adecuadas condiciones externas, es decir, si dosis de amor, de armonía y de respeto se mantienen. El buen ambiente familiar y buenos ejemplos nos van enseñando mejores caminos.


Conforme crecemos iremos aprendiendo que tenemos responsabilidades en casa, en la escuela, el trabajo, en tantos otros lugares y otras actividades. Siempre estaremos impactados por muchas circunstancias y experiencias, pero las veremos como parte normal de la vida. También nuestra felicidad la entrelazaremos con la felicidad de los demás, interesándonos y ocupándonos de ellos.

Dar, pedir y recibir se convierten en actos verdaderamente concientes, no fortuitos. Vivamos de tal manera que se genere un buen y sano desarrollo en nosotros y en los demás. Más si somos padres, influiremos correctamente en nuestros hijos. Así que todo esto, hagámoslo lo más positivamente posible.


048-318 17 de FEBRERO


Cada quien debe analizar como han sido cada una de las etapas de su vida, lo importante es facilitar nuestra evaluación y comprensión, de tal manera que al hacernos concientes de nuestras experiencias y vivencias aprendamos de lo bueno y tratemos de cambiar lo «no tan bueno». Se dice que el que entiende, comprende.


Todo tiene causas y con poco o mucho esfuerzo, dependiendo de qué tanto nos haya afectado, podemos cambiar lo que está mal en nosotros, evitando repetir el mal o inadecuado patrón de vida que hemos adquirido. Habrá experiencias negativas que nos hagan sentir mal. Quizá las condiciones de vida u oportunidades no fueron las mejores; tal vez los más responsables fueron nuestros padres, pero debemos ser concientes que ellos nos dieron lo que recibieron en su momento, lo que tuvieron, lo que son y, comprenderemos que sus condiciones de vida tampoco fueron las mejores. Lo importante es que cada uno de nosotros rompa esos círculos viciosos, de tal manera que reaccionemos lo más positivamente, transformando y desechando todo lo negativo de nuestro pasado.


Tenemos que aprovechar nuestra inteligencia; sigamos usando lo que sea bueno y evitemos lo que no lo sea; no siempre nos será sencillo actuar razonablemente, la fuerza de nuestras malas costumbres nos lo dificultan, pero perseverando concientemente todos lo días, iremos logrando paso a paso esos cambios que queremos. De tal manera que podamos vivir una vida más plena, creando un mejor ambiente familiar, conviviendo mejor con nuestra pareja, amando y educando mejor a nuestros hijos.


049-317 18 de FEBRERO


Aún cuando no todo noviazgo se formaliza. Cuando se inicia una relación de noviazgo, desde ese momento, de alguna manera, se estaría empezando a construir la vida futura de pareja. Por eso es importante la atención que se le preste a la forma de ser de la otra persona, de sus actitudes, de cómo se comporta, incluso es recomendable el conocer a su familia y a sus amigos, por que todo habla de ella.


Ya en el matrimonio, la base debe ser, primero, el amor y la confianza, junto con el respeto, la generosidad, la alegría, la sinceridad, la responsabilidad y tantas otras cualidades y valores. Toda experiencia vivida debe ser disfrutada y afrontada con la mejor actitud.


Habrá vivencias buenas y malas, las primeras hay que disfrutarlas, en sí mismas llevan su valor; las segundas, aunque pudieran parecer una carga, son más ligeras cuando se llevan con amor, con disposición de ánimo, con diálogo constante, valorando y agradeciendo todo lo que tengamos. Redefiniendo o redescubriendo los valores morales.


El hombre y la mujer se ilusionan, desean, quieren y aman; por lo mismo «es necesario que alimenten día a día su cuerpo, su mente y su espíritu». Adquiramos conciencia de que, segundo a segundo, estamos construyendo nuestra propia felicidad. El hombre y la mujer estamos hechos el uno para la otra. «La felicidad no sólo es llegar a la meta, también lo es recorrer el camino». ¡Disfrutémosla siempre juntos!

050-316 19 de FEBRERO


Todo lo que empieza, acaba o todo tiene límites. Cuando se terminan los ciclos escolares, laborales o de otros tipos quisiéramos desearle lo mejor a nuestros amigos o compañeros. A veces por propia decisión terminas e inicias etapas, otras no; en cualquiera caso solo te queda seguir hacia delante. Si tus condiciones no son las esperadas, nada ganas con lamentarte, no te arrepientas de tus decisiones, aprende de ellas y persevera en crear mejores circunstancias que mantengan tu esperanza en el porvenir. Así que ahora que inicias una nueva etapa considera lo siguiente:


Primero: Piensa que te va a ir bien. El buen deseo de otros, reforzará tu intención.


Segundo: Que en todo lo que emprendas, perseveres para lograr el resultado que quieres.


Tercero: Todos los días busca ser mejor persona.


Cuarto: Aprende a agradecer todos los días, todo lo bueno que tienes y dale la

importancia adecuada a lo que no tienes.


Quinto: Quiere y demuéstraselo a la gente que está cerca de ti.


Sexto: Acepta la responsabilidad de tus decisiones, con fortaleza y alegría.


Séptimo: Redescubre y vive los valores morales.


Octavo: Siempre ve hacia adelante y cuando mires hacia atrás, sólo sea para recordar a

los amigos y a toda la gente que te quiere, para revivir todas las cosas gratas y

cuando no sean tan gratas para aprender de ellas.


Noveno: Cuando no haya presencia física de alguna persona querida, siempre ten en

mente los días felices vividos en el amor y la amistad, y enriquece la vida de los

seres cercanos en tu presente.


Décimo: Acepta los sinsabores y disfruta lo bueno que tienes, siempre.


051-315 20 de FEBRERO


Es un gusto compartir con ustedes la felicidad que hoy disfruto al cumplir un año más de vida, sobre todo porque significan tantos momentos vividos en compañía de mis papás, de mis hermanos, de mi esposa, de mis hijos, de toda mi demás familia y de mis amigos que han abierto su corazón para estar conmigo, ayudarme y comprenderme en muchos momentos, e incluso aquella gente que en un instante de eternidad estuvieron cerca de mí con una mirada, una sonrisa, una palabra, una ayuda o un saludo. Y respecto de aquellos que ya han partido, su presencia sigue y seguirá siempre viva y mientras yo viva permanecerán en mi mente y corazón, a veces con un poco de tristeza y nostalgia, pero más con alegría.


Reconozco que soy muy afortunado al poseer tantos bienes, tantas vivencias, tantos recuerdos, tanto cariño y tanto sentimiento. He tenido la capacidad y la fortuna de valorar todo esto, siempre con la conciencia y el deseo de compartir muchas cosas con todas esas personas que me han acompañado en este viaje, teniendo también la dicha de haber recibido tanto de los que me rodean, generándose un círculo virtuoso que me alimenta y me ha permitido crecer, material y espiritualmente.


Seguiré mi camino día a día, emocionándome con la presencia de Dios y de todos ustedes, maravillándome de la belleza que nos brinda la naturaleza, del potencial y las obras del ser humano, con la intención de seguir aprendiendo nuevas cosas y conociendo nuevos amigos.


052-314 21 de FEBRERO


Inconciente o concientemente hay ocasiones en las que somos exigentes con nuestra familia, con nuestros amigos, quisiéramos sentirnos orgullosos de ellos, de sus logros, de su posición, de sus relaciones. Parecería que esperamos que nosotros y de manera automática, crezcamos o seamos felices conforme ellos lo hagan, incluso sin resultados o esfuerzos de nuestra parte.


Retomemos nuestro pensar y entendamos que tenemos que respetar y considerar de buena manera a todas las personas por el solo hecho de que son seres humanos -todo los días tratemos de recordarnos que somos una maravilla-, sin importar sus resultados. Y si estos logros se dan habrá que reconocerlos y hasta será válido presumirlos, sentirnos orgulloso de ellos, pero nunca deben convertirse en requisito para nuestro cariño y estimación.


No es fácil no creamos expectativas especialmente de nuestra familia, apoyemos que cada quien descubra sus talentos y los desarrollen, procuremos condiciones para que así sea, demos nuestras opiniones pero con respeto, sin imponerlas, motivemos cuando sea necesario y que el cariño envuelva la relación. Cuando nuestras expectativas sean diferentes o mayores a las inclinaciones o decisiones de los otros, expresemos las ventajas de esas posibilidades, pero que cada quien tome lo que considere necesario. Aceptemos que cada quien tiene derecho a decidir sobre su vida.


Como padres decimos querer que nuestros hijos sean independientes, autosuficientes, pero cuando empiezan a tomar sus propios caminos, a veces nos causa inquietud aceptarlo, pero debemos ubicarnos y con una actitud madura dejarlos emprender su vuelo o simplemente que caminen con sus propios zapatos, confiemos que algo o mucho hemos dejado en ellos. Es su momento.


053-313 22 de FEBRERO


Reconozco que somos individuos, tenemos derecho a desarrollarnos así, somos irrepetibles, pero el ser humano requiere relacionarse con otros. Empezamos formando parte de una familia, si esta primera experiencia es buena, aprenderemos que los seres humanos somos confiables. En condiciones normales el relacionarnos con los demás será muy grato y positivo, es enriquecedor, debemos fomentar y mantener este tipo de encuentros. Si la relación familiar no se dio bien, desde ese momento empezaremos a desconfiar del hombre y nos iremos apartando, implicando mayor esfuerzo lograr una sana convivencia, pero es bueno seguir insistiendo en lograrla. Normalmente nos alejamos de experiencias no gratas o insatisfactorias, aunque hay casos en los que por una baja autoestima nos aferramos a relaciones o a situaciones enfermizas.


Hagámonos concientes de que nuestras relaciones interpersonales puedan ser mejores, esforcémonos por hacerlas cada vez más satisfactorias. «Todo puede cambiar para bien» y consideremos que sí podemos tener mayor control de nuestra vida. Siempre habrá situaciones negativas, pero maduramos en la medida que aprendemos a enfrentarlas, sea cambiándolas o aceptándolas con serenidad.


Resumiendo: «la felicidad es disfrutar las cosas positivas y enfrentar o aceptar las negativas». Difícilmente toda la gente que tratemos será mala y si de momento así fuera, por propia experiencia sé también que la gran mayoría somos gente buena, busquémosla y tratémosla. El relacionarse con otros es una fuente inmensa de felicidad o puede serlo, si decidimos mostrar y usar nuestras capacidades y buena voluntad.


054-312 23 de FEBRERO


Los medios de comunicación nos dan todo tipo de noticias y se encargan de recordarnos en muchos momentos las circunstancias trágicas o negativas que acontecen todos los días. Siempre escucharán que las cosas están difíciles.


Ante todo esto preguntémonos ¿Podemos hacer algo? Sin duda, no podemos mantenernos al margen de nuestra realidad, ajenos a lo que pasa en nuestro alrededor inmediato o en el mundo. Por otro lado entiendo que el temor a perder lo poco o mucho que tenemos nos puede paralizar en nuestra búsqueda por hacer el bien. Pero no debemos permitirnos caer en la inacción, en la indecisión, en el pesimismo o en el desánimo. Busquemos un por qué seguir, un por qué luchar.


La idea es que el reforzar y mantener presente todo «lo bueno que tenemos nos dará fortaleza para seguir adelante». Acrecentemos nuestros conocimientos, busquemos soluciones a tantos problemas, confiemos en el hombre y en sus capacidades, sigamos haciendo nuestro esfuerzo para dejar un mundo mejor. Como parte de la sabiduría popular hay frases que refuerzan esta idea: «La noche se hace más oscura cuando ya va amanecer». «La esperanza es lo último que muere» y «Cada día es un nuevo renacer».


055-311 24 de FEBRERO


Cada quien experimenta sus propias vivencias. Compartamos las nuestras e interesémonos y conozcamos las de los demás. Pueden servir o servirnos de referencia.


Me he percatado de que las relaciones sexuales dentro de la formalidad del matrimonio las consideramos como algo normal, y de hecho lo son. En la luna de miel el descubrimiento mutuo no significa ningún problema, al contrario, es motivo de mutuo goce, pero al paso de los años van generándose problemas. El hombre experimenta un impulso fuerte hacia el placer, la mujer lo experimenta, pero de manera distinta, parecería en menor grado; generalmente el aspecto sexual en la pareja es más importante para el hombre que para la mujer. A veces la relación se va volviendo fría, hay un distanciamiento en la intimidad; el rol del día sigue y parece que todo va bien, pero no es así. El hombre se percibe egoísta, menos tierno, como que no piensa en su pareja; la mujer es, quizá, más indiferente, más fría, menos complaciente, como si cumpliera un deber.

No debemos permitir que estas circunstancias continúen, sigamos aprendiendo a complacernos, a comprendernos, a querernos, a gustarnos. La vida de pareja empieza como una experiencia maravillosa y puede seguir siéndolo si se descubre el placer como algo que nos pertenece, como un gusto que compromete a ambos, en el que no hay que esperar sólo que el otro nos complazca, evitando convertirlo en una obligación, sino considerándolo como el delicioso postre con el que terminamos bellamente el día. Cuando en el matrimonio la relación sexual se realiza con amor, respeto y compromiso no caben los sentimientos de culpa. No importa la edad, nunca debemos considerarnos viejos, la vida hay que vivirla y gozarla hasta el último día.


Insisto en esta frase con un significado vital: «El amor es un arte y como todo arte se puede aprender». Esto no se aprende por correspondencia, los libros nos ayudan pero sólo como referencia, la práctica inteligente, comprensiva, cariñosa y constante durante toda la vida es indispensable. Así que lo más pronto posible decidámonos a ser y a hacernos felices, término real y a la vez subjetivo. Mantengamos vigente lo sublime y bello de nuestra sexualidad. Y por siempre la maravilla y a la vez lo placentero de hacernos una sola carne, que va más allá de lo físico.


056-310 25 de FEBRERO


La paternidad o maternidad puede ser uno de los motivos más grandes de felicidad que el hombre y la mujer pueden disfrutar; y a la vez puede ser también causa de preocupaciones. Cualquiera de las dos situaciones será un reto. Ser padre significa dar amor a los hijos y procurar ser mejor persona para darles más y mejores cosas. «Es más padre el que educa que el que procrea». Algunas veces ser padre es un accidente, pero ser buen padre siempre será por amor y responsabilidad.


Es importante que valoremos nuestro diario dar; sentir la satisfacción de ver crecer bajo nuestra mirada a los hijos, aun cuando a veces no se nos reconozca nuestra participación en ese desarrollo. Nuestra labor no debe fundarse en la búsqueda de un reconocimiento, claro que, si lo hay, tendremos más felicidad; sino en la propia satisfacción de hacer nuestra parte. No siempre los resultados serán como queremos. Pero no debemos preocuparnos, «lo importante es que demos lo mejor de si mismo», en el esfuerzo por crear buenos seres humanos.


Somos como el alfarero, que con nuestras manos, intenciones y acciones vamos dándole forma a una vida. ¡Qué gran responsabilidad y qué gran satisfacción! Esforcémonos por ver todo lo bueno que tengan y hagan nuestros hijos y redoblemos esfuerzos para darles buenos ejemplos. Dentro de nuestras posibilidades procuremos estar siempre cerca de ellos, comprendamos que el joven busca su libertad, pero como todo ser humano va más allá y anhela el amor. Debemos aceptar que nuestros hijos están desarrollando sus propias alas y que en cualquier momento volarán para buscar sus propios horizontes. Cuando lo hagan, alegrémonos y sintámonos satisfechos, por que ¡hemos cumplido! Así es la vida.


057-309 26 de FEBRERO


Los seres humanos vivimos a veces con mucha naturalidad y otras medio inconcientemente, en algún momento puede surgir la pregunta ¿Cómo sabes que estás actuando como ser humano? Cuando amas. Cuando das amistad. Cuando sonríes. Cuando actúas con compromiso, respeto, alegría, generosidad y fe. Cuando aprecias la belleza de la naturaleza. Cuando eres conciente de la verdad y de la justicia y la vives. Cuando haces uso de tu inteligencia. Cuando estudias, observas y aprendes. Cuando recuerdas, cuando perdonas y cuando olvidas. Cuando estás comprometido con el bienestar de tu familia y de tu comunidad. Cuando cuidas, transformas o creas un mejor medio ambiente. Cuando hablas y cuando escuchas a tus semejantes. Cuando te valoras a ti mismo y cuando valoras a los demás, en este caso te alegras de… y apoyas sus logros. Cuando no quedas conforme con tus defectos, tus errores, tus problemas, tus fracasos y buscas superarlos. Cuando eres agradecido.


Como te das cuenta hay muchas maneras de saberlo, incrementa tu caudal de posibilidades. Tu potencial de felicidad y plenitud siempre está presente y a la vez está latente. Como ser humano eres una maravilla y un milagro. Así que resumiendo: cuando dejas que se manifieste lo mejor de ti mismo. ¡Enhorabuena hermano!


058-308 27 de FEBRERO


El ser humano y la sociedad son complejos, entender a uno u otra no es sencillo, hablamos de valores y de sentido común para convivir de buena manera, pero nos damos cuenta de que día a día hay muchos problemas y la diversidad de modos para abordarlos dificulta su solución. En algunos casos pensamos que no podemos hacer nada; en otros al estar involucrados en nuestros problemas personales no nos damos tiempo para ver otro tipo de problemas; y en otros más, resolvemos los nuestros pero consideramos que no nos toca resolver o involucrarnos en otros.


En principio cada quien está en su derecho de ser como es y de manifestarse como quiera, pero al ver tantos problemas es necesario e importante hacer algo para crear un mejor ambiente. El ser humano posee inteligencia, ésta le permite encontrar solución a los problemas; si no las encuentra es porque no la usa de manera adecuada o suficiente, al igual sus cualidades y actitudes.


«Hay que establecer bases mínimas de convivencia», y aun así hay que estar concientes que habrá gente que no esté de acuerdo y no las respete. Algunos ejemplos de esas bases son: respeto a la vida; respeto a la naturaleza; respeto a sí mismo y a los demás; usar la inteligencia / la razón; redefinir valores morales-ético-humanos mínimos. Busquemos de manera constante respuestas inteligentes.


059-307 28 de FEBRERO


A veces me planteo algunas preguntas y pautas para reflexionar, pero se que en mí debo empezar a suscitar el cambio, la reflexión y la acción. Me pregunto si ¿Me valoro a mí mismo y a los demás? ¿No subestimo ni sobreestimo a nadie? ¿Cómo valoro mis sentimientos, pensamientos, palabras y acciones? ¿Construyo o destruyo? ¿Soy parte del problema o de la solución? ¿Hago el bien? ¿Me intereso por quien está cerca de mí?


Y a la vez teniendo en mente lo siguiente: Los seres humanos somos valiosos por el solo hecho de serlo y el potencial del hombre es enorme. Es imposible convivir o ser amigo de todo el mundo, pero si es factible buscar el diálogo con quien estemos en contacto cotidiano o esté a nuestro lado. Mi amor y disposición genera un mejor ambiente. La violencia genera violencia. Todo exceso causa problemas. «Hacer el mal no es un derecho». Actuemos con congruencia, teniendo como base valores o convicciones claros y firmes y no por presiones externas. No esperar que los demás actúen para seguir su ejemplo sino adelantándonos en hacer el bien. Considerando que es deseable que seamos personas maduras, congruentes y responsables.


Y por lo visto tengo mucha tela de donde cortar, por que reconozco que sigo perdiendo el control en algunas de mis reacciones y emociones, no he logrado cosas que quiero, no siempre logro motivar a los demás en aquello que pienso positivo, sigo teniendo dudas y miedos. Lo que si me queda claro es que tengo que seguir intentando ser mejor persona.


060-306 29 de FEBRERO


Vivir la vida en plenitud implica vivirla con valores morales sólidos, razonados y trascendentes, con libertad, con respeto, con amor. La vida es teoría y práctica; ni puro trabajo, ni puro pensamiento, ni todo alegría, ni todo tristeza, es una combinación y aceptación de todo lo que abarca la vida. Ser conciente de nuestro compromiso de vivir y desarrollar el potencial de nuestra propia vida y además ayudar a los demás a que tengan la posibilidad de vivir la suya, motivando pero no forzándolos a cambiar, respetándolos, pero haciéndoles sentir que puede haber otro tipo de vida; que nuestro ejemplo de vida les pueda servir si así lo consideran.


La inteligencia es también un recurso importante que el hombre tiene para lograr la felicidad. El «sintonizarnos con una frecuencia de grandeza y abundancia»; conciente del potencial existente, nos permitirá lograr mayor felicidad. Idealizar, pensar, soñar, imaginar, visualizar son conceptos semejantes, que nos sirven para tener presentes nuestros sueños. Por que nuestros ideales y nuestros sueños nos permitirán conocer lo que nos gustaría ser y vivir.


Es posible crear un mundo donde cada quien desarrolle sus variadas capacidades, disfrute de las comodidades que requiera, que haya armonía, tranquilidad, responsabilidad; que haya enseñanza creativa, positiva, integral; viviendo con solidaridad, en donde las fronteras sean virtuales, que no sean barreras infranqueables; que haya respeto, libertad; que el ambiente sea sano, bello, combinando lo natural y lo creado por el hombre; que las normas sean sencillas y prácticas.


Aun cuando vivimos muchas situaciones negativas, también vamos viendo que las cosas van cambiando, que hay buenos ejemplos que nos muestran que son posibles. Todo esto, primero hay que pensarlo, después desearlo y todos los días hacer algo para irlo materializando.



















MARZO



Somos afortunados al pertenecer a un mundo que cada año y en todo momento se renueva. Todo es parte de la vida, la tristeza y la alegría, el invierno y la primavera, la soledad y la compañía, la oscuridad y la luz, la muerte y la vida. Y en nuestra vida personal tenemos la misma posibilidad de crecimiento y renovación, así que sigamos intentando mejorarla. Aprovechemos toda oportunidad para aprender, para hacer, cambiar y crecer, todo encierra una enseñanza, todo problema es un reto y lleva la simiente de mejores momentos. Nos demos cuenta o no, decidamos o no, hagamos o no, la vida y nuestra vida se mueve, algo está pasando, algo está cambiando; así que es preferible hacernos concientes del pensar y del hacer para que las cosas se vayan creando conforme lo queramos o cuando menos encaminados hacia allá. Todo pensamiento, palabra o acción positiva es una semilla que lleva el impulso de vida. En cualquier momento, desde la oscuridad de su momento, emergerá hacia la luz con la vitalidad del Todo: la transformación de nuestra vida hacia una mayor grandeza y plenitud.



















061-305 01 de MARZO


Primero como una necesidad biológica de reproducción y supervivencia de la especie y luego a través de los años la relación ha cambiado, pasando por muchas formas de convivencia. La primera conclusión es que siempre ha existido la vida en pareja. Y aun cuando actualmente el matrimonio sigue vigente en la sociedad y en la ley, como base de la pareja y de la familia, cada día se cuestiona más la vigencia de éste.

Muchas cosas están cambiando, sería lógico pensar que la vida de pareja y de la familia también evolucionarán, lo que si hay que considerar que «los principios y valores morales no son productos que cambian, como cambia una moda». Claro que las nuevas circunstancias pueden influir e influyen, pero el mismo ser humano las valora y les da su vigencia por lo que representan para el individuo y para la sociedad. Un gran número de los problemas en el mundo son consecuencia del olvido u omisión de estos principios. A veces suponemos que las cosas ocurren como producto del azar, pero todo tiene sus causas y, si cerramos los ojos a la realidad, seguiremos batallando para encontrar las soluciones eficaces a los problemas más agudos. La carencia de valores auténticos tiene graves repercusiones porque, primero, daña a los que integran la pareja, y si hay hijos, también resultarán afectados y, como consecuencia, a la sociedad.

«Adquiramos mayor conciencia del compromiso diario que tenemos, de desarrollarnos mejor a nivel individual y como pareja».

062-304 02 de MARZO


Como individuo es muy normal que busquemos nuestras propias respuestas y nos demos nuestro espacio y tiempo, pero como padres tenemos que ir más allá, así que cuando hablo de educación no me refiero a que alguien haya ido a la escuela o de que hoy a nuestros hijos los mandemos, aun cuando en la convivencia que se da en ella se aprendan ciertos valores, formas o costumbres, ahora la escuela está más dedicada a la enseñanza de la técnica, de conocimientos principalmente enfocados al ámbito laboral, cuando antes por cuestión de costumbres y del compromiso de los maestros era un poco más parte de la formación del alumno o complemento importante de la educación dada y recibida en casa.


No nos conformemos ni consideremos que hayamos cumplido. Ya no es suficiente ir o mandarlos a la escuela, es importante pero no suficiente. Es necesario que los padres nos preparemos, para adquirir y transmitir un mayor número de conocimientos, adquiramos mayor conciencia de nuestro medio ambiente y del mundo, por que estamos expuestos a muchos de sus cuestionamientos y dudas, estemos atentos a su conducta y desarrollo, tengamos mayor conciencia para que les enseñemos los valores y actitudes necesarios, y por lo mismo demos mejores ejemplos de vida requeridos en la convivencia diaria.


A veces la enseñanza de valores y costumbres adecuados para esa convivencia se da de manera instintiva, y resulta curioso que padres sin mucha preparación escolar a veces cumplen mejor su función que gente aparentemente más preparada o más exitosa en otros aspectos. Claro que podremos justificarnos, considerando que es cuestión de suerte; pero siempre habrá razones y causas para una buena o mala educación.


Ojala nuestros hijos todavía sean pequeños para que nuestra influencia positiva sea más oportuna, si no es así de todos modos intentemos ser mejor persona, a partir de ese momento, les ayudará. Entre mayor conocimiento, capacidad de reflexión y conciencia, más seguridad tendremos que la educación que demos será mejor, y por lo mismo, también habrá mejores resultados. Tratándose de nuestros hijos nunca saldrá sobrando.


063-303 03 de MARZO


Los recursos son inmensos, la naturaleza tan bella y el potencial del hombre tan grande que a veces resulta difícil entender por qué hay pobreza, infelicidad, dolor y sufrimiento.


Qué satisfactorio es saciar nuestra sed, nuestra hambre, nuestras demás necesidades, nuestros instintos, nuestras emociones, nuestros sentidos. Aprendamos a disfrutar la creación de Dios y también la creación de los hombres. La vida y la naturaleza tienen su encanto y muchas cosas las tenemos a la mano, sólo hace falta hacernos concientes de ello y aplicar el esfuerzo para disfrutarlas.


Empecemos a ser justos, igualitarios, respetuosos, generosos y fraternos en nuestro pequeño entorno, ahí donde vivimos nuestra vida. Sigamos adquiriendo mayores conocimientos y compartámoslos con los amigos o compañeros de la escuela o del trabajo o con nuestros vecinos. Desterremos la violencia de nuestra vida diaria. Ayudemos a descubrir el talento de la gente que nos rodea. Seamos generosos con todos, de tal manera que nuestra influencia sea determinante; vayamos después y paso a paso aprendiendo a actuar con firmeza y alegría por los caminos del mundo.


064-302 04 de MARZO


Nacimos para ser felices, algunos para ser héroes, otros, mártires si la vida nos enfrenta a una gran causa. La felicidad, la heroicidad o el martirio se forjan segundo a segundo, con pequeñas y grandes acciones.


Nos dicen que fuimos hechos a imagen y semejanza de Dios y, si Él es perfecto ¿por qué nosotros nos rehusamos a serlo? Entiendo que no queramos ser demasiado orgullosos, pero a veces nos hacemos ofensivamente pequeños. Y no porque lo pequeño sea malo, sino porque no somos nosotros mismos al no desarrollar todo el potencial que tenemos.


Una brizna de zacate será siempre una brizna, un naranjo será siempre un naranjo, un tigre siempre será un tigre, y el hombre siempre deberá ser un hombre. Aunque aquí entra en juego la libertad y cada uno forja su personalidad y su comportamiento, esto requiere mucho más que instinto. Desarrollar nuestro potencial implica hacernos concientes de ello; al principio no es fácil. algo entorpece nuestra visión, pero si persistimos iremos dominando la voluntad, para así lograr una mayor plenitud de vida. Seamos concientes de nuestra dignidad como seres humanos.


Claro que importan las circunstancias actuales que estamos viviendo, sobre todo si no son las mejores, si vivimos o consideramos vivir en el lodo, en el desorden, en la basura o en la indiferencia, solo levantemos un poco los ojos y miremos a nuestro alrededor, busquemos hacernos concientes que somos lo más grande de la creación, que podemos aprender a ser mejores personas, a obtener mejores conocimientos. No desistamos de nuestra propia lucha, minuto a minuto enfrentemos o forjemos con dignidad, amor, valentía y alegría nuestro destino.


065-301 05 de MARZO


A veces te alejas de tu familia queriendo reafirmar tu libertad, es cierto que eres un individuo. Es muy claro que al nacer empieza tu propia independencia, al cortarse el cordón umbilical tienes el derecho y después también la obligación de empezar a caminar por tus propios caminos. «Pero todo exceso encierra un desequilibrio».


La vida del hombre, normalmente, estará asociada con la vida de otros hombres, su crecimiento va a la par de la convivencia con otros, por eso se crea la familia, los grupos, las comunidades, la sociedad. No significa que no sea bueno que a veces desees estar solo, también «la soledad enriquece tu vida», pues en muchos momentos te permitirá reflexionar, meditar, orar y encontrarte a ti mismo, pero después tienes que seguir en el mundo. También es válido que fuera de tu círculo familiar encuentres afinidades, «a tus amigos tú los escoges», a veces incluso son mejores las relaciones.


Pero, cuidado con sólo pedir o exigir atención, ayuda, comprensión, paciencia de otros; prueba a acercarte a los demás con el ánimo dispuesto a dar, a escuchar, a interesarte en lo que hacen, en lo que dicen, «si perseveras en esta actitud seguramente tu vida se enriquecerá».


066-300 06 de MARZO


En ocasiones nuestra capacidad de raciocinio o de acción nos hacen considerar que somos mejores que otros. Para empezar, sí tenemos diferencias con otros, pero si éstas nos hacen sentirnos superiores corremos el riesgo de distorsionar nuestra relación con ellos e incluso nuestro propio desarrollo. Podemos ser demasiado críticos de lo que dicen o hacen los demás, demasiado exigentes, intolerantes, impacientes, irrespetuosos.


Si tus resultados están asociados con los resultados o acciones de otros, tienes derecho a puntualizar, a exigir esos resultados, ese compromiso; pero siempre desde el punto de vista positivo, con el ejemplo, con respeto, comprensión, valorando también a los demás. Lo negativo generará actitudes, sentimientos e incluso acciones negativas que en algún momento nos puedan afectar. Y normalmente no será la mejor manera para relacionarnos con los demás. Eres valioso, no superior a nadie.


Siempre será importante que valoremos nuestros talentos, nuestras aportaciones y nuestros resultados, que los disfrutemos e incluso que los demos a conocer y a la vez expresemos y actuemos con naturalidad cuando los compartamos.


067-299 07 de MARZO


Sé que soy responsable de mi vida, que yo debo encontrar respuestas a mis preguntas, que tengo que tomar decisiones para retomar mi camino, pero «que grato encontrar tu mano solidaria en la penumbra de mi momento». A ti que me has ayudado, gracias. Le he dado a la vida y confío en que la vida me dé, así considero que ha sido siempre. Parecería que en algunos casos fuerzo esa ayuda, sé que nadie tiene esa obligación, pero también a veces necesito buscarla.


De una manera u otra todos tenemos obligaciones y problemas y no siempre será fácil ayudar, entiendo que cada quien tiene que resolver lo suyo. «¿Quién juzgaría a aquél que primero ve por los suyos?» En estos días en que no había un poco de luz en mi bolsillo, trataba de recordar si «habría sido alguna vez indiferente a la necesidades de los demás».


Nuestras circunstancias y condiciones negativas nos pueden ayudar a hacernos concientes de la situación que viven los demás. Hasta donde nos sea posible hagamos acto de presencia en la vida de la gente que nos rodea. Que nuestra presencia sea propositiva, generosa, alegre, optimista, fuerte y oportuna. Seamos más concientes y hagamos nuestro aquello que en una pequeña narración se cuenta de un soldado que no había regresado del campo de batalla, un amigo contraviniendo ordenes superiores y aun a costa de su vida, va en su busca, cuando lo encuentra moribundo, éste todavía pudo decirle: «estaba seguro de que vendrías».


068-298 08 de MARZO


Independientemente a lo que se ha logrado hasta ahora, a lo que se ha hecho, a su capacidad, «el hombre debe buscar nuevas y más grandes y profundas aspiraciones» que lo sitúen en la senda de una vida superior, ajena a todo egoísmo, a todo injusto materialismo, a toda falsa ideología o religiosidad.


Y al decir vida superior no me refiero a teorías y argumentos tratados inadecuada o superficialmente, como la búsqueda de intereses puramente materiales, o el apartamiento de una élite privilegiada o sectaria que se cierra a los demás. Intuyo que el perfeccionamiento, la armonía, la grandiosidad del ser humano está alejado de los intereses que a veces la mayoría persigue y otras confunde.


Busquemos armonizar las comodidades que nos permite la época actual, evitemos las injusticias sociales, ayudemos a crear conciencia de la responsabilidad que cada quien tiene con su vida, creemos un orden más acorde con las mayorías, dándole con respeto su lugar a las minorías, conozcamos y dominemos las fuerzas insospechadas de la naturaleza con el propósito de una mejor vida material y busquemos en Dios lo espiritual a veces inexplicable.


Materialismo y misticismo, una conjugación de las dos corrientes. Hay que fomentar el esfuerzo que hace el hombre para encontrar la verdad, ya que «en medio de esa búsqueda se van destilando pequeñas gotas de sabiduría». Alguien, en algún momento, pueda aprender, practicar y dé a conocer esta sabiduría. Esto con la finalidad de crear tantos círculos virtuosos que sean necesarios y posibles.


069-297 09 de MARZO


Estamos en un momento increíble para la humanidad. El conocimiento que el hombre tiene sobre el universo es cada día más vasto, su difusión y acceso se expande a muchísimas partes; el avance y la aplicación tecnológica genera mejores posibilidades de bienestar; las obras del hombre son cada día más imponentes; sus millones de habitantes son un potencial inmenso; los medios de comunicación nos acercan y enlazan en todo momento; una mayor conciencia ecológica y del valor del hombre se hace presente.


Todo esto, conjuntado, puede establecer las bases para un fin muy por arriba de lo que ahora tenemos. En nosotros está el definirlo y decidirlo así. Las posibilidades existen, veamos el futuro pero no con las limitaciones y carencias actuales sino con las expectativas que se vislumbran a principios de un nuevo milenio, reforcemos nuestro sistema actual de principios y valores, que nos permitan crear el ambiente para alcanzar la plenitud que siempre hemos anhelado. Donde el ser humano tome conciencia de sus oportunidades de crecimiento. Hoy es el mejor momento para hacerlo.


070-296 10 de MARZO


Diariamente somos bombardeados con tanta información y noticias, que en ocasiones, las situaciones que vivimos se nos hacen inexplicables. Por ejemplo, la expectativa de vida a llegado a setenta años o más, pero muchos mueren jóvenes o en edad madura, otros mueren siendo apenas niños y a otros ni los dejamos nacer. Algunos logran sus objetivos y otros logran muy poco. Unos vivimos satisfechos y muchos insatisfechos. Inexplicable que habiendo tantas riquezas, tanto conocimiento, tantas leyes, haya al mismo tiempo, tanta ignorancia, pobreza, violencia, injusticias y desigualdades.


Aprovechemos la experiencia, el camino recorrido, el conocimiento adquirido, porque muchas preguntas requieren respuestas, pensamientos y acciones. Mantengamos el compromiso de buscar y encontrar respuestas a lo inexplicable o a lo que ahora se nos hace inexplicable.


Hoy se multiplican las respuestas y a la vez surgen nuevas preguntas; siempre tendremos oportunidades para aprender y hacer muchas cosas. Siempre inmersos en maravillas y siempre cuestionando el por qué o para qué de éstas. Veamos más allá de nuestro momento, con la vista más allá del horizonte, «enorme capacidad el cuestionarnos y maravillosa la posibilidad de encontrar respuestas».


071-295 11 de MARZO


En la definición del diccionario, ser héroe significa: «el que se distingue por sus cualidades o acciones extraordinarias», particularmente en la guerra.


Normalmente percibimos nuestras cualidades y acciones como tan ordinarias, y nuestro campo de batalla como algo tan común: la casa, la fábrica, la oficina, la calle, la tienda, el taxi… que pudiera ser que eso haga que «por humildad, inconsciencia o ignorancia no valoremos nuestro esfuerzo diario».


Cuánto héroe anónimo, que en cada amanecer, sin importar si hace frío, lluvia o calor, a veces sólo con una taza de café o un pedazo de pan en el estómago, sale de su casa con el ánimo de velar por el bienestar, crecimiento o, simplemente sobrevivencia de su familia o de un semejante. Madre, padre, hija, hijo, hermana o hermano, abuela o abuelo, tío o tía, prima o primo, amiga o amigo siempre dispuesto a cumplir con sus obligaciones o compromisos asumidos con decisión e incluso con alegría.


No siempre recibiendo el reconocimiento de los suyos, ni una palabra de agradecimiento, ni aplausos, ni diplomas, menos una página en la Historia, pero siempre con la satisfacción del deber cumplido. Siempre será importante que recuerdes que cuando fuiste requerido, ahí estuviste.


Heroicidad sin muchas luces, pero sí con grandes satisfacciones personales. Valórala y vívela. Mi emoción y mi reconocimiento a ti, que aún en esos momentos de sufrimiento, de dolor, de angustia, de preocupación, de frustración, de desánimo te has esforzado por seguir adelante y no solo por ti sino por toda tu familia, por tus amigos e incluso por alguien desconocido.


072-294 12 de MARZO


¿Quien puede determinar el futuro de una nueva vida? ¿Quien puede señalarnos mejores caminos? en principio vemos dos posibilidades de satisfacción:


  1. Una conseguida por la aceptación de la vida como comúnmente se vislumbra: familia-amistades-conocimientos-trabajo-dinero-diversión.

  2. Otra por la búsqueda constante de una mayor trascendencia: qué somos-a dónde vamos-cuál es la razón de nuestra vida y de la vida-por qué estamos aquí-qué hay después de la muerte.


Y antes de precipitarnos a descubrir en cuál de las dos estamos, razonemos un poco:


  1. Las dos posibilidades son positivas.


  1. Tienes derecho a ser feliz.


  1. Tienes derecho a vivir con dignidad y, ante todo, a hacer respetar tu persona.


  1. Tienes la inteligencia a tu disposición (cultívala y úsala).


  1. En ti está la decisión y la responsabilidad de tus acciones.


  1. Vives en un mundo con siete mil millones de hermanos, no es congruente que sólo pienses en ti o quieras vivir solo.


  1. Los valores morales son ingredientes a tu disposición.


  1. Cada quien debe actuar de acuerdo a su capacidad y establecer sus propias metas, armonizando con los demás.


  1. La ciencia no llega a cubrir todas las posibilidades de la razón de la existencia. Una respuesta te lleva a otras preguntas.


  1. El hombre siempre buscará una explicación o razón a su existencia.


  1. Todo lo que existe tiene una razón de ser.


Cuando busques, cuando te esfuerces, cuando intentes encontrarás satisfacciones; cuando logres lo que quieres y encuentres el sentido a tu vida, obtendrás mayor plenitud.


073-293 13 de MARZO


Se considera que todo ser humano tiene inquietudes respecto a la vida y, particularmente a su vida. Existe un interés en todas las áreas del conocimiento y se requiere de: sinceridad, valor, humildad e inteligencia para aportar soluciones o llevarlas a la práctica.


Desarrollemos una educación que cubra toda la personalidad del ser humano, de una manera sistemática y constante y, por lo mismo, plena. Iniciar la verdadera revolución, inteligente, pacífica, con derramamiento de ideas y no de sangre, sincera, activa, en la que cada ser humano adquiera el compromiso consigo mismo, y para con los demás.


En la cual cada quien se interese por adquirir el mejor conocimiento posible, buscando por sí mismo la verdad, considerando su bienestar y el de los otros. Además, el compromiso para con los demás sin imponer; exponiendo ideas, conocimientos, formas de conducta y, mediante ello, dar testimonio.


Y aun cuando la historia nos muestra, que en cualquier época, en cualquier momento, ha habido y hay diferencias entre seres humanos, nunca se deben acentuar en perjuicio de alguno y beneficio indebido de otro, por que muchas de ellas radican en la educación, posición social, en la alimentación, en la atención médica, etc. Todas ellas solucionables si se adquiere conciencia y se tiene la voluntad y generosidad de hacerlo.


«El mejor ser humano que esté siempre dispuesto a la atención y enseñanza de otro ser humano en formación y transformación». Así que a tu manera y en este momento, con tus conocimientos y habilidades haz tu esfuerzo diario. Es mejor algo, que nada. Es mejor hoy, que mañana. Es bueno que los demás también lo hagan, pero siempre será mejor cuando tú tomes la iniciativa.


074-292 14 de MARZO


Muchas veces actuamos siguiendo simplemente la corriente de la vida, otras nos cuestionamos. ¿Qué tanto debemos solidarizarnos con las demás personas y ellas con nosotros? Nos ayuda el siguiente razonamiento: lo que poseemos, lo que sabemos, lo que nos rodea, más que ser únicamente resultado de nuestro esfuerzo o el esfuerzo del hombre actual, es continuación de toda la humanidad, desde sus inicios hasta nuestros días. Aun lo que podríamos considerar nuestro como la inteligencia, nuestro cuerpo, nuestros sentimientos, también fue heredado a través de los genes de nuestros padres y los de ellos de sus padres y así sucesivamente, incluso a veces lo material que poseemos tiene su historia, lógicamente referida al pasado familiar.


«Encomiable lo que hemos logrado con nuestro esfuerzo», mucho ha dependido de nosotros, pero mucho de lo que somos ha sido adquirido en nuestra relación con los demás. Que a nadie le interese nuestra vida y que nadie nos interese, es relativo. Tenemos primero «un compromiso con nosotros mismos y después con toda la humanidad», empezando con la gente que está cerca de nosotros.


Compromiso y acción sublime de aquel que en el ocaso de su vida siembra un árbol a sabiendas que no gozará de sus frutos, pero con la certeza de que los aprovecharán y disfrutarán los que vienen. Únicamente por que comprende que así ha sido y así es la vida.


075-291 15 de MARZO


Hay cosas que por comunes, prácticamente no nos causan ninguna preocupación, nuestras respuestas son casi instintivas, rutinarias, pero hay otras que si nos causan inquietud, incluso temor, por no tener una respuesta clara y firme, por desconocerla o por no tener la experiencia suficiente. Todos los días nos enfrentamos a problemas o a situaciones que requieren una respuesta.


A veces le damos la vuelta y seguimos nuestro camino sin darle respuesta; en otros momentos, al darle tiempo… al tiempo, el problema se minimiza y nos es más fácil darle solución o para pensarle todavía más, encontrando una mejor respuesta. Pero hay otras que por su urgencia o gravedad, tenemos que afrontarlas haciendo acopio de decisión o valor, «pues no sólo tenemos que dar una respuesta al problema sino que tenemos que vencer nuestra indecisión, temor y angustia, que es además nuestro problema interno».


El haber resuelto otros problemas aun cuando sean diferentes a los de hoy, nos da la confianza de que podemos darle solución ahora; hagámonos concientes de nuestras cualidades y recursos, considerando lo que queremos; actuemos en base a valores morales para encauzarlos, recurramos a los talentos y experiencias de otras personas. Si hemos sobrevivido hasta este momento, significa que podemos seguir haciéndolo.


076-290 16 de MARZO


En nuestra vida cotidiana queremos hacer tantas cosas que es normal que alguien nos diga: encuentra el equilibrio entre el trabajo-estudio y el tiempo libre. En el primer caso nuestra responsabilidad o necesidad nos lo recuerdan, se hace parte de nosotros mismos. En el caso del tiempo libre, cuando no lo tenemos, lo anhelamos; y cuando lo tenemos no sabemos que hacer con él o se nos ocurren tantas cosas que no sabemos por dónde empezar. Así, muchas veces el tiempo transcurre sin ocuparlo.


Si hemos ido posponiendo actividades, lógicamente, se nos irán acumulando y también nos presionarán; y bajo presión, cualquier decisión se nos puede dificultar. Tenemos que establecer prioridades, considerando además nuestros compromisos sociales o el gusto que tenemos de hacerlo.


Fácil decirlo pero tenemos que empezar por el principio, definir la que sea más importante, más urgente o lo que anhelemos hacer más y no posponerla, empezarla y no hacer otra cosa hasta terminarla, gozando su ejecución, concentrándonos en el presente. Después, la siguiente actividad y, así hasta el infinito.


Si todo queremos hacer a la vez, si todo nos interesa, detengámonos y reflexionemos: ¿con nuestra obsesión de actividad estaremos evadiendo el gozo?, ¿queremos sentirnos superhombres o supermujeres? El ser humano tiene muchas capacidades, incluso se nos dice que usamos muy poco de nuestra inteligencia, claro que es bueno aprovecharlas, pero que no sea de manera neurótica. Hasta donde entiendo todo exceso no es normal. Se dice que «hay más tiempo que vida», pero hay que usarlo de manera inteligente y placentera, para que esa vida sea más satisfactoria y más plena.


077-289 17 de MARZO


Conforme crecemos, como parte de nuestra propia familia, empezamos a interesarnos y preocuparnos por los demás. Al casarnos se define más «el pensar en el otro y esto nos ayuda a madurar». Cuando nacen los hijos sigue esa maduración, pues antes nos preocupábamos más por nosotros, por nuestras necesidades y por nuestros gustos.


Con cuánta ilusión vemos crecer a nuestros hijos, les damos o queremos darle todo lo que nos pidan, cuando pequeños no importa que metan sus manitas en nuestro plato. Antes de nacer no podemos imaginar como serán ellos, pero de pronto, cada uno va teniendo su lugar en nuestra vida y en la vida. Cada uno es motivo de felicidad y satisfacción, y también de preocupación y de responsabilidad. Alguna vez decía que los hijos son una carga pero cuando se lleva con amor, gusto y alegría, esa carga se convierte en algo que no pesa o pesa menos. Independientemente al enorme potencial que tenemos, «los otros nos permiten crecer y encontrar más motivos de felicidad».


Y aunque todo puede parecer obvio, preferible que sobre y no que falte: interesarte por los demás no significa que te olvides de ti o interesarte por ti no significa que te olvides de los demás. Todo es cuestión de equilibrio.


078-288 18 de MARZO


Es cosa natural en nuestra vida, haciéndonos conciente de ello, que todos nuestros seres queridos no siempre estarán a nuestro lado, así que tenemos que aprovechar todos los momentos en que tengamos la oportunidad de estar juntos. Busquemos esos momentos, no esperemos su ausencia para lamentar todo lo que no hicimos.


Mostremos nuestros sentimientos, compartamos nuestras vivencias, conozcámonos, abramos nuestro corazón, confiemos, tenemos tanto que dar y que recibir, tanto que aprender, «no desperdiciemos ningún momento para hacerlos felices, para gozar su presencia».


Y si en este momento, nos hacemos conciente de que no lo hicimos, no queramos regresar el tiempo, porque eso no será posible, lo que sí podremos hacer inmediatamente, es: culparnos o llorar por el tiempo perdido y quedarnos como siempre sin hacer nada; si la persona ya murió podemos llevar flores al panteón y lamentar no poder hacer otra cosa; o por último podemos llevar a cabo todo lo bueno que hemos querido hacer con la gente que estimamos, aquello que sabemos que puede hacer feliz a toda la gente que queremos, «la que está viva, si, la que está cerca de nosotros». Pero, apresurémonos, porque es posible que llevemos varios años de retraso y, por lo mismo que hemos dejado de disfrutar y de crear la felicidad a nuestro alrededor.


079-287 19 de MARZO


El hombre observando su medio ambiente, por sus vivencias y reflexiones va determinando lo que quiere o lo que es bueno para él. Intentando encontrar un sentido para su vida, investiga, analiza, reflexiona, deduce y acepta, hay ciertas experiencias y valores que se piensa son de origen divino.


A Dios lo humanizamos para entenderlo y aceptarlo. Y a veces en esa interpretación está la causa de muchos males, de fanatismos y de divisiones. La vida es dar y recibir, por ello queremos dar y pedir a Dios, pero lo hemos humanizamos demasiado, lo hemos hecho demasiado pequeño y aunque nos sirve para explicarnos cosas, en ese momento transformamos a Dios y creamos un ídolo. Le pedimos, le exigimos, le agradecemos, pensamos que nos cuida y nos castiga, lo vemos como un padre tierno y otras veces rencoroso. ¿Como es arriba es abajo o como abajo es arriba?


Nos dicen que no queramos entender a Dios, pero también el concepto que tenemos de Él le da sentido y contenido a nuestra vida. Dios es Vida, es Todo y simplemente Es. «Dios es el Principio, el Sentido y el Fin de la vida, todo lo Grande, lo Profundo, toda la Sabiduría y todo el Poder».


Para unos es fácil o natural creer y para otros caer en el cuestionamiento o en la confusión. ¿Dios nos crea o el hombre tiene necesidad de crear a Dios? ¿Y dónde está Dios si dudo o no creo? Bueno, se que Dios está ahí, aún con todas mis dudas. O cuando alguien dice «soy ateo gracias a Dios», se nos hace gracioso, pero también puede significar que percibe algo más allá de si mismo, aunque abiertamente no lo quiera aceptar. Alguien nos dice que Dios está siempre ahí, que solo abramos nuestro corazón. Otro que no busquemos a Dios arriba sino a los lados, hacia nuestros semejantes. Todo lo bueno también requiere que sigamos buscando respuesta con inteligencia, humildad, corazón, mente y criterio abierto. Con la inocencia de un niño.


080-286 20 de MARZO


Algunas personas estarán siempre peleadas con las normas y la sociedad; otras aceptarán convivir con ellas por conveniencia, otros las asumirán porque no queda otra y otras las aceptarán porque entienden que son buenas.


Desde lo individual hasta lo general hay normas, es necesario que se respeten: en la casa y en la calle, en la escuela y en el templo, en el trabajo y en las fiestas, en los deportes y en los espectáculos, en los partidos políticos y en la moda, en la escritura y en los juegos de azar, etc., y aun cuando te fueras a vivir a la montaña y estuvieras solo, la noche llega normalmente después de las siete, claro que entendiendo que hay excepciones, sobre todo cuando nos acercamos a las zonas polares, pero ahí también hay leyes que tenemos que considerar.


Por lo tanto deducimos que hay normas o condiciones en todo y que hay que respetarlas para lograr una buena convivencia, así evitamos y nos evitamos problemas. Si hemos analizado la necesidad de las normas, entonces ¿por qué a veces nos oponemos a ellas? Primero porque somos diferentes a los demás y discrepamos de ellos en ciertas cosas y por ende con sus normas; otras, porque al no haber tenido una buena educación no aprendimos a ver lo bueno de las normas y nos rebelamos contra ellas o con la autoridad que las ejerce. Aceptemos que todo tiene límites y las normas y las leyes nos ayudan a verlos.


Por último, es importante oponerse a las normas injustas, buscando la forma de cambiarlas, de manera que fomenten nuestro bien y el de los demás. «Y aún así no significa que en cualquier circunstancia todas las normas salgan sobrando».


081-285 21 de MARZO


Es importante que a todo le demos su lugar, su importancia y su prioridad, por que a veces cuando hablamos del Amor y de la Amistad, las convertimos en palabras tan comunes que pierden mucho de su significado o las desvirtuamos, dado su profundo contenido. Pareciera que siendo realidades tan sublimes quisiéramos empequeñecerlas para colocarlas a nuestro nivel, para sentirnos bien, en lugar de «crecer moral y espiritualmente para estar a la altura de estos sentimientos que nos ennoblecen».


Actualmente al amor lo vinculamos casi exclusivamente con el sexo y a la amistad con la conveniencia, muy poco hablamos de compromiso y responsabilidad, buscamos solo el placer o resultados inmediatos y olvidamos que la esencia de estas palabras son las bases fundamentales de la riqueza que podemos disfrutar.


Soy conciente de que «no siempre es tarea sencilla aspirar y esforzarse por lograr ser mejor ser humano» y alcanzar mejores niveles de vida y por lo mismo una vida más plena, pero aun así considero que debemos intentarlo. Lo poco o mucho que logremos, justificará el esfuerzo. Y como lo hace la primavera «el amor y la amistad le dan un mayor colorido y belleza a nuestra vida».

082-284 22 de MARZO


Nos parece que «la vida es tan corta y nos involucramos con la actividad». Queremos aprovechar el tiempo, Es necesaria primero para sobrevivir y después para vivir, le da sentido a nuestra vida, pero no nos obsesionemos con ella.


Entiendo que en esta sociedad tan dinámica hay tanto por hacer, por ver, por escuchar, por conocer, que nos angustia no tener tiempo para todo. Aprendamos a ser selectivos, hay miles de actividades, aprendamos a darle tiempo a nuestras diferentes facetas: la familia, los amigos, la preparación, el trabajo, los juegos, la diversión, el descanso, etc. Considero que es más sano una vida ampliada, aun cuando una sola actividad o faceta nos procure felicidad o satisfacción.


Dios es Omnipotente, Omnipresente, Omnisciente, pero recuerda que «tú eres un ser humano creado para ser feliz», un simple, maravilloso e increíble pero no te obsesiones por lo «Omni». Así que si aprovechas y gozas todos los momentos disponibles haciendo lo que te gusta, serás feliz. Desearía que ser feliz o haberlo intentado aquí en la Tierra, fuera uno de los requisitos para entrar al Cielo.


083-283 23 de MARZO


«El potencial del hombre es enorme». En nosotros mismos está la fortaleza. Poseemos una inteligencia grandiosa. A través de las obras de otros hombres, conocemos el potencial que tenemos como integrante de la humanidad. Conforme cambiamos nuestros defectos, debilidades y actitudes negativas, nos fortalecemos y entre más cambiemos, más nos fortalecemos y entre más fortaleza, más posibilidades de cambiar nuestra vida y el mundo. Paso a paso, día a día iremos construyendo un círculo virtuoso de posibilidades y realidades.


«Con la imaginación forjamos nuestros sueños y, con ellos, nuestra realidad». Si usamos la inteligencia será posible cambiar positivamente nuestro entorno. El pensar y visualizar nuestros objetivos con firmeza y constancia nos permite lograrlos. El aprendizaje, comprensión y conciencia de principios y cualidades elevados trae consigo la felicidad del hombre.


Cada hombre forja su destino. Actuemos con la seguridad de que lo que queremos lo tendremos. La inteligencia combinada con sentimientos y principios morales es el medio para lograr nuestros objetivos. Nuestra búsqueda tiene que ser inteligente, dinámica y firme. Debemos confiar en nosotros mismos y en los demás. Mientras tengamos vida o mayor conciencia, sigamos intentándolo.


084-282 24 de MARZO


«Debemos buscar y poner en práctica las soluciones más sencillas». Podemos pronosticar y planear el futuro, pero recordando que sólo se vive y actúa en el presente. Todo tiene sus causas, por lo mismo todo tiene respuestas. Siempre elogiemos o busquemos algo que elogiar, mantengamos en mente lo positivo de las gentes y del medio ambiente. Dejemos siempre algo positivo en los demás.


Disfrutemos a plenitud cada día, cada momento, pensemos, hablemos, actuemos con firmeza, pensando en un mejor mañana, tomemos enseñanzas positivas del pasado y vivamos con intensidad el presente: viendo, oyendo, tocando, oliendo y gustando todo lo que nos rodea; concientes de lo que hacemos.


En nuestra convivencia con nuestros semejantes busquemos establecer una comunicación plena, interesarnos en lo que hacen, piensen, quieren, haciendo un contacto más profundo. Toda acción, toda circunstancia contiene un conocimiento de nosotros mismos y de la naturaleza que nos lleva hacia la perfección y ésta hay que buscarla sin neurosis, con naturalidad. Existe la solución adecuada, una vida mejor, partiendo de esto tenemos que buscar y usar los ingredientes adecuados, aquello que ayude al desarrollo de una cualidad, de una habilidad es bueno tomarlo, venga de quien y de donde venga. Hay tantas ideas y posibilidades, la clave es hacerlas parte de nuestra vida.


085-281 25 de MARZO


Hubo ocasiones en las que estuve seguro de que lograría mi objetivo y, finalmente, no fue así. Alguien dirá que mi pronóstico fue aventurado y que por lo tanto la culpa es mía por crearme falsas expectativas. Pero pienso que las metas, a pesar de nuestras limitaciones, implican que tenemos que aspirar a lo máximo, y «el sentido de nuestra meta no es sólo intentarlo sino alcanzarla, si no lo creemos así, de antemano estamos derrotados».


Como humanos nuestras posibilidades son las mismas, pero normalmente nuestras limitaciones prevalecen en contra de nuestras posibilidades y talentos. La confusión y las dudas nacen cuando nuestras experiencias no son siempre positivas. Algunos o muchos de nuestros resultados son desalentadores y no siempre conseguimos lo que queremos.


Pero hay vivencias que nos alientan a tener la esperanza de que lograremos los resultados deseados; cuando reaccionamos favorablemente seguiremos avanzando en el camino anhelado. Por eso consideremos que nuestras expectativas de éxito tienen fundamento, no son sólo ilusiones, «de alguna manera intuimos que podemos lograr buenos resultados», aun cuando no siempre podamos ver hacia dónde nos lleva cada paso que demos.


Entiendo que cuando esperamos algo y esto no se da o no resulta como esperábamos, siempre habrá desencanto, molestia, tristeza, frustración o incluso enojo, «pero tenemos que seguir intentándolo». Perseverando iremos dándole forma a nuestra felicidad y al éxito. Propongámonos crear nuestras circunstancias, encauzando nuestros esfuerzos para alcanzar nuestras metas y aspirar siempre a alcanzar las estrellas.


086-280 26 de MARZO


A veces, al experimentar la ausencia de aquellos que fueron importantes en nuestra vida, al recordarlos, nos asaltan sentimientos de tristezas, a veces de dolor. Cuando los hechos son recientes es normal que le demos salida, es necesario. El tiempo será siempre nuestro mejor aliado, porque se dice que «el tiempo todo lo cura». Nunca dejará de haber ciertos momentos de tristeza o nostalgia, una fecha, una imagen, una canción son disparadores de recuerdos.


También puede haber tranquilidad, e incluso alegría, por las buenas experiencias y sentimientos compartidos. Podemos sentirnos afortunados por haber disfrutado su compañía por varios años. Pero puede ser que, si no recordamos todos los días al ausente, concluyamos erróneamente que somos desleales o deducimos que nuestro amor no fue suficientemente fuerte, y nos sentimos mal.


Debemos tener presente que la muerte es inseparable de la vida, como la noche del día, la enfermedad de la salud, la pobreza de la riqueza, la vida es así. Claro que duele por tanto amor, vivencias y tiempo compartido. Cada quién podrá reaccionar como quiera o como pueda, pero lo mejor es seguir con naturalidad el curso de nuestra vida.


Tendremos que seguir involucrándonos con nuestras actividades diarias, con la realización de nuestros sueños y metas, estableciendo nuevas metas conforme nuestras nuevas circunstancias y con «las personas que están cerca de nosotros, que requieren de nuestra presencia, nuestro amor y nuestro compromiso». Es normal darnos nuestro tiempo para digerir y aceptar el dolor y las ausencias, después tenemos que seguir la vida con esperanza, fortaleza, optimismo y alegría. Como individuos tenemos ese compromiso con nosotros mismos y con algunas personas cercanas.


087-279 27 de MARZO


Es normal considerar que cada quién debe hacerse responsable de su propia existencia y a la vez interesarse por el otro. Aún así considero que tú no eres responsable total de la vida de los demás, exceptuando a ciertos miembros de tu familia y en algunas circunstancias. Pero también es innegable que si puedes hacer algo para que los demás sean felices o se desarrollen o resuelvan algún problema, entonces es importante que en la medida de tus posibilidades lo hagas, ello te proporcionará satisfacciones, hay mucho de enriquecedor en el dar.


En esa interrelación constante lo que haces puede influir en los demás y lo que los demás hagan pueden influir en ti, ya sea positivo o negativamente. Cuando sea bueno para ti, ni quien se queje, pero… ¿Cuándo sea para mal? ¡Pongamos atención! No siempre somos concientes de esto porque el beneficio o la afectación no lo sentimos de manera directa e inmediata.


En una democracia el gobierno tiene que tomar decisiones que redunde en el beneficio común, ese es el acuerdo intrínseco, pero cada uno tiene sus propios compromisos de participación. Siempre tú y los demás y a la inversa.


Cuando eres o te sientes fuerte y autosuficiente no quisieras sentirte comprometido con los demás, cuando te sientes incapaz o tienes problemas anhelarás la solidaridad. «El interés por los demás no debe ser por conveniencia sino por cuestión de conciencia». Así que siéntete afortunado y comprometido al ser parte de tu familia, de tu comunidad y de la humanidad.


088-278 28 de MARZO


Es normal y lógico que los padres vayamos educando a nuestros hijos, es un compromiso que tenemos; pero hay ocasiones en que tenemos que ser humildes, receptivos a los buenos ejemplos que nos muestran nuestros hijos. Y muchas veces no podremos presumir que lo aprendieron de nosotros. ¡Qué bueno que ellos también se manifiesten y enriquezcan la vida familiar!


Pensemos, también, en aquellas ocasiones en que, cuando hacemos algo indebido, de alguna manera nos llaman la atención con nuestros propios argumentos; claro que esto no nos gusta si somos nosotros los padres o los maestros, pero «tenemos que ser honestos, justos y aceptar nuestros errores». A fin de cuentas si nos sentimos orgullosos de su inteligencia, de su comportamiento, de su desarrollo, «tenemos que aceptar que podemos aprender también de ellos».


Por todo esto y por otras cosas más, qué gusto y qué afortunado tener días especiales en que alguien alimenta volcanes. Esos días en los que, sea que llueva o que salga el sol podemos percibir el fresco del viento en el rostro o una calidez en nuestra alma. Simplemente, somos felices porque tenemos motivos para serlo. Disfrutémoslos.


089-277 29 de MARZO


Cada quien tenemos que hacernos responsables de nuestros actos y decisiones, pequeñas o grandes. No justifiquemos nuestros actos negativos, suponiendo que son menores que los de otros. Claro que hay errores más graves, que mucha gente comete. Que todos los días están ocurriendo y en todas partes.


Tomemos conciencia de nuestro comportamiento diario, pues, aunque nuestro avance sea poco a poco, indiscutiblemente seremos mejores personas. No dependamos de nadie más sino de nosotros mismos. Los valores morales siguen vigentes, son recursos que tenemos a nuestra disposición, si queremos.


«En nombre de la libertad y bajo el lema de que cada quien viva su vida, hemos ido aceptando todo, pero por eso estamos como estamos», todo tiene causas y por lo mismo efectos. Si queremos un mundo más justo, más seguro, de nosotros depende, no sólo del vecino, no solo de los demás, no solo de los gobernantes, sino de todos y cada uno de nosotros.


Qué absurdo el pensar que si las autoridades no previenen o no impiden mis conductas antisociales, delictivas, es culpa de ellas y no mía. «Si los demás no hacen algo para contrarrestar el mal todo será más difícil, pero si tú inicias, mejorando lo que está a tu alcance, habrás hecho tu parte y eso será bueno e incluso satisfactorio para ti».


090-276 30 de MARZO


La libertad es un valor fundamental en nuestra vida, pero considero que no hay libertad absoluta, nadie la tiene ni nadie la vive. Y realmente, para ser feliz, para utilizar nuestros talentos, no la necesitamos.


Seguramente habrá gente que no esté de acuerdo y, por lo mismo, siempre estarán inconformes, buscando lo malo en todo, criticando sistemáticamente las acciones de otros, nunca encontrando nada bueno en los demás. Son los eternos y falsos revolucionarios. Sin equilibrio interno se hacen excesivamente concientes del desequilibrio externo. Inconformes consigo mismos nunca encontrarán obras suficientemente buenas a su alrededor.


La ley, las costumbres, el sentido común nos señalan pautas de conducta, tenemos mucho margen para actuar e incluso no nos damos tiempo para realizar todas las posibilidades de acción que queramos, ¿tendrá caso buscar más opciones, si las que tenemos no las aprovechamos? Con esto no descartamos el que haya nuevas y mejores opciones que debamos incorporar en nuestra vida, pero hay que encontrar el equilibrio. «No hacernos obsesivos con lo nuevo ni con el cambio». «No condicionar nuestra felicidad al hecho de tener la libertad absoluta, pues así nunca las tendremos, ni una ni otra».


091-275 31 de MARZO


Se nos insiste mucho de que es buena la igualdad, que es un principio que debemos respetar. Y partiendo de ella, también sabemos que las afinidades nos facilitan las relaciones, la convivencia y la comunicación, pero también sabemos que entre los hombres hay diferencias, algunas consideradas normales y que no nos causan problemas. Pero esas mismas diferencias, dependiendo de las circunstancias o por su misma naturaleza, nos causan conflictos.


Un ejemplo sencillo: si le voy a un partido político / candidato y un vecino le va a otro, hasta ahí esa diferencia es normal si la aceptamos con respeto, como un derecho que todos tenemos. Podemos dar nuestra opinión y escuchar la del otro. Pero si nos apasionamos o violentamos esa diferencia puede hacer que nos insultemos, que peleemos. «Dicen que de política o religión mejor ni hablar, pero si no actuamos basados en principios o valores morales cualquier tema puede ser causa de problema».


Hay características físicas, intelectuales, morales, económicas, sociales, culturales que de alguna manera establecen diferencias. En condiciones normales aceptamos y vivimos esas diferencias, incluso algunas con gusto y alegría. Pero cuando somos excesivamente críticos o algo hacemos que se exacerben los ánimos, ya será otro cantar, pues entonces hasta pasa por la mente el matar al otro. ¿Cuál será el criterio para actuar? ¿Es que sólo lo mío es válido sin importarme lo que piensen o quieran los demás? Cuando nos sea posible aprendamos de esas diferencias, respetemos al otro, incrementemos nuestras experiencias y disfrutemos esas vivencias.















































ABRIL



Consideremos que a nuestra manera, todos los días, estamos haciendo esfuerzos para alcanzar y disfrutar la felicidad, aun cuando no siempre nos sintamos satisfechos, incluso pensando que nuestros problemas aumentan. Cuando todo se da como queremos o esperamos, nos sentimos bien; cuando no es así entra la inquietud, la inconformidad o la inseguridad en nuestra vida. Una ley básica de la naturaleza dice que todo efecto tiene una causa o toda causa lleva asociado un efecto, son tantas las posibilidades o circunstancias que se nos presentan que no siempre vemos esta relación, pero existen. Es importante hacernos concientes de esto para responsabilizarnos de nuestros pensamientos y acciones y, a partir de ello, podamos dirigirlas hacia las metas que queremos con la esperanza de que sean parte de una mejor realidad.




















092-274 01 de ABRIL

Si estás interesado en tu felicidad, el convivir con los amigos es una manera de alcanzarla, así que aprovecha toda oportunidad para hacerlo. Quizá, con algunos has seguido en contacto, seguramente la relación es más fuerte, por existir una mayor identificación o interés.

Aunque cada quien toma su propio camino y algunos se entrecruzan, procura por iniciativa propia mantener la amistad y los recuerdos. En muchos casos los compromisos laborales y familiares dificultan la convivencia. En todos estos años has tenido la fortuna de conocer a muchas personas, lo maravilloso es que a algunas las has convertido en amigos.

Y sin imaginar mucho, considero que todos tenemos nuestras propias experiencias, es posible que algunas hayan sido negativas, pero al fin y al cabo todo forma parte de nuestra realidad. No podemos borrar o rehacer nada de ese pasado, pero pienso que en la mayor parte de los casos ha sido más lo positivo: realizamos actividades comunes, fuimos útiles, adquirimos más conocimientos y vivencias, y nuestra vida se enriqueció.


En aquellos casos, cuando en el pasado hubo discrepancias y diferencias no significa que en el presente las haya, dado que hemos madurado, ampliado nuestra experiencia, afinado cualidades y posiblemente eliminado defectos. Así que no descartemos la posibilidad de reconstruir amistades.

Algunas personas son sólo parte de nuestra «escenografía» y otros son actores en mayor o menor grado en esta obra que es nuestra vida; unos son protagonistas, otros, actores secundarios. Recuerda que «es necesario reafirmar y valorar cualquier experiencia por pequeña que sea».

093-273 02 de ABRIL

No siempre nos damos tiempo para pensar mucho nuestras decisiones o acciones. En la vida todo es cuestión de equilibrio. Las leyes naturales y sociales nos permiten lograrlo. Cada individuo, en principio, tiene una escala de valores y actúa en relación a ellos. En cualquier grupo o sociedad hay pautas de conducta que se espera o exige que el individuo cumpla. «El equilibrio entre las leyes naturales, leyes sociales y metas y deseos individuales crea un ambiente de armonía».

El ser humano tiene la capacidad para conocer y hacer uso de las leyes naturales. Y también de conocer, crear, modificar y usar las leyes sociales. En todo grupo, medio ambiente o actividad hay normas. Hay normas bien definidas, escritas y dadas claramente a conocer y hay otras que a través de la costumbre y de la convivencia se practican o pensamos que se deben practicar. En ocasiones cuestionamos la validez de algunas, muchas o todas las normas, leyes, límites que la sociedad nos establece.

El proceso del establecimiento y aceptación de normas se inicia en el hogar, será reforzada en la escuela, incluso en la calle y después en la sociedad en general. Si en nuestros primeros contactos no es adecuado o falla, será causa de problemas en nuestras experiencias posteriores y costará más trabajo entender, reencauzar y aceptar la utilidad de las normas.


Afortunadamente a pesar de tantas malas conductas, la mayoría acepta y respeta las normas y aún con inconformidades e inquietudes, permite en términos generales una buena convivencia en la sociedad. Si queremos disfrutar y vivir de la amistad y de la felicidad, tenemos que encontrar el equilibrio.

094-272 03 de ABRIL

Aún con nuestra individualidad y nuestro criticado egoísmo, a través del tiempo mucha gente ha luchado para que tengamos mayores oportunidades, una mayor igualdad y una mayor justicia. Ahora, tenemos el compromiso de hacer lo mismo por nuestros hijos y por los hijos de nuestros hijos, no esperemos tiempos en donde la fuerza y las armas sean indispensables para la supervivencia.

Hoy es momento de revalorar los principios de vida fincados en la verdad y en la justicia, para que se mantenga el impulso de cambio. Hay muchas situaciones que han ido cambiando para bien en nuestro país y en nuestro hogar a través de los años, pero también hay otras que no han cambiado en nuestro diario vivir, o por lo menos, no tan rápido como lo hubiéramos deseado; incluso, podemos tener la impresión de que nada ha cambiado o de que estamos peor que antes.

Y aún así debemos seguir intentando ser mejores, nuestra responsabilidad y nuestra dignidad nos lo exigen. Tenemos que ser más concientes, más justos sin exigir más de lo que nosotros estamos dispuestos a dar. «La indiferencia no es el mejor camino hacia la superación, como tampoco lo es el tipo de pasión o el exceso que destruye».

095-271 04 de ABRIL

La realidad nos muestra que todos los días, de alguna manera, hay situaciones adversas. Dependiendo de cómo las afrontemos se convertirán en un problema o en un escalón hacia el triunfo. De una forma u otra todos tenemos problemas, de distintos tipos.


No siempre somos concientes del momento en que se crea el problema, simplemente, de pronto, ahí está. Una inquietud sobre algo puede ser indicio de un problema posterior. Una inadecuada valoración o enfoque incorrecto nos lo puede generar. Si no tomamos una actitud adecuada o no damos una respuesta rápida, si no buscamos ayuda de otras personas, podemos provocar situaciones tensas.

En ocasiones, hay problemas en los que, sin ser nuestros, nos vemos involucrados. ¿Tendremos derecho, compromiso u obligación de intervenir? Hay quienes, cercanos a nosotros, nos comparten sus problemas y quizá, de alguna manera, nos apropiamos también de ellos.

Todos de una manera u otra hemos vivido experiencias negativas que nos han dañado o afectado. Debemos recordar que «no siempre tendremos todo lo que queramos». Así que, una buena actitud, posiblemente, nos ayude a resolver los problemas que se presenten; hay que procurar que la respuesta no sea precipitada ni fruto de la imprudencia; con esfuerzo constante, no neurótico; dando importancia a nuestros intereses no siempre descartando los de los demás. No sirve de nada convertirnos en simples espectadores o en críticos estériles del ambiente, incapaces de dar propuestas. Los valores morales nos ayudarán en todo.

096-270 05 de ABRIL

En las grandes ciudades, por el ajetreado ritmo de la vida moderna, el estrés se convierte en el malestar más común. Por ello, reaccionamos constantemente con violencia ante situaciones límite, nos vamos deshumanizando.

Otro factor que genera descontento es la carencia de medios suficientes para la subsistencia, sea por falta de preparación o de oportunidades. La realidad es que, tanto en las rancherías como en las ciudades, en medio de la riqueza o de la pobreza, con mayor o nula preparación se dan conductas antisociales y violentas. En el fondo, entonces, la cuestión se centra en la falta de una buena educación.


Para empezar consideremos las palabras groseras, vemos a diario que éstas sólo son tales cuando el que las dirige tiene intención de lastimar y el que la recibe percibe la agresión; de otra manera no son sino expresiones que manifiestan una reacción o forma de hablar. Incluso parecería que ahora enriquecen el lenguaje.


Quien utiliza groserías en su vocabulario habitual, con el tiempo se acostumbra a ellas, pero hay que tener en cuenta de que no para todos significan lo mismo. Puede haber quien se sienta herido en su sensibilidad al escucharlas o que, molesto por circunstancias diversas, tome a mal aquellas palabras que uno dice jugando. Antes era más común que el hombre fuera grosero, ahora la mujer también se ha unido «al progreso y a la igualdad» y ha ido incorporando la grosería en su lenguaje.

Resumiendo, aunque nosotros le damos su significado y su intención, no importa el lugar, no importa el momento, no importa si la ofensa es pequeña o grande, hasta donde nos sea posible evitemos la grosería, que puede ser irrespetuosa, ofensiva y una manifestación de la violencia.

097-269 06 de ABRIL

El lograr lo que quieres o llegar a donde quieres te dará satisfacciones pero también el camino y el esfuerzo te hará feliz. Para mucha gente la vida no es fácil; pero aun así se esfuerza día a día por salir adelante, por ser mejor persona, para vivir en mejores condiciones, por tener más que ayer. Algunos fallan en el intento, otros consiguen algo de lo que buscaban y otros logran lo que quieren.

Uno de los principales recursos que tienes es la inteligencia, debes cultivarla y usarla. Es posible que en este momento tus condiciones y circunstancias no sean las mejores, incluso no sea sencillo seguir esforzándote, ya te cansaste o ya no quieres seguir. Lo único que puedes hacer es perseverar, sigue intentándolo, confía en que sí vas avanzando, en que algún cambio se está generando. Imagina la semilla que siembras y entierras, tú no te das cuenta de cómo ocurre pero, de pronto, ves un pequeño tallo; una hoja y después se convierte en arbusto; y, finalmente, contemplas el árbol rebosante de vida.


Tengo la confianza de que en el ser humano y por tanto también en ti existe la capacidad para obtener más y mejores cosas de la vida; pero eso requiere de tu esfuerzo, de tu valentía, yo sé que tú puedes salir adelante si te decides a hacerlo. «Si a pesar de tus dudas, fracasos, miedos, indecisiones, ignorancia, si a pesar de todo sigues adelante, seguramente tendrás éxito, empezando por la satisfacción de haberlo intentado».

098-268 07 de ABRIL

La historia nos enseña que Benito Juárez fue un indio zapoteco que nació en la sierra de Oaxaca, que de niño no sabía hablar español, cuidó ovejas y creció con algunas desventajas, si nos ubicamos a principios del siglo XIX éstas seguramente fueron grandes; pero que con estudio, tenacidad, manteniendo sus principios y aprovechando sus circunstancias llegó a ser Presidente de México.


Minimizar todo lo que implicó, es como decir que cualquier mexicano que se siente a esperar podría tener, algún día y con un poco de suerte, la banda presidencial. El camino normal y más lógico, no es ese, sino el del esfuerzo. Este pequeño ejemplo nos enseña que cualquier persona, si se aplica, si se mueve en ciertas direcciones conforme su interés y aplicando valores humanos, puede mejorar sus condiciones de vida.

Sin duda, no siempre es fácil lograr lo que nos proponemos, pero si creemos que podemos lograrlo, si pensamos constantemente en las cosas buenas que queremos; si nos preparamos y trabajamos todos los días de nuestra vida, llegará un día en el que cuando miremos hacia atrás, nos daremos cuenta de que somos más fuertes y felices.

Aprendamos lo bueno de la gente que nos rodea y usemos nuestra inteligencia para ser mejor persona, si lo intentamos habremos avanzando en el recorrido de nuestro propio camino y de nuestra propia satisfacción.

099-267 08 de ABRIL

El ser humano, dada su capacidad de razonar, se cuestiona ¿Cuál es el significado de la vida? ¿Podemos hacer algo para cambiar? ¿Podemos ser felices? Y en esta búsqueda de respuestas, sigue diferentes caminos y usa diversos medios, unos resultan buenos y otros lo perjudican.

Es importante pensar: ¿todo lo que hacemos nos sirve para mejorar nuestra salud? ¿Para cultivar nuestra mente? ¿Para ayudar a otros? ¿Para ser mejores cada día? Si la respuesta es sí, entonces, estamos usando los ingredientes adecuados; si no es así, detengámonos, analicemos qué estamos haciendo mal y qué podemos hacer mejor; también busquemos la ayuda de gente de buena voluntad que tenga más experiencia, que nos pueda guiar, y finalmente, demos nuestro mejor esfuerzo para lograr lo que nos propongamos.

Todos necesitamos de las demás personas, a grandes y chicos nos gusta que nos quieran, que nos acepten, es buena la convivencia y siempre decimos que la unión hace la fuerza. Debemos respetarnos, ayudarnos y llevar a la práctica lo que se conoce como la Regla de Oro de las relaciones humanas: «trata a otros como a ti te gustaría que te trataran». Si lo hacemos, aún cuando cada respuesta venga acompañada de más preguntas, iremos ampliando nuestros conocimientos, nuestra propia experiencia y nuestro potencial de felicidad.

100-266 09 de ABRIL

El ser humano tiene la capacidad de aprender, de transformar su medio ambiente y de ser feliz. Pero entonces ¿por qué sufrimos? ¿Por qué nos desesperamos? ¿Por qué hemos crecido con algunas o muchas desventajas?

Las circunstancias, primero de nuestra familia, después de nuestra comunidad, y de nuestro país no siempre fueron o han sido las mejores. Nos tendremos que enfrentar a la pobreza, a la desigualdad, a la ignorancia, al sufrimiento.

Naceremos y creceremos con desventajas, nuestras posibilidades de desarrollo serán limitadas, pero aun así, a partir de esa realidad, tenemos que empezar.

¿Eso significa que siempre será así? No, porque Dios nos dio libre albedrío para influir en nuestro destino, nos dio inteligencia para observar y aprender como podemos dominar los fenómenos y los hechos que ocurren en la naturaleza y en nuestra vida. Pero también requerimos tomar conciencia de estas posibilidades.

Pase lo que pase, empecemos a pensar todos los días en las cosas buenas y positivas que queremos, tengamos paciencia e insistamos en imaginar cómo nos gustaría ser, cómo nos gustaría vivir, qué nos gustaría hacer por los demás y, poco a poco, aprenderemos a ver la vida diferente. Descubramos los valores morales y dejémonos guiar por ellos; busquemos la oportunidad, de leer las biografías de los grandes hombres y nos daremos cuenta de cómo ellos se fueron formando poco a poco, tomemos lo positivo y tratemos de comprender el porque de lo negativo. «Lo bueno y lo malo de alguna manera siempre existirá como posibilidad de la naturaleza humana». Aceptemos el reto de cambiar nuestra realidad, con los recursos que poseamos. Ojala decidamos buscar lo bueno.

101-265 10 de ABRIL

Qué bueno si los demás están de acuerdo contigo, si te apoyan, si te siguen, de alguna manera facilitarán tu camino; pero, si no es así, analiza tus comportamientos y tus circunstancias, si algo debes cambiar, este es el momento, porque tú debes seguir adelante, no debes desistir. Tienes derecho y también obligación de ser feliz, de vivir de acuerdo a tus ideales, de luchar por tus convicciones. En ese objetivo puede gestarse o reencontrarse la esencia de tu vida.

Cada día hay un nuevo amanecer, «cada día hay nuevas oportunidades», siempre habrá nuevos retos que enfrentar, el hoy siempre será el punto de partida para crear tu futuro. Confía en ti, confía en el hombre, sé optimista, sé generoso, sé alegre, sé persistente, sé honesto, sé respetuoso.

No des cabida a actitudes negativas, no es la mejor manera de vivir la vida. No permitas que los demás o las circunstancias impidan desarrollar y mostrar lo mejor de ti. «Mientras viva en ti la más pequeña esperanza, siempre habrá la posibilidad de tu resurrección».

102-264 11 de ABRIL

Dependiendo de su forma de ser, cada quien crea y vive su realidad. Pero además cada quien tiene una percepción de la realidad. En nuestra comunicación con otros, tenemos que considerar esto, para que quede lo más claro posible lo que queremos nosotros y en su caso lo que queremos de ellos; qué es lo que los otros entienden que queremos y lo que quieren ellos. Habrá situaciones en que alguien no sabe exactamente lo que quiere, pero, sin duda, algo pretende. Para que haya comunicación lo ideal es que se dé en un clima de honestidad y buena voluntad, pero sabemos que no siempre es así.

«En principio la realidad es la misma para todos, pero cada quien la interpreta o la percibe diferente». Por ejemplo, cuando hablo de la ciudad de México, para quien la ha conocido, existe una imagen bien definida, que no puede confundir con ninguna otra. Pero, para quien nunca ha estado en la ciudad, el escucharme hablar sobre ese tema puede darle ocasión de imaginar una cosa totalmente distinta a la que yo recuerdo o percibo, aun cuando estemos hablando sobre la misma ciudad de México.


En ciertas situaciones las generalidades son útiles para comunicar y entender algo pero, en otras, tenemos que ser más específicos, considerar más detalles. «Entre mejor percibamos esa realidad y lo que quieren los demás, más sencillo, más rápido o mejor será lograr lo que se quiere». Consideremos que «cada cabeza es un mundo» y por lo mismo cada cabeza puede percibir diferente.


Que bueno que tengamos la capacidad de hacer deducciones, que podamos imaginar ciertas situaciones, pero preferible que digamos qué queremos y a la vez preguntemos qué quieren los demás, aprendamos a expresarnos y seamos sensibles a la expresión de los otros. Así que unamos nuestra inteligencia y sentimientos con los de los demás, entremezclados con buena voluntad.

103-263 12 de ABRIL

Algunas personas en base a sus estudios y percepciones nos dicen que la pobreza está asociada con vicios, con la delincuencia y con la irresponsabilidad, hay razones para pensar en ello, pero «una gran mayoría de pobres no son ni viciosos, ni delincuentes, ni irresponsables». Siempre se pensará que en un ambiente negativo es más probable que se manifieste lo peor de un ser humano. Si partimos de que todo tiene causas, es válido pensar que el entorno influye, pero por alguna razón, y afortunadamente, no siempre de manera negativa.

«El comportamiento de mucha gente no es todo lo negativo que pudiera esperarse en ese ambiente». Incluso la gente que puede considerarse «buena», tendrá sus defectos y ciertos comportamientos negativos que afectarán y se reproducirán en cierta medida, pero en términos generales, se puede decir que aportan cosas positivas a si mismas, a su familia y a la sociedad.


Estas paradojas de la vida yo las atribuyo a que todo depende de cada individuo, de cada familia, pues, sin ser perfectos, pueden cultivar las cosas buenas que hay en ellos; así podrán estar por encima del medio ambiente. Hay valores morales que ayudan a que las circunstancias externas afecten menos.

Estos valores se siembran principalmente en el seno familiar. Los padres de familia, con su amor y buenas intenciones, son los que van formando a hombres y mujeres de bien; con cierta disciplina, enseñan costumbres o formas de ver la vida que ayudan en el buen desarrollo del niño, del joven y del adulto.

Y aunque sí importan las condiciones en que se viva, si se nos empapa de ejemplos, mensajes y valores positivos, tendremos la posibilidad de romper o evitar el caer en círculos viciosos; transformando positivamente nuestra vida y nuestro entorno.


104-262 13 de ABRIL

La ciencia es el conocimiento metodizado, sistemático, analítico, fruto del estudio y de innumerables pruebas. Aquel conocimiento de padres a hijos, adquirido a través de los años, en el que el anciano era fuente de conocimientos y sabiduría, y que significaba autoridad, por todo su cúmulo de experiencias, se ha trastocado en un conocimiento más amplio, universal. La ciencia no debe ser fría, impersonal, deshumanizada. Hoy, a través de la educación formal y los medios de comunicación es posible que todos los seres humanos participemos de este tipo de conocimiento, aportando ideas, inventos pequeños y grandes, acelerando de este modo los cambios, el progreso de la humanidad. Se ha dinamizado el proceso del conocimiento, en una retroalimentación constante.

El uso que en muchos de los casos se le ha dado a la ciencia ha sido muy frío, muchas veces en función del beneficio económico o del poder político; a veces dejando de lado la solidaridad, la generosidad y el compromiso con los demás. El conocimiento no debe detenerse, pero su uso si tiene que conjugarse con otras ramas del saber humano, como la filosofía, las ciencias sociales, incluso la religión, para que resulte una mezcla más adecuada.

Todo aquel al que sus capacidades, sus circunstancias y sus esfuerzos lo conduzcan a un progreso tiene que tomar más conciencia de su compromiso y responsabilidad para consigo mismo, con los demás y su entorno. «El conocimiento tiene que estar al servicio del hombre».

105-261 14 de ABRIL

La justicia implica que, en base a un común acuerdo de un grupo o de la sociedad por medio de sus representantes, se establezcan normas o leyes que sirvan de base al comportamiento o actuación de los miembros de ella. Éstas serán el marco de referencia donde se mueva el ciudadano, el gobernante, el funcionario y el representante; el incumplimiento de las normas traerá consigo un castigo, previa investigación y análisis, donde se escuche a las dos partes, la ofendida y la acusada.

En nuestra vida cotidiana aplicamos el sentido común, que es una manera, digamos, instintiva de vivir en el bien, sin problemas. La ley se aplica cuando el sentido común, que a veces parece el menos común de los sentidos, no funciona o no es aplicado.

El establecimiento de la Ley y la aplicación de la Justicia son razonables porque lo define la sociedad pensando en el bien común. La realidad es que a veces las conveniencias políticas o económicas prevalecen, distorsionando este sentido y otras muchas ni nos enteramos de su establecimiento o las entendemos erróneamente. Cuando la corrupción permea, su aplicación provocará que, en ciertas ocasiones, los que imparten o se relacionan con la Ley: policías, agentes judiciales, jueces, abogados y los que la infringen, si tienen recursos, vean sólo su conveniencia.

Aún con estos «peros», es necesario que haya justicia y que ésta sea impartida por el Estado para evitar posibles venganzas personales en donde se quiera hacer justicia por la propia mano, lo que sería inconveniente para el individuo y la sociedad. El hombre percibe la necesidad de las normas y las leyes. Su aplicación justa nos permite una sana convivencia.

106-260 15 de ABRIL

Decimos vivir con naturalidad, pero no siempre nos damos tiempo para reflexionar sobre nuestra vida. A veces si nos llegamos a cuestionar y entonces ¿Cómo sabes que estás actuando o empezando a actuar mal? Cuando eres grosero o gritas ofensivamente a otro, cuando eres indiferente con los demás o no eres amable, cuando eres egoísta o no te interesas en los demás, cuando no quieres compartir tus vivencias o sólo exiges, cuando no valoras lo bueno que hacen los otros o te consideras superior a otros, cuando andas de mal humor o eres infiel, cuando no participas de la vida de tu familia o no te acercas con buena voluntad a tus semejantes, cuando no agradeces lo que recibes o cuando mientes, cuando no respetas a los demás o te vas alejando de tus amigos, cuando te dañas a ti mismo o dañas a los demás, cuando siempre criticas o cuando no valoras tu persona.

A veces son pequeños actos, pero si reflexionamos nos pueden ser útiles para saber que algo no estamos haciendo bien. Ojala que cada quien se haga conciente de ello, que no haya necesidad que alguien lo señale, menos que haya un castigo para reaccionar o aprender. Así que evita actitudes y respuestas negativas, tú eres responsable de todo esto. Recuerda que «el camino de tu destrucción se va dando paso a paso».Tenemos que considerar que de nosotros depende el retomar el camino del bien y, por ende, el de la tranquilidad, de la satisfacción y el de la felicidad.

107-259 16 de ABRIL

Aún cuando siempre estamos en contacto con otras personas, a veces nos sentimos insatisfechos con nuestras relaciones personales, incluso, en muchos casos, no sabemos relacionarnos con los demás, nos da pena acercarnos, platicar, preguntar, etc. En ocasiones no sabemos qué decir o pensamos que lo que pudiéramos comentar sería poco interesante a otros. Por eso a veces nos ocurre al estar con otros, que solo platiquemos con nosotros mismos, en nuestra mente, sin externarlo.


Tenemos la idea de que hay gente que es sociable por naturaleza, a los que nada los avergüenza; gente que, por ejemplo al abordar el transporte público, inmediatamente empiezan a platicar con la persona que está a su lado. Incluso desde bebés dan los brazos para que los carguen, aun a los extraños, y muchas veces conforme crecen seguirán interactuando con mucha confianza.

Al nacer tenemos ciertas características que, combinadas con la forma de ser de nuestros padres, con la educación que recibimos en la familia, de las circunstancias que nos rodean, etc., nos van forjando una personalidad. Por eso es importante considerar que mucho de lo que somos ha dependido del aprendizaje, entonces, es lógico pensar que podemos cambiar cosas que no nos dejan satisfechos con nosotros mismos. Claro que no siempre nos será sencillo cambiar viejas y a veces traumáticas costumbres, pero se puede si nos hacemos concientes de ello y queremos hacerlo.


El amor, el cariño y una sonrisa son necesarios para una buena relación; interesémonos en los demás, en lo que piensan, dicen, hacen; valoremos y elogiemos lo bueno que hacen; tomemos la iniciativa, con simpatía para relacionarnos; participemos en actividades comunes; compartamos nuestras opiniones. No dejemos pasar más el tiempo, así que adelante, por que tenemos mucho por hacer y por voluntad propia enriquecer nuestra vida.


108-258 17 de ABRIL

Cada quien expresamos juicios de opinión a mucha de la problemática que vivimos, entonces decimos que cuando la pobreza entra por la puerta, el amor sale por la ventana. Esto tiene su razón de ser, pero no es algo absoluto; se puede dar esta situación en muchos casos, pero no siempre, todo depende de la reacción de cada persona ante las situaciones adversas; de la manera en que los involucrados asuman su compromiso.


La pobreza o la limitación de recursos restringen las posibilidades de desarrollo del individuo y de la familia, pero también pueden permitirles aprovechar habilidades y los recursos con que se cuentan. Vemos muchas parejas y familias que se mantienen unidas y luchando juntos a pesar de sus carencias económicas. Su amor, el asumir el compromiso de hacerlo juntos, el deseo de salir adelante, la aceptación de su realidad como punto de partida para intentar o continuar mejorando sus condiciones de vida les permiten esforzarse para seguir luchando.


Consideremos como referencia muchos matrimonios jóvenes, incluso nosotros mismos que al empezar no teníamos muchos recursos pero el amor mantuvo la ilusión de luchar juntos y forjar un mejor futuro. Alguien dirá que eso es fácil al principio, el problema es cuando se da por muchos años y no se ve para cuando deje de haberlos, pero lo que quiero señalar es que la limitación de recursos no impide disfrutar muchos momentos ni ser felices. Se que influyen las circunstancias pero también la actitud que tomemos en cualquier momento.


Muchos venimos de familias humildes y vimos el esfuerzo y ejemplo de nuestros padres para formar y sacar adelante a su familia, así que ahora nos toca a nosotros formar y luchar por la nuestra con una buena actitud.


Así que no desistamos y sigamos haciendo el esfuerzo con optimismo, valorando todo lo bueno que tenemos, agradeciéndoselo a Dios, a la vida y a todos los que nos ayudan todos los días. Sigamos haciendo todo lo bueno que consideremos necesario y evitemos lo malo. No condicionemos nuestras atenciones ni nuestro cariño. Aprovechemos a la adversidad para mostrarnos si nuestro amor, fortaleza, valores y principios son sólidos o solo convenencieros o superficiales o solo consecuencia de un contrato.


109-257 18 de ABRIL

La naturaleza nos ha procurado un instinto para preservar la especie humana.y desenvolvernos en la vida A partir de ahí, hay un momento en nuestra vida, particularmente durante nuestra juventud que nos empezamos a interesar por las personas del sexo opuesto. A veces alguien se preguntará ¿Por qué y cómo nos enamoramos la primera vez?


Buscamos a alguien que nos guste, que nos interese y a la vez a quien le gustemos y simpaticemos, que se interese por nosotros, que nos comprenda, que nos escuche, que quiera compartir sus vivencias, a quien le agrade nuestra compañía. Buscamos la compañía de otros. Y a la vez «buscamos al otro de cierta manera exclusivo nuestro».

No pensamos mucho en los defectos del otro, «simplemente sentimos y reaccionamos positivamente ante su presencia». Instintiva o medio concientemente nos enamoramos. Mostramos interés y el gusto por el otro, lo demostramos con detalles; tenemos atenciones para el otro; somos cariñosos; queremos, buscamos y mostramos una exclusividad por el otro. Todos o muchos de los gustos o intereses del otro nos interesan, los aceptamos sin más o nos mostramos muy accesibles. Queremos estar siempre con nuestra pareja.


«Normalmente no criticamos, no evaluamos, no cuestionamos». Vemos lo bueno de la pareja y casi no nos fijamos en sus defectos o no le damos importancia. Al estar frente al otro, no nos interesan mucho sus circunstancias: su familia, sus amigos, sus gustos, sus resultados, etc., mostramos lo mejor de nosotros mismos, queremos quedar bien con el otro para conquistarlo, para hacerle ver que valemos como personas.

Alguien dice que durante el enamoramiento somos hipócritas, que no nos mostramos como realmente somos, que fingimos ser lo que no somos. Aún cuando hay personas que así pueden actuar, pienso que, más bien, queremos mostrar «nuestro mejor» yo para agradar, para conquistar; queremos sentirnos atractivos, deseados, valiosos ante los ojos del otro. Reafirmamos nuestro valor por el amor que el otro nos brinda. El enamoramiento es el principio del amor y después hay que aprender a cultivarlo, agrandarlo y conservarlo. Y aunque también por ciertas circunstancias y distorsiones hay sufrimiento, dolor e incluso tragedias, es natural y bello enamorarnos.

110-256 19 de ABRIL

Es muy normal que la mayoría pensemos y busquemos la felicidad y como un principio de vida establezcamos que todos queremos vivir en paz, sin problemas, queremos lo que es justo, lo que es honesto, nos molesta el autoritarismo, lo ventajoso, la presunción, la altanería, la grosería. Nos desagrada todo lo que es negativo. Pero también en algunos casos y al mismo tiempo, buscamos obtener el beneficio inmediato con el mínimo esfuerzo y, a veces, sin importar los medios.


Sabemos que todo requiere la participación inteligente y razonable del hombre, todo tiene un precio, todo requiere un esfuerzo, todo requiere tiempo. Cada uno tenemos la responsabilidad de buscar el cómo satisfacer nuestras necesidades, pero esto no debe implicar el que afectemos a los demás, a la naturaleza o al orden establecido en la sociedad.

Es bueno darnos cuenta de la diferencia existente entre un comportamiento negativo y uno positivo, que tomemos mayor conciencia para que impere el positivo, que establezcamos normas claras para lograrlo. «Lo mejor se logra cuando le damos prioridad a los principios y valores por encima de la conveniencia». Este enfoque en ocasiones nos podrá afectar pero a la larga nos beneficiará a todos.

111-255 20 de ABRIL

Sé que no hay que ser indiferentes, que hay que comprometerse en el proceso de cambio, pero, en algunos casos, suponemos tener los medios suficientes para lograrlo y nos vamos por el camino de la guerra civil, de la revolución, de la guerrilla, en general de la violencia. Es desalentador que las cosas no cambien en favor de una sociedad más justa, más equitativa, más pacífica, más fraterna; pero también, y afortunadamente, en algún momento se suscita, en algunos, el deseo de hacer algo para obtener mejores resultados.

Actualmente «habría que cuestionarse sobre qué tanto logra la violencia». Las intenciones y los esfuerzos pueden ser encomiables pero aquí habría que detenerse y ver los resultados: destrucción, muerte, violencia, desorden, inseguridad, miedo, terror, odios, venganzas, a veces mayor pobreza y muchas injusticias. ¿Valdrá la pena todo esto?

Porque al ganar la oposición forzará a los demás a vivir conforme sus nuevas reglas y los otros ahora se harán oposición y sin madurez política buscara hacer quedar mal al otro. Por mucho que se diga que se usa la fuerza de los ideales o del pensamiento, si al final se impone la fuerza de las armas, difícilmente habrá un convencimiento razonado. Sin duda, no es todo el pueblo el que se involucra, casi siempre, un grupo minoritario asume un liderazgo o su autoridad para imponer sus ideas a los demás.

«Y aun cuando a la democracia le falta mucho camino por recorrer. porque al pueblo le falta mucho para involucrarse concientemente en la política, considero que es la única forma en que se pueden lograr los cambios de manera pacífica e inteligente».

112-254 21 de ABRIL

Reconociendo que el sufrimiento impacta la vida del hombre y por lo mismo es tema vital de su creatividad, no me gusta el hecho de que muchas de las letras de nuestras canciones hablan de amores perdidos, de despecho, de engaños, de burlas, de ofensas, de amores imposibles, de deseos de venganza provocados por el despecho o el coraje, de deseos de que nuestra anterior pareja no sea feliz con otra persona, de asegurar que le será imposible olvidarnos, de que sólo con nosotros gozaron del amor, de que fuimos los primeros en gozar de ciertos placeres. Todos estos enfoques los considero ciertos, inspiradores de canciones y sentimientos, pero a veces también ofensivos o enfermizos.

Una relación de pareja es una etapa muy importante y enriquecedora en nuestra vida y más cuando es para toda la vida. En todo momento valoremos y fortalezcamos esta experiencia, cuando haya problemas hagamos todo lo posible por encontrar buenas soluciones; con amor y buena voluntad salvemos esa relación, pero cuando no es así, tomemos nuevos caminos, «no quedarnos viviendo en el pasado».


No podemos permanecer revolcados en actitudes negativas que a ningún lado nos llevan, ni aferrarnos a algo que ya no es posible, tampoco queramos obligar que el otro nos quiera, menos rebajarlo queriendo recuperar nuestra autoestima, causando lástima para obtener un poco de atención. Solo recordemos que si lo que queremos es amor, este no se logra con abuso de la fuerza, falsedades o de supuestas debilidades.

Se que las situaciones y sentimientos negativos producto de la terminación de una relación, definitivamente no es causa de felicidad, nos lastiman y requieren que hagamos algo. Busquemos hasta donde nuestra madurez y las circunstancias nos los permitan, actitudes y actividades positivas, busquemos a nuestras amistades para que nos escuchen y nos ayuden a irlas superando e incluso busquemos la oportunidad de conocer otras personas. Y así nuestros dolores y sufrimientos serán cosas del pasado y las posibilidades de felicidad se incrementarán y entonces volvamos a componer canciones donde se combine bonita música y letras más motivadoras.


113-253 22 de ABRIL

Una posibilidad enorme de felicidad que muchos seres humanos pueden experimentar y quisiéramos que fuera de manera conciente y responsable es la capacidad de ser portadores de vida, que es increíble y maravillosa.

Cada quien está en su derecho de buscar y disfrutar su propia felicidad y una manera de alcanzarla es el matrimonio. Cuando por medio de éste ejercemos esa capacidad de dar vida, también adquirimos la responsabilidad y el compromiso de velar por el desarrollo de esa nueva vida.

Hay que crear las mejores condiciones en el hogar, en la vida de pareja, en nuestra propia persona, para que el bebé reciba lo mejor y tenga un buen desarrollo. Desde que el bebé se gesta y crece en el vientre materno el ambiente que le rodea influye determinantemente sobre él; para bien, si lo que percibe a su alrededor es amor, atención; para mal si lo que le rodea es rechazo y poco aprecio. Si los mayores, a pesar de los años seguimos requiriendo atenciones, imaginemos cuánto más necesita un niño que en su fragilidad, al inicio de su vida, depende de los cuidados de otros.

Así que todo lo que hagamos o dejemos de hacer, todo lo que aquel pequeño reciba de nosotros influirá en su educación. Bien dice la sabiduría popular que «la educación se mama», queriendo dar a entender que desde que se nace empieza.la educación, sino es que desde antes. Conforme siga creciendo hay que ir inculcándole valores morales y normas de comportamiento, después seguirá la escuela donde los reforzará y complementará. Una mayor escolaridad normalmente genera mejores opciones, mejores condiciones de vida y mayor conciencia. Todo ambiente influye en el hombre pero «la base debe ser lo que se aprende en el propio hogar», no hay que dejarles todo a los demás, a la escuela, o al gobierno.

114-252 23 de ABRIL

En todos los campos del conocimiento y de la actividad humana siempre ha habido revolucionarios o evolucionarios, gente que se mueve más rápido que los demás, con inquietud de cosas nuevas o diferentes, con mayores capacidades, con mayores conocimientos, con mayor conciencia.

Y aun cuando el potencial del hombre es enorme, se sabe que la mayoría sólo ocupamos una pequeña parte de él. Considero que gran parte de los seres humanos somos gente conservadora, que nos adaptamos a las condiciones de vida que existen y, por tanto, nos cuesta trabajo cambiarlas. No queremos problemas, deseamos vivir tranquilos. Los adelantos tecnológicos nos crean más y mejores opciones, pero también nos pueden causar problemas, sobre todo cuando no podemos adquirirlos; incrementándose nuestras necesidades y, al no satisfacerlas, aumenta también nuestra inconformidad. En ciertos casos se crean problemas éticos, legales o de conciencia.

«Todos cumplimos una función o podemos hacerla en bien de la humanidad, en el nivel y en las circunstancias en que nos encontremos». «Los avances tecnológicos, sociales, culturales no se pueden detener porque abren o pueden abrir nuevas posibilidades para el mejoramiento de las condiciones de vida para todos». Seamos abiertos con todo lo nuevo, pero, al mismo tiempo, cuidadosos para determinar si es bueno, porque no por ser nuevo es bueno.

115-251 24 de ABRIL

Reconozco que cada persona tiene sus propias ideas, su particular percepción de la realidad. Por eso, las soluciones que podamos proponer ante ciertas problemáticas, seguramente, serán diferentes, pero con la confianza de que estarán motivadas por una buena intención. Cada quien tendrá el compromiso de promoverlas y aplicarlas.


Hay problemas que son tan grandes que requieren la participación de muchas voces y de muchas manos, unidos en un esfuerzo común. Pero, si por diversas circunstancias esto no es posible, cada quien, en su campo de acción o de influencia es necesario y conveniente que se atreva a actuar.

Es cierto que el gobierno tiene mayor responsabilidad respecto a la búsqueda de soluciones a los problemas del país, esa es una de sus tareas fundamentales; sus recursos, su campo de influencia son mucho mayores que los de cada individuo. Pero no podemos evadir nuestro compromiso personal, el verdadero progreso implica que todos, individuos o grupos, participemos, sea en una labor concertada de apoyo a los esfuerzos gubernamentales o de manera independiente.


Seamos críticos de la actividad pública, pero también reconozcamos los avances. Analicemos los problemas, pero asumamos nuestra responsabilidad.

116-250 25 de ABRIL

Buscamos explicaciones a nuestras inquietudes y deseos de conocimiento y parece ser que siempre existirá la dualidad de valores y condiciones en las sociedades y en el hombre. Riqueza y pobreza, salud y enfermedad, justicia e injusticia, buenos y malos, construcción y destrucción, participación e indiferencia, claridad y confusión, orden y caos, amor y odio, luz y oscuridad, etc., como si todo esto fuera inherente a la condición humana. Y aun así, tenemos que definir un gran ideal, un deseo ardiente de felicidad, para que nunca desistamos en la lucha por una mejor vida.

A lo largo de la historia humana, siempre ha existido un anhelo de superación. Cada día el hombre se hace más conciente de sus posibilidades y potencialidades, cuando las ve con claridad puede alcanzar eso que quiere.


Siempre se ha visto que la evolución material es palpable, hoy tenemos más comodidades, más medios para satisfacer nuestras necesidades, mayores recursos para resolver nuestros problemas, y aun cuando no siempre hemos gozado de estos beneficios, sabemos que están ahí y que generan satisfacciones.

Pero, tristemente, constatamos que aun cuando millones de personas pueden acceder a estos bienes, muchas más no lo han podido hacer. Tenemos que buscar alternativas porque en el mundo hay demasiada pobreza, injusticia, desigualdad, demasiados vicios y delincuencia, demasiada violencia.


«Demasiada capacidad, demasiados conocimientos, demasiada riqueza, pero no siempre para bien del hombre».

117-249 26 de ABRIL

Para el ser humano es difícil o no es fácil evitar la violencia. Se requiere mucha disciplina y mucha conciencia. Sabemos que la violencia genera violencia.


Cuando nuevamente pensamos en lo que Cristo dijo, que si nos pegaban en una mejilla, deberíamos poner también la otra, consideramos casi imposible llevar a la práctica esta enseñanza, por que, normalmente, reaccionamos instintivamente ante la violencia. Y cuando nos enseñó la segunda gran lección del amor: amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, especialmente a los enemigos, nos complicó la vida.


Gandhi como ya lo habíamos comentado, enseñó y practicó la resistencia pacífica, obteniendo la independencia de su país. Cuando no tenemos problemas nos emociona recordarlo, pero en circunstancias menos propicias tampoco consideramos fácil esta actitud, ni llevarla a la práctica en nuestra vida.


Criticamos o protestamos cuando los demás ejercen violencia -sobre todo cuando perdemos o nos afecta-, pero cuando somos nosotros los que la practicamos, nos justificamos; en ese momento, decimos que somos humanos y que cada una de nuestras actitudes, palabras y acciones tuvo su razón de ser y en otros casos nos quedamos tan campantes como si la violencia fuera lo más normal del mundo, sobretodo cuando ganamos u obtenemos alguna ventaja.


Y aun cuando no sea fácil o sencillo, no permitamos que la violencia nos domine, porque desgraciadamente muestra lo peor del ser humano. Reflexionando, nos daremos cuenta de que a nadie le gusta ser victimas de la violencia. Busquemos mejores modelos de comportamiento. Tratemos todos los días de ir creando y viviendo la cultura de la no violencia.


118-248 27 de ABRIL

Pongamos atención cuando tantas experiencias y circunstancias adversas nos van haciendo más desconfiados. Estas vivencias negativas, si no se encauzan pueden provocar grandes conflictos. Por un lado, pueden disminuir nuestra autoestima, la confianza en nosotros mismos, por otro lado pueden hacernos perder la confianza en los demás, convirtiéndonos en seres retraídos, indiferentes, cerrados o rígidos.

Respecto a lo primero, cada quien tiene que hacer un esfuerzo constante para ir mejorando sus capacidades y habilidades, autoanalizándose para mejorar las cualidades y superar o eliminar los defectos. Esto no es sencillo, pero tampoco es imposible. Observando a gente cercana podemos darnos cuenta de cómo han ido cambiando, en muchos casos para bien, alcanzando éxitos materiales o el reconocimiento por sus buenas acciones; y para mal, decayendo y degradándose. Generando felicidad o infelicidad. Procuremos hacer lo uno y evitemos lo otro.

En cuanto a perder la confianza en los demás, seamos cuidadosos y reconozcamos que hay gente que tiene cualidades y hace cosas buenas. Si negamos esto quizá es tiempo de «cambiar de aires» y conocer otros ambientes; según mi experiencia puedo decir que «no podemos afirmar que vivimos entre sólo gente deshonesta, degenerada, viciosa, corrupta o delincuente». Claro que los hay; desgraciadamente, esta gente mala es más visible, hacen más ruido, hacen uso de cualquier medio porque nada los detiene para hacer lo que quieren, hacen uso de la violencia, captan más fácilmente la atención de los medios de comunicación, por eso se notan más.

Siempre tendremos oportunidad de ver y conocer a gente de bien, gente trabajadora, que se preocupa por su familia, que convive con sus amigos, que se compromete con buenas causas: la mayoría. Mi experiencia me dice que hay malos, pero son más los buenos, no perfectos; y se me hace difícil pensar que haya sido pura suerte la mía, porque lo he constatado en lugares pequeños o en la grandes ciudades. Al nacer el hombre es un libro en blanco y con una buena educación actuará adecuadamente, pero muchos por falta de ella dificultan su caminar. AsÍ que «confía en ti y sigue confiando en el hombre».

119-247 28 de ABRIL

La otra cara de la moneda en cuanto a la solidaridad es el tomar en cuenta la responsabilidad y el libre albedrío de la gente que se pretende ayudar. No debemos ni tenemos que resolverle todos sus problemas. Entendamos sus circunstancias, procuremos crear mejores condiciones. «No seamos indiferentes pero tampoco nos adueñemos de los problemas de los demás», cada quien tiene que interesarse, primero, por sus propios problemas, adaptándose a su realidad y a la vez buscando soluciones. La solidaridad debe ser complementaria a la acción personal de cada quien.

La ayuda permite a la persona resolver una situación inmediata y fuera de su control, donde esté de por medio su supervivencia y la satisfacción de un mínimo de necesidades o mejore su desarrollo personal o familiar. Pero tampoco debemos acostumbrarnos en general a vivir de ayudas, dependiendo siempre de los demás, como en todo, hay excepciones válidas y entendibles.

Y a la vez en otros casos, que los demás no nos manipulen, ni nos chantajeen con sus necesidades, más cuando en esta época se ha creado toda una industria de la mendicidad o de una distorsionada solidaridad. Sin abusar de los demás porque tengan necesidades o debilidades, en nombre de una supuesta solidaridad. Ser irresponsable no es un derecho. La libertad va acompañada de la responsabilidad, de otra manera, se distorsiona en abuso y a veces incluso se llega a la prepotencia, como si la necesidad pemitiera exigir.

Se asume un compromiso porque uno lo quiere, no por una obligación que la sociedad o un grupo establece. Pero ya aceptado el compromiso si debemos responsabilizarnos de cumplirlo.


Finalmente «la solidaridad es compromiso pero también es satisfacción». Compromiso, porque a veces se requiere nuestro apoyo, y satisfacción porque la obtenemos al brindarla.

120-246 29 de ABRIL

Cuando estás muy enfermo y no ves para cuando recuperar tu salud; cuando tienes hambre y no tienes qué comer; cuando los problemas y compromisos te agobian y no tienes una manera clara de resolverlos; cuando estás solo y ningún ser querido se interesa por ti; cuando estás rodeado de gente pero eres un cero a la izquierda para ellos; cuando te amaron tus seres queridos pero ya murieron; cuando te esforzaste por lograr algo más y las limitaciones son tu destino; cuando intentaste formar un buen hogar y ahora cada quien egoístamente vive por su lado; cuando gozaste de mejores condiciones y ahora es poco lo que puedes disfrutar; cuando has ido envejeciendo y te sientes inútil; cuando amaste con todo tu corazón y éste fue defraudado; cuando perdiste tu trabajo y ahora no sabes qué hacer, entiendo lo difícil que es mantener alguna esperanza.

Si tu vida o tu momento es difícil o desesperado piensa que será más difícil si pierdes la esperanza, lamentándote por lo que no tienes, amargándote por lo que no hacen los demás. El hombre lo único que no debe perder es la esperanza. Sigue luchando, busca algo por qué vivir; repítete que eres y considérate valioso; maravíllate de las bellezas de la naturaleza; haz nuevos amigos, interésate por los demás, procura ayudar a alguien, siempre hay quien lo necesita; recapitula tus buenas cualidades, logros y experiencias; esfuérzate por enumerar todo lo bueno que tienes y sobre todo, agradécelo todos los días a Dios y a todas las personas que te han dado su ayuda; recuerda con gusto a la gente que quieres o has querido; busca y pide ayuda, pero no la exijas, la oración constante te puede ayudar, hay tantas actividades que puedes hacer, usa tu creatividad e imaginación.

121-245 30 de ABRIL

Considero que pocas personas pudieran negar la afirmación de cuanta alegría y cuanta felicidad nos proporcionan los niños y a la vez cuanto compromiso. Cuando muy pequeños su inocencia, su candor; conforme van creciendo sus sonrisas, sus gestos, cuando buscan protección y se nos pegan al cuerpo, cuando requieren nuestros cuidados, cuando empiezan a balbucear y nos emocionamos al intentar interpretarlos; cuando empiezan a dar sus primeros pasos, cuando nos dicen mamá o papá, cuando corren a abrazarnos. Los niños nos asombran, realmente son una maravilla. Nos permiten darles amor, somos útiles para su vida. Tan importante nuestra presencia en sus vidas y tan importantes la suya en la nuestra.

«Qué fortuna ser capaces de darles vida y qué afortunados porque ellos nos dan más vida». Una casa con niños es un lugar lleno de alegría, de gritos, de juegos, una luz danzando constantemente. Sus porqués nos asombran, y a decir verdad a veces nos cansan, nos incomodan, ¿será porque nos hacen concientes de nuestra ignorancia o de nuestra impaciencia?

Los niños nos hacen ser padres, abuelos, tíos, hermanos, primos, padrinos, ¡qué bella manera de definirnos, de darle mayor sentido a nuestras vivencias diarias! Reproduzcamos en nuestra vida y concientemente su inocencia, su sencillez, su alegría, su curiosidad, su vivir el momento. Con razón nos han enseñado que «para entrar al cielo hay que volver a ser niños». Felicidades y gracias… a todos los niños que nos permiten recordarnos que son y somos una maravilla.
















































MAYO



Que bueno sería que todos hiciéramos lo necesario o que sigamos intentándolo para vivir en mejores condiciones, para que el ambiente en que coexistimos sea mejor. Procuremos tomar conciencia de ello, comprometiéndonos a hacer algo todos los días, y compartiendo esa inquietud a los demás. Hagamos lo bueno y evitemos lo no tan bueno. Si todos hacemos el esfuerzo se facilitarán las cosas, si no fuera así, aun sabiendo que lo que hacemos no es suficiente para transformar el mundo, hagamos nuestra parte. Es bueno insistir o saber que tenemos libre albedrío, cuando pensamos, cuando decidamos, cuando nos expresamos y cuando actuemos seamos congruentes y responsables con esa capacidad que sólo el hombre posee. Vamos, perseveremos, nunca, nunca nos rindamos, mientras tengamos vida agradezcamos y con intensidad disfrutemos todo lo que en ese momento tengamos. Y sigamos luchando para que en todo sentido, la abundancia plena inunde nuestra vida. Por que la capacidad de dar vida y la vida son maravillosas.


















122-244 01 de MAYO

Ahora más que nunca se requiere la fortaleza que da la unidad, imposible que cada quien jale por su lado, imposible la fuerza sin la cohesión y a la inversa; se necesita encontrar intereses comunes, compromisos que enlacen su mutuo bienestar. Los empresarios y los trabajadores son generadores de riqueza, y se enfrentan al cambio, a la competencia, a la tan conocida globalización; tendrán que hacer uso de todos sus recursos, de sus talentos, del conocimiento y de la tecnología.

El momento requiere el aprovechamiento máximo de los recursos, que la creatividad envuelva sus vidas, sus productos y servicios; que haya compromiso en sus funciones; que haya respeto en todos los ámbitos; que haya la capacitación y el desarrollo constante; además, repartición conciente de la riqueza y utilidad generada. Y, por lo mismo, también se requiere que los valores morales prevalezcan, pues donde esté el hombre, ahí se requieren. La generación de riqueza, el avance tecnológico, el desarrollo del hombre, los medios congruentes con los fines, el hombre integrado plenamente a la naturaleza, todo amalgamado con los principios y valores.

No se tiene que dejar la felicidad y el bienestar del hombre a las leyes del mercado sin compromiso social, el avance tecnológico sin valores éticos, el desarrollo personal sin conciencia. Si sólo nos dejamos llevar por el egoísmo, por la conveniencia, por la moda, por las circunstancias, nunca alcanzaremos un desarrollo completo e incluso, llegaremos a nuestra propia destrucción.


Con buena voluntad transformemos las utopías en sueños, y estos en intenciones, metas y acciones. Mucho se está logrando positivamente aún cuando falta muchísimo por lograr. Antes de repartir la riqueza es necesario generarla. Que nuestra vida sin importar circunstancias refleje conciente e inteligentemente esa voluntad y recordemos que el paso que demos puede significar la trascendencia, como cuando el primer hombre al dar el primer paso en la Luna, expresó: «un pequeño paso para el hombre y un gran paso para la humanidad».

123-243 02 de MAYO

Como individuos, como pareja y como familia, la mujer y el hombre tienen su lugar y su razón de ser. Resulta increíble y maravillosa la capacidad que tiene la mujer para dar vida. Este misterio la acerca a lo divino y por lo mismo la mujer como madre es parte fundamental del hogar. Primero por factores biológicos y después se aúnan los sicológicos y espirituales.

Desde el momento de la gestación se va creando un vínculo esencial entre madre e hijo, que perdurará durante toda la vida. En muchos aspectos los padres tenemos que aceptar con naturalidad que los hijos tengan mayor identificación con la madre, más cariño, más comunicación, más confianza; y, a la vez, que en la madre haya mayor amor, interés y preocupación por los hijos. Desde el vientre se fue creando esa relación fortísima; el hijo es más de la madre que del padre.

Es vital para un buen desarrollo que los hijos reciban los dos cariños, y si el caso se da, es preferible que los hijos estén con su madre. Que bueno que la mujer quiera desarrollar, o esté desarrollando y aporte todas sus capacidades fuera de casa. Pero también es fundamental que la mujer tome conciencia de su gran influencia, del papel que desempeña en la educación de los hijos y por ende en la formación de la sociedad.

124-242 03 de MAYO

A sabiendas de que el presente es el único tiempo que podemos realmente vivir, tenemos que reconocer que es importante la capacidad del ser humano de ubicarse en el pasado, el presente y el futuro. Cada tiempo cumple una función.

Ya lo dijo el escritor francés Víctor Hugo, si Dios hubiera querido que viéramos constantemente hacia atrás nos hubiera ubicado los ojos en la parte posterior de la cabeza. Esta referencia viene a cuento por que a veces podríamos asociar atrás con el pasado y el pasado nos puede servir de referencia y enseñanza para vivir el presente. Cuando recordamos, revivimos sentimientos y situaciones pasadas. Dependiendo de la situación recordada podemos sentirnos bien o no, llorar o reír. Pero seamos muy cuidadosos porque en ese recuerdo hay un impulso que puede ser positivo o negativo, que, o nos hace crecer o nos destruye.


Que increíble y bella esa capacidad de conservar y recordar vivencias pero, aun así, no es saludable querer vivir sólo en el pasado por muy bueno que haya sido. Cuando creemos que no hay futuro y que el presente es muy ingrato, quizá es lógico el que busquemos refugiarnos en el grato pasado, pero lo mejor es seguir insistiendo en vivir el momento presente, insistir en encontrarle un sentido, encontrar amigos y alegrías, encontrar momentos para compartir experiencias.

Por eso, cuando mires hacia atrás que sólo sea para recordar a los amigos y a toda la gente que te ha querido, reviviendo todas las cosas gratas que has vivido; y cuando no sean tan gratas, sólo sea para aprender de ellas.

125-241 04 de MAYO

Las normas y leyes son el marco de referencia dentro del cual nos movemos. Pero muchas veces rechazamos o no somos concientes de ellas, o son parte de nuestra vida, de manera inconsciente, casi instintiva, o hacemos uso de ellas según nuestra conveniencia; o muchas veces no las respetamos, pero exigimos que sean cumplidas por los demás.

Dependiendo de las circunstancias, de las personas o de nuestro humor somos más o menos tolerantes. A veces somos tolerantes al aplicarlas sobre nosotros mismos y exigentes para que los demás las cumplan; en otras somos exigentes para aplicarlas y tolerantes con los demás.


El ser humano tiene la capacidad para analizar y usar lo abstracto y lo concreto; y dependiendo de nuestra educación desarrollamos a veces más lo concreto y en otras más lo abstracto. Las definiciones de las normas, a veces son claras y en otras un poco subjetivas, pero éstas nos son indispensables en este mundo, aunque no siempre las percibimos necesarias, por eso se nos complica aceptarlas, aplicarlas y respetarlas, cuando sea así pensemos en una sociedad donde cada quien haga lo que quiera sin respeto a ninguna ley o norma.

En cualquier ambiente que vivamos las normas y leyes están presentes, sea que estemos concientes o no de ellas, que las aceptemos o no. A veces nuestra propia rebeldía, inconformidad, frustración, infelicidad o la falta de comprensión y amor nos hace rechazarlas radicalmente. Pero siendo razonables podemos afirmar que «el hombre no necesita la anarquía». El desorden y el caos no son buenas formas de vida.

Y si el orden establecido no genera bienestar, hay que transformarlo y si para hacerlo hay que cambiar normas o leyes, pues también hay que hacerlo de tal manera que le dé al hombre mayores certidumbres y mejores satisfacciones, pero siempre dentro de ese marco de referencia.

126-240 05 de MAYO

En aquellos momentos en que tu estado de ánimo no sea el mejor, en que los resultados no sean los que esperas, o estos no vayan de acuerdo a tu esfuerzo; cuando te sientas derrotado o inadecuado, cuando no sabes o no estas seguro de hacia donde ir.

Sigue haciendo lo que estás haciendo, no te quedes en la cama o quédate sólo unos minutos para redirigir tu pensar en que las cosas mejorarán, piensa en todo lo que posees, agradece eso que tienes; sal a recorrer las calles de tu colonia, no arrastres los pies, alza tu cabeza, respira profundo; esfuérzate por ver las bellezas que te ofrece la naturaleza o tu comunidad, ahí donde estás, observa una planta, los árboles, los animales, las nubes, el cielo, percibe el viento, el sol o la lluvia; procura acercarte y hablar con la gente, procura alegrarte por las cosas buenas que los otros tienen; si tu gente cercana está contigo, adelante, o «revive tus pequeñas o grandes victorias personales». Solo permítete algunos momentos de debilidad, no te engañes ni quieras engañar a los demás de cual es tu verdadera situación, actúa con firmeza y naturalidad, que no te importen tus fracasos sino que eres capaz de seguir intentándolo.

Busca y rebusca en ti y fuera de ti, aunque en ese momento no estés dispuesto a aceptarlo, eres una maravilla y vives en un mundo lleno de maravillas, aprende a verlo. Siéntete afortunado de estar vivo, sigue luchando, seguramente de una manera u otra tu vida mejorará. Dale tiempo al tiempo. Y aún cuando buscas buenos e inmediatos resultados, la lucha y el esfuerzo también te dan satisfacciones. Mantén en mente lo que quieres o te gustaría. Mantén vivos tus sueños. Día vivido es de alguna manera día ganado. Así que recuerda: «Nunca fracasa quien se levanta y sigue luchando».

127-239 06 de MAYO

Mantengamos siempre la esperanza. Esperemos siempre lo mejor por que es importante tener ilusiones. Pero a veces aun con la esperanza, el resultado no siempre lo alcanzamos de inmediato. ¿Dudamos en lograrlo? ¿La duda es realista? Recordemos que la duda quita fuerza al impulso de lograrlo, puede incrementar nuestra percepción de nuestras incapacidades y defectos, influye creando condiciones adversas al éxito.

Nuestra ilusión puede estar basada en algo real, en nuestros logros anteriores, donde nos vemos fuertes, seguros, persistentes, aunque reconozcamos que no siempre hayamos sido contundentes. En términos más o menos amplios requerimos para lograr algo: metas, conocimientos, relaciones, recursos de diferentes tipos, sentimientos, actitudes y todo esto tenemos también que considerarlo. Sufrimos, batallamos, pero poco a poco se van dando resultados favorables; esto alienta las esperanzas de un camino más grato y de un mejor resultado. Pero cuando no es así, ¿será mala suerte? ¿Qué factores nos han afectado?

A pesar de que haya obstáculos, no dejemos de pensar en que lograremos lo que queremos, sólo es cuestión de mantener la meta y el esfuerzo, dándole el tiempo suficiente. Hay que conservar la tranquilidad y la confianza, porque somos capaces de cristalizar nuestras metas presentes y otras más. Quizá cuando descubrimos que las cosas no se dan como las planeamos viene un poco de inquietud y al final como un nudo en el estómago. Podemos pensar: No es posible, ¿Qué nos faltó? ¿A quién le echamos la culpa? ¿Qué podemos aprender? aunque puede resultar que ya no queremos aprender, porque ya quisiéramos alcanzar nuestra meta.

Mantengamos el objetivo y el esfuerzo, en algún momento seguramente obtendremos el resultado que buscamos o un buen resultado. Sigamos perseverando, pase lo que pase, porque «no podemos matar nuestra propia esperanza o mientras sigamos con vida tendremos que seguir luchando».

128-238 07 de MAYO

Tomando en cuenta sus necesidades, el hombre busca satisfacerlas, entre ellas busca cariño, respeto, aceptación, formar parte de un grupo, y si encontramos una respuesta positiva, nuestro comportamiento también será positivo. La capacidad del hombre para el bien o para el mal está latente y dependiendo de cómo se le eduque, tenderá más hacia un lado que a otro.

Cuando contamos con padres, familiares, amigos, personas amables, o nuestra pareja, que nos motivan a comportarnos bien, cuando a nuestros hijos les inculquemos esos mismos valores, seguiremos creando un círculo virtuoso. Es lógico que la mayoría procedemos de familias humildes y que por medio de algo de educación, buenos ejemplos, hemos ido superando rezagos de muchos tipos. Aunque, si no cuidamos nuestro comportamiento, podemos caer en situaciones que dábamos por superadas o, incluso, en circunstancias peores.

Se puede dar el caso que las personas tengan tan arraigadas sus malas costumbres, su negativa forma de ser, que no reaccionen bien a nuestras buenas intenciones; pero, siendo constantes y pacientes lograremos pequeños cambios que nos llevarán a otros mayores. No siempre esperemos un cambio inmediato, pero sí confiemos en el cambio; y a la vez, aprendamos a tomar los mejores ejemplos de los demás para nuestro propio crecimiento.

Cuando nuestra educación y desarrollo no fueron lo mejor, también existirá la posibilidad de redirigirnos hacia el bien; si en algún momento algo o alguien nos hacen reaccionar, nos hacen tomar conciencia que hay otros tipos diferentes o mejores de vida. Por eso «es tan importante que al tratar con todas las personas que estemos en contacto, les dejemos siempre algo positivo», que las respetemos, que seamos amables, generosos, justos y si se da la oportunidad, cariñosos; atrevámonos a confiar en ellas. Que siempre haya un toque de humanidad en nuestro comportamiento, podrá ser una pequeña luz en la penumbra de sus vidas, maravillosa si además resulta transformadora.

129-238 08 de MAYO

Hay muchos intereses creados, mucha deshonestidad en gobernantes y ciudadanos, hay resistencia al cambio del mismo hombre, costumbres arraigadas no siempre buenas, creencias fundamentalistas o dogmáticas que impiden o debilitan muchos esfuerzos para encontrar y aplicar otras alternativas.

Se habla de diferentes mundos, destacan los llamados primer y tercer mundo; el segundo, el llamado mundo socialista se ha ido debilitando, prácticamente desaparecido, aunque siguen vigentes las ideas. A lo mejor habría que definir más niveles, bajo diferentes criterios, para que estén más claros los diferentes rangos de progreso o evolución para su reflexión y entendimiento.

El primero posee mejores condiciones de vida, aunque no deja de tener sus aspectos negativos. El segundo como mundo, parece que tiende a desaparecer aun cuando ciertos fundamentos de explotación e injusticia que en su momento le dieron vigencia, siguen sin resolverse y otros se han ido resolviendo integrándose a la vida cotidiana. El tercero sufre carencias de todo tipo: muy poco desarrollo, muy poca educación, mucha desigualdad; mucha explotación; mucha corrupción y mucha impunidad; en algunos casos muchos recursos pero subutilizados o mal utilizados; las luchas ideológicas por llegar al poder para crear mejores condiciones para el pueblo, a veces destruyen lo poco conseguido; no hay un ambiente de confianza para trabajar por el bien común; sólo se aspira a sobrevivir y en nombre del pueblo se mata, miles de inocentes que gimen, habiendo demasiado sufrimiento.


Adquiramos mayor conciencia de lo que está pasando alrededor nuestro y en el mundo, busquemos y compartamos mejores conocimientos, sigamos desarrollando capacidades, cualidades, habilidades individualmente y como sociedad para hacer las cosas mejor. Mucho se ha logrado pero muchísimo falta por alcanzar. Dicen los chinos que «un primer paso nos lleva a otro y éste a muchos más que nos permitirán recorrer grandes distancias». Sigamos luchando para crear un mundo donde haya paz, armonía, igualdad y fraternidad.

130-236 09 de MAYO

Parece que la mayoría tenemos normalmente mucho trabajo o muchos compromisos, pero, a pesar de ello, debemos intentar reunirnos de manera más amplia para retomar amistades y recuerdos. En la búsqueda de la convivencia con los amigos, considero que hay reuniones que son fáciles de realizar; aquellas de carácter personal, definitivamente, son más fáciles y emotivas.

Cuando hago el recuento de todas las personas que he conocido, me encuentro que aunque conservo imágenes, algunos nombres se resisten a aparecer en mi memoria, aún así no significa que no sea grato volverlas a ver. Igualmente otro problema es pensar en cómo convivir con gente con la que ahora diferimos en cuanto a los intereses, cuando generalmente buscamos a los que nos simpatizan o comparten nuestros gustos y aficiones, en esto el respeto, la sencillez, la alegría como ejemplo, nos ayudan. La intención es crear el ambiente para convivir en un futuro no muy lejano o de ser posible en lo inmediato. «Se requiere una actitud abierta y positiva con la intención de convivir y conocer o reconocer a esas personas».

Para aquel que no tenga ganas de convivir, entendemos que cualquier razón o pretexto será válido o siempre tendrán tiempo para inventar uno lógico. Y aunque estemos dispuestos a aceptar razones reales, no será válido el que nunca tengamos tiempo. Por que cuando hay interés siempre encontraremos el tiempo.

El éxito de nuestros intentos de acercamiento será proporcional al gusto y entusiasmo que cada uno de nosotros mostremos. Siempre existirá la posibilidad de pasárnoslas muy bien al ver y estar con los amigos. No cabe duda que el gusto de verlos y convivir con ellos, aún cuando en algunos casos hemos dejado de ver por varios años es muy gratificante. Se que algunos somos incongruentes con nuestra propia felicidad. Decimos querer ser felices y no hacemos nada por lograrla. Ojala estemos dispuestos a seguir enriqueciendo nuestra vida, por que la amistad nos lo permite.


131-235 10 de MAYO

Todos los días es importante la presencia de cada mamá en el círculo familiar, y es necesario que cada mujer que ha experimentado el don de la maternidad se sienta importante por lo que es y por lo que da, conciente de lo indispensable de su labor, pilar fundamental de su familia y de la sociedad. Y aun cuando en la época actual algunos sectores critican su abnegación, su paciencia, su tolerancia como pasadas de moda, no me cabe la menor duda de que estos rasgos, son valores que hay que conservar. Cada madre da esto y más, no sólo un día, sino todos los días de su vida, y el amor que imprime a cada acto es lo que ennoblece su tarea.

Recuerden que la gran mayoría de hijos respetamos y queremos a nuestras mamás. Nuestras madres son el faro y la mano que nos guían; en nuestra vida representan el amor, la ternura, el cuidado, el apoyo, el consuelo, las que siempre creerán en nosotros.


¡Mamás, son valiosas por sí mismas! Que justo y agradable que haya reconocimiento, pero si no lo hubiera, cada una de ustedes háganse conciente de todo lo que dan y que redunda para bien de su familia, de su comunidad, del país y de la humanidad. Mujer y madre sigan siendo la luz que iluminan nuestras vidas.
¡Felicidades y disfruten la reunión familiar! ¡Qué bonito si llegan todos los que esperan! Si no, donde estén, como estén y con quien estén, reciban mi respeto y admiración.

132-234 11 de MAYO

El hombre tiene y ha tenido la capacidad para resolver muchos de los problemas que se le presentan, otros muchos han quedado pendientes. Cada quien quiere hacer las cosas a su modo. Cada quien interpreta a su manera la realidad. Dependiendo de las capacidades y recursos de cada quien, los problemas se resuelven de distintas maneras o quedan inconclusos. Son muchos los factores que intervienen, afectan o influyen en un problema, en su explicación y solución. No siempre tenemos la claridad para saber cuáles son esos factores.

A ese desconocimiento o circunstancias, algunos los hacemos depender de Dios, del destino, de la suerte, del gobierno, de la comunidad, de nuestros padres y maestros, en general de otros. Porque tenemos necesidad de darle un significado, un valor, una razón, una causa. No nos gusta vivir en la incertidumbre. «Buscamos la certidumbre, la razón, el significado, la causa y los efectos».


Es muy posible que el hombre muchas veces no tenga el cien por ciento de certidumbre ante una situación o problema. Aun así tiene que vivir o tomar decisiones, y lo hace. Tiene la capacidad y las cualidades para buscar y dar respuestas y lo hace. Si ve que algunos o muchos resultados son buenos, confiará más en sus decisiones y acciones. Si no son acertados deberá buscar otras alternativas. O aceptará que la vida o las situaciones son así.y puede que no siempre sea lo mejor. Siempre en movimiento, siempre decidiendo, siempre hacia adelante.

133-233 12 de MAYO

Parto de que el amor es el deseo y la decisión de la pareja de vivir juntos, de luchar juntos, de la entrega mutua, de disfrutar la compañía, de compartir la vida. El amor está basado en la propia libertad, decisión y voluntad de los dos. A veces no entiendo a los que se quejan de perder una parte de su libertad al casarse cuando ganan o pueden ganar tantas opciones de felicidad. Siempre al decidir por una opción estamos dejando a un lado otras; seamos coherentes y congruentes.

Cada vivencia la tenemos que realizar siempre concientemente, haciéndolo todo de la mejor manera posible, para que nuestro amor crezca con el tiempo. Tenemos que aprender de nuestras experiencias presentes y pasadas, responsabilizándonos de nuestras acciones y palabras, a sabiendas de que lo correcto, normalmente, trae resultados buenos.

En su momento también es válido que se quiera recuperar a la persona amada cuando pensamos que la estamos perdiendo, que hay que hacer el esfuerzo y lo necesario para lograrlo. Si es así adelante. Sino, lo razonable, es que cuando uno de los dos ya no quiere esa relación o ya no ama, si ya no quiere compartir sus vivencias y sentimientos, ya sea que pensemos que nosotros o el otro tiene la culpa o cuando de alguna manera consideramos que ambos o incluso que no hay un culpable, por que simplemente no supimos alimentar el amor, no supimos fortalecer la relación de pareja, pues cada quien tiene que seguir un nuevo camino.


Afortunadamente mucho dependerá de nosotros; disfrutemos todo lo que nos da la vida de pareja; no permitamos que se marchite la relación, alimentémosla diariamente, impidamos caer en la rutina que aniquila; valoremos todo lo que esta relación nos ha dado o nos proporciona, sigamos valorando las cualidades de nuestra pareja, sigamos dando la ternura, el respeto, el dialogo, el deseo y la complacencia íntima y la confianza; ingredientes básicos para que se fortalezca y se disfrute el amor conyugal.

134-232 13 de MAYO

Los seres humanos tenemos el derecho a decidir qué acciones llevar a cabo y a la vez, también somos responsables de los resultados de ellas. Si hay algo que hacer, cada uno debemos llevar adelante lo que nos corresponde e incluso ayudar a otros a hacerlo. Aunque debemos estar concientes que
no siempre es nuestra responsabilidad directa ayudar a los demás.


Normalmente, es la cercanía o la afectación directa la que nos empuja a involucrarnos en las decisiones, acciones o problemas de otros y nos cuestionamos. ¿Tendremos derecho, compromiso u obligación de intervenir? Y cuando nos hemos involucrado, ¿qué nivel de ayuda debemos ofrecer a la persona que lo requiere? ¿Qué tanto debemos ayudar a gente cercana a nosotros? ¿O qué tanto los demás pueden intervenir en nuestra vida?


Un ejemplo común es la responsabilidad de los padres por atender las necesidades y facilitar el desarrollo de las capacidades de cada uno de los miembros de su familia. En este caso, a la mayoría nos queda clara la obligación y el compromiso cuando nuestros hijos son niños o jóvenes. Muchas veces nos complicamos la vida cuando intentamos encontrar el equilibrio entre la responsabilidad personal y la del otro.


En la convivencia diaria, es necesario aplicar el sentido común, combinando tu solidaridad con la responsabilidad del otro y a la vez la solidaridad del otro con tu responsabilidad. En situaciones muy específicas, la ley tendrá que intervenir con sus juicios normativos. Faltar al sentido común puede suscitar algún inconveniente, faltar a la ley puede acarrearnos un castigo.


Y aun con tantos cuestionamientos y dudas, tenemos que, hasta donde nuestra conciencia nos dicte, decidir y actuar en nuestra vida y en el bienestar de los demás. La vida no la podemos detener y esperar que tengamos todo el conocimiento, toda la seguridad y confianza y todos los recursos. Así que aprendamos a combinar el «vivamos y dejemos vivir» con el «ayudemos y dejémonos ayudar».


135-231 14 de MAYO

Mientras no exista conciencia de participación, cualquier obra está condenada al fracaso, o su consecución será más costosa y más lenta. Para empezar, cada quien tiene que hacer su labor, considerando sus capacidades y sus propios recursos, en el lugar y en las condiciones en que esté, sin olvidar que el objetivo último será ayudar a toda la humanidad, previa ayuda al otro cercano. El punto de partida, entonces, es individual, después podríamos colocar a la familia como referencia, o el grupo de amigos, de compañeros de trabajo. Estos podrían convertirse en grupos base de creación e integración de una nueva sociedad.

Por lo mismo, la educación debe ser completa y de acuerdo a cada uno de los estadios del desarrollo humano; comprendiendo el estudio de las ciencias naturales, las ciencias sociales; interesarse por todo lo que esté ocurriendo a nuestro alrededor, a través de los libros, los periódicos, la radio, la televisión y de la internet; con pláticas de más contenido y con menos chisme; pretendiéndose con todo esto, el desarrollo integral físico-intelectual-moral-social-espiritual, que nos generará una felicidad más plena.

Cada quien debe «prepararse desde hoy, asimilando todo lo que esté a su alcance en cuanto conocimiento se refiere». En nuestros días es posible alcanzar una vasta gama de conocimientos de todo tipo, y si se aprende algo, tener la conciencia de que hay que compartirlo, procurando dejar algo positivo en cada plática que se tenga y con cualquier persona. Debemos crear una conciencia del compromiso social, para desarrollar todas las potencialidades de cada ser humano. Creando, al mismo tiempo, un orden social, económico y político más justo y completo.

No solo esperemos la solución fuera de nosotros. Si algo consideramos que es bueno y útil, hagámoslo, si no, evitémoslo. Mucho dependerá de todos y cada uno de los integrantes de la sociedad. Que haya congruencia entre el pensar, decir y el hacer. Que la participación sea creativa.

136-230 15 de MAYO

Encomiable labor la de todos aquellos maestros que se interesan por los demás; que transmiten sus conocimientos para el crecimiento de otras personas; que buscan que cada quien desarrolle lo mejor de sí; «que luchan contra la ignorancia, que con el conocimiento buscan erradicar las injusticia y las desigualdades y crean mejores condiciones de vida para todos».

Siempre admiraremos a aquél que quiere y busca ser mejor persona para darse en mayor proporción, que da una palabra de aliento en condiciones adversas, que elogia los buenos resultados, que guía en base a valores morales a los corazones ávidos de nuevas experiencias, que nos enseña a confiar en nosotros mismos, que descubre el valor que tenemos y que muchas veces ignoramos. Aquél que siempre será un ejemplo de honestidad y de entrega.

Mi reconocimiento a todos aquellos nobles corazones que me hacen decir: afortunado soy, por tener padres y maestros. Y gracias, a mi querida y gratamente recordada maestra Chole, por enseñarme a leer y a escribir en mi época preescolar, bellamente nostálgica, gracias por ayudarme a ir aprendiendo a descifrar y registrar el mundo.

137-229 16 de MAYO

En todas las sociedades se establecen normas, claro me refiero a las positivas. Las normas son un marco de referencia, pues sirven para conducir la convivencia entre los miembros de la comunidad humana de manera respetuosa y justa. Por ende, si no son respetadas hay consecuencias negativas e incluso una sanción o castigo.

El hombre busca ser feliz, satisfacer sus necesidades, encontrar mejores satisfactores a sus inquietudes y deseos, dar mejores condiciones de vida a su familia; quiere un ambiente de libertad de acción, de expresión, de movimiento, de justicia, de tranquilidad; desea tener oportunidad de convivir con otros, de hacer lo que quiere, a veces no conciente de asumir las leyes y costumbres de su comunidad.

En principio se espera que el hombre se esfuerce por lograr sus objetivos, que persevere en sus convicciones e ideales. Cómo cada quien tiene diferentes fuerzas y capacidades sus logros pueden ser diferentes. Mientras estos objetivos vayan de acuerdo con lo permitido por la sociedad no hay ningún problema, cuando en su creatividad resulten novedosas considerar éticamente que no dañen a otros.


«Unos tienen fuerza económica, fuerza política, fuerza de las armas, fuerza intelectual, fuerza emocional, fuerza de grupo, fuerza de relación interpersonal, fuerza del conocimiento, fuerza física, y se hace normal el usarlas». Pero el abuso de ellas genera condiciones injustas que no son convenientes para la convivencia y para la sociedad. Tengamos cuidado porque estamos creando nuestra propia infelicidad. Por es eso es importantísimo la conciencia y el respeto a las normas.

138-228 17 de MAYO


Ama y respeta a tus padres, entiende sus esfuerzos, responsabilízate de mejorar el ambiente familiar y aprovecha la oportunidad de prepararte. Ser hijo es hacer tu diario esfuerzo para desarrollar todo tu potencial,

Es muy normal juzgar, pero ten paciencia porque, cuando tengas tus propios hijos o mayor conciencia, comprenderás lo que es ser padre. Procura darles satisfacciones a tus padres, que ellos se sientan contentos por tus logros y por tu comportamiento. No fue tu decisión ser hijo pero sí lo es ser un buen hijo.

El ser humano es feliz cuando hace felices a los demás. Recuerda que hay tiempo para todo, a veces quisieras acelerar tu proceso de crecimiento, quisieras comerte la vida a puños. Nuevamente ten paciencia, se dice que hay más tiempo que vida. «Es bueno que seas independiente pero no indiferente». Busca tu independencia pero reconoce con inteligencia tu interdependencia. Tus logros serán la alegría de tus padres, y en tus problemas o tristezas sentirás su solidaridad.


Padres e hijos siempre den cariño, respeto, tiempo, palabras de aliento, besos y abrazos. Hoy es un buen día para perdonar, para reconocer y sentirse agradecido por todo el bien recibido. Y no sólo un día, porque el año tiene trescientos sesenta y cinco días ¿Por qué querer menos si pueden disfrutar más?

139-227 18 de MAYO

En búsqueda de la felicidad, hay muchas formas de decir que el hombre tiene la capacidad y el derecho de decidir en su vida: «Creado a imagen y semejanza de Dios», «Arquitecto de su propio destino», «Ama y haz lo que quieras», «Dios lo creo con libre albedrío», «Seréis como dioses»; todas requieren reflexionarlas con madurez, la última frase lo puede llevar, de ser maravilloso y valioso a falsamente todopoderoso.

Cada día más conocimientos, más obras y acciones validan estos preceptos; cada día mayor control del universo y de su destino que nos van reafirmando el deseo y la decisión de hacer lo que queremos con nuestra vida y con la vida. Pero no tenemos que olvidar que nuestros derechos llevan asociadas obligaciones, que nuestra libertad para tomar decisiones va asociada con responsabilidades.

El hombre percibe lo absoluto, el infinito, y por lo mismo lo anhela, lo busca, lucha por ello y en muchos casos resultará encomiable este propósito; pero también tiene que darse cuenta de los riesgos y costos que esto puede implicar; si analiza la historia de la humanidad, se dará cuenta de que cualquier exceso ha tenido sus consecuencias negativas, para él mismo y para la sociedad.

El efecto o pago inmediato de muchas de nuestras acciones nos permiten ver claramente la causa, como cuando acercamos la mano al fuego y por lo mismo, determinar qué tenemos que procurar y qué evitar. Desgraciadamente, otras requieren un mayor plazo para manifestarnos sus consecuencias y, por ello, la asociación causa-efecto no la percibimos claramente: como cuando fumamos, el cáncer nos podría visitar muchos años después.


Afortunadamente, contamos con una inteligencia extraordinaria para encontrar y aplicar soluciones, sólo hace falta que la usemos adecuadamente para crearnos esa conciencia.

140-226 19 de MAYO

En nuestro desarrollo personal es necesario valorar todo lo bueno que tenemos, por que a pesar de tantos problemas que vivimos a diario, es grato darse cuenta de que mantenemos viva la esperanza cuando vivimos la solidaridad humana o tenemos momentos felices; cuando contamos con la compañía y el cariño de nuestra familia y de nuestros amigos; cuando somos capaces de maravillarnos por un nuevo día o nos emocionamos por la presencia y sonrisa de un niño; cuando seguimos interesándonos en lo que pasa a nuestro alrededor o accionamos y reaccionamos ante las injusticias y la corrupción; cuando somos capaces de agradecer todas las ayudas recibidas o elogiamos todo intento y logro de nuestros semejantes; cuando queremos aprender nuevos conocimientos o nos emocionamos de la obra humana; cuando seguimos intentando sacar lo mejor de nosotros mismos y de los demás; cuando lloramos y reímos ante las vivencias cotidianas; cuando leemos las biografías de los grandes hombres y anhelamos aprender mejores modelos de vida; cuando imaginamos y pensamos que nuestro futuro puede ser mejor o cuando seguimos confiando en el hombre y sobre todo cuando confiamos en Dios.


Significando todo ello que estamos vivos, que son y serán pequeñas y fructíferas semillas de una vida mejor y más satisfactoria. Encontremos el sentido a todas estas vivencias y agradezcamos todos los días por ello.

141-225 20 de MAYO

Es normal que cada uno de nosotros busque satisfacer nuestras necesidades, que encaucemos nuestros intereses, que se nos reconozca como importantes. Conciente o inconscientemente todo lo hacemos girar alrededor de nosotros mismos, vemos o interpretamos el mundo desde nuestra particular perspectiva. El mundo es realmente nuestro mundo, pues lo que yo veo, no lo verán los demás con los mismos ojos. Es importante conocerme a sí mismo, es importante responsabilizarme de mi propia vida. Primero me intereso por sobrevivir, esto es esencial y después por vivir, porque nadie podrá vivir mi vida.


Encontrar el equilibrio entre el interés por uno mismo y el interés por los demás, será siempre crucial; será vital interesarme por mí, el problema es cuando esto se convierte en actitud constante, trasformándose en egoísmo. Cuando la sociedad nos juzga, nos incomoda o cuando el otro quiere hacer las cosas de manera distinta, a veces se nos empieza a complicar la vida.

Cuando somos bebés dependemos totalmente de nuestros padres, conforme crecemos los obedecemos, luego también tomamos en cuenta a nuestros maestros y a nuestros amigos, después a nuestra pareja, después a nuestros hijos, a nuestros jefes y, así, seguiremos siempre tomando en cuenta a los demás, de tal manera que muchas veces nos queda poco espacio de decisión para pensar en nosotros mismos y eso nos inconforma. «La convivencia con los otros será enriquecedora en la medida en que encontremos y disfrutemos nuestro propio espacio, en que no nos anulemos ni nos anulen». Como siempre requerimos encontrar el equilibrio.

142-224 21 de MAYO

La formación cristiana, que tuvimos muchos de nosotros, nos enseña que fuimos hechos a imagen y semejanza de Dios; que por ser hombres, tenemos grandes capacidades. Lo bueno es que, a pesar de todas nuestras dudas religiosas o no creencias, el potencial ahí está; la riqueza y belleza de la naturaleza también.

Nuestro reto diario será encontrar el cómo transformar las condiciones adversas que vivimos en mejores formas de vida. No puedo aceptar que la guerra, la destrucción y la violencia sean maneras necesarias o únicas para lograrlo. Vamos llegando a un punto en que de manera pacífica y sobre todo inteligente y conciente podamos resolver cualquier situación que se nos presente o deseemos.

Vemos esa transformación en nuestra vida, en otras personas y en otras ciudades y naciones, dándonos a entender que sí es posible una renovación o creación de mejores condiciones de vida; que tomando conciencia y si nos lo proponemos podemos, poco a poco, cambiar en todos los aspectos; de lo pequeño a lo grande, de lo cercano a lo más lejano, de lo sencillo a lo complejo. «Avancemos paso a paso de la imperfección a la perfección». Obsesivos, no, simplemente es la posiiblidad de ser más felicies.

143-223 22 de MAYO

En lugares pequeños o grandes ciudades hay personas que no están conforme con su vida, la viven de manera muy limitada, podría serles útil el cuestionarlos o el cuestionarse: Si te aburres, si te queda mucho tiempo libre, si te sobra energía, puede ser por varias razones: Que no haces nada de provecho o lo que haces, lo haces con desinterés. No sabes lo que quieres o no enfocas adecuadamente lo que quieres. No estás convirtiendo tus sueños en acción o sólo tratas de pasar el tiempo. No te involucras en nada o temes hacerlo. Esperas que algo o que alguien te motive, que te descubran, te digan lo que tienes que hacer. No estás aprovechando tus capacidades, circunstancias y recursos o le estás dando más importancia a lo que no tienes. No estás usando positivamente tu imaginación o estás condicionando tu acción a mejores condiciones. Estás subestimando tus capacidades o sobrestimando las de otros o que tu capacidad está muy por encima de lo que estás haciendo y que por lo mismo debes buscar algo que esté a ese nivel, algo grande, que te haga usar toda tu capacidad, experiencia, conocimiento, energía y recursos.

Hay tanto por aprender, por hacer, por compartir, por resolver, por leer, por escribir, por jugar, por ayudar, por cambiar, por crear y tanta gente que conocer, que «parecería imposible que alguien no tuviera algo que hacer». «Busca qué quieres primero dentro de ti y más fácilmente encontrarás tu mundo y el mundo».

144-223 23 de MAYO

Aprendamos mejores formas de vida, mejores actitudes, mejores imágenes, mejores palabras que expresen lo que queremos o quisiéramos que nuestra vida fuera.

Para una gran mayoría la realidad está muy alejada de esas ilusiones, deseos, y sueños que algunas veces tenemos; eso nos hace pesimistas, o quizá realistas, frente a nuestras condiciones y planes presentes o futuros. En algunas o muchas cosas podemos vislumbrar las buenas posibilidades de creación o generación, hoy seguramente serás mejor que ayer, tendrás mayor experiencia, tendrás más amigos, más conocimientos, más confianza en ti mismo, sabrás cómo hacer muchas cosas o cómo no hacerlas, todo esto te da una idea de que estás cambiando para bien. Claro, que otras situaciones te harán pensar lo contrario. De ellas aprende y después olvídalas, no las sigas cargando, dificultan tu caminar y realmente no ganas nada con ello.

Ya no te preocupes por el hubiera, el hoy y el ahora son el mejor momento para empezar, tantas obras humanas que te permiten vislumbrar las grandes posibilidades que existen. Aunque lo que estás viviendo en este momento, es tu realidad, persevera en imaginar todo lo bueno que quieres, amplía tu conciencia, confía en que estás creando tu nueva y mejor realidad. «Todas las obras humanas buenas que ves a tu alrededor, nacieron primeramente en el pensamiento de una mujer o un hombre que se atrevieron a soñar».

145-221 24 de MAYO

Una de las causas de los problemas mundiales que aquejan al hombre, es el crecimiento excesivo de la población. Parece ser que «entre más pobreza, más ignorancia, más inconciencia y automáticamente más hijos». Estás cuatro condiciones se retroalimentan. Y a la vez impiden o dificultan el acceso a una mejor educación y a mejores condiciones de vida.


Aún con todo su potencial, el hombre difícilmente encuentra mejores respuestas en ese ambiente tan limitado. Ahí es donde se descubre importante la ayuda que se le pueda ofrecer; cualquier tipo de ayuda es necesaria, especialmente la intervención y participación de los gobiernos, pero no siempre hay congruencia entre la perfección de los discursos y programas oficiales y su puesta en práctica. Muchos recursos se gastan en crear la infraestructura institucional y tengo la impresión que no es suficiente lo que, en realidad, llega a los afectados o supuestos beneficiados.

Dependiendo de las circunstancias y problemas a resolver se requieren todo tipo de programas y la participación de todos los niveles de gobierno, grupos y ciudadanos interesados. Se habla de enseñarles a pescar antes que darles un pescado, pero en ocasiones las condiciones son tan miserables, que se hace indispensable la comida como requisito inicial para cualquier intento de rescate de la dignidad humana. Primero salvar la vida y después mejorarla.

Es realmente maravillosa nuestra capacidad de procrear, pero también lo es el compromiso de formar y desarrollar esas vidas. Tratemos de romper ese círculo vicioso: más pobreza, menos educación. Cada quien, desde donde esté, participe en la creación de una mayor conciencia individual y social, evitando la corrupción, el consumismo, la irresponsabilidad, la explotación excesiva, la indiferencia, las injusticias y la voracidad.


146-220 25 de MAYO

Cuando en nuestra supuesta pequeñez y debilidad sentimos y pensamos que es poco o nada lo que podemos hacer para resolver los pequeños y grandes problemas de nuestra vida y de nuestro mundo, «es maravilloso enterarnos y darnos cuenta que hay hombres y mujeres que a pesar de sus limitaciones y circunstancias personales decidieron o deciden salir adelante». Lo hacen por medio del estudio, del esfuerzo, de su compromiso, de su decisión, de su confianza en sí y en los seres humanos; alguien dirá que son ellos, y no nosotros, los que fueron capaces de hacerlo, pero también son ejemplo de lo que el hombre puede hacer y hace.

Claro que no somos exactamente iguales, pero el potencial siempre está latente para usarse, es cuestión de que vislumbremos posibilidades de superación y las llevemos a la práctica en toda oportunidad. Primero en nosotros mismos, después con la gente más cercana y veremos que con tiempo y perseverancia nuestra vida mejora invariablemente. Incluso si nos comparamos nosotros mismos en dos momentos diferentes de nuestra vida hemos o habremos cambiado, normalmente, para bien. Tenemos más conocimientos, más experiencia, más fortaleza, conocemos más gente. Confía en ti, confía en el hombre y confía en Dios, tu destino y tu obra serán mejores.


147-219 26 de MAYO

Que cada quien exponga sus ideas, que cada quien lleve a cabo las campañas de promoción que considere necesarias, que cada quien enarbole o apoye aquellas causas que se identifiquen mejor con sus buenos propósitos. En resumen que cada quien haga su esfuerzo, sobre todo cuando nos incomoda el que otros hagan algo que no nos parezca adecuado o suficiente.

Después de imaginar lo que queremos y de esforzarnos por concebirlo, cada quien puede seguir un camino distinto: algunos adecuándose a las costumbres y normas de la sociedad, otros alejándose de ellas, a sabiendas de que siempre «existirán pros y contras».

En el primer caso, cuando nos apegamos a la norma, podemos obtener la felicidad, el reconocimiento, las satisfacciones, pero en otros casos no lograremos darle cause a nuestros deseos e inquietudes o no de manera suficiente. Y aun cuando no siempre garantizaremos el que podamos desarrollar todas nuestras potencialidades, cuando menos es bueno que lo estemos intentando.

En la segunda postura, cuando rompemos o rebasamos la norma, podemos destruir o afectar negativamente nuestra vida o la de otras personas, pero también existe la posibilidad de crear mejores formas de vida para bien nuestro e incluso de la sociedad misma. Seamos muy cuidadosos, encauzando nuestros esfuerzos.

No siempre será sencillo determinar cual será el mejor camino para nosotros. Cada quien tiene que hacer su propia búsqueda y después su propio que hacer. Normalmente, si actuamos respetando a la vida, a la naturaleza, a las personas y a las normas, nos irá bien.

148-218 27 de MAYO

La presión de la vida moderna, el deseo o la necesidad de mejores satisfactores, nos fuerzan a que estemos activos buscando respuestas. Esta actividad es esencial en la vida del hombre, le da sentido a su vida, lo hace sentirse útil, encauza sus capacidades. ¿Quién no reconoce su importancia? Leí una frase que dice: «el trabajo crea al hombre». Dándole su justa medida lo madura, lo fortifica, lo ennoblece.

Pero también necesitamos aprender a descansar, esto es vital para la salud del hombre. En un día normal de actividad el descanso llega, normalmente en la noche y se complementa el fin de semana. Disfrutemos esos momentos con tranquilidad: dormir, no hacer nada, ver televisión, platicar, leer, es bueno; aprovechemos nuestro tiempo libre en actividades que nos sean gratas sin importar si hay un beneficio económico.

Desde otro enfoque, también tenemos que aprender a hacernos viejos. Aceptemos con tranquilidad el fin de una vida económicamente activa, ajustándonos a una pensión o al hecho de depender de nuestros hijos o de otras personas. Le hemos dado a la vida y ahora la vida nos da. Adaptémonos a esa condición; sintamos la satisfacción del deber cumplido en su momento; reconozcamos que hemos hecho nuestra parte; disfrutemos de un menor ritmo de actividad; hagamos lo que ha quedado pendiente o quisimos hacer y no pudimos por falta de tiempo, sin ninguna urgencia, de manera más tranquila, más descansada, hagamos todo aquello que esté a nuestro alcance, reflexionemos sobre la vida y sobre el hombre, y si es posible compartamos experiencias y nuestra sabiduría. Y en el otro extremo de nuestra vida, aprendamos con naturalidad a aceptar la muerte, que para unos es el descanso eterno, para otros es la vuelta a Dios. Los círculos se cierran.

149-217 28 de MAYO

Cuanta gente, situaciones, experiencias forman parte de nuestra vida, nutriéndonos. A veces se nos borran de la mente y otras aunque lo intentemos no podemos. En ocasiones, al tratar de recordar un nombre, una cara, una experiencia, nuestra memoria se resiste por algunos minutos o hasta días y, de repente, aparecen como por arte de magia.

Hace muchos años mi papá me habló desde Tuxpan, mi ciudad natal, y me encargo visitar a un señor que le estaba ayudando a hacer unos trámites en varias oficinas de gobierno, varias veces habíamos ido a su casa, así que ya lo conocía. El día que iba a ir se me «borró el casete» y no recordaba el apellido del señor; intenté recordarlo, en mi mente veía su rostro, su casa, pero el apellido nada.


Después de salir de mi trabajo, tomé el autobús y llegué a la calle General Prim, aquí en la ciudad de México. Entré a la vecindad, que era de casas antiguas, grandes, de techo alto, y me quedé un rato en el pasillo intentando recordar, se me hacía grosero llegar y no saludarlo como señor… tal. Después de unos minutos de espera sin ningún resultado, no podía quedarme toda la vida esperando recordar, un poco nervioso, decidí subir las escaleras y tocar el timbre; en el momento que sale el señor, extiendo la mano y lo saludo: «buenas tardes, señor… Garrido».

Cómo en un ejemplo simple o sencillo, nos damos cuenta del increíble ser humano. Qué maravillosa capacidad el recordar. Le da cierto sentido, nostalgia y alegría a nuestra vida. Procuremos guardar todo lo grato posible, para que todo eso después tenga la posibilidad de salir y reconfortarnos.

150-216 29 de MAYO

Todo el conocimiento adquirido a través de la observación y el estudio le ha permitido al hombre ir teniendo control y mejoras en su vida. Ese conocimiento y su aplicación se han multiplicado extraordinariamente en los últimos cincuenta años y seguirá así.

La conciencia del estudio se ha ido extendiendo en todo el mundo. Desgraciadamente, los dogmatismos ideológicos y la deshonestidad de muchos políticos y funcionarios gubernamentales y sindicales; la dañina aportación de muchos ciudadanos a la corrupción; aunado, a las desigualdades sociales, a la voracidad de otros y al explosivo crecimiento de la población han entorpecido el avance.

Pero contamos con dos factores principales para superar estos rezagos: nuestra inteligencia, su cultivo y uso, y combinado con principios morales. Tenemos que hacernos concientes de que necesitamos una buena educación, pero esta labor requiere del esfuerzo conjunto de todos o muchos de los involucrados.

No aceptemos estadísticas gubernamentales, ni conocimientos, ni títulos por decreto. Parecería que algunos quisieran que en el acta de nacimiento junto a su nombre ya apareciera especificada su título profesional. Démonos cuenta de la deshonestidad gubernamental cuando impide el reprobar alumnos en las escuelas, aunque no aprendan, con tal de maquillar cifras; cuando nos hablan de cifras millonarias en inversiones en educación, sin importar su buen uso. O de aquellos maestros inconcientes de su importante labor de formación de niños y jóvenes, que sólo buscan prebendas sindicales y personales. Tenemos que buscar mejores respuestas personales, no permitamos que nos distraigan con política, educación y diversiones chatarra.


Pero también reconozcamos aquellos titánicos esfuerzos de los gobiernos, de los miles o millones de maestros comprometidos, de inversionistas particulares primero para mantener el sistema actual de educación, aún con sus deficiencias y después para dotar de más y mejores escuelas y universidades a los millones de mexicanos ávidos de conocimientos que les permitan cambiar sus condiciones de vida y puedan hacer mejores aportaciones en bien de su familia, de su comunidad y de nuestro país.

151-215 30 de MAYO

El sentido común, y algunos dicen que es el menos común de los sentidos, es aplicar nuestra inteligencia, nuestra razón, nuestros buenos sentimientos para resolver todos los problemas o situaciones que se nos presenten. Entiendo que un mal o incompleto desarrollo personal genera muchos sentimientos negativos: envidias, rencores, egoísmo, mentiras, conveniencias, miedos y frustraciones. Todo esto nos va afectando, nubla nuestra razón, nos va creando mayores problemas, no siempre nos genera satisfacciones.

La sabiduría popular contiene frases que nos orientan: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo», «No hagas a otro lo que no quieres que te hagan a ti», «Trata a los demás como a ti te gusta que te traten», «Haz lo que es bueno para ti y bueno para los demás». Es importante el ser concientes de las veces en que hemos actuado bien, las ocasiones en que hemos recibido un buen trato o un buen resultado y perseveremos en seguir actuando bien, a pesar de que no siempre recibimos lo que esperamos de los demás.

Si consideramos el caso de los animales, estos no son malos, aunque a veces nos lo parecen, todo lo hacen por instinto, reaccionan porque de alguna perciben una posible agresión. La diferencia entre los diversos animales y el hombre, es que éste puede actuar en base a su conciencia, a su inteligencia, a su voluntad y a sus sentimientos. Así que en toda nuestra actuación se note que hay inteligencia y conciencia. Usa tu razón y encontrarás muchos motivos de felicidad.


152-214 31 de MAYO

¿Por qué somos comprensivos, pacientes, tolerantes, con los errores, debilidades, malas actitudes de unos y no con los de otros? ¿Por qué aceptamos las opiniones, injerencias, acciones, críticas de unos y no los de otros? ¿Habrá características, cualidades, habilidades que nos hacen afines con otros y eso hace que nos entendamos y aceptemos mejor con unos que con otros? ¿Son normales estas actitudes, personalidad, carácter o comportamiento? Que el hacernos concientes de ello nos permita ser mejores seres humanos y por lo mismo sea mejor nuestra convivencia.

También vemos muchos comportamientos negativos. ¿Tenemos que aceptar esta realidad o es válido buscar ser mejores? En principio tenemos que aceptar que somos diferentes en muchas cosas y afines en otras. Las afinidades crean un buen ambiente de convivencia y las diferencias pueden ampliar nuestras posibilidades de vida. Es nuestra responsabilidad, nuestra actitud y nuestra respuesta lo que determinarán mejores relaciones.


Así que, cambiemos para bien. Propongámonos encontrar todo lo bueno que tengan los demás, cada ser humano es maravilloso y valioso. Aunque en muchos casos su comportamiento empaña esa percepción, sus posibilidades positivas son enormes cuando ellos las descubren o cuando somos nosotros quienes les ayudamos a descubrirlas. Insistamos en ser respetuosos y tolerantes con todos. Sigamos buscando comprender esas diferencias y aceptémoslos en lo que no dañe a nadie. Mucho dependerá de la actitud que tomemos ante los demás y ante el mundo.




































JUNIO



Cada uno de nosotros anhelamos la felicidad y el éxito, queremos lograr nuestras metas y satisfacer nuestros gustos. Cuando lo logramos nos sentimos satisfechos, nos sentimos a gusto con nosotros mismos y con la vida. Igual sucede cuando compartimos el triunfo con los demás, cuando los hacemos partícipes de nuestros sentimientos y logros. Pero, tengamos cuidado de pensar sólo en nosotros mismos, porque caeremos en un egoísmo que limita nuestra propia felicidad. Necesitamos ser receptivos a los intereses y sentimientos de otros y celebrar también sus buenos resultados. Tan fácil hablar de equilibrio en nuestra vida, y no tan fácil vivirlo: tú y los otros y lo otro, tu interior y lo exterior, tu esencia y la trascendencia. Que bueno que seas responsable, autosuficiente e independiente, pero también busca la fuerza que da la sabiduría, para encontrar y vivir la armonía en el «amarás a tu prójimo como a ti mismo».



















153-213 01 de JUNIO

La intención al reunirnos con los amigos es fortalecer aquellos lazos que nos unen: la amistad y los recuerdos, y si se han debilitado o perdido, recrearlos. Hay que desempolvar los recuerdos, las buenas intenciones, la generosidad y la mejor intención de convivir.

Dosis masivas de perseverancia y buena voluntad son necesarias para combatir la indiferencia, la apatía, la indecisión, que son mortales para la amistad, para la convivencia y la alegría. Si queremos asegurarnos de que tendremos siempre amigos debemos tomar la iniciativa, sea compartiendo experiencias, siendo amistosos. Hay cosas que no dependen de nosotros, pero en lo que se refiere a la amistad podemos hacer mucho.

En ocasiones conservar las amistades es una labor ardua, entendemos que siempre habrá nuevos compromisos que limitarán la posibilidad de convivencia, pero sabemos que buscar y mantener la amistad nos dará y nos da muchas satisfacciones. Es determinante el deseo y la disponibilidad de reunirnos. Valdrá la pena el esfuerzo cuando veamos a todos los amigos y a las amigas; feliz momento de saludos, besos, abrazos, pláticas, recuerdos y brindis. ¡Que alegría verlos! «La amistad le da sentido a la vida».

Amigos, recuerden que sólo estamos de paso y como dijo el poeta «en vida hermano, en vida». Un recuerdo para aquellos amigos que físicamente ya no están entre nosotros, pero que siempre formarán parte del bello paisaje de nuestra existencia.

154-212 02 de JUNIO

Hay ocasiones en que aun cuando nuestras intenciones, cualidades, valores, que usamos para alcanzar nuestra metas son buenos, los resultados no son tan buenos. Así se constata que también es importante la medida, la cantidad de esos ingredientes y el momento para «agregarlos». Además hay que considerar las actitudes y las formas en que llevamos adelante esas buenas intenciones.

No seamos radicales pensando que el hombre es malo por naturaleza, que no puede cambiar, que no puede influir en su destino, que nada se puede hacer. No digo que sea fácil, ni que sea sencillo, pero de que se puede lograr, se puede. Siempre existirá o tenemos que mantener la esperanza de que todo sea mejor, de que sea para bien.

Es cierto que si la gente no quiere cambiar o si usa conductas antisociales, será menos fácil lograr la transformación de esas personas, de esas condiciones y de ese ambiente; se requiere la voluntad de los demás, pero también se requiere que las normas y las leyes se cumplan, cuando no es así se requerirá en una medida adecuada, obligar a que se cumplan, basado en el sentido común o lo que la sociedad establece: desde la casa cuando se educa, hasta el extremo cuando se cometen delitos.


Cuando una pareja, una familia, una comunidad e incluso un país actúan bajo las mismas metas y los mismos principios logran salir adelante, logran revertir situaciones injustas o inconvenientes. Cuando las condiciones son adversas debemos pensar: no es la primera vez que pasa esto y «así como ahora está pasando lo malo, también siempre está ocurriendo lo bueno».

Siempre privilegiemos la comunicación, la motivación, el respeto, la paciencia, la tolerancia, la buena voluntad. «No podemos intentarlo sólo una vez, hay que perseverar» tantas veces sea necesario o posible. Porque nuestro comportamiento tiene que estar basado en principios, valores y convicciones, no en conveniencias y lo menos posible en la fuerza para lograr las transformaciones que requieren nuestra sociedad y la humanidad.

155-211 03 de JUNIO

Demasiado miedo, inseguridad, desconfianza, odios y venganzas en nuestro mundo, son circunstancias que nos alejan cada vez más del progreso. Me parece que la mayoría de las guerras y revoluciones en la actualidad logran muy poco, es más lo que se destruye que lo que se construye, demasiadas vidas humanas, demasiados recursos, demasiado tiempo se invierte y poco lo que se logra. Y aun cuando la paz, la no violencia, el estado de derecho también tiene sus defectos y limitaciones es preferible a cualquier otro medio para lograr los cambios.

Descartemos las guerras, las revoluciones, las guerrillas, el terrorismo, las actitudes negativas de nuestra vida, que las épocas de la violencia sean cosa del pasado. Entiendo que hay gente a la que le indigna en gran manera la injusticia, la explotación, las desigualdades, que quisieran soluciones más rápidas, que no aceptan la indiferencia o la lentitud como forma de respuestas a tantos problemas.

Aun así insistamos en encontrar respuestas pacíficas. Confiemos en nuestra capacidad para el bien, para el conocimiento, para la transformación, que todos los días sean un reflejo de nuestros esfuerzos por lograr el cambio de nuestro mundo, empezando por nosotros mismos y por nuestro hogar.

156-210 04 de JUNIO

Hay un rango muy amplio de problemas y, por lo mismo, un rango de soluciones. Así que las soluciones o respuestas irán desde lo sencillo y directo hasta lo complejo; desde las que impliquen el trabajo de uno en particular o las que requieran la participación de muchísima gente; habrá soluciones que necesiten de un mínimo de recursos y otras que signifiquen grandes inversiones; habrá algunas que sean inmediatas y otras que se lleven mucho tiempo.

El no dar respuesta a un problema a veces como que no afecta, pero en ocasiones lo agrava. A veces darse tiempo ayuda a resolverlo e incluso a que por sí solo se resuelva o desaparezca. Lo ideal o lo correcto es dar una respuesta para cada problema en el momento oportuno. En la vida diaria siempre hay problemas o situaciones que requieren una respuesta. Hay tantas cosas que vemos tan normales que no los consideramos problemas, aunque sí lo son; como sabemos darle respuesta, no nos preocupan.


Algo nos preocupa cuando lo percibimos como una situación complicada, que se escapa de nuestras manos, en entonces cuando decimos: «tengo un problema». Mucho influye también nuestro estado de ánimo y disposición para encarar tal o cual situación, pues hay cosas que, estando tranquilos y optimistas, no nos resultan problema, pero si estamos desanimados, tristes o molestos se convierten en grandes tempestades.

Lo que trato de hacer notar es la diferencia entre lo que es el problema en sí y cómo lo hacemos más grande por un mal desarrollo personal. Finalmente, aquello que percibimos como problema, para nosotros lo es en realidad, aun cuando para los demás no lo sea, así que tomemos cartas en el asunto. Todo requiere decisiones y acciones de nuestra parte. De preferencia actuemos de tal manera que evitemos o prevengamos los problemas.

157-209 05 de JUNIO

Cuando veo a algún familiar o amigo que vive en provincia casi siempre resulto cuestionado. ¿Cómo le haces para vivir en la gran ciudad de México?, preguntan, pues ellos tienen miedo de acudir a la urbe y evitan lo más posible el hacerlo. Siendo sincero, no puedo negar todas las situaciones negativas que acontecen, incluidas las delictivas.

Puedo decir que el primer motivo que me mantiene aquí es la necesidad, hay más oportunidades de trabajo y de educación para la familia que en otros lugares. Quizá por eso la inmigración se ha convertido en un fenómeno común. De las rancherías a las ciudades pequeñas y de estas a las grandes ciudades. Las capitales de los estados también están dando estas posibilidades. En nuestra vida cotidiana nos hemos adaptado a las aglomeraciones, a las prisas, al tráfico, a la contaminación, a los embotellamientos, a las marchas y plantones, a las distancias, a emplear mucho de nuestro tiempo en transportarnos, etc. Todo eso nos va haciendo más resistentes a los obstáculos y a la adversidad y, por lo mismo, cualquier problema se nos hace tan común que ya no nos preocupa, o nos preocupa menos.

Debido a los flagrantes delitos a los que estamos expuestos diariamente, algunos viven en constante angustia, otros caen en una psicosis, aunque al ser millones en ésta zona conurbada, normalmente no nos toca ser víctimas todos los días, aunque a muchos nos ha tocado sufrirlos, en nuestra persona o en la de los conocidos y ese respiro, sin ser un tonto consuelo, hace que podamos seguir luchando.

Estamos concientes de que hay muchos delitos, pero también hay que considerar que en esta ciudad se remarcan más por la difusión que hacen los medios de comunicación con repercusión nacional. De lo que pasa aquí todo mundo se entera, lo que no siempre sucede en otros lugares de provincia, pero en todos lados están ocurriendo y más ahora con el combate al crimen organizado. «En esta vida hay problemas, peligros y riesgos y no nos queda otra más que sobrellevarlos; nuestra capacidad y necesidad nos hacen adaptarnos». Pero resumiendo, aún con todo lo negativo es mucho lo positivo que vivimos aquí.

158-208 06 de JUNIO

Si reflexionamos un poco nos damos cuenta que de una manera u otra, todo tiene límites, aun cuando muchos son renuentes ha aceptarlos, como que quisiéramos vivir más libremente, pero las siguientes ideas dan ejemplo de ello:


La vida está comprendida entre el nacimiento y la muerte, las expectativas actuales de vida son de 70 años, «más o menos, según el país». Un año tiene 365 días. La tierra gira sobre su propio eje en 24 horas. Las cosas tienen un nombre. Las mercancías tienen un precio. No importan las horas o los días que tengamos sin comer, no podremos comernos una vaca de una sentada. Podremos beber una o algunas más botellas de vino en una reunión, pero 20 ó más, normalmente no. Cada país tiene su constitución, sus tradiciones y sus fronteras. Cada familia sus costumbres. Cada individuo tiene su forma de ser, que lo define y lo distingue. La piel limita el cuerpo. La velocidad de la luz es de 300,000 km. por segundo. Nuestro aparato de música tiene un máximo de volumen. Cerca de 7,000 millones de seres humanos habitamos este planeta, la mitad aproximadamente de cada sexo, ¿cuántas parejas podrás tener? Para mucha gente, una es suficiente y para toda la vida; sé que para otros no, pero a final de cuentas habrá un límite.

Todo parece tan obvio, pero a veces nos cuesta trabajo aceptarlo. Así, en todas las facetas del ser humano y como los ejemplos que hemos señalado siempre hay y habrá límites, las normas y leyes también nos los marcan. Y aun cuando pueda haber excepciones, éstas también tendrán límites. No nos perdamos en la neurosis de la libertad absoluta, del placer infinito, del desorden infinito, porque todo ello nos llevará a la locura o al vacío infinito.

159-207 07 de JUNIO

El hombre se enfrenta a un conflicto; toda su vida lucha por tener dinero, poder, fama, posición social, pensando que con ello obtendrá la felicidad y cuando lo logra no siempre tiene la deseada felicidad.

Cada esfuerzo sirve para algo pero no siempre para otra cosa. Con el dinero satisfacerá muchas de sus necesidades y gustos, comprará todo lo material que quiera. Con el poder logrará encauzar las voluntades de otros para el logro de ciertas metas. Con la fama obtendrá el reconocimiento, una mayor imagen pública. Con la posición social todo lo anterior. Y aunque todo esto ayuda, hay cosas que no se logran a la fuerza o con dinero y me refiero al amor, a la amistad, al respeto, la dignidad, la esperanza, la buena voluntad, la intimidad con la pareja y algunas más. Por lo mismo tenemos que hacernos concientes de que requerimos de otras cualidades, de otras actitudes, que requieren de valores internos y no sólo externos.

Cuánta infelicidad, cuántas insatisfacciones por un enfoque inadecuado, por aferrarse a lo que no es posible. Afortunadamente, el hombre puede hacerse conciente y aprender lo que es esencial para ser feliz. Ojala todavía estemos a tiempo, de hecho, si estamos vivos siempre estaremos a tiempo. «Aprendamos del tiempo perdido, pero no lloremos por la leche derramada».

160-206 08 de JUNIO

Siempre los ha habido, pero ahora los hay más, me refiero a padres irresponsables. Cuantos niños y cuantos jóvenes abandonados, sin el cariño, la guía y apoyo paterno; que reciben como única herencia una vida de carencias, limitaciones, presiones sociales y falta de oportunidades.

Normalmente, la madre es la que ha estado a cargo del desarrollo de los hijos, pero no siempre es suficiente y aquí es donde se requiere nuestra reflexión. Los padres somos portadores y generadores de vida, esto es un don maravilloso.

La naturaleza es sabia y asocia a esta facultad procreadora, el placer. Muchos buscamos y queremos vivir estos momentos, pero, si al procrear un hijo sólo nos quedamos en el placer, estamos suscitando un problema, porque para ejercer una auténtica paternidad requerimos ser responsables. Se empieza dando vida, pero se requiere amor, cuidados, educación y un buen ambiente para que los hijos sean hombres y mujeres de bien; para que sean continuadores de este proceso natural.

Espero que no seas uno de tantos inconscientes, irresponsables, inmaduros que por machismo o sólo por placer enfermizo, andan derramando hijos e infelicidad en este mundo.

161-205 09 de JUNIO

Desde que escuché por primera vez la composición musical Poeta y Campesino se me hizo muy bella. Después, el título se me hizo muy significativo: «poeta y campesino» encierra dos mundos aparentemente antagónicos, pero si pensamos un poquito, puede resultar posible su coexistencia. Por un lado, el poeta denota a alguien con cultura, con sensibilidad, capacidad al expresarse; por otro, el campesino en nuestro país nos trae a la mente la idea de alguien sin mucha cultura, incluso ignorante de conocimientos que no sean sobre el campo, parco o tímido al expresarse.

Precisamente, lo bello e interesante es que todo ser humano tiene mucho potencial, mucha sensibilidad y cuando las circunstancias son favorables pueden salir a relucir muchas capacidades; si hay situaciones propicias todo esto aflora, incluso, sin mucha escolaridad formal. Al tener inteligencia y sentimientos somos capaces de extraer y adquirir sabiduría en la escuela de la vida, sin importar ni cómo y ni dónde estemos.

No prejuzguemos o no nos dejemos llevar por las apariencias, mantengámonos alertas para no perder la oportunidad de descubrir y disfrutar esos talentos en toda la gente con la que estemos en contacto. Tampoco nos permitamos subestimarnos por algunas reales o aparentes desventajas. Todos tenemos un gran valor por el solo hecho de ser humanos, muchos lo hemos corroborado en nuestra diaria convivencia. Ojala todos busquemos y encontremos la oportunidad de manifestar la grandiosidad de lo que somos y lo maravilloso que poseemos.

162-204 10 de JUNIO

Hay muchos momentos que vivimos felices y muchos otros que no, consideramos que así es la vida, y aun con esta aparente aceptación no siempre quedamos realmente satisfechos cuando se nos presentan situaciones que percibimos negativas.

Ante tantos problemas causados por nuestro comportamiento o por el comportamiento de otros, tenemos que insistir en analizar qué ocurre; normalmente ante las circunstancias que nos toca vivir reaccionamos instintivamente, y no siempre ejercemos control sobre nuestro comportamiento. En ocasiones esta impulsividad nos resulta útil y otras no; a veces nos afecta o nos deja insatisfechos.

Tenemos que aprender a comportarnos de la mejor manera posible, para que nuestros resultados sean buenos en nuestra relación con nosotros mismos y con los demás. Generalmente, nos agrada o nos llama la atención el buen comportamiento de otra gente, eso de alguna manera nos muestra y demuestra que hay mejores modos de hacer las cosas. Así como también podemos aprender de los malos comportamientos de otros, pues nos damos cuenta de lo que no debemos hacer o lo que hay que evitar.

El no sentirse feliz, contento, satisfecho es indicio de que algo falta o que no todo está bien, cada quien sabe lo que siente. No digo que sea o no nuestra culpa, sólo que debemos estar alertas y dispuestos a aprender en todo momento o circunstancia.

163-203 11 de JUNIO

En nuestra infancia y juventud tuvimos problemas con nuestros padres y ahora nosotros siendo un poco más concientes hemos queridos ser amigos y nos olvidamos de ser padres; hemos exagerado en el respeto y ahora parece que les tenemos miedo a nuestros propios hijos; les hemos querido dar lo que no tuvimos y ellos no se sienten obligados a nada.


Hemos educado en muchos casos chicos intocables, irresponsables, egoístas, irrespetuosos, exigentes, manipuladores. Hemos querido ser más compresivos, más tolerantes, más amigos de nuestros hijos, y tal parece que no los hemos educado bien. Amarlos no es dejar que hagan lo que quieran. Si no los educamos desde bebés, ahora nos parecerá que es un poco tarde o más difícil. Quizá no hemos formado a delincuentes o viciosos, pero debemos observar, simplemente, su comportamiento diario, sobre todo en casa, un comportamiento antisocial puede llevarlos a aquellos.


Es en el seno familiar donde más se nos dificulta llamarles la atención porque seguramente se van a molestar; es muy posible que no se queden callados, que se encierren en su cuarto o que su cara se transforme en roca; que rechinen los dientes o nos echen una mirada que casi mata. Definitivamente, felicito a todos los padres que educan a sus hijos en base al respeto y al cariño, pero también con disciplina y responsabilidad, no es cuestión de suerte, la aplicación de los principios y valores es fundamental.

Seguramente estarás pensando que todo lo malo será normal en los hijos del vecino o de tus amigos; sólo «por no dejar» asegúrate de que no los haya en tu propia casa, porque si es así tienes que tomar cartas en el asunto lo más pronto posible, con el riesgo de que vayas muy atrasado en su buena educación.

164-202 12 de JUNIO

Parecería contradictoria, que la misma actividad a algunos les gusta y a otros no les interesa, pero no, es parte de la naturaleza humana tener preferencias, que pueden ser diferentes. Quisiera motivar a ambos, dichosos aquellos que poseen y practican la capacidad de leer, porque siempre estarán enriqueciendo su vida con nuevas ideas y vivencias, nunca estarán solos, no le tendrán miedo a la soledad, no tendrán tiempo de aburrirse; tendrán a su disposición «tantos maestros y amigos que les comparten sus conocimientos y sus experiencias que les permitirá descubrir nuevos mundos o recrear los existentes cuando y tantas veces quieran».

Cada palabra o cada frase te llevan a acrecentar tu fantasía, a conocer otros ámbitos y darte la posibilidad de mejorar tu realidad. La magia en acción. Asimilar tanta materia prima que te permita crear momentos de felicidad. Aprovecha todas las oportunidades que tengas a la mano y a la vista. Leer es una respuesta inteligente en tu búsqueda de conocimientos.


Y para aquellos que les aburre o les duerme la lectura cuestiónense sobre qué les hace falta para que se adentren en ella, para que aprovechen la oportunidad de conocerse y de conocer nuevos mundos, de moldear con su fantasía una mejor realidad. Puede ser que sean muy prácticos, que su imaginación esté en sus propias manos, y que más que leer, tienen más desarrollada la capacidad de hacer; pero con un poco de intención, interés y disciplina aprenderán a disfrutar otras opciones que la lectura les puede dar.

165-201 13 de JUNIO

Considerando que cada quien tiene sus propias metas y capacidades, les diría a aquellos que han ejercido ésta capacidad si han tenido la dicha de la paternidad considérense afortunados; si gozan o gozaron la dicha de un padre amoroso, que se interesa o interesó en ustedes, también considérense afortunados.

Si ha habido algunas piedras en su camino, rompan ese ciclo negativo, no se permitan continuarlo. Se dice que el que conoce, entiende; el que entiende, comprende; el que comprende, acepta; y el que acepta es feliz y hace felices a los demás, así que conozcan las circunstancias en que vivieron sus padres, porque así entenderán mejor que lo que son, es fruto de un pasado, a veces difícil. Normalmente damos lo que hemos recibido; si hemos recibido cosas negativas estamos inclinados a dar a otros lo mismo.

Afortunadamente si tomamos conciencia de que podemos ser y vivir diferentes a como hemos sido y vivido, podemos cambiar para bien si así lo decidimos, ha habido personas que lo han hecho. Recuerden que tenemos la capacidad de amar y de ser una luz que ayude a transformar positivamente la vida de los demás y, de manera trascendental, la vida de nuestros propios hijos.

Como padre, como hijos: ámense, respétense, demuéstrense sus buenos sentimientos, acompáñense, bésense, abrácense, háblense y escúchense, y si es necesario perdónense. Yo, por mi parte, recordaré con mucho amor a mi padre y disfrutaré el estar con mis hijos.

166-200 14 de JUNIO

Si no podemos ser amigos de todos, entonces el respeto y la tolerancia son valores esenciales para la convivencia. Debemos aceptar nuestras diferencias, incluso éstas aportan diversidad a nuestras formas de vida e incrementan las opciones a nuestra disposición. El problema se da cuando esas diferencias se salen del marco de la Ley, de las costumbres, de los valores aceptados, no siempre será sencillo incorporarlas, lo normal es rechazarlas, no aceptarlas. Hay que analizarlas con mucho cuidado, pero con honestidad, generosidad y respeto.

Un ejemplo es la persona que fuma, ésta quiere hacerlo, satisface una necesidad o un gusto, argumenta tener el derecho de hacerlo. Pero resulta que el fumar es una causa de cáncer. Entonces, él se está perjudicando y está perjudicando a las personas que están alrededor de él. Al fumar no piensa en el perjuicio, sino en el gusto, en el placer. Entonces los cuestionamientos son: «¿Tengo derecho a satisfacer una necesidad, independientemente de si alguien sale afectado? ¿Tengo derecho a afectar mi salud? ¿Tengo derecho a perjudicar a los demás? No olvidemos que «hacer el mal no es ningún derecho».


Un criterio útil es el optar por lo que sea bueno para mí y que sea bueno también para los demás, aun así no es fácil definir el bien o el mal, incluso algunos no solo quisiéramos definir toda la problemática humano basados en esta dualidad, aún cuando parece ser que es ineludible: egoísmo o generosidad, felicidad o infelicidad; amor u odio; salud o enfermedad; construcción o destrucción. Cierta dosis de sentido común nos puede ayudar. La vida no siempre resulta sencilla y menos definir lo que tenemos que hacer, pero hay que seguir buscando respuestas.

167-199 15 de JUNIO

Reconozcamos a aquellos hombres que se comprometen con sus actos. Dichoso aquel que ha engendrado un hijo, admirable aquel que lo ha educado. Dichoso aquel que lo ha alimentado y vestido, admirable aquel que le ha dado un buen ejemplo. Dichoso aquel que le ha dedicado todos sus esfuerzos, admirable aquel que lo ha hecho con amor y alegría.

Quiero compartir con ustedes una pequeña experiencia, cuando nuestra situación económica era muy difícil, no tenía trabajo, mi esposa Sara María estiraba el poquito dinero que le daba, mi papá y mis hermanos nos echaban la mano, mis hijos eran pequeños: Mariana Ivalú (9 años), Carlos Toaki (6), Pedro Ulysses (5), Sara María (2). Aunque tuve intención de grabarla en video nunca lo hice, después crecieron y ya no fue posible, pero la narración, da una idea de esta vivencia: había ocasiones en que, de alguna manera caminaba dentro de casa cargando a los cuatro a la vez, a Sari y a Pedrito los llevaba en mis brazos, a Carlitos en mi espalda y un poco encorvado, con sus manos en mi cuello, prácticamente colgado, diríamos «amamache» y a Marianita, sus pies en mis pies y agarrándose de mi cintura, y así, avanzábamos alrededor de nuestro cuarto, todos reíamos y gozábamos ese momento de convivencia, alegre y maravilloso.

Tiempo después recordando esta bella experiencia, reflexionaba que la carga que implica la manutención del hogar y educación de los hijos puede ser pesada, pero que cuando se acepta como parte de una decisión y compromiso personal, y se lleva con amor y alegría, ya no es tan pesada. Considero que así serán muchas cosas en la vida. Una buena actitud nos permite ver de mejor y diferente manera una misma situación. Siempre me he sentido afortunado con su bella presencia y agradecido con Dios que me ha dado esa extraordinaria y casi divina oportunidad.

168-198 16 de JUNIO

Aún cuando las posibilidades de un buen desarrollo humano existen, tenemos que reconocer que muchas personas no lo ha logrado; algunos por sus defectos, actitudes y comportamientos negativos comunes en la convivencia diaria, otros, cayendo incluso en situaciones delictivas. Sabemos que una mala o deficiente educación y un medio ambiente sin suficiente amor y carente de oportunidades, influyen negativamente en muchos de nosotros.


Si en México millones de personas viven en la pobreza y otros en la extrema pobreza eso no ha significado que la misma cantidad sean delincuentes, y esto es demasiado bueno porque implica que hay razones que evitan que ciertos comportamientos negativos ocurran.


La gran mayoría de los seres humanos normalmente nunca optaremos por la pobreza, aunque reconozco que hay mujeres y hombres excepcionales que sí lo han hecho y han sido felices: san Francisco de Asís, la Madre Teresa de Calcuta, y Gandhi como ejemplos… me dicen que optaron por ella no como un fin en sí mismo, sino como un medio para vaciarse de sí mismos, llenarse del amor de Dios y darse a los demás. Pero en lo general aunque el hombre busca siempre retos que enfrentar y la pobreza se los ofrece todos los días, consideramos que no es el mejor medio para el desarrollo humano; además, refleja un balance negativo del desempeño de los gobiernos y de nuestro sistema de vida en lo general y en lo personal.

Así que para aquellos que les interesa esta cuestión de la educación, hay valores morales y familiares que ayudan de manera importante a superar y combatir ésta miseria, sólo hay que descubrirlos o razonarlos y practicarlos. Si ya eres conciente de tus circunstancias negativas, ya no lo lamentes ni te rebeles, busca y aprende mejores respuestas.

169-197 17 de JUNIO

¿Qué pasa cuando mi forma de ser está prácticamente formada? ¿Cuando hay hábitos que están bien arraigados en mi vida? y ¿cuando, de alguna manera, soy conciente de que no todo ello es positivo?

A veces reconozco que quisiera cambiar, pero no sé por dónde empezar, cómo hacerle, intento algo pero no logro mucho. En ocasiones los demás no reaccionan como yo esperaría que lo hicieran y eso me frustra o me enoja o me desanima y prefiero seguir como siempre. Así, cuando alguien me dice que puedo cambiar me cuesta trabajo creerle, pensando que cada uno tiene un carácter formado y que es poco lo que podemos hacer.

Lo ideal sería que desde que nacemos las condiciones fueran las más adecuadas para un buen desarrollo, pero la realidad es que, cuando nos hacemos concientes de quiénes somos y de lo que queremos ser, ya estamos hechos y vemos a la gente a nuestro alrededor con cualidades y defectos, reafirmando que así somos y que no cambiamos ni cambiaremos.

Para empezar a romper ese «círculo vicioso», tenemos que aceptarnos como somos, pero después, a partir de ahí, decidamos ser mejores. Sí es posible, si queremos hacerlo. Busquemos mejores ejemplos y modelos, mejores experiencias.

Si en nuestra casa no hay todo lo bueno que quisiéramos, observemos qué cosas buenas ocurren en las casas de nuestros amigos; si en nuestra colonia o comunidad no ocurren acontecimientos edificantes salgamos un poco fuera de ella, o incluso más allá, seguro algo encontraremos y de ello aprenderemos que hay otras formas de vivir.

170-196 18 de JUNIO

Cada quien conforme su conciencia siempre tendrá la posibilidad de compartir algo a los demás, pero las dudas y las inquietudes de cómo hacerlo ahí estarán. Alguien me dirá que para qué escribo, si la gente a las que principalmente me gustaría ayudar son aquellas con menos opciones en la vida y no saben leer y si sabe, primero piensa en sobrevivir y, por lo mismo, no le interesa leer o difícilmente se encaminará hacia ella. Si las personas establecieran prioridades, quizá la lectura estaría en último lugar; y otras que, si quisieran hacerse el hábito de leer, a veces no tienen recursos. Sin duda, estas razones son muy válidas para pensar en la inutilidad de estos escritos, pero no son verdades absolutas. Y ahora presento mis motivos, que son los que me mueven a hacerlo:

Primero, si asumiéramos que todo lo que hace el hombre no sirve para nada, entonces nadie haría nada. Sé que en algo podemos contribuir, que a alguien le podrá interesar. Quizá alguien me dirá que soy demasiado iluso. Prefiero a mi manera hacer mi contribución que petrificar mi deseo.


Segundo, que siempre mantendré mi esperanza y mi confianza en el potencial de todo hombre, que quiero ser congruente al pensar que somos una maravilla de la creación y que si aprendemos a modificar algunas de nuestras actitudes, hábitos y nuestras circunstancias podremos y tendremos que salir adelante.

Lo tercero, es mi deseo de que su lectura llegara por milagro, arte de magia o un hecho fortuito a esas manos o mentes inconformes, inquietas o ávidas de una vida mejor y que les pueda ser útil.

Cuarto, gente que tenga intenciones de ayudar a otros, refuerce y persevere en su intención. Quisiera que así como le damos validez a la retroalimentación negativa también se la demos a la positiva.

Quinto, este libro está enfocado a todos los que de una forma u otra quieren hacer algo más con su vida y que sus insatisfacciones hacen que busquen inteligentemente otras respuestas.

Sexto, y finalmente, para todos aquellos que tienen el hábito y el gusto de leer; que siempre encontrarán el tiempo y el momento para hacer y disfrutar lo que les gusta o lo que puede serles útil o necesario.

171-195 19 de JUNIO

Las angustias que vivimos, nos afectan y nos exponemos al que dirán de nuestra demás familia y de los amigos; podemos hacerlos sufrir innecesariamente con nuestras incertidumbres e indecisiones, cuando no cumplimos con nuestras obligaciones, a las que los tenemos acostumbrados; cuando nuestros hijos no perciben un buen ejemplo de parte nuestra de cómo afrontar experiencias adversas. Aún cuando las circunstancias nos obligan a veces a vivir en situaciones poco deseables, a no tomar decisiones que nos permitan retomar el rumbo, que nos exigen aceptar carencias y limitaciones, cada quien tenemos que seguir haciendo nuestra propia lucha, posiblemente no la mejor si pensamos en los resultados que quisiéramos, pero nunca indiferentes a lo que estamos viviendo. No siempre nos es sencillo definir qué es lo que queremos hacer y, por lo mismo, enfocar nuestros esfuerzos; el ahora es el momento de redefinir nuestras inquietudes y deseos, buscar nuevos y mejores caminos.

No permitamos que el desaliento, las dudas, la confusión, las exigencias, las circunstancias no favorables, lo negativo, la incertidumbre, la indiferencia, el miedo, la desesperación resquebrajen nuestra vida, la unión familiar o la vocación individual. Y aun cuando en un momento de autocrítica reconozcamos nuestros defectos y malas decisiones, no caigamos en la tentación de ver sólo lo negativo. Sé que es mucho lo que la vida nos pide: una lucha que no siempre está en nuestras manos fácilmente ganar, pero con valor, sigámosla dando.

El futuro nos deparará lo que seamos capaces de construir, siempre recordemos que cada uno somos valiosos, que tenemos la capacidad para lograr nuestros objetivos y que merecemos una vida mejor; y, sin que tengamos la menor duda, debemos saber que contamos con mucho cariño de nuestra familia y de nuestros amigos o al menos tengamos la confianza que tendremos lacomprensión de algunos de ellos. De una manera u otra, poco o mucho, cada quien podemos hacer algo, y por muy poco que pudiera ser, es un avance. «Siempre reconozcamos lo afortunados que somos al estar vivos y tener la oportunidad de seguir luchando». Apuntemos a las estrellas, no importa si solo llegamos a la montaña.

172-194 20 de JUNIO

Al nacer nos introducimos a una sociedad que tiene ya una estructura y formas de vida establecidas, a las cuales tendremos que adaptarnos. Su influencia sobre nosotros es determinante y, nuestra influencia sobre ellas, la pensamos prácticamente muy pequeña o a veces nula. Pero finalmente la sociedad influye en las costumbres individuales, y la suma de esas costumbres individuales conforman las costumbres sociales, existe siempre una interrelación constante.

En la mayoría de los casos nos adaptaremos y poco será lo que podamos aportar. Los medios de comunicación influyen fuertemente en la conservación y en el cambio de las costumbres y hábitos, especialmente la televisión y ahora también el internet, demasiado fácil estar conectados, tantas opciones que casi es imposible no hacerlo; nos acercan de manera inmediata y constante a una explosión de costumbres, de modas, de música, de culturas y subculturas. Todo esto se combina con nuestra necesidad de manifestarnos, de ser originales, de ser parte de un grupo; ya dependerá de nosotros el que aceptemos todo o muchas de estas formas de concebir la vida.

Claro que «no podemos estar ajenos a lo que está pasando en el vecindario ni en el mundo», pero debemos reforzar el valor individual del ser humano, lo maravilloso que es, su inteligencia, su potencial; descubrir que el hombre es la esencia y la razón de ser de la sociedad, buscando un equilibrio entre lo individual y lo social. «La sociedad no debe dominar al individuo y menos el individuo a la sociedad». Es razonable que se influyan y enriquezcan mutuamente.

173-193 21 de JUNIO

Considerando las circunstancias negativas que nos ha tocado vivir durante mucho tiempo, no nos es fácil pensar que podemos tener otras formas de vida. Pero en algunos casos hemos podido vislumbrar que el hombre tiene la capacidad para superar sus limitaciones, realizar grandes obras y resolver muchos de sus problemas. Especialmente requiere orientación y ayuda firme y respetuosa. También es importante que crea firmemente en el desarrollo de las potencialidades del hombre. Y aún en aquellos casos en que no obtengamos los resultados esperados o rápidamente, es cuestión de insistir, de probar de nuevo.

Al hablar del hombre, lo asociamos con tantas cosas que ha hecho. Y al hacer esto no es posible hablar sólo de ciertos hombres, pues, aun cuando fueran unos pocos los que hubieran dado a conocer determinado conocimiento o realizado cierta obra, recibieron la influencia de muchos otros, que no eran sabios, ni genios, sino gente común y corriente, como muchos de nosotros.

Es posible que en la esencia o estructura de la personalidad, todos seamos iguales, todos seamos «comunes y corrientes» y que ciertas características, se desarrollan por medio de la educación, de tal manera que elimináramos la expresión de «común y corriente» y sólo nos quedara la palabra hombre para caracterizarnos a todos. Hay circunstancias fortuitas o accidentales fuera de nuestro control, que influyen en el desarrollo de unos y no de otros, pero crearían diferencias no básicas.

Apoyemos los esfuerzos que hagan otras personas y sigamos haciéndolos nosotros mismos para desarrollarnos. Aceptemos nuestras diferencias pero buscando, creando y aprovechando todos las oportunidades de desarrollar nuestras capacidades. Y a la vez también tengamos el compromiso de ayudar a otros que estén en desventaja. Sin caer en una malsana superioridad. Llevando implícito el desarrollo integral del hombre, considerando las cualidades de carácter o personalidad, mejores conocimientos y su aplicación a la vida en general, de tal manera que la prueba de que estamos bien desarrollados sea nuestro propio bienestar y buen comportamiento.


174-192 22 de JUNIO

La influencia del medio ambiente es determinante en la formación y actuación del hombre. La cultura influye en la formación del hombre y el hombre en base a esa formación transforma y crea la cultura. Cada país y pueblo tiene su cultura, sus costumbres, dando lugar a hábitos, creencias, formas de pensar y de ser.

Pero está habiendo tantos cambios, que en cada pueblo se percibe una pérdida de valores, se genera confusión; hay que considerar que el cambio traerá cosas positivas y que, pensando en el desarrollo del hombre, es posible aceptarlo; aun cuando las anteriores formas de vida hayan tenido su razón de ser. El bienestar del hombre tiene que buscarse pero es importante que el cambio o el esfuerzo para lograrlo consideren en primer lugar la conservación de la vida y en segundo la dignidad de la persona.

En la época actual con los medios de comunicación que conectan con todas las partes del mundo, se va formando una sola civilización. Se van eliminando viejas costumbres y poniendo en práctica nuevas. Desde un punto de vista tanto de unas como de otras, hay buenas y malas costumbres en relación al bienestar del hombre. Ni todo lo viejo es malo ni todo lo nuevo es bueno. No nos aferremos a todo el pasado ni aceptemos sin ton ni son todo el posible futuro. Pero siempre razonemos el presente.

175-191 23 de JUNIO

De unos años para acá nos hemos hecho concientes de un fenómeno: la globalización… Se sabe que, a partir del desarrollo de este fenómeno han resurgido los nacionalismos y regionalismos en muchas o en todas partes, a veces en forma agresiva como una forma de defenderse, o como un refuerzo psicológico a nuestra forma de ser: como individuos, como comunidad y como país.

No podemos mantenernos ajenos a los cambios e inteligentemente debemos aprovechar todos los avances; claro que me refiero a todo lo que pueda ser bueno para nuestro crecimiento integral. Al mismo tiempo tenemos que conservar y promover nuestra historia, nuestras costumbres y tradiciones que nos diferencían y a la vez definen nuestra identidad, que le dan sentido a nuestra vida. Existe una gama de cosas que hay que conservar, todo aquello que forma parte de la historia y del folclore de nuestros pueblos, que le da variedad y colorido a nuestras circunstancias, aquello que tiene un interés o es atractivo para nosotros y para mucha gente. Es importante y necesario reconocer, valorar y conservar nuestras raíces.

La globalización, los nacionalismos y los regionalismos los estamos viviendo; no podemos encerrarnos y mantenernos indiferentes a su influencia, no sería inteligente hacerlo, aprendamos lo mejor de cada uno de las situaciones del entorno para enriquecer nuestra vida. Afortunadamente, el hombre puede y debe mejorar su individualidad y a la vez a su comunidad, a su país y, por ende, a la humanidad. Cada una es un estadio de convivencia y desarrollo, debe vivirlo, conservarlo y fomentarlo. De una manera u otra, conciente o inconscientemente el hombre lo está haciendo como lo ha hecho antes, a lo largo de los días, de los años y de los siglos.

176-190 24 de JUNIO

Siempre habrá una interrelación entre nosotros y los demás. Mis padres y mis ancestros me transmitieron ciertas características genéticas; mi medio ambiente y la sociedad también me transmiten ciertas características :morales, culturales, de comportamiento; mis padres me educan bajo ciertas bases o valores y además me proporcionan recursos para subsistir, para prepararme y relacionarme.

Mucho de lo que tengo ha dependido de otros, ellos han tenido una responsabilidad e influencia enorme en mí. Pero al ir desarrollando mi libre albedrío, que normalmente va asociado con la edad, voy tomando mis propias decisiones y, por lo mismo, voy teniendo mayor responsabilidad sobre mis metas, decisiones, acciones, comportamientos, sentimientos y resultados. De tal manera que en algún momento y entre más pronto lo haga será mejor, tengo que ir tomando concientemente las riendas de mi vida, aun considerando que nunca tendré el control absoluto, pero siempre buscando la manera de lograr los objetivos que me proponga. Tantas obras del hombre muestran y demuestran esta capacidad humana.

Claro que entiendo que mi medio ambiente y, las decisiones y acciones de los demás coartan de alguna manera mi libertad y mi independencia, pero también, si tomo las actitudes adecuadas, éstas me enriquecen. Así que tengo que proponerme desarrollarme en lo individual y a la vez crear un mejor ambiente, aprendiendo lo mejor de todo y de todos.

177-189 25 de JUNIO

Por mucho que se nos insista que «el que esté libre de culpa, lance la primera piedra», nos resulta muy tentador juzgar a las personas que están alrededor nuestro. A muchos seres humanos nos gusta enterarnos de lo que pasa, el chisme, la intriga, el secreto, la mentira, las noticias y, por lo mismo, fácilmente caemos en la tentación de prejuzgar o juzgar. No queremos que el inculpado se nos vaya vivo o pretenda vivir aparentemente tranquilo, cuando consideramos que su comportamiento no ha sido correcto: ¿Nuestro sentido de la justicia nos impele a actuar y hacer públicas sus faltas? ¿Realmente participamos en un acto de justicia? ¿Ganamos algo con juzgar? ¿Reconoce el culpable sus culpas? ¿Corrige su conducta? ¿Cuál debe ser nuestra actitud en relación a conductas incorrectas de los demás o las que así nos lo parecen?
Reconozco que se requiere el compromiso de cada uno, para ayudar a que el otro tome conciencia de su mal comportamiento, de sus consecuencias y de la rectificación del camino. Hace falta valor civil para decir las cosas y no permitir conductas dañinas en nuestra vida cotidiana. Ayudemos a formar esta conciencia, pues también la misma conciencia puede deformarse o adormecerse de manera que considere bueno lo que no lo es, que no tenga juicios de valor definidos para distinguir lo bueno de lo malo, así que insistamos en la formación de la conciencia individual y comunitaria a partir de ciertos parámetros: respeto, amor, fraternidad, servicio, etc.

No es fácil determinar el punto adecuado de nuestra participación, más en esta época en que todo se nos permite o todo nos permitimos, en la que no queremos aceptar que hay límites. Es difícil evitar la indiferencia o la actividad excesiva o neurótica en relación a los demás. Si el comportamiento no requiere la intervención de la ley o no daña a alguien, dejemos un poco correr el agua, no seamos demasiado duros para juzgar.


Tengamos la seguridad de que la propia conciencia individual no lo dejará tranquilo. Habrá momentos en los que el hombre olvide que actuó mal, pero «difícilmente será feliz hasta que no retome el buen camino». Ojala la oveja perdida vuelva al redil o el hijo pródigo regrese a casa, mientras tanto seamos más comprensivos y tolerantes. Todo es cuestión de compromiso y de equilibrio.

178-188 26 de JUNIO

Siéntete dichoso de haber recibido la vida de tus padres, dichoso de tenerlos a ellos o dichoso de haberlos tenido, date cuenta que eres resultado de un milagro. Es hermosa la vida y más cuando es tu vida. Tienes siempre la oportunidad de transformarla en todo aquello que quieras. Si las condiciones no son las que esperas, lucha para que sean mejores. Cuando en tu vida hay o ha habido tristezas, sufrimiento y dolor te parecerá imposible pensar que las cosas en el presente puedan mejorar, pero el tiempo y tu conciencia, tu inteligencia y esfuerzo, algún familiar y algún amigo son los mejores aliados.

Cada día es un día para perseverar, para luchar, para esforzarte, para aprender, para ayudar y para amar; si así lo haces seguramente estás forjando tu vida para bien y además enriquecerás la vida de la gente que tenga la fortuna de encontrarse en tu camino.

Y, lógicamente, cuando te va bien, cuando te sientes feliz, cuando estás con la gente que te ama, cuando haces lo que te gusta, cuando disfrutas de las maravillas de la naturaleza, cuando te haces conciente de la grandiosidad del universo, con mayor razón encontrarás que la vida es hermosa. «Tú eres o puedes ser generador de felicidad», que ese sea tu propósito.

179-187 27 de JUNIO

Nos ha tocado vivir en un momento y en un mundo con mayores oportunidades, mayores conocimientos, mayores libertades y mayor conciencia pero también todo lo negativo corre parejo y toma posiciones en nuestras vidas. ¿Qué hacer cuando tenemos tantas limitaciones? La pobreza y todo lo que conlleva, pocos estudios y poco interés en tenerlos, mal desarrollo de nuestro carácter, inconsciencia de todas las oportunidades, la carga pesadísima que representa un mal ambiente familiar, laboral o social. Para alguien esto es una posibilidad que le permite fortalecerse y probarse en el campo de batalla cotidiano, pero para la gran mayoría no es así, nos lastima, enoja, frustra o nos detiene.

Es buen ejemplo aquella gente excepcional, que nos permite vislumbrar que hay algo valioso ahí donde hay más carencias. Sería maravilloso obtener ese conocimiento que nos permita desarrollar cualidades y habilidades para que veamos, busquemos y tengamos mejores opciones de vida. Nos dicen que la oscuridad sólo es ausencia de luz. Sigamos buscando la sabiduría. Seamos realistas porque lo negativo existe, pero también seamos optimistas, pues siempre podremos transformar nuestra realidad en algo mejor. Mantengamos en mente que ha pesar de sus inicios y circunstancias adversas, hay gente que lo ha hecho. Sigamos intentándolo.

180-186 28 de JUNIO

Muchas experiencias y circunstancias nos hacen creer que es poco lo que podamos hacer para transformar nuestra vida, nuestra realidad cotidiana. Muchos de nosotros, no hemos conseguido hacer de nuestra vida lo que quisiéramos, no hemos logrado cristalizar muchos de nuestros anhelos. También llegamos a considerar que las condiciones de los que logran sus metas, son diferentes a las nuestras y que, por lo mismo, no podemos compararnos o igualarnos con ellos.

Y si alguien nos dijera que tenemos mucho potencial para alcanzar felicidad y desarrollo, y que por lo mismo podemos influir en nuestro destino, quizá no le creamos, pero precisamente aquí está la clave: creer que podemos ser mejores. Tomemos ésta posibilidad, con toda la fuerza de nuestra mente y corazón, ya sea porque en nuestra desesperación / desesperanza no nos quede otra o porque, de alguna manera, vislumbramos un pequeñísimo destello de que nuestro destino puede o queramos que sea diferente y mejor.

Si podemos revertir nuestra manera de ver la vida, será algo nuevo y bueno, esto te dará fuerza. Si somos jóvenes, ¡mucho mejor!, pues tenemos más tiempo para alcanzar la plenitud de nuestra vida. La realidad es que «no importa la edad para buscar y ser feliz». Si eres o te sientes viejo, no importa tus circunstancias, retoma tu lucha, comparte tus sueños y experiencias, comprende y perdona, un día vivido con un ideal y alegría es mejor que muchos con frustraciones y amarguras. Inténtalo y sigamos intentándolo. Nuestro esfuerzo valdrá la pena, sin ninguna duda.

181-185 29 de JUNIO


Posiblemente alguien pensará que escribo sobre un mundo ideal. Hoy, que hay tantos problemas, tantas carencias y tanto sufrimiento, y que por tanto me pediría ser realista. Claro que veo todo lo negativo que está ocurriendo en mi hogar, en mi colonia, en mi ciudad, en el país y en todo el mundo, pero no me quiero ir por el camino del desánimo y del pesimismo, prefiero el camino de la confianza y del optimismo, que no es un optimismo a rajatabla, fantasioso.

Simplemente porque también veo todo lo bueno que está ocurriendo: hay muchísima gente buena que todos los días se está esforzando por cambiar y mejorar su realidad; los enormes avances tecnológicos; la cada vez mayor conciencia de los derechos humanos, morales, ecológicos y espirituales; las grandes obras que traen mayor bienestar y comodidad a mucha gente, el inmenso conocimiento que se multiplica y se trasmite cada día más; las vastas maravillas que nos muestra la naturaleza y el universo; y la maravilla de maravillas: el hombre, hecho a imagen y semejanza de Dios. «Sé que hay mucho para ser optimista y mucho para ser pesimista, yo he elegido ser optimista».

182-184 30 de JUNIO

Todo aquello que queramos hacer, todo aquello que nos cause gusto o placer lo haremos y lo veremos bien, y aun cuando nos demos cuenta que no está bien, no siempre haremos algo para evitarlo. Para el hombre será un dilema constante hacer o no lo correcto, hacer o no lo incorrecto, nos dejamos llevar por la tentación, por el placer, por lo prohibido, por el momento.

Todo exceso es malo y más aún cuando se nos ha hecho un hábito tal o cual práctica; comida chatarra, fumar, el alcohol, el sexo, son tan cotidianos que perdemos la capacidad de satisfacción y buscamos siempre más. No se diga el consumo de drogas que altera nuestra realidad, que fuerzan el bienestar y la alegría; aún aquellas que aparentemente no causan adicción nos llevarán de la mano hacia mayores consumos o nuevos y destructivos caminos si no reflexionamos y tomamos conciencia.

«Cuando el hombre ha permitido que sus circunstancias, conciente o inconsciente le quiten su valor como persona o cuando quiere ser superhombre, llegará a los excesos». Que contradictorio que todos estos excesos en lugar de satisfacernos, nos van dejando llenos de insatisfacción o de un vacío enfermizo, que tienden a destruirnos. «Siendo sólo hombre podemos ser felices». Tantas vivencias y experiencias nos pueden hacer felices. En nosotros está la elección. En nosotros siempre estará la decisión.




























JULIO



La vida y nuestra vida se mueven entre lo sencillo y lo complejo. A veces independiente de nuestra realidad la vemos de una manera y a veces de la otra. Cuando estamos en armonía con nosotros mismos, con los demás y lo demás, lo sencillo nos resulta sencillo, cuando no es así se convierte o la podemos convertir en compleja. Si en nuestra relación con los demás y en nuestro comportamiento nos apegamos a principios y valores morales, nuestra vida transcurrirá con mayor certeza y por lo mismo con mayor posibilidad de felicidad. Tenemos derecho a transitar por nuestros propios caminos, pero sin olvidarnos de esos puntos de referencia. Cuando no lo hacemos así, no dudemos que también estarán entrando en nuestra vida la incertidumbre, la confusión, el sufrimiento y por lo mismo la infelicidad. Decidamos vivir con sabiduría. Este puede ser un buen momento para recapitular lo que hemos hecho en nuestra vida, ya estamos a mitad del año.



















183-183 01 de JULIO

Todos los días en el campo laboral muchos de los dueños de las empresas como los jefes a todos los niveles y en nombre de la productividad, han aceptado malos comportamientos como necesarios para «obtener buenos resultados sin importar los medios». Hacemos distinciones entre los diferentes ambientes que vivimos cotidianamente y en base a ello nos comportamos; actitudes que se nos hacen inaceptables en unos, las aplicamos a otros sin mucho o ningún rubor o sin ningún cargo de conciencia.


Y aún cuando muchas situaciones han cambiado en relación al hombre para bien, no deja de haber muchos comportamientos negativos a pesar de que se habla tanto de justicia, de derechos, de fraternidad, de igualdad y de respeto. Mezclando esos comportamientos desde el ámbito de los grandes problemas nacionales y mundiales, hasta el de nuestros problemas diarios, que es donde estamos involucrados la mayoría de nosotros, en el trabajo, en la casa y en la calle.

Las mentiras, las groserías, los gritos, presiones y horarios laborales indebidos, explotación, hostigamientos y acosos sexuales, robo, alteración de información, etc., son acciones que debemos evitar. «El desorden, la injusticia, la irracionalidad, la falta de respeto no son caminos recomendables como forma de vida». Gobiernos, empresas y personas nos muestran que las utilidades no están peleadas con las buenas formas.

184-182 02 de JULIO

Cada instante, cada día, haz algo que quieras hacer, no desperdicies ninguna oportunidad, confía en que estás avanzando, en que estás creciendo, en que te estás fortaleciendo. Siempre estamos construyendo nuestra propia felicidad o nuestro propio fracaso, por supuesto, hay que decidirse por lo primero, pero mucho dependerá de ti.

Sé que no siempre los resultados se obtienen al primer intento, así que persevera en tantos intentos sean necesarios, hasta lograr lo que quieres. Claro que puede haber obstáculos, y seguramente habrás tenido muchos. En aquellos momentos en que los resultados han sido poco alentadores, puede asaltarnos la tentación del miedo o de la duda, pero no debemos amedrentarnos, hay que intentarlo de nuevo, yendo hacia delante, una y otra vez. Recordemos que hoy es el primer día del resto de la vida y «nunca será tarde para volver a empezar». Esto no resulta fácil, pero da grandes satisfacciones.


Que no te detenga un no, busca una y otra vez el sí. Recuerda que el fracaso sólo es un paso previo, si perseveras, para alcanzar el éxito. Deseo que alcances tus metas, que te propongas nuevos objetivos y luches por llevarlos a cabo, que disfrutes el camino. «Las metas alcanzadas con esfuerzo traen consigo sus propias recompensas y satisfacciones».

185-181 03 de JULIO

Dadas sus experiencias y dependiendo de lo que aprendamos, el hombre adquiere confianza o desconfianza, seguridad o miedo, éxito o fracaso. Nos haremos fuertes o duros y esto influirá en nuestra felicidad y en la de otros.

Se espera que todo hombre tenga confianza en sí y en los demás, valor para enfrentar sus circunstancias, alegría al disfrutar las cosas buenas de la vida, decisión para tomar los mejores caminos, agradecimiento por todo lo bueno que tiene, lucha y aceptación ante la adversidad, una religiosidad o filosofía de vida que le de sentido a la misma.

Pero vemos que no siempre es así, vamos a trompicones por la vida, con la cabeza baja, con frustración, desánimo, tristeza o enojo. ¿Qué nos ha pasado? ¿Dónde está la alegría, la sonrisa, el agradecimiento, la generosidad, la amabilidad? ¿Podemos hacer algo? «Sería decepcionante que no pudiéramos hacer nada», pues, prácticamente, nuestra vida habría concluido.

Así que no le demos cabida al desaliento, no lo aceptemos. Si el sol, las estrellas, nuestro planeta y tanta gente que nos quiere o que podemos querer, siguen estando ahí, el único camino inteligente es seguir luchando, intentándolo, amando, seguir aprendiendo… siempre siguiendo adelante.

186-180 04 de JULIO

La propia vida nos enfrenta a muchos problemas, que nos preocupan o nos agobian, y, por lo mismo, tendremos que encontrar un equilibrio, de manera que mantengamos la idea de que vale la pena vivir. Busquemos y encontremos motivos de felicidad, de alegría, momentos para festejar.


Siempre veremos que «aún en circunstancias adversas el hombre encuentra motivos para alegrarse la vida», para pasársela bien, pero tiene que tener la actitud para lograrlo, alguien decía que si encontraba un dos por ciento de probabilidades para lograr algo bueno que quisiera, se concentraba en eso y no en el noventa y ocho restante, claro, se requiere buenas actitudes y mucha fuerza de voluntad para hacerlo así, lo normal es que busquemos mejores porcentajes de posibilidades.

Es cuestión de disciplina, de querer hacerlo, en ti está el aprender y hacer lo bueno o lo malo. Lo primero lo podrás compartir abiertamente con todos y sentirás una satisfacción plena. Lo segundo sólo con algunos y a escondidas, para que lo haces y si esto te produce satisfacción, busca ayuda porque significa que estás destruyendo tu propia alma; recapacita, todavía estás a tiempo. Sin importar tus circunstancias opta siempre por vivir con optimismo, en base a valores, con alegría sin excesos, con esperanza.

187-179 05 de JULIO

Gobierno y ciudadano deciden el tipo y calidad de país que se quiere, creando condiciones propicias para ello y participando activamente en todas las actividades necesarias para lograrlo. En base a lo que observamos de los diferentes tipos de Estado o gobierno, considero que la democracia es el sistema de gobierno más adecuado, pues crea o puede crear un ambiente propicio para la participación y el desarrollo de los ciudadanos y del país.

Se insiste mucho en un Estado de Derecho que enmarque las actividades y comportamientos deseables para lograrlo. Aún en la diversidad es necesario e importante definir bases de convivencia y de actuación. Considerando la perfección como un ideal, aunque diste de la realidad. Afortunadamente vemos que en muchos ciudadanos, comunidades y países, se distinguen muchas obras buenas. De una manera u otra se van creando condiciones favorables para que el ser humano alcance la felicidad que anhela y que satisfaga sus múltiples necesidades. Aun cuando sabemos que hay corrupción e impunidad en todos lados y faltando muchísimo por lograr, vislumbramos buenas perspectivas de desarrollo.

Por lo mismo es deseable y justo que todos los hombres aspiremos a conseguir las mejores condiciones de vida, estando dispuestos a participar activamente en la construcción de un mundo mejor, aprendiendo a ser solidarios y respetuosos con los demás. Pero también creando los contrapesos que eviten los abusos de autoridad y a la vez que le permitan al ciudadano defenderse adecuadamente, para que no quede en situación de desventaja respecto a los poderosos o a las instituciones. Vayamos dándole mayor peso a la opinión pública, démosles su lugar a líderes de opinión honestos, creemos y apoyemos a grupos que tengan metas de bien común. La democracia no sólo es una forma de gobierno sino que tiene que ser parte de nuestra vida cotidiana.

188-178 06 de JULIO

El medio ambiente que nos rodea puede ejercer gran influencia sobre nosotros, unas veces para bien, otras para mal. Es verdad que de forma individual podemos influir en nuestra sociedad, pero, indudablemente, es la sociedad la que nos va formando en mayor proporción, sea de manera directa o sutilmente, no siempre nos damos cuenta de ello. Si influye para bien, seremos mejores personas; pero si influye para mal, corremos el riesgo de perder valores importantes para nuestra vida y la de los demás.

En esta época hay más oportunidades para desarrollarnos, tenemos más información y conocimientos que nos permiten avanzar más rápido y mejor; los medios de comunicación nos ofrecen una gama enorme de opciones, todo lo que está pasando en el mundo nos llega al instante; las obras de otros hombres nos pueden motivar a ser mejores, todo ello nos abren una mayor conciencia de nuestras posibilidades; en muchos casos hay más libertades e igualdad para todos.

Pero también estamos expuestos a muchas situaciones que no siempre serán las mejores para el ser humano, debemos ser concientes de esto. De otra manera nuestros valores se irán distorsionando y seremos enormemente afectados.

Bienvenido todo aquello que sea para bien. Lo que no, hay que rechazarlo con firme voluntad. De esto depende nuestra felicidad.


189-177 07 de JULIO

La corrupción se da en el ámbito gubernamental y también en el privado, pero es más notorio en el primero. En cualquier caso el corrupto se quiere justificar, trata de minimizar su responsabilidad, o quiere compartirla con el ciudadano, que también la tiene, pero la realidad es que al tener cierto poder o capacidad de decisión en algún asunto, ve la conveniencia de insinuar o presionar para sacar una ventaja. Es por eso que, muchas veces, los trámites se complican y se alargan: «para crear un ambiente propicio a la dádiva».

Parece ser que siempre existirá quien corrompe y a quien corrompen, pero no queramos justificarnos, porque «es más corrupto el que tiene el poder», el que está obligado a cumplir honestamente con su deber, pues por eso lo contrataron, por eso le pagan; no le dan la dádiva por tratarse de «Juan Pueblo», sino por la posición estratégica que tiene en el trámite o en la decisión. Él no está obligado, no se define formalmente en sus funciones, a aceptar nada a cambio del servicio prestado, a excepción de recibir las gracias.

Mis amigos me pueden regalar algo como muestra de cariño o de amabilidad, pero cuando alguien desconocido me quiere regalar algo, normalmente no es por su buen corazón o mi carisma sino porque busca obtener alguna ventaja o beneficio. Eso lo sabe toda persona que «se deja querer» o que presiona para obtener algo.

190-176 08 de JULIO

«La madurez implica encontrar el equilibrio entre mis necesidades, deseos y objetivos, y los del otro».

En el caso específico de las parejas esto es determinante porque hay mayor compromiso de hacer feliz y facilitar el desarrollo del otro; además, cuando hay hijos, es necesario crear el ambiente adecuado para su desarrollo. En las parejas, normalmente se espera que haya amor, respeto, fidelidad, apoyo, amabilidad, generosidad, comprensión, comunicación, por que hace posible que la familia sea feliz, pues formará el ambiente adecuado para un sano desarrollo. Se piensa y se dice que «la familia es la base de la sociedad», y esto es verdad, pero cuando hay malentendidos, riñas, faltas de respeto, indiferencia, hay posibilidad de múltiples problemas, sea entre la pareja, entre padres e hijos o con los demás; afectándose negativamente la convivencia familiar.


En la actualidad, la mujer tiene mayor participación en todas las responsabilidades y decisiones en el hogar y en la sociedad y a la vez se están generando conflictos por este nuevo rol. Es necesario que la mujer y el hombre aporten lo mejor de sí mismos, anhelando alcanzar la plenitud como pareja, siendo mejores padres, y educando mejor a sus hijos.

El ser humano, en ciertas condiciones, busca dominar, hacer las cosas a su modo. La madurez excluye las ansias de poder o de dominio, el egoísmo, la intolerancia, la falta de respeto, la conveniencia, la violencia de cualquier tipo, el desinterés.

La felicidad individual, de pareja o de comunidad se puede lograr siempre y cuando todos hagamos un esfuerzo conciente, unido a una participación activa, con compromiso y responsabilidad.

191-175 09 de JULIO

Aún cuando siempre estamos esforzándonos, es muy común que busquemos razones para justificar el retraso en la consecución de nuestras metas o el por que de nuestra indecisión a la hora de definirlas. Lo importante es que, el mismo tiempo o si es más, mucho mejor, que dedicamos a esto, lo utilicemos para pensar en razones para alcanzar dichas metas y en modos para conseguirlas. Sólo así nos estaremos acercando a su consecución. Por eso, interesémonos por encontrar motivos para seguir luchando, valoremos las pequeñas y grandes enseñanzas de la vida y no perdamos tiempo pensando sólo en lo adverso.


Aclaremos lo que queremos y en base a ello redefinamos nuestras metas. Después, simplemente, hagámoslo. ¿Simple? Preguntaremos, es verdad, quizá no será tan simple, pero es la única manera de lograrlas. Para empezar: «pensemos, decidamos cosas pequeñas y hagámoslas»; así iremos aprendiendo que, después del pensamiento, viene la decisión y después de ésta, la acción. «Busquemos, poco a poco, pero de manera constante, mayores retos». Empecemos con lo sencillo o pequeño: demos las gracias, pidamos las cosas por favor, saludemos a la familia y a los vecinos, no tiremos basura en la calle, sonriamos, conozcamos nuestra colonia, platiquemos con la gente, leamos un libro.

Es posible que queramos realizar proyectos más grandes e importantes, la idea es que lo pequeño nos vaya dando confianza para que algún día llevemos a cabo todas las grandes revoluciones pacíficas e inteligentes que, posible o seguramente, traemos en el corazón y en la mente, y que se requieren para transformar nuestra vida y el mundo.

192-174 10 de JULIO

Aún cuando la Historia las registra y el hombre las sigue usando para cambiar sus condiciones de vida, llegamos a la conclusión que después de tantas guerras y revoluciones, de tanta destrucción, muertes, y atrocidades, tanto sufrimiento y dolor siguen habiendo muchos problemas, injusticias y condiciones inadecuadas para una gran mayoría de la población mundial. Hay que reconocer también, que cada día hay más conocimientos y libertades, más conciencia de la justicia y de los derechos humanos, más oportunidades para educarse y vivir mejor, pero sin que llegue a esps millones que están en desventaja.

Me cuestiono si en muchos casos la violencia han provocado los cambios esperados o sólo el cambio de la gente que tiene el poder, sin muchos cambios en la convivencia diaria de esas sociedades; o si realmente podemos justificar el costo en vidas, sufrimiento, destrucción y el derroche de recursos.

Pienso que cualquier sistema, ideología, ciencia o estrategia si no es aplicada en base a valores morales, fracasa. Sé que para los expertos en problemas mundiales este enfoque les sonará simplista.

A final de cuentas, muchas personas por su sencillez, sentido común o por su ignorancia, porque quieren vivir en paz, o porque no le queda otra, se adapta a cualquier ambiente, a cualquier sistema de gobierno, aun existiendo pobreza, falta de oportunidades, explotación e injusticias. Es importante defender a la democracia, por que permite el cambio pacíficamente y sobre todo con nuestra participación.

193-173 11 de JULIO

Dependiendo de la capacidad y esfuerzo de cada quien, los resultados pueden ser diferente, pero en lo general el aprendizaje y el desarrollo son graduales, desde la dependencia total de un bebe, hasta un nivel de independencia que está asociado con la madurez de aquél que pueda valerse por sí mismo y decide sus propios caminos. Esto a sabiendas de que no hay independencia absoluta, siempre necesitaremos algo de otro.

El ser humano es complejo por naturaleza, debe desarrollar tantos aspectos que no siempre lo logra totalmente. Hay criterios para definir lo que es «normal» en la maduración de la personalidad, y en todos los ámbitos sociales una personalidad equilibrada es necesaria para propiciar la convivencia sana.

Hay extremos o anormalidades que en unos casos son buenos y en otros no. «El hombre busca el conocimiento, la certeza, la verdad y se enfrenta al desconocimiento, a las dudas, a las confusiones, al egoísmo, a la inseguridad, a los temores y miedos». Parece normal que a menos edad más dependencia e inseguridad y a mayor edad más independencia y confianza; pero también vemos niños y jóvenes muy seguros, decididos y sociables, y muchos otros que, sin importar su edad no lo son.

Es importante determinar y conocer los factores que influyen positiva o negativamente en nuestro desarrollo y qué podemos hacer para ser mejores y a la vez crear conciencia del potencial del hombre y cómo dirigir sus pasos por caminos más plenos. Es claro que mucha gente, todos los días, está haciendo algo para vivir mejor. ¡Enhorabuena! Ojala otros muchos le sigamos los pasos.

194-172 12 de JULIO

Ante el acelerado cambio en el mundo, no siempre nos es sencillo adaptarnos, aunque de alguna manera hay que hacerlo. Más conocimientos, más innovaciones, más libertades, nuevas costumbres, y no nos damos tiempo para reflexionar sobre la repercusión que tienen en nuestra vida; nos sentimos forzados u obligados a aceptar todo lo que nos dan, «no queremos quedar al margen del progreso», queremos aprovechar todas las opciones y las nuevas propuestas. Una explosión de cambios que nos atarantan, que no nos dan tiempo a pensar, a digerirlos, a filtrarlos a través de valores morales y nos crea la necesidad de querer siempre más.

Detente, tómate tu tiempo, en condiciones normales «nadie puede obligarte a nada si tu no quieres», en ti está la decisión. «Ojala no tengas la mente saturada de conceptos y necesidades inútiles, al grado de que esto te impida razonar», toma el control de tu vida. Sé selectivo, no te obligues ni dejes que te obliguen a aceptar algo que no quieres o sabes que no está bien; disfruta lo que te ofrece la vida y los avances, pero no seas obsesivo. Evita el vicio repugnante que practicaban en la antigüedad los romanos: comer en exceso, vomitar y seguir comiendo. Toda acción compulsiva u obsesiva, es siempre negativa.

Razona también frente a la elección de programas televisivos y radiales, películas, música, libros, internet, revistas, periódicos, espectáculos, pláticas, etc.; elige lo que te deje algo bueno, desecha lo que te daña, lo que es basura. «La naturaleza requiere animales carroñeros, la humanidad no».

195-171 13 de JULIO

Si es un día feliz para alguien cercano a mí, también para mí lo será; estaré con él o ella siempre que pueda, si no, seguramente tendré un pensamiento positivo para ellos, o le hablaré por teléfono, lo felicitaré. Que felicidad es vivir los días especiales de un ser querido.


Será un día afortunado para mí, «el estar cerca de la felicidad de otro, hará que mi corazón goce», que me sienta feliz, que ría, que recuerde gratos momentos vividos con esa persona, que aumente mi confianza en el ser humano, que alimente mi esperanza de una vida mejor.

Aquellas fechas relacionadas con esos días, y que son fijas, las anotaré, para que no se me olviden, no debo permitir que se me olviden, primero por el cariño hacia la otra persona, pero también por mí, porque conforme se acerque esa fecha podré anticipar un momento de felicidad.


Y aun sin los dulces que todos los años ha habido, hoy es un día de esos. Qué afortunado soy al vivirlo, de estar junto a mi familia, a mis seres queridos. Porque cada quien «tiene su lugar» en mi corazón y en la vida.


196-170 14 de JULIO

Cuan importante es desarrollar las más capacidades y habilidades posibles. Cuando iniciamos una relación mucho se pierde cuando no sabemos decir lo que sentimos por esa persona, cuando nos hacemos «los interesantes», cuando no nos mostramos tal cual somos y el riesgo posible que por lo mismo no hayamos podido darle a conocer nuestro valor como persona, de nuestras cualidades y gustos. Triste resultado, que es consecuencia de nuestras limitaciones, miedos o de nuestras erróneas tácticas de conquista. Mejor «aprendamos a ser y a mostrar ese ser».

A algunos nos implica esfuerzo expresar nuestros pensamientos y sentimientos, se nos hace difícil establecer comunicación con la gente que nos rodea y sobre todo con aquellas personas con las que nos relacionamos o nos queremos involucrar sentimentalmente. Un punto importante de partida es querer mejorar y hacer algo para superarlo, haciéndonos concientes que muchas cosas se pierden por no saber expresar lo que traemos dentro. Basémonos en el respeto y la sinceridad.

Afortunadamente para muchos de nosotros que ya hemos pasado por ese camino, «a pesar de nuestra torpeza o timidez iniciales el deseo de hacerlo, nos ha permitido salir adelante, abriéndonos interesantes y bellas posibilidades de comunicación y convivencia».

197-169 15 de JULIO

No deja de haber altibajos en nuestra vida, momentos buenos y otros no tan buenos, reconozco que todo es parte de ella. Después de pasar una noche un poco inquieto, dándole vueltas a algunas ideas en mi cabeza, me doy cuenta de que no tengo clara mi situación actual, que no he tomado las decisiones adecuadas o suficientes, para empezar a forjar mi nuevo futuro, que no tengo dinero en mis manos y algo debo hacer para que aparezca, pues hay un sin fin de gastos que solventar. Mientras tanto, los mosquitos zumban más fuerte cerca de mi oreja, o así me lo parece y no me dejan dormir.

Entonces me doy cuenta de que «empieza a amanecer, maravilla de maravillas, es un nuevo día, completito para seguir en la lucha», real y a la vez simbólicamente se disipa la oscuridad, apareciendo la claridad. Significa que estoy vivo, y entonces renacen mis esperanzas de que algo bueno suceda, algo que clarifique mi pensamiento, que me dé la oportunidad de agradecer las riquezas que tengo en mi casa y en mi vida, de confirmar la estima de mis amigos.

Magnífica oportunidad el estar aquí y ahora. Sé que algo bueno está formándose en mi vida, lo estoy creando con mis sueños, mis pensamientos, mis palabras, mis oraciones, mis sentimientos, mis actitudes y mis acciones, aun cuando no siempre las vea con claridad.

198-168 16 de JULIO

Hay personas de las cuales aceptamos ciertas normas, a veces por convicción o porque lo consideramos conveniente, otras veces por su autoridad, por necesidad o por temor. Algunos llegan a pensar ilusoriamente que viven conforme sus propios criterios, sin darse cuenta de que están influidos por el ambiente, por su educación, por los amigos, etc. Esto por supuesto no elimina nuestra capacidad de elección, pues tenemos la capacidad de tomar nuestras propias decisiones y establecer normas útiles y que impulsen el bien común.

Un problema de la época actual es que tenemos la idea de que no hay necesidad de las normas, que no tenemos el compromiso de respetarlas. En nombre de nuestra libertad, parecería que nos gustaría que no hubiera normas, pero aplicando el sentido común nos podemos dar cuenta de que son necesarias. Alguien podrá vanagloriarse que sin ellas vive, sin reconocer que aprovecha una estructura social creada por otros en base a normas.

Si no establecemos nuestros propios límites o respetamos los existentes, tarde o temprano tendremos que pagar las consecuencias, porque sin ser adivino, fatalista, ni pesimista, puedo asegurar que las habrá. No es congruente negar la realidad por un falso concepto de libertad, que no es posible ni necesaria que sea absoluta.

199-167 17 de JULIO

En ocasiones «la maraña» de nuestra vida diaria nos impide ver con claridad que, de alguna manera vamos avanzando, reafirmamos conocimientos, aumentamos experiencias, acumulamos satisfacciones y conocemos nuevos amigos.

No olvidemos que de las intenciones, metas, esfuerzos diarios podemos extraer el sentimiento de la valía propia, sentirnos útiles, sabiendo que estamos participando en un esfuerzo común, que somos parte de la gente que busca su propio bienestar, el de su familia y el de su comunidad.


Es alentador que después de tantos esfuerzos, avancemos cuando menos un paso hacia la consecución de nuestras metas. «El esfuerzo lleva en sí su propia satisfacción». Pero qué mejor aliciente que el ver cómo ese progreso se refleja en nuestra realidad: mejores ingresos, más responsabilidades, más satisfacciones y mayores reconocimientos. Disfrutemos esos logros y compartamos con los demás esos momentos y sentimientos.

200-166 18 de JULIO

El amor es vida, es alegría, es respeto, es fuerza, es valor, es generosidad, es tantas cosas buenas y positivas. Por lo que nadie debería morirse de amor. Es real que los enfoques negativos distorsionan nuestra realidad, nuestros valores y nuestra dignidad. Suponemos vivir el amor. La realidad nos muestra a veces otra cosa.

Cuando el amor nos causa problemas o en nombre de él los causamos, es indicio de que no se trata de un amor maduro, no es auténtico; es un intento o una distorsión, y aunque le llamemos amor, no lo es. Por lo tanto debemos poner mucha atención y, poco a poco, aprender realmente a amar, sólo tenemos que buscar con inteligencia, con respeto, madurez, honestidad, alegría, buena voluntad y humildad.

Ojala aprendamos a amar para que vivamos la vida en plenitud, para que desarrollemos nuestras potencialidades, para hacer feliz a la gente que nos rodea, para hacer este mundo más digno de vivirse y para hacer especialmente feliz a la persona amada o a las personas amadas en un mayor contexto.

201-165 19 de JULIO

Aún con la inteligencia prodigiosa que tenemos, parecería que es propio de la naturaleza humana, no escarmentar en cabeza ajena. Algunas veces percibimos que la juventud es irreflexiva, inquieta, rebelde, voluble, idealista y que, por lo mismo está expuesta a cometer errores. Pero si en la etapa de la niñez y adolescencia ha habido cariño, disciplina, constancia en los actos, la juventud está más dispuesta a aceptar las normas y experiencias ajenas como base de su comportamiento.

Como dice la canción «hay tanta adolescencia apresurada y tanta soledad arrepentida», porque creemos tener la seguridad de que, aunque a los demás les pase lo negativo, nosotros seremos capaces de salir mejor librados, suponemos ser más listos. Este razonamiento muchas veces nos falla. «Es inteligente el que aprende de sus propios errores, pero lo es más quien aprende de los errores ajenos».

Pero cuidado, que esto no sólo les ocurre a los jóvenes, a cualquier edad cometemos errores o tonterías. Ninguna educación hasta el momento nos garantiza que sabremos dar respuestas positivas a todas las situaciones que se presenten, menos si hemos dejado de educarnos. Siempre hay que seguir observando, estudiando, reflexionando, aprendiendo y sobre todo poniendo en práctica nuevos enfoques para darle solución a los problemas humanos.


Afortunadamente nos damos cuenta que hay algunos ingredientes como el respeto, el compromiso, la responsabilidad, la generosidad, la alegría, el optimismo, etc., que funcionan o han funcionado aquí y en China, bueno, así se dice. Todos, amarillos, negros, blancos, cobrizos, hombres o mujeres, ricos o pobres, con o sin preparación, realmente sin importar colores ni sabores somos humanos y, por serlo, buscamos y tenemos la misma esencia. Cambia la escenografía, cambian los paisajes, cambian ciertas circunstancias, cambian incluso las religiones, las filosofías y las ideologías, pero se conserva la misma esencia. De distintas maneras o a nuestra manera todos queremos vivir y disfrutar la felicidad.

202-164 20 de JULIO

La vida es evolución, es cambio, aunque no siempre ese cambio ha sido positivo. Muchas ideas y hechos dejan huella, es posible que no se desarrollen o acepten en el momento que ocurren, pero después serán práctica común.

Las condiciones para que esto ocurra no están determinadas, aun considerando que no todas dependen de uno mismo, a nivel personal debemos esforzarnos en llevar adelante nuestras ideas.


Ahora, ¿hasta qué punto podemos crear condiciones propicias para llevarlas a la práctica? Posiblemente un primer paso sea establecer metas personales, de manera que dependan sólo de nosotros mismos, si es necesario metas pequeñas o sencillas, realizándolas de la mejor manera posible; después, establecer metas en las que participen familiares o amigos y realizarlas de acuerdo a una serie de condiciones que tenemos que cumplir, previamente establecidas, ahí es donde uno va desarrollando habilidades. Después ir agrandando las metas. Posiblemente o seguramente aprenderemos a crear muchas condiciones si es que no todas, para llevar a cabo nuestras metas. Incluso con la intención que si nosotros no podemos seguir, otros continúen el esfuerzo.


Lo vemos en la vida cotidiana, una lluvia constante de innovaciones, de productos, de ideas, de obras. Parecería que la aportación individual no se nota, pero cuando se da por miles y unas retroalimentando a otras el flujo es incesante, dinámico, increíble, maravilloso incluso a veces parecería equizofrénico.

203-163 21 de JULIO

Hay cambios o actividades que se realizan y que, en algunos casos, no son buenos y no hay una conciencia general de lo dañinos que son. Hay proyectos públicos o leyes que se aprueban y llevan a la práctica, pasando de alguna manera desapercibidos, y cuando algunas personas se hacen concientes y protestan en contra ya es demasiado tarde, pues es difícil quitar lo establecido. Lo que se hace costumbre o ley es difícil de eliminar o cambiar, por que es tan larga nuestra lista de asuntos pendientes que cuando se resuelven o definen, dan paso a otros temas y difícil volver a los anteriores.


Siempre debe ser motivo de atención y reflexión todo lo que está ocurriendo a nuestro alrededor. Esto no será sencillo ante el alud de problemas, situaciones o proyectos que todos los días se presentan en nuestro país, es casi imposible interesarse o estar al tanto de todo, pero ello no significa que seamos indiferentes o que sólo nos dediquemos a nuestros asuntos.

Seamos más concientes y participativos, que nuestra atención no sea superficial, compartiendo opiniones con nuestra familia, con nuestros amigos; apoyando las buenas causas; apoyándonos en líderes de opinión en los que confiemos o en grupos que han tomado un papel activo dentro de lo que es bueno para nuestra familia, para nuestra comunidad, para la sociedad, o para la humanidad. Si actuamos oportunamente evitaremos problemas, o que estos se hagan mayores.

204-162 22 de JULIO

En nuestro comportamiento diario existen varias maneras de actuar; las leyes, las costumbres, los principios y valores morales, el sentido común, nos señalan lo que es bueno para nuestra convivencia y en cualquier actividad o lo que se espera de nosotros. Aun así, según nuestra individualidad, capacidades, conocimientos, decisiones, limitaciones, cualidades, defectos, actitudes, percepciones, orgullo o circunstancias, preferiremos alguna de las afirmaciones siguientes:

1) Hacer lo que queremos o tenemos que hacer, depende de nosotros; 2) Hacer nuestra voluntad sin considerar lo que quieran los demás; 3) Hacer lo que lo que quieran los demás; 4) Hacer lo que queramos hacer hasta donde nos dejen los demás; 5) Hacer lo que queremos hacer conforme la medida de nuestros valores morales; 6) Hacer lo que tenemos permitido hacer o lo que se espera de nosotros conforme a un orden definido de manera formal por un grupo u organización; 7) Una combinación de las anteriores.

Cada forma de pensar tiene sus pros y sus contras, cada una tiene sus consecuencias, cada una sus resultados y sus riesgos. Muchas veces actuamos de manera conciente, otras no tanto; hemos aprendido a hacer las cosas de cierta manera, lo que, en ocasiones, puede generarnos problemas. Razonemos y encontremos el equilibrio entre lo que queremos y lo que quieren los demás. Evitemos lo que consideremos que no es bueno y hagamos lo bueno. Procuremos seguir aumentando esa conciencia de nuestra realidad.

205-161 23 de JULIO

Hay responsabilidades, niveles de autoridad, funciones, actividades formales e informales, en cualquier ámbito humano, no incluyo las actividades de lo que se conoce como economía informal. En el trabajo es relativamente fácil entender las formales, porque son responsabilidades bien definidas o «más o menos», tenemos que hacerlas lo queramos o no; las informales también existen en el ámbito laboral, son un complemento importante, y las hacemos o aceptamos, muchas veces de manera inconsciente o muy natural por que nos llevamos bien con los compañeros.

En el hogar se dan, de igual manera estas dos formas, aunque la actividad formal no siempre es definida. Se llega a establecer por medio de costumbres, en la que el hombre es la cabeza de la familia y aporta lo necesario para el sustento, pero cada día se cuestiona más la manera tradicional, pues la mujer ha ido cambiando su rol, se ha ido preparando y aportando más de todo. Incluso ya en muchos hogares es solo la mujer la que se responsabiliza de todo.

Casi toda actividad, fuera del trabajo, de la escuela y el hogar la consideramos informal, depende de que queramos y tengamos tiempo para hacerla. Un amigo alguna vez me dijo que aun las actividades que se dicen voluntarias, en el momento en que uno se compromete a hacerlas, se transforman en formales, ya no quedan al capricho de uno, hay que dedicarles tiempo, esfuerzos y talento. Qué bueno que el hombre sepa y cumpla sus compromisos. Qué bueno que se busque el entendimiento para actuar en lo formal y en lo informal. Se complementan y son necesarias.

206-160 24 de JULIO

Cuando formamos parte de una buena familia que nos quiere, cuando nos maravillamos de tantas bellezas que nos brinda la naturaleza, cuando confiamos en la capacidad y la buena disposición de los demás o aún cuando no todo sea como quisiéramos, consideremos que estamos vivos para seguir esforzándonos para lograr eso que queremos o soñamos. Cada día tenemos la oportunidad de sentirnos afortunados.

Sigamos visualizando todas las cosas buenas que queremos. Las circunstancias y condiciones deseables y el comportamiento bueno que deseamos de la gente, nos hará cambiar para bien. En los momentos de crisis tenemos que actuar con firmeza, siempre con la confianza de que la situación va a mejorar, siempre actuando con optimismo,con la mayor naturalidad posible. Veamos el problema de alguna manera como algo que tenemos que resolver juntos como familia, como un reto que nos permitirá crecer juntos.

Se dice que la unión hace la fuerza, pero tiene que estar basada en el respeto, en ese espíritu que da el querer salir adelante juntos; enfrentando las circunstancias con seguridad, confianza, con paciencia y tolerancia; extrayendo y aportando dosis de alegría; aprendiendo de las enseñanzas que aumentan nuestros conocimientos; sacando y puliendo lo mejor de nosotros mismos.

Tengamos confianza en nosotros mismos, rescatemos la fuerza que la unidad de la familia nos puede dar, esforcémonos por ver las cualidades que cada quien tenemos, afiancemos y demostremos nuestro cariño, nuestras buenas intenciones, y nuestras mejores actitudes. Sigamos aportando nuestro esfuerzo, sigamos luchando, siempre juntos, reafirmando nuestro amor en el crisol de la vida diaria. «Es imposible que las cosas no mejoren, es imposible imaginar que nuestra familia no saldrá adelante, es imposible no dar pasos en el camino de la superación». Y de manera general, usemos este mismo enfoque en cualquier situación que nos toque participar, bien integrados como grupo o comunidad.


207-159 25 de JULIO

En ésta época estamos observando un desinterés en el matrimonio, o en comprometerse en una relación de pareja, también un desinterés en tener hijos. Pero muchos todavía tenemos esa ilusión, de tal manera que cuando nuestros hijos nacen, pensamos que son un pedacito de nosotros y nos maravillamos. Cuando nos sonríen nos hacen muy felices. Cuando empiezan a dar sus primeros pasos; cuando nos dicen mamita o papito, nos hacen sentir lo máximo y pensamos que vale la pena vivir.

Cuando van al jardín de niños y nos enseñan los palitos y bolitas, sus dibujos rayoneados y coloreados, qué emoción, «casi obras de arte»; sigue la primaria y sus tareas, sus garabatos, sus cuentas, todo es motivo de felicidad. Hasta ahí no nos preocupa su desempeño porque cada paso lo vemos como un avance increíble. Los vemos con ojos de amor, por eso es ilustrativo aquello de que somos como «papá cuervo», todo nos es bello en relación a ellos.

En nuestra sociedad todavía existe la distorsión de preferir a los hombres, por aquello del apellido; pero con los descubrimientos genéticos del ADN se tiene que irse acabando este enfoque, porque mujeres y hombres siempre estarán transmitiendo sus características generación tras generación. El ser humano sin importar género es increíble, maravilloso y valioso. Y después por las innumerables aportaciones que van haciendo unas y otros. Nos hacemos concientes de la inmortalidad a través de ellos, sean hombres o mujeres. «Amar a nuestros hijos también es una manera de amarnos a nosotros mismos». Así que hoy, soy muy feliz con y por «mi hermosísima».

208-158 26 de JULIO

¿Hasta que punto se puede determinar qué cosas son las que pueden ocurrir? Hay situaciones, ideas que en algún momento nacieron y, por no haberse presentado las condiciones adecuadas no se desarrollaron. Estas carencias pudieron haber sido: falta de tecnología, sistema político inadecuado, prejuicios raciales, prejuicios religiosos, ignorancia, desinterés, etc.

¿Qué cosas que ahora ya están establecidas, tuvieron principios inciertos y se fueron implantando poco a poco, o rápido cuando se presentaron condiciones propicias? ¿Cuál es la mentalidad, preparación y circunstancias de la gente en todos esos momentos relacionados con algo nuevo? Generalmente, los proyectos de aquellos precursores fueron rechazados o vistos con poco interés; después, con su gradual aceptación; hasta llegar a su completa implantación.

De algunos años para acá se habla mucho del respeto de los derechos humanos, del convencimiento y motivación para que se haga algo. Aún cuando no siempre se practican, si se recurre frecuentemente para argüir o protestar, incluso hasta parece que solo por llevar la contra. No siempre con una plena conciencia de su aplicación para todos y en todo, y si sólo como estrategia política o ideológica.


¿Cuál ha sido el papel desempeñado por las mayorías en los acontecimientos sucedidos? ¿Hasta qué punto ha habido buena intención y hasta qué punto han sido manipulados? ¿En base a qué se determinará la conciencia y participación de una mayoría en el surgimiento y desarrollo de una sociedad más justa, más feliz?

¿Hasta qué punto se puede acelerar esa toma de conciencia y hasta qué punto es un ritmo propio que la humanidad sigue? ¿Cuál ha sido el detonante de los cambios en los últimos años y qué tanto abarcan esos cambios, sobre todo en el interior del ser humano?

Aparentemente el progreso ha sido en lo externo, en lo material, pero en la constitución interna del hombre, no ha cambiado de manera suficiente; gente preparada, conciente, responsable, con ideas trascendentes, una minoría y gentes conformes, medio preparadas o ignorantes, con ideas inmediatas en su practicidad, básicamente de sobrevivencia o vivencia, pero no de trascendencia, una mayoría.

Cuestionarnos no es suficiente, pero es un principio, tenemos que seguir buscando respuestas y después irlas poniendo en práctica. «El hombre puede influir o influye en sus circunstancias, en su medio ambiente y en la sociedad».

209-157 27 de JULIO

El conocimiento y la experiencia adquirida a través del tiempo nos ayudan a dirigir nuestros pasos. Según las circunstancias vamos ajustando nuestro comportamiento, basados conciente o inconscientemente en el método de prueba y error, hasta lograr lo que queremos de la mejor manera o con los menos problemas posibles. Todo este proceso lo asimilamos y forma parte de nosotros, de manera que en ocasiones siguientes lo aplicamos, reproduciendo casi los mismos resultados.

También en otras ocasiones decidimos probar otras maneras de hacer las cosas, o quizá las circunstancias nos obligan a intentarlo. Los resultados pueden ser peores, iguales o mejores de los obtenidos con anterioridad; de acuerdo a esto, asimilaremos nuevos conocimientos, aumentaremos nuestras opciones e incluso aprenderemos a cómo no hacerlo.

Hay cosas que son o parecen tan obvias, pero no las descartemos. «Sin importar la edad o las circunstancias siempre tenemos que estar dispuestos a probar, aprender y a aplicar lo aprendido», nuestra calidad de vida se incrementará y tendremos la posibilidad de ser más felices y de hacer felices a los demás.


210-156 28 de JULIO

Hay cosas que aceptamos fácilmente, otras no tanto; unas implican mucho esfuerzo y algunas, prácticamente no las aceptamos.

En principio es normal que queramos hacer las cosas a nuestro modo, hay un impulso instintivo o subconsciente de satisfacer nuestras necesidades. Para vivir primero hay que sobrevivir. Se nos juzga por ser egoístas, egocéntricos, pero «si no me preocupo y ocupo de mí no siempre habrá quien lo haga», además «es importante que cada quien se responsabilice de su vida y de sus resultados». Es sano ver por sí mismo. Un principio fundamental sería que cada quien pudiera resolver sus problemas, que sea autosuficiente e independiente.


Pero otro principio que forma parte de la unidad en la vida del hombre, es ser generosos, interesarnos por los demás, solidarizándonos en sus circunstancias. Así que necesitamos encontrar el punto de equilibrio, busquemos o definamos alguna palabra que manifieste el punto medio entre egoísmo y generosidad, que nos permita definir lo correcto y necesario respecto al cuidado de la propia persona y, al mismo tiempo, lo que rebasa la línea de lo saludable, cuando se cae en la exageración, en el egocentrismo, por el que exigimos que todo gire alrededor nuestro. Requerimos una filosofía galileica que nos señale que no todo es así. O tenemos que dividir el significado de la palabra egoísta y crear otra palabra que la complemente, una parte que defina lo correcto y necesario de interesarse por sí mismo y la otra cuando incurrimos en exagerar y exigir que sólo nos interese única y absolutamente lo nuestro.


No es malo interesarse por si mismo, incluso en la Biblia está dicho: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo», fórmula precisa y justa. Sólo será necesario estar concientes para encontrar y aplicar el equilibrio en nuestra vida.

211-155 29 de JULIO

Aún cuando muchos hombres y mujeres quieren y siguen formalizando su relación de pareja, muchos otros están optando por vivir en la informalidad, unos de manera permanente y otros decidiendo vivir en relación ocasional, no permanente.

En cualquier caso siempre se requerirá el respeto. Se necesita mayor responsabilidad cuando hay hijos de por medio, «el ser humano requiere amor, atenciones y entre más pequeños más apoyos de todo tipo». Cada quien tiene que hacerse conciente de los compromisos que contrae con su pareja, y de que dichos compromisos serán mayores cuando procreen sus hijos; deben saber lo importante que es su presencia en el seno familiar para que haya estabilidad, desarrollo y felicidad.

«El que existan tantos problemas en el ser humano y en el mundo es consecuencia, muchas veces, del resquebrajamiento de la familia, porque en la pareja hay inconsciencia, egoísmo, irresponsabilidad, falta de compromiso». Creando injustas limitaciones emocionales y materiales tanto a tu pareja como a tus hijos, que afectarán su desarrollo y su vida. Si así lo viviste, entiendo que sigas reproduciendo ese circulo vicioso, ojalá concientemente lo conviertas en virtuoso por decisión propia y para bien de todos.


El matrimonio sigue vigente, primero por costumbre, pero también por el instinto y el deseo que sienten el hombre y la mujer de hacer vida de pareja, de formar una familia. Claro que, conservar y acrecentar el amor en el matrimonio requiere que utilicemos también ingredientes como el respeto, la responsabilidad, el compromiso, la generosidad, etc., de manera que se convierta en un medio de fortificación y enriquecimiento para cada uno de los miembros de esa familia.

212-154 30 de JULIO

Vivimos en un mundo conmocionado por los cambios. Habrá quien piense que basta el perfeccionamiento de las cosas que existen para que todo siga funcionando bien. Otros dirán que hay que cortar de tajo con lo tradicional. Pero debemos decir que «ni todo lo nuevo es mejor ni todo lo anterior sirve».

Afortunadamente tenemos inteligencia para distinguir entre lo bueno y lo malo, lo útil de lo inútil, lo conveniente de lo superfluo, lo trascendente de lo pasajero; sabemos que el pasado nos ayuda a forjar el presente, y el conocimiento existente sienta las bases a lo que falta por inventar o descubrir.

En la mayoría de los casos sería irracional partir de cero. Hay gente que sin necesidad de destruir o matar tienen tal visión que vislumbra mejores formas de conocimiento y de vida, proponen alternativas creativas, lo llevan a la práctica, están abiertos a lo nuevo pero reconocen lo bello e importante del pasado o de lo existente.

No nos cerremos a nuevas ideas o a perfeccionar las existentes, abramos nuestra mente a todas las posibilidades; vivamos con optimismo, sin dejar de reconocer nuestra capacidad de destrucción, para evitarlo. «El universo, la naturaleza, el hombre son una maravilla; el conocimiento adquirido y las obras del hombre muestran que es posible algo mucho mejor», sigamos en esa búsqueda, en esa intención, aprendiendo a ver y a reconocer todo lo bueno que existe, realizando las acciones que creamos o sean necesarias.

213-153 31 de JULIO

Nuestras circunstancias buenas, nuestros conocimientos, todos los logros alcanzados, nos permiten disfrutar de mejores condiciones de vida, a nosotros y a nuestra familia, podemos tener más y mejores cosas, ser un medio para ayudar a otras gentes, lograr mejoras en nuestra comunidad y, de ser posible, generar más riqueza. Pero, a la vez, no debemos usarlas para abusar de los demás, imponer condiciones incorrectas, afectar o destruir el medio ambiente y cometer cualquier tipo de excesos.

Resulta comprensible que cuando se ha vivido con limitaciones y de pronto se tienen mejores posibilidades y recursos, queramos darnos una mejor vida, disfrutar ciertos placeres, que desde antes anhelábamos; pero no perdamos de vista que de alguna manera sabemos que hay cosas correctas y otras no, que las primeras nos causan satisfacciones y que las segundas, aun cuando nos sean placenteras, nos pueden complicar la vida o se las podemos complicar a otros.

Claro que tenemos derecho y obligación de disfrutar la vida, primeramente nuestros gustos y recursos nos marcarán la pauta, siempre tendremos la posibilidad de hacerlo pero con medida. Todo lo que hagamos enmarquémoslo en principios y valores morales. «Busquemos y aprovechemos toda oportunidad que tengamos de hacer y disfrutar lo correcto».









































AGOSTO



¿Será bueno tener miedo, dudas, incertidumbres, frustraciones, inconformidades? Normalmente todo lo negativo que sentimos y vivimos no nos es grato, lo vemos como algo no deseable que nos hace concientes de nuestra debilidad, infelicidad o nuestra falta de éxito, nos hace sentir mal. Pero, el hacernos concientes de que algo falta o sobra lo negativo en nuestra vida, puede convertirse en el primer paso para seguir buscando nuevos caminos y mejores conocimientos. Maravillosa la posibilidad de darnos cuenta de que algo es bueno o malo o de la diferencia entre una cosa y otra. Si otros han logrado resultados que nosotros también queremos, podemos aprender y hacer algo en consecuencia. Llegar al fondo, es también la posibilidad de impulsarnos hacia arriba. Nunca la noche oscura podrá derrotar la luminosidad del amanecer.




















214-152 01 de AGOSTO

Son gratificantes los triunfos alcanzados, nos sirven de referencia y refuerzos positivos para luchas presentes y futuras. En ocasiones ciertos esfuerzos significan casi un triunfo pues dimos todo, a la hora de luchar por el ideal o el resultado, aún cuando éste no se alcanza.

Ciertos obstáculos no nos preocupan mucho, los pasamos de largo, pensando en aquellas otras dificultades futuras que consideramos más grandes, que serán mayores retos. Pero cuando el resultado esperado no se da, habría que preguntarse si: ¿Actuar de esta manera fue lo mejor? ¿Será mejor concentrarse en el obstáculo inmediato antes que saltarse al siguiente?


Otras veces pareciera que hay obstáculos intangibles que nos impiden realizar nuestros sueños, pues a pesar de que tenemos capacidades y experiencia, no los utilizamos o no sabemos utilizarlos para conseguir lo que deseamos. Teniendo recursos no los usamos. ¿Es el exceso de confianza lo que nos hace perder altura cuando no se dan los resultados esperados? ¿Las equivocadas expectativas nos crean barreras ciertas? ¿Son actitudes equivocadas las que nos hacen reaccionar mal? ¿No aplicamos la estrategia o el esfuerzo correctos? ¿Nuestra inseguridad nos crea miedo al éxito?

Es normal que cuando las cosas no salen como quisiéramos, busquemos un culpable fuera de nosotros, sin dejar de hacer un amplio análisis, «lo mejor» será cuestionarnos personalmente sobre aquello que nos pasó para descubrir lo que hicimos mal. No es la intención crearnos un complejo de culpa sino conocer con honestidad la verdad de nuestra actuación. ¿Si por nuestra mente pasaron chispazos de miedos u dudas? o ¿no alcanzamos a ver con claridad nuestro éxito? es posible que eso refleje algo más profundo, en nuestra aparente confianza. Seamos humildes para que aprendamos de nuestros errores y de nuestros fracasos, incluso de nuestros éxitos, por que «la verdad nos hará libres». Tenemos la capacidad para lograr nuestros objetivos, pero también tenemos que seguir aprendiendo. Sigamos intentando conocernos a nosotros mismo. En cualquier momento nosotros mismos somos nuestro mejor recurso. Nuestro potencial está ahí.

215-151 02 de AGOSTO

Lo ideal es que vivamos en un ambiente positivo, que ayude a nuestro propósito de ser mejores, pero no siempre es así, entonces, nuestros esfuerzos se verán limitados, los resultados pueden no ser inmediatos.

Por lo mismo es necesario considerar algunos puntos: Sí podemos cambiar y es nuestra responsabilidad, hacerlo. Todo lo bueno y malo que hagamos influye realmente en nuestra vida y en la de los demás. Hagamos siempre todo lo que consideremos bueno sin importar el resultado inmediato. Veamos todo lo bueno que hay a nuestro alrededor. Sin importar la edad que tengamos, el momento actual siempre será el mejor para cambiar. No lamentemos el tiempo perdido, aprovechemos el tiempo del que disponemos.

Si con tu nuevo comportamiento o esfuerzos obtienes mejores resultados, qué bueno, sino siéntete satisfecho por hacer lo correcto. Comparte tu idea o inquietud de ser mejor, pero no hagas depender tus actitudes de aquello que los demás hacen. Decide momento a momento lo que consideres necesario. Sigue mostrando lo mejor de ti, aun cuando los demás sólo vean lo peor. Tú sabes que lo estás intentando. ¡Vamos! Anímate a confiar, se paciente, algo bueno está germinando en tu interior y poco a poco también estás sembrando buenas semillas en los demás. Imposible que no ocurra así.

216-150 03 de AGOSTO

Como un intento de resistencia, algunos dicen reaccionar y aparentemente no son influenciados por los medios de comunicación. Hoy se habla mucho de ser original, y ante esto existen diversas reacciones. Algunos yéndose al extremo opuesto buscan la igualdad absoluta, se uniforman, no admiten la novedad. Otros asumen esta originalidad de un modo más bien distorsionado: parecería que se rebelan ante Dios por ser éste El Absoluto, pretenden ser creadores de costumbres, de seudo ideologías, filosofías, movimientos religiosos, sintiéndose felices al ver que otros les siguen sin importarles que dañen, haciendo a un lado los valores morales.

Los excesos son normalmente reflejo de falsas valoraciones o de no aceptarnos como humanos. No somos animales: instinto, ni somos dioses: trascendencia, sólo humanos, y siempre con la posibilidad de ser mejores seres humanos y eso es algo maravilloso en si. Ningún exceso es bueno, ni siquiera, como en este caso, la obsesión de ser originales.


Aceptemos y mostremos nuestras diferencias, pero no rechacemos nuestras semejanzas. Es valioso usar la creatividad, es normal esas pequeñas locuras que le dan alegría a la vida». Pero en otros niveles hay búsquedas y manifestaciones más adecuadas, no nos obsesionemos por la originalidad, ésta se manifiesta de adentro hacia fuera y no al revés. Cuando encuentres tu esencia, te sentirás valioso y ya no te serán necesarios los excesos. «Qué mayor y mejor originalidad, que manifestar nuestra individualidad». Somos una maravilla en sí. «Llamar la atención» no te hace más valioso, ya lo eres por el solo hecho de ser.

217-149 04 de AGOSTO

Tantas situaciones han influido en la sociedad, que no es fácil mantenerse al margen. Hay dos clases de ciudadanos que se involucran en la corrupción. Uno es el que se ve de alguna manera obligado a ofrecer «la mordida» para que su trámite avance o se haga, porque de otra manera no se haría nada y se alargaría el tiempo del arreglo, indeterminadamente. Otro es el que de antemano la usa como estrategia de comportamiento, sabe que ofreciendo la dádiva obtiene alguna ventaja y va dispuesto a ello, incluso lo tiene considerado como un gasto necesario y útil.


La corrupción tiene tantos años que parece haber existido desde siempre; para muchos la «mochada» es algo que, como algo normal, un impuesto informal y conveniente, se añade al pago por el servicio que se solicita. Es común escuchar frases como: «el que no transa no avanza» «a mí no me den, nada más pónganme donde hay». Cuando la corrupción nos afecta nos quejamos, pero si nos beneficia, pensamos que es lo justo, que bien merecíamos aquella «compensación». Esto se convierte en círculo vicioso, tan arraigado, que parece imposible de erradicar.

La necesidad y la conveniencia alimentan a la corrupción. La lógica diría que se irá acabando de arriba hacia abajo, es decir, empezando por la máxima autoridad del país y pasando por miles de funcionarios con cargos de importancia, hasta los más bajos niveles. A veces nos suena como una utopía pensar así. La realidad es que se requiere la voluntad de muchos para lograr algo de veras trascendente, sin esperar solo el cambio en «los de arriba».

La saneación de nuestros ambientes se hará posible, cuando todos cumplamos con nuestras obligaciones y deberes, y recibamos a cambio de ello, ingresos estipulados abierta o legalmente, o en el caso de los comerciantes y empresarios, se obtengan ganancias justas. ¿Los valores morales estarán obsoletos? ¿Son solo sueños guajiros?

Con la corrupción a veces saldremos beneficiados pero de una manera u otra todos estamos siendo dañados. Siendo realistas no siempre nos será posible mantenernos ajenos a ella, pero tampoco la fomentemos, ni dando ni recibiendo. No es fácil pero tampoco imposible. Hay que seguir creando la cultura de la honestidad, la razón y la ética así lo dictan. Combatamos nuestro Sistema corrupto y corruptor.que a todos nos afecta, distorsionando nuestra vida diaria. Lo que personal y positivamente hagamos será de gran ayuda para irla erradicando.

218-148 05 de AGOSTO

Tantas costumbres, actividades, modos han ido cambiando y por lo mismo a las parejas se les está complicando la convivencia. Los roles de pareja están cambiando, día a día las mujeres se están preparando a mayores niveles, y le dedican más tiempo al trabajo, son parte importante de los ingresos y de las decisiones en la familia.

En nuestra sociedad mexicana la mayoría de los hombres estamos acostumbrados a que nos atiendan, pero poco a poco el hombre está tomando conciencia de su responsabilidad en la construcción integral del hogar, participando en las actividades de la casa y en el cuidado de los hijos, y tomando más en cuenta a su pareja.

Es necesario que hombre y mujer al pensar en formar una pareja se conozcan lo mejor posible. En esta época todo es tan rápido que llegamos a comprometernos sin pensarlo mucho, generando después graves consecuencias. Debemos darnos tiempo para analizar nuestras formas de ser y de pensar, lo que queremos en lo inmediato y a largo plazo. Alguien dice que si en la pareja ambos fueran exactamente iguales todo sería aburrido, pero sin duda las marcadas diferencias sociales, culturales, escolares y de cualquier tipo pueden ocasionar problemas, aunque algunas enriquecen la relación, las afinidades son más importantes.

En una relación cada quien tiene sus responsabilidades, su lugar y su razón de ser como parte de la pareja. El amor, el respeto, la confianza, la amabilidad, la generosidad deben ser una constante entre los dos. La relación de pareja puede generar muchos problemas cuando no actuamos con madurez pero cuando hacemos las cosas bien, también puede ser un medio para encontrar soluciones a nuestro desarrollo individual y por lo mismo a la propia felicidad.

219-147 06 de AGOSTO

Normalmente asociamos educación con ir a la escuela o también con esa etapa fundamental de la vida, siendo niños o jóvenes, en la que requerimos la guía, especialmente, de nuestros padres.

Pero después, cuando ya somos mujeres y hombres «hechos y derechos», nos dedicamos a vivir, a trabajar sin detenernos a reflexionar si algo podemos seguir aprendiendo, aunque en algunas actividades, sobre todo las laborales de ciertas maneras nos obliga a seguir preparándonos, cuestionándonos si estamos haciendo las cosas bien, o podemos hacer las cosas mejor, si nuestro comportamiento es el adecuado, pero en otros ambientes dejamos insensatamente de hacerlo.

Siempre tendremos la posibilidad de adquirir nuevos conocimientos relacionados con las distintas facetas del ser humano; siempre podremos mejorar nuestro comportamiento, no hay edad para dejar de hacerlo, «cualquier edad, es el momento adecuado para aprender y hacer lo correcto».

Tenemos que mantener activa nuestra capacidad de admiración, de maravillarnos, incrementando nuestra capacidad de ser generadores de felicidad, aprovechando las oportunidades para ser mejores personas. Toda la vida, y de una manera u otra, siempre estaremos en posibilidad de seguir educándonos y sobre todo por propia conciencia y decisión.

Si la gente te quiere, te respeta, si te sientes a gusto contigo mismo y con los demás, si te sientes satisfecho con lo que has hecho, si te sientes bien con el mundo que estás dejando o con tu esfuerzo, si puedes platicar abiertamente y con orgullo lo que haces, si no tienes necesidad de engañar, de ocultar, vas bien, síguelo haciendo; sino, no te desanimes, empieza a hacer todo aquello que te permita lograrlo, si es necesario arrepiéntete o pide perdón por el mal hecho, si es posible resarce el daño y para tu bien sigue perseverando en el intento. Cuando tomamos conciencia y se hace la luz en nuestra mente y corazón, tenemos derecho a buscar, crear y disfrutar de la felicidad.

220-146 07 de AGOSTO

Hay caminos de superación verificados por la experiencia, pero aún así todo lo negativo nos retroalimenta y por lo mismo no es fácil romper los círculos viciosos, que nos impiden acceder a otros niveles de conciencia y de vida. La mayoría de las personas procedemos de familias humildes, donde las condiciones para el desarrollo no eran y no son las más adecuadas, y, a fuerza de luchas y empujones, pudimos sobrevivir y salir «mejor librados» al paso del tiempo. Desafortunadamente, hay quienes no han encontrado todavía los medios necesarios para avanzar.


Los que pudimos ver esta mejoría en el nivel de vida familiar, constatamos que hubo factores determinantes entre ellos nuestros padres, que fueron o son gente de trabajo, conciente de su responsabilidad, sin vicios o mínimos, que se amaron y nos amaron, que conservaron valores morales que les ayudaron y que, al transmitírnoslos, también nos permitieron salir adelante.


Entre menos valores morales se tengan más difícil será influir positivamente en las propias circunstancias, pero siempre existirá la posibilidad de iniciar un nuevo y mejor camino. Lo importante es reforzar estas intenciones y confiar en que es posible realizarlo; porque para todo efecto hay causas y muchas de estas causas las provocamos nosotros mismos.

Así que eliminemos las causas negativas y reforcemos las positivas. Habrá gente que vea esto, insisto, como una solución muy simplista. Para mí queda claro que el conocimiento, la tecnología, cualesquier recurso, las teorías, las políticas, las filosofías, las ideologías, incluso las religiones, sino llevan el respaldo de los valores morales, no obtendrán todos los resultados que son posibles, necesarios, deseables o exigibles.

221-145 08 de AGOSTO

Es normal que en la convivencia diaria surjan compromisos, y el deseo de fortalecer la amistad. Recuerden: todo y nada es importante, todo dependerá de que cada uno de nosotros lo queramos así. La amistad a pesar de las diferencias, de la variedad, ahora se dice pluralidad o diversidad, de gustos, de costumbres, de educación es simplemente hermosa.

No se requiere presentación formal para hacer amigos; cada uno debemos tener la confianza e incluso el compromiso para acercarnos al otro, especialmente con gente a la que vemos y tratamos diariamente. De igual modo, cada uno debe esforzarse por mantener la comunicación, con los cercanos y los lejanos. En esta convivencia no puede haber preferencias ni rangos, «los títulos de nobleza» deben quedar fuera de la relación o no ser parte importante; se requiere la actitud más positiva para convivir sobre todo con gente que vemos por primera vez, que no conocemos, pero a los que nos unimos por el hecho de ser humanos, no importa género, escolaridad, religión, ideas políticas, edad, aficiones deportivas, etc.

«Todos los días incrementemos el entusiasmo, el optimismo, la alegría, la disposición a convivir». «Los momentos felices hay que disfrutarlos y los difíciles hay que aceptarlos». Reforcemos y aumentemos las propias cualidades y trabajemos por pulir nuestros defectos, pues esto favorece y ayuda a la amistad, aunque no es requisito indispensable si es recomendable.


222-146 09 de AGOSTO

He observado a través del tiempo que es necesario que el hombre se haga fuerte para que se pueda enfrentar a todas las situaciones que la vida le presente, aclarando que cuando digo fuerte, no significa que se haga duro, porque «todas las experiencias tenemos que considerarlas como oportunidades para conocer de lo que somos capaces, como lecciones para saber reaccionar ante la adversidad; para aprender a hacer mejor las cosas; a conocer con mayor profundidad al ser humano y actuar en consecuencia». En base a todo ese conocimiento y experiencia, nuestra riqueza de recursos se incrementa y somos capaces de vivir mejor.

Pero en muchos casos los golpes que nos da la vida nos hacen ser desconfiados; nos provocan frustración ante la falta de resultados. Vamos cargando siempre con todas las amarguras, tristezas, rencores sin asimilarlas en su justa dimensión, sin poderlas olvidar; perdemos de vista todo lo que tenemos o hemos tenido; nos estamos comparando constantemente con los demás; no disfrutamos de lo que tenemos a la mano y sólo vemos lo que está más allá; esperamos que los demás sean como nosotros quisiéramos y logren lo que suponemos que es lo mejor para ellos; muchas cosas las vemos mal y nos hacemos muy críticos, casi imposible perdonar y menos agradecer lo que tenemos. Y entonces en lugar de que nuestra vida transcurra con naturalidad, alegría, respeto, generosidad, optimismo y sencillez, nos la complicamos; y en lugar de fuertes nos hacemos duros.

223-143 10 de AGOSTO

Sabemos que el ser humano tiene una gran capacidad de adaptación y se nos aconseja que aceptemos nuestro destino cuando no nos sea posible cambiar nuestras circunstancias, pero también entendemos que no es lo mismo vivir muchos años con problemas, carencias, enfermedades, sufrimiento o dolor, que vivir sólo épocas difíciles. Aun así, el hecho de experimentar, aunque sea por momentos, duras condiciones de vida nos permite conocer de qué estamos hechos, qué tan fuertes somos para resistir, con qué tanta solidaridad contamos o de qué modo aprendemos y crecemos en esas largas etapas áridas de nuestra vida.


No podemos juzgar con demasiada rigidez aquellas cosas que se nos hacen negativas, «todos estamos expuestos a actuar mal si nuestras circunstancias de alguna manera «nos obligan», entendibles, no justificables»; pero afortunadamente sabemos que hay hombres y mujeres que a pesar de todo, logran superarse y hacen de sus obras, pensamientos y de su vida un ejemplo excelso de virtud, de aprendizaje y de fortaleza.

Ojala no tuviéramos que castigar o juzgar a nadie, ojala pudiéramos reconciliar, ayudar, transformar a aquellos hermanos que han cedido a sus propias presiones y condiciones negativas. Hay tantos problemas en el mundo que es normal no ver fácil e inmediatamente mejores respuestas o resultados, pero cada quien debe seguir haciendo su esfuerzo diario.

«Si hoy evitas una acción mala o haces una buena, haz tenido éxito». «Conviértete en un cazador de oportunidades para hacerlo». «Confía en que tu vida se está transformando». El campesino no logra ver que la semilla está germinando, pero sabe que el milagro está ocurriendo. «Conviértete diariamente en hacedor de milagros». Si son pequeños no importa y agradécelos.


224-142 11 de AGOSTO

Si tus conocimientos o valores de lo absoluto hacen que te sientas superior a los demás; si en lugar de amor generas odio; si en lugar de dar ternura a tu familia das dureza; si en lugar de convivir con tus semejantes te alejas; si en lugar de ayudar a otros a que descubran lo mejor de sí, sólo te dedicas a criticar; si en lugar de alegrarte y reconocer los talentos y logros ajenos, sientes envidia; si en lugar de disfrutar aquello que al hombre hace feliz te amargas; si en lugar de aceptar y aprovechar la realidad de la ciencia la rechazas; si en lugar de la luz te atrae la oscuridad; si en lugar del diálogo siempre buscas la confrontación; si en lugar de construir, destruyes; si en lugar de la vida, tu camino es provocar la muerte:


Es momento de que reflexiones sobre tu dios o tu ideología antes de que termines endureciendo totalmente tu mente y tu corazón; la humanidad no necesita de este tipo de hombres; Posiblemente consideres que existe buena voluntad y buenas intenciones en ti, pero eso no es cierto, porque te estás dañando y dañarás a los que quieras ayudar. Busca ayuda, «busca nuevos conocimientos que renueven tu camino y tu esperanza».


225-141 12 de AGOSTO

Generalmente es el hombre quien propicia la violencia intrafamiliar, pues usa y abusa de su fuerza física. Es lamentable que haya muchos que vivan siempre enojados, inconformes, frustrados, reaccionando mal ante cualquier cosa.


En estos casos se buscan siempre justificaciones: «si me hacen enojar, pues me enojo», «no me enojo por gusto», «yo quiero vivir tranquilo, ser feliz y hacer felices a los que me rodean, pero si me buscan me encuentran», etc.


El ser humano, en «condiciones normales» se vale de la violencia para defenderse de alguna agresión, pero hay algunos que hacen de ella «un recurso constante», lo que manifiesta desequilibrios psicológicos o problemas de formación. Sea como sea, el daño que se causa con la violencia no es poco, y por eso debemos evitarla, aprendiendo a reaccionar de manera diferente ante lo que nos molesta.


Resulta incongruente que nosotros que somos custodios y creadores de la felicidad de la familia, generemos sufrimiento y resentimiento, incluso odio. En lugar de respeto generemos temor o miedo. En lugar de vida generemos daño y a veces muerte. En lugar de confianza destruyamos el valor de la esposa y de los hijos, afectando su desarrollo. En lugar de comunicación y convivencia generemos críticas, ofensas, gritos y pleitos.


El estrés de la vida moderna, el cambio de rol de la mujer sin su aceptación por parte del hombre, las limitaciones económicas, reconocemos, influyen negativamente en nuestro comportamiento. No descarto que las actitudes y reacciones negativas de la mujer puedan influir, pero será en otro momento la reflexión. ¿Qué hacer? Empecemos valorando y agradeciendo diariamente todo lo bueno que tenemos. Hagámonos concientes de que es básico el respeto al otro, de la paciencia, de la tolerancia, de la alegría, del optimismo en nuestra convivencia diaria. Si queremos recibir más amistad, cariño y respeto la violencia no es el mejor medio. Aún sabiendo que no es fácil «ya no nos justifiquemos y dejemos de hacer uso de la violencia».

226-140 13 de AGOSTO

Tantas situaciones que vemos a diario nos deben hacer concientes de que cada niño de la calle puede significar la irresponsabilidad de alguien que sólo pensó en su placer, la inconsciencia de que una relación pasajera se asocia a una paternidad no deseada, del abandono de los deberes de padre o madre y el egoísmo presente en nuestra vida. Y en caso de esos niños o jóvenes el maltrato del que fueron víctimas, la incomprensión de sus necesidades sicológicas y físicas, que no se les dio el suficiente amor, el desquite sobre ellos del sufrimiento de alguien mayor, etc.


Es lamentable ver a tantos niños de la calle. Es urgente que todos tomemos conciencia de la repercusión de nuestros actos, no serás más hombre o más mujer entre más amantes tengas, sólo serás la envidia de los que como tú no han alcanzado cierto nivel de madurez.

Cuántas parejas desean tener hijos y por problemas biológicos no les es posible; y cuantas otras, teniendo esta facultad, los tiran o los orillan a vivir en la calle. No podemos evitar o erradicar de un momento a otro este mal, pero sí podemos evitar el contribuir al mal. Aun cuando hayas cometido errores, nunca es tarde para reflexionar y actuar, porque «no sólo es cuestión de condones y anticonceptivos y sí de valores morales». Sé que somos humanos y que no será fácil que alguien lance la primera piedra, pero también sé que tenemos las facultades para evitar lo malo y hacer el bien.


227-139 14 de AGOSTO

La violencia se da todos los días y, sin pretender justificarla, quisiera explicarla o entenderla. En principio el hombre quiere las cosas a su modo y que los demás así lo hagan, en el momento y en el tiempo que quiere; cuando no se hace así éste se molesta y tiende a la violencia, sea verbal o física.

Lo ideal sería que todos tuviéramos tal control sobre nuestras emociones y acciones que no causáramos ningún problema, ningún tipo de daño a otros. Cada uno de nosotros somos responsables de nuestras reacciones y acciones, pero muchas veces, con cierta inconsciencia, llegamos a decir que, simplemente, así somos y que no podemos cambiar.

Por muchas cosas, a veces insignificantes, nos sentimos afectados y, por lo mismo, agredidos, si se hace, porque se hace y, sino, porque no se hace; si se dice, porque se dice y, sino, porque no se dice. Difícilmente nos dan gusto.

Hay momentos, circunstancias, lugares en los que evaluamos instintiva y rápidamente «si nos conviene enojarnos o hacer una escena» quizá nos pueda afectar o dañar y en su caso lo evitamos, nos controlamos. En cambio hay ocasiones en las cuales reaccionamos sin evaluar nada, simplemente explotamos ante algo que consideramos nos agrede.

Si hemos aprendido que la violencia es el único recurso que tenemos a nuestra disposición, debemos empezar a cambiar de ideas. Pues «hacer daño o faltarles el respeto a los demás es inaceptable». Afortunadamente «podemos controlarnos cuando hemos decidido hacerlo». Decidámoslo con una actitud ecuánime, siempre.

228-138 15 de AGOSTO

En la vida de los pueblos y de las familias existen costumbres y tradiciones que se celebran. Son épocas y momentos que se dan en el transcurso del año, causándonos primero expectativas de y luego regocijo. «Hay que mantener vivas todas aquellas manifestaciones que promuevan la buena convivencia y la felicidad de la gente», pues le dan un sentido a nuestras vidas.


Aun cuando hay lugares que festejan más en grande sus fiestas, cada quien de acuerdo a sus posibilidades, debe hacerlo o apoyar a los que lo hacen. La realidad así lo señala, cada momento y cada acción siempre guardarán la posibilidad de crear felicidad.

En todos los lugares hay gente entusiasta que ayuda a que estas fiestas se lleven a cabo, «no siempre es bien reconocida su labor, pero en el hacerlo está la satisfacción». Actualmente se realizan muchas actividades para promover una región o una ciudad asociadas con sus tradiciones y es correcto, pero hay personas que solo buscan la manera de sacar provecho indebido, se dice que «no dan paso sin huarache» y tendrán que evitarse o sancionarse. En otros casos ésta labor es una actividad voluntaria, de quien quiere colaborar para bien de su comunidad o sus pueblos. Mi reconocimiento a todos aquellos que gratuitamente dan su entusiasmo y su trabajo. Todo esto no significa que no reconozcamos a aquellos que buscan una ganancia, que participan y le dan realce a estos eventos, porque también es muy válido. Así que, a todos los que participan en estos eventos, les decimos: sigan haciéndolo, que año con año más gente se involucre en ello, que procuren siempre mejorarlos. Que la diversión sea sana.

El sufrimiento, el dolor, la tristeza, llegan en algún momento a nuestra vida sin ser invitados, así que cuando nos sea posible, generemos la felicidad constante que contrarreste o minimice su influencia y «que la alegría predomine sobre cualquier sombra de tristeza».

229-137 16 de AGOSTO

Unos cambios nos llevan a otros, año a año y día a día la mujer va teniendo mayor participación en todas las actividades, se está preparando en mayor medida, interviene más directamente en la vida de pareja y en el hogar, su papel cobra mayor importancia. La persona, la pareja, la familia y la comunidad se están enriqueciendo al valorarla en su justa medida.

Pero, es cierto que también está cayendo en los grandes e iguales errores del hombre: se va haciendo prepotente, impaciente, infiel, desatiende a los hijos y a su pareja, también grita y ofende, le va dando excesiva importancia a su trabajo.


Entiendo que el ser humano siempre querrá algo más, la mujer ha luchado por la igualdad entre ella y el hombre y la va logrando, eso es bueno; pero debe tener cuidado: ser mejores que ayer, sí, pero sentirse superiores al hombre, no. ¿Por qué? Porque cuando alguien se siente superior desequilibra las fuerzas que influyen en la buena convivencia, causando problemas a su pareja, a su familia, a la sociedad y, a final de cuentas, a ella misma.

En necesario que mantenga presente los valores morales. Qué bueno que la mujer tome conciencia de su valor o se revalore, de su dignidad, de su capacidad, de sus derechos, para que tenga siempre el lugar que le corresponde. El desarrollo de su potencial está creando mejores niveles de vida a toda la sociedad.

230-136 17 de AGOSTO

Los valores morales, las costumbres y las necesidades del hombre son pasos previos a las leyes. Se parte de que las leyes son necesarias y buenas para el hombre y para la sociedad, siempre que la justicia y la honestidad sean sus fundamentos.

En estos tiempos políticos se habla de acuerdos, de diálogo, de mayor interés por la patria. Pero también nos enteramos por los medios de comunicación que para llegar a ello se está haciendo uso de deshonestidades, corrupciones y acuerdos bajo el agua; que nuestros funcionarios públicos y legisladores están buscando sus intereses inmediatos, particulares y partidistas.

Para que la democracia, las instituciones y la vida del país funcionen se requiere de hombres que sepan sacrificar el exceso en sus propios intereses por bien de la nación entera. En lugar de esto, hay muchos que andan en «la rebatinga» para obtener ventajas que suponen los pongan muy por arriba del bien y el mal, donde la opinión ciudadana no llega o no les hace mella. Es triste que así sea, pero ojala que con ello los ciudadanos reconozcan que «no son importantes los colores partidistas, ni que gane a quien le voy, sino que los principios éticos sean una realidad» sino las cosas no cambiarán.

Ante el temor de que algunos representantes elegidos sean como los anteriores, hay quienes prefieren quedarse al margen de las elecciones. Pero, debemos convencernos de que las cosas pueden ser distintas, aunque de momento no nos lo parezca y alguien tiene que dar el primer paso. Todo ha ido cambiando, no de manera suficiente, pero sí gradualmente. Conforme la opinión y participación ciudadana se incrementa, los poderes se equilibran y se evitan muchos problemas. Cuando ejercemos la acción conciente individual, la suma de muchos, forma la opinión pública, que tiene influencia, que cambia o crea el ambiente comunitario o nacional. Ahí es donde nos damos cuenta del poder ciudadano. Sabemos que no es suficiente, pero afortunada y concientemente cada día es mayor, tenemos que seguir insistiendo.

231-135 18 de AGOSTO

Así como cada quien está en su derecho de elegir y formar una pareja, también lo es el terminar esa relación. Pero así como se comenta que mientras hay vida hay esperanza, mientras haya un atisbo de esperanza en mantener la unión, tenemos que hacer todo lo posible por rescatar esa relación, claro que es bueno perseverar en ese intento y a partir de ahí intentar volver a incrementar el potencial del amor.

Pero cuando pretendemos mantener una relación a la fuerza, por lástima, por miedo, por un falso orgullo, por presiones sociales, por los hijos, por el que dirán, estas reacciones negativas ya no serán amor. Entiendo que ser rechazados no es grato, cuando nuestra compañía ya no es querida, cuando no satisfacemos las expectativas de nuestra pareja, puede significar que el amor se acabó o predomina la conveniencia.

Terminar una relación puede ser doloroso, un golpe a nuestro amor propio, a nuestro orgullo; sentirlo como un fracaso como consecuencia de nuestra incapacidad, pero también debemos aceptar que las cosas pueden terminar y terminan. Todo lo negativo que surja de la separación, es aferrarnos a esa pareja de manera enfermiza.

Que bueno que pudiéramos terminar como amigos al decidir que cada quien siga su camino, pero se que suena casi imposible. Normalmente se llega a un rompimiento porque se han generado de tiempo atrás muchas situaciones negativas que ya no queremos soportar, que el amor hace años que ya no existe en nuestras vidas; es posible que nos hayamos lastimado mutuamente; que sea imposible el dialogo o solo sea posible entre abogados; pero si insistimos en mantener actitudes negativas nos seguiremos dañando. «No tiene caso seguir masticando lo masticado» o «poniéndole sal a la herida».

Así que aun cuando se nos haga difícil, tenemos que insistir en ser razonables, tratemos de que sea de la mejor manera, civilizadamente; cumplamos los compromisos que traiga consigo; sigamos cerca de nuestros hijos para apoyarlos y afectar lo menos posible su desarrollo; no los usemos para lastimar a nadie. «Concedámonos el derecho de rehacer nuestra vida y sigamos buscando la felicidad». Es parte del libre albedrío propio del ser humano.

232-134 19 de AGOSTO

Por medio de la observación y el estudio tenemos que plantearnos y contestarnos varias preguntas:

¿Cómo es la gente? Normalmente es buena, respetuosa, responsable, no quiere problemas, su inconformidad no la manifiesta adecuadamente, busca soluciones externas, se considera a veces con poco valor individual.

¿Qué quiere la gente? Quiere vivir tranquilamente, que la respeten, vivir con comodidad, satisfacer sus necesidades, que la tomen en cuenta, ser parte del grupo.

¿Cómo se requiere que sea la gente? Que individualmente sepa que vale, que se considere valiosa, respetuosa, responsable, conciente, que participe, que tenga una visión más amplia de la vida.

¿Cómo se puede ayudar a la gente para que se desarrolle? Respetándola, apreciándola, dándole su lugar, tomándola en cuenta, dándole a conocer los valores reales de la vida, mostrándoles mejores modelo de vida, estableciendo una mejor comunicación. Enseñándoles a ser responsables y a que participen en la vida social de su familia y de su comunidad; descubriéndoles que los problemas tienen solución cuando se es honesto y persistente; ayudarlos a ser realistas en las metas que se proponen y a fijar plazos para llevarlos a cabo; compartiendo metas, medios, avances, logros; a que aprendan a tomar mejores actitudes ante la vida; que agradezcan todas las cosas buenas que tienen. ¿Fácil? No, pero valdrá la pena intentarlo.

233-133 20 de AGOSTO

Aun reconociendo que la vida que poseemos es individual y por lo mismo la responsabilidad y el compromiso son competencia, principalmente de nosotros mismos, uno de los motivos de la infelicidad radica en que esperamos demasiado de los demás: padres, pareja, hijos, amigos, jefes, empleados, gobierno, etc., en muchas facetas de nuestra vida.


Hay dos primeros enfoques en ese esperar un resultado: obligación y deseo. Cuando los demás tienen una obligación de dar una respuesta o resultado, sí es normal esperarlo e incluso exigirlo. Cuando hay una molestia por que no es lo que esperamos, nuestra llamada de atención tiene que ser firme pero con respeto. Cuando estamos educando y los hijos en mucho dependen de nosotros, tenemos que marcarles pautas claras de comportamiento y de acción, por que estamos involucrados totalmente. Es su obligación cumplirlas, pero seamos razonables en la medida de lo que esperamos que ellos cumplan. Si exageramos en nuestra expresión y exigencia la molestia o la frustración la generamos nosotros mismos.


Cuando deseamos que un familiar o persona cercana tenga un determinado comportamiento o haga las cosas como nosotros pensamos que así debería ser, aún cuando supongamos que es lo mejor para ella, tenemos que considerar que ella es la responsable de sus actos y que está en su derecho de tomar sus propias decisiones. Podemos dar nuestros puntos de vista, tratar de motivarlas, pero los demás no tienen ninguna obligación de satisfacer nuestras expectativas.


No se diga si consideramos que algún nivel de gobierno no hace lo que tiene o consideramos que debe hacer, nos convertimos en radicalmente críticos. Tenemos derecho a exigir que cumplan con sus obligaciones, tenemos derecho a criticar las fallas que veamos, pero no significa que exijamos que «nos resuelvan todos nuestros problemas o necesidades». Cuando no asumimos la parte de responsabilidad que tenemos es común que queramos transferir a otros esa responsabilidad y cuando no nos complacen nos enojemos, pero no es una actitud honesta de nuestra parte.


En cualquier situación nuestra respuesta debe ser con respeto, y hasta donde nos sea posible tratar de comprender el por que de su mal desempeño, pensar si están en condiciones de darnos respuestas adecuadas. Aún en las grandes instituciones el trato es entre personas y entre personas el marco de referencia siempre deben ser los valores morales. Y a la vez no debemos esperar de otros más de lo que debe ser, sino el exceso de expectativas nos causará momentos de infelicidad, quizá seamos injustos en nuestra exigencia y no será culpa del otro no cumplir nuestras expectativas sino de nosotros.


234-132 21 de AGOSTO

Si consideramos nuestra realidad, tendremos que aceptar que hay diferencias en relación con los demás y que éstas nos pueden enriquecer, así como también pueden causarnos problemas, sino vemos esa diversidad como buena y deseable.

Normalmente existen afinidades y diferencias. Si con los demás solo existieran diferencias nuestras relaciones diarias serían un caos. Si además esas diferencias fueran moralmente inaceptables, estaríamos en nuestro derecho de no aceptarlas; si no nos gustan, sería válido mostrar nuestro desacuerdo, aún cuando esto nos genere conflictos. Si al analizar esas diferencias descubrimos que se ponen en juego nuestros principios no las aceptemos, pero si no es así, seamos tolerantes, pacientes y generosos.

Es claro que las afinidades nos hacen sentir bien, nos identifican con los demás, facilitan la convivencia, pero también consideremos que esas afinidades deben tener una base ética. Y si es necesario cambiarlas, aun cuando estén muy arraigadas y no nos sea fácil o sencillo hacerlo, pongamos mucho de nuestra parte. Si estamos concientes de que es necesario un mundo mejor, tenemos que empezar por crear un mejor ambiente de convivencia alrededor nuestro, no insistiendo mucho en las diferencias, no prejuzgando, no desconfiando siempre de todo ni de todos. «Reconozcamos las cosas buenas que hacen los demás, sus buenas acciones, sus cualidades, sus ideas». «Sigamos insistiendo en darle mayor importancia a las afinidades y en todo lo posible aceptemos las diferencias».

235-131 22 de AGOSTO

Hago ésta pequeña reflexión al terminar una sobrina su carrera profesional: Qué satisfacción lograr la meta por varios años buscada, se dejan atrás los desvelos, las angustias y las preocupaciones, haz terminado esta etapa. Las personas que te acompañaron y a la vez hicieron posible «este viaje», deben estar y sentirse contentos y orgullosos por ti y por ellos mismos, porque también cumplieron su parte. Así es todo en la vida, el esfuerzo y los sacrificios han valido la pena.

Es posible que haya habido momentos en que dudaste en continuar, seguramente hubo lágrimas por todas las presiones que enfrentaste y no siempre con todos los recursos a la mano; paso a paso, con inteligencia y valentía fuiste avanzando hasta lograr el sueño anhelado.

Hoy es un día de orgullo y de felicidad para ti y para toda la familia, hoy te felicitamos y lo festejaremos juntos, gracias por permitirnos compartir contigo este momento.

Todas las vivencias, que en este tiempo has tenido, te servirán para seguir luchando, siempre adelante; porque se concluye una etapa y se inicia otra, que cada una sea para tu mayor crecimiento profesional y personal. «Nuestro cariño siempre por tu presencia, nuestro orgullo por tus logros».

236-130 23 de AGOSTO

Los hijos nos crean momentos de felicidad, pero también en algún momento empezamos a esperar los buenos resultados, un mejor comportamiento, a querer sentirnos orgullosos de ellos, y les empezamos y nos empezamos a complicar la vida.

Nuestras expectativas frente a sus logros van aumentando, esperamos mucho de ellos; en algunos casos quisiéramos que hicieran o lograran lo que nosotros no hicimos; que fueran los más inteligentes, los más guapos, los más simpáticos, los mejores deportistas, en resumen los más destacados.


Y el cuadro se completa cuando empiezan a ser más independientes, cuando ya no quieren andar con nosotros, cuando nos cuestionan nuestros gustos o nuestra autoridad. A veces nos duele dejar de ser sus héroes o su mejor ejemplo.

Pero así es la vida, ellos tienen la suya propia y tomarán sus propios caminos, y nosotros tendremos que aprender a ser felices por ello o cuando nos pidan el automóvil o un préstamo, cuando nos pidan que cuidemos a sus hijos o si tenemos suerte, soliciten de nosotros algún consejo o una oración. Seamos felices, simplemente, porque están ahí. Así que hoy y siempre, me siento afortunado, orgulloso y feliz con «mi niña universo».

237-129 24 de AGOSTO

Cada día es mayor la información que se genera y la necesidad de ella, los medios de comunicación cumplen una función importantísima. Se ha reglamentado el acceso a la información de las entidades públicas, considerándose un derecho de los ciudadanos el estar informado, hasta aquí todo está correcto.

Pero habría que reglamentar la exposición de la imagen presidencial y de gasto gubernamental publicitario, pues a veces se llega al exceso; incluso, se tendrían que considerar todos los niveles de gobierno, dilapidando el presupuesto no hay dinero que alcance. Diferenciemos el derecho y la obligación en cuanto a la información y otro la promoción personal con recursos públicos.

Otro punto es que todos los medios asignan personal para cubrir toda la gama de noticias y poder informar de manera rápida y oportuna a la opinión pública, hasta aquí todo sigue bien; pero en esa búsqueda de noticias es tal la cantidad de reporteros que prácticamente agreden al entrevistado: lo empujan, lo apachurran, le acercan al rostro tantas grabadoras y micrófonos, no lo dejan caminar, esto me parece grotesco. Además considero que se exceden al inmiscuirse más de la cuenta en la vida privada de las personas, aún cuando se habla de personajes públicos. Y por serlo ¿no merecerán respeto y privacidad?

Cualquier exceso es perjudicial, algo tiene que hacerse. Si pensáramos que la impunidad, algún medio ilícito o la falta de respeto es válido para obtener la noticia, estaríamos dando pie a que cada quien use los recursos que considere convenientes. «Nada ni nadie deben quedar fuera de las normas».


238-128 25 de AGOSTO

Está asentada en nuestra Constitución la Libertad de Expresión, de Reunión, de

Tránsito, de Manifestación, lo que se considera una conquista para todos los ciudadanos. Damos por hecho que es lo normal en este siglo XXI y en todas partes; pero cuando nos enteramos de que hay lugares donde no se dan estas condiciones, entonces las valoramos en toda su dimensión y reconocemos que somos privilegiados, gracias a los esfuerzos de tanta gente que tuvo una sana visión de justicia y libertad, y luchó por ello.

Pero que pasa cuando estas libertades las usamos mal, cuando ofendemos, cuando engañamos o mentimos, cuando afectamos la dignidad y la vida privada de las personas, cuando saqueamos o dañamos los negocios o los transportes de productos o vehículos particulares, cuando pintarrajeamos todo a nuestro paso, cuando obstruimos el libre tránsito de miles de vehículos y provocamos retrasos y tantas horas perdidas a tantas gentes y a las empresas, me cuestiono si esto es parte del espíritu de la Ley, «¿Si por defender mi derecho puedo afectar los derechos de los demás?».


Entiendo que a veces cuando no se nos escucha o no nos dan respuestas satisfactorias a nuestras justas demandas no es fácil evitar la ley de la selva, donde impera la ley del más fuerte, del que presiona más, del que daña más, del que grita más. Nuestra época y nuestro momento requieren que evitemos la violencia, el daño a los demás y privilegiemos una mayor conciencia, honestidad, compromiso, inteligencia y creatividad. Ya lo he comentado hacer el mal no es ningún derecho.

239-127 26 de AGOSTO

Con el paso del tiempo se está viviendo mayor desapego a la familia, pero afortunadamente en nuestro país todavía se conserva en una gran proporción. La familia tradicional mexicana se basa en el respeto a los mayores y en la unidad familiar; los vínculos son fuertes con los abuelos, padres, tíos, hermanos, primos e hijos; en las fiestas todos se juntan, todos participan, normalmente en la casa de los abuelos.


También en plan crítico se dice que la familia nos hace muy dependientes y a veces incluso irresponsables, porque siempre «salen al quite» en cualquier problema que tengamos o se meten más de la cuenta en nuestra vida personal o familiar propia. La parte positiva de esto es que se crea un ambiente de solidaridad, se crea interés por el bienestar de todos y se recibe y se da cariño.


En algunos también se tiene la costumbre de visitarse aunque no haya ningún festejo ni invitación previa. Es común decir que donde come uno, comen dos o simplemente decimos «échenle más agua a los frijoles» e igualmente que «de rincón a rincón todo es colchón», cuando los familiares o amigos visitantes les ofrecemos quedarse a dormir para extender la convivencia, bajando colchones y listo. Como se ve no hay mucha exigencia, alguien a su manera y a sus posibilidades quiere atender y el otro acepta con gusto las atenciones o incomodidades que haya. O sea que todavía se reciben con gusto a las visitas, ya sean familiares, compadres o amigos sin mucha o ninguna formalidad.

Un amigo me platicaba que una prima de él se casó con un alemán y se fueron a vivir a Alemania, pero cuando estaba embarazada de su primer hijo, su esposo le pidió que su bebé naciera en México para que recibiera todo el cariño, la alegría y las atenciones que por acá da toda la familia.


«Desechemos o pongamos atención a lo negativo pero reforcemos todo lo positivo que la familia nos proporciona». La familia es un medio de satisfacer las necesidades de pertenencia y de importancia y por lo mismo de crecimiento y felicidad personal. Sigamos reconociendo que la familia es la base de la sociedad.

240-126 27 de AGOSTO

Primeramente hemos vivido en ambientes en que la violencia de cualquier manera se usa y hasta se justifica, se considera necesaria para educar, o para enderezar entuertos, de tal manera que aprendemos a usarla, la hacemos parte de nuestra vida diaria.


Sin justificarla, quisiera señalar que hay muchas situaciones que propician la violencia, y generalmente para que se dé se necesitan dos o más. No excluyo los casos de inocentes que la sufren, víctimas de los caprichos, mal carácter, complejos de otro. Es alarmante descubrir que los índices de violencia intrafamiliar van en aumento, pues los agresores se sienten seguros maltratando a quien no se puede defender o consideran normal ese comportamiento. Se dan tantas circunstancias negativas, que andamos siempre tensos y, por cualquier cosa, la gota se derrama.


Imaginemos vernos en un espejo al momento de ejercer la violencia, se suscitaría una reacción en nosotros, pues descubriríamos la mezquindad de la acción, lo feo y vergonzoso que es. Seamos lo más razonables posibles, procuremos mantener el control en nuestras acciones y reacciones. «No justifiquemos la violencia, no usemos nunca la violencia». Es mejor ser respetuosos con todos. De cada uno sí depende mantener el control de nuestras acciones y reacciones


241-125 28 de AGOSTO

Existe una relación directa entre la imagen y la acción personal que proyectamos y la imagen familiar, comunitaria, escolar, empresarial, del país y del mundo. Pensamos, queremos, damos, hacemos, proyectamos lo que tenemos. Si tenemos cosas buenas pues daremos cosas buenas, pero si tenemos malas, pues esas daremos. Cualquier ambiente nos influye positiva o negativamente.

Cuando vivimos en un buen ambiente este nos ayudará a desarrollar y proyectar nuestro mejor yo. Por nuestra parte será que mi mejor yo se proyecte hacia mi ambiente de tal manera que lo mejore. Hay personas que de manera activa lo están haciendo en mayor proporción, la mayoría esperamos que esos líderes aparezcan y produzcan el cambio.

Lo fundamental es que nos hagamos concientes que todos podemos influir y crear un mejor ambiente, empezando por mi persona, mi casa, mi calle, mi comunidad, en cualquier lugar que estemos, nuestro país, hasta llegar a arreglar nuestra gran casa que es el mundo. Podemos empezar por nuestro arreglo y limpieza personal, después ordenar nuestras cosas y así seguir en la secuencia de menos a más.

Cualquier proyecto será prácticamente imposible o se desarrollará muy lentamente si esperamos que sean los demás o el gobierno los responsables o los primeros que empiecen. Nuestra responsabilidad y acción personal son fundamentales, la que nos proporcionen los demás será complementaria, incluso la del gobierno. Puede resultar sencillo que un primer paso nos lleve a un segundo y así paso a paso. Deseo que nos decidamos a dar hoy ese primer paso.


242-124 29 de AGOSTO

Es muy común, que veamos todo lo negativo que pasa y recibimos en nuestra vida, pero hoy, puede ser el mejor momento para empezar a ver, reconocer y agradecer todo lo bueno que sucede y nos sucede, todo lo bueno que hay y tenemos:


Afortunados los generosos, porque ellos recibirán muchas satisfacciones.


Afortunados los que trabajan, porque ellos siempre se sentirán útiles.

Afortunados los que aceptan la vida con buena actitud, porque ellos disfrutarán el presente.

Afortunados los que viven con sencillez, porque ellos aceptarán la complejidad de la vida.

Afortunados los que son respetuosos, porque ellos vivirán tranquilos.

Afortunados los que sonríen y son afectuosos, porque ellos tendrán muchos amigos.

Afortunados los que son tolerantes, porque ellos edificarán una buena comunidad.


Afortunados los que conservan la esperanza, porque ellos enfrentarán con alegría y fortaleza el

futuro.

Afortunados los que viven sus ideales, porque ellos trascenderán a sus dolores y sufrimientos.

Afortunados los que aman, porque ellos gozarán el paraíso aquí en la Tierra.


Por todo lo bueno que existe y tenemos, considerémonos afortunados. «Ánimo negrito, siempre afortunados con tu presencia». Si sumamos, multiplicamos.

243-123 30 de AGOSTO

En muchos momentos simplemente vivimos con cierta naturalidad, pero en otros el hombre intenta, quiere, busca conocer y entender todo lo que ocurre en si mismo, en los demás, en su medio ambiente y en el universo. Esto implica conocer lo que ocurrió en el pasado, lo que está pasando en el presente y deducir lo que puede ocurrir en el futuro. Incluso busca respuestas que lo lleven a otras dimensiones o a Dios.

En resumen busca el conocimiento y la verdad. Y después quiere aplicarlo en su vida diaria y en toda su obra. Unos buscan el conocimiento por si, por lo gratificante que es simplemente conocer; otros en su relación y aplicación en el hombre y en su medio ambiente y otros por su relación con Dios o la trascendencia. En su deseo del conocimiento / la verdad sigue buscando, hay esfuerzos entre lo aberrante y lo sublime.

Cada quien entiende o justifica sus acciones. Para unos es necesario compartirlo con todos para un mayor bien, otros solo el mayor beneficio personal. Cuerpo, mente y espíritu, cada uno requiere respuestas. En un movimiento incesante, de alguna manera todo tiende a equilibrarse. Mientras no es así se generan dudas, diferencias, insatisfacciones, problemas, excesos, conflictos, violencia, guerras. «Ojala el hombre siga persistiendo en encontrar mejores respuestas, con la confianza y esperanza de que si las hay».

244-122 31 de AGOSTO

En 1960 éramos treinta y cuatro millones de mexicanos y cada año fue aumentando la población, ya en el 2010 habíamos rebasado los ciento doce millones. Consideramos bueno que los porcentajes de crecimiento hayan disminuido, aún así se triplicó en 50 años la población de nuestro país.

¿Es justo y razonable que le exijamos al gobierno la satisfacción de las necesidades y servicios para todos nosotros? ¿Tendremos derecho solo a inconformarnos, manifestarnos, violentarnos porque no es así, sin ninguna responsabilidad en esta situación? ¿O solo tenemos derecho de tener los hijos que queramos y esperemos o exijamos que alguien los mantenga y eduque?

Tampoco significa que el gobierno incumpla sus responsabilidades; que hagan mal uso de los recursos que tienen asignados; que nos engañen o nos manipulen para intentar ocultar situaciones inadecuadas; que muchos funcionarios públicos se posesionen deshonestamente de bienes que son de todos; que permitan arreglos para que se hagan actividades ilícitas, manteniendo vigente la frase: a río revuelto ganancia de pescadores.

Pero también es deshonesto de nosotros como ciudadanos no quererlo entender, solo pedir, solo exigir sin ningún compromiso de nuestro parte, sin reconocer lo bueno que se hace. Para entender la magnitud del problema empecemos pensando que a veces se nos hace difícil dar respuesta a las necesidades de nuestra propia familia y eso que somos cuatro o hasta un familión de seis.


Responsabilízate de tu familia. Hazte conciente de la cantidad de hijos con tu pareja, pero también de la cantidad de parejas que tengas, en éste último caso, una es moral y legalmente correcta. Aprovechemos todos los recursos de la mejor manera posible, evitemos el derroche.

Exijamos nuestros derechos pero cumplamos con nuestras obligaciones. Exijamos que las cosas se hagan bien pero seamos honestos al juzgar o al pedir. Exijamos pero también entendamos que no es sencillo. No les hagamos el juego a los manipuladores profesionales o a los críticos permanentes. Cuidado solo con exigir inconsciente o irresponsablemente la solidaridad, si a ti te lo dan gratis a otro se lo están cobrando o algo se está dejando de hacer. La riqueza no se crea por decreto. Hagámonos concientes de lo que podemos aportar, de lo que tenemos que hacer por el bien común.

















































SEPTIEMBRE



No juzguemos ni nos juzguemos tan duramente. Es bueno, en su medida, reconocer nuestros defectos y errores y los de los demás, especialmente para tratar de superarlos o corregirlos o ayudar a que otros lo puedan hacer. Qué bueno que reconozcamos que hemos dañados a otros o que no hemos conseguido nuestras metas, pero siempre y cuando esto nos dé el impulso para ser mejores personas, para buscar mejores resultados. La vida del hombre tiene etapas ascendentes y descendentes, unas en las que nos sentimos valiosos y otras como que dudamos de ello, unas en que tenemos claro nuestro caminar y otras en que la confusión prevalece y damos vueltas sobre lo mismo. Un nuevo día siempre será el mejor momento para seguir esforzándonos en alcanzar nuestros sueños o moldear nuestra realidad. Nuestra lucha diaria nos da la posibilidad de ejercer nuestra libertad y nuestra independencia, procuremos que siempre vaya envuelta en buenas intenciones, en mejores esfuerzos, caminos y objetivos.



















245-121 01 de SEPTIEMBRE


Hay que utilizar bien nuestro libre albedrío, y uno de los proyectos que valdría la pena proponernos por lo inmediato es el de la limpieza. Mantengamos limpio nuestro cuerpo, nuestra vestimenta, ayudemos a mantener limpio nuestro hogar, la calle, el parque, el bosque, el lugar en que estemos.


Tirar una colilla, un chicle o un papel en la calle parece no afectar a nadie, pero si pensamos en las millones de personas que lo hacemos, o una bolsa de golosinas o botanas, o un envase de cualquier bebida, es fácil deducir que se acumulan diariamente toneladas de basura, generando un problema enorme. Otro ejemplo, es lo que pasa con los dueños de mascotas que sacan a sus animalitos a la calle o al parque para que hagan sus necesidades. Esto podría parecer insignificante, pero al pensar que también son millones los que hacen esto, podemos imaginar la enorme cantidad de excremento, que al secarse se pulveriza y flota en el aire.


Sí cada quien nos responsabilizamos, tendremos un buen punto de partida para mejorar la situación. Sabemos que el gobierno destina personal y cuantiosos recursos a este fin, pero tiene que ser complementario a lo que nosotros hagamos. «Nadie tiene derecho a tirar basura en lugares inadecuados», ni el que paga impuestos. Parecerá una exageración pero la limpieza puede ser el primer paso de un gran cambio en nuestro sistema de vida. Eso si depende totalmente de cada uno de nosotros.


246-120 02 de SEPTIEMBRE


Es tradicional que en fiestas y fechas especiales se utilicen juegos pirotécnicos y pequeños artefactos explosivos o luminosos. De unos años para acá autoridades aparentemente responsables han prohibido su comercialización, considerando como razón el bien público, dado los accidentes que ha habido especialmente en bodegas o negocios donde se han manejado inadecuadamente este tipo de productos, provocando muertes, daños en la integridad física de muchas personas y además de daños materiales, algunas veces cuantiosos, que se dan al usarlos.


En principio no he estado de acuerdo con esta prohibición, se me ha hecho demagógica, oportunista, no porque no lamente todos las desgracias y daños ocasionados o no esté de acuerdo en que se tomen medidas para solucionar los problemas que se presenten en algún lugar, sino por que se me hace excesiva, aunque si entiendo que requiera más reglamentación.


De otra manera si el criterio fuera las muertes y los daños a personas y bienes, habría que prohibir muchas cosas por ejemplo la venta de cigarros, de alcohol y de vehículos automotores que todos los días los provocan. Con esto me queda claro que «no todo lo legal es lo correcto» aunque políticamente redituable, para acallar conciencias superficiales.


247-119 03 de SEPTIEMBRE


Si las estadísticas, entrevistas, opiniones nos dicen que la mayoría de hombres y muchas mujeres son infieles, ¿Podemos deducir que la infidelidad es parte de la naturaleza del hombre? ¿Y entonces la fidelidad un desajuste? Claro que cada quien tendrá su propia opinión.


Las costumbres también influyen, en ciertas sociedades están permitidas varias parejas, en la mayoría no y por lo mismo donde está permitido es bien visto y donde no, es castigado por la ley.


¿Quién está bien y quien mal? ¿Qué comportamientos podríamos considerar que son por naturaleza y que no? Los animales responden a su instinto, porque es su naturaleza, pero el hombre aunque también responde a su instintivo, tiene inteligencia, sentimientos, libre albedrío que hace que su comportamiento sea más complejo.


La cuestión es cuándo se daña a si mismo o en su convivencia con los demás, los daña. Sobre muchos temas se cuestiona el hombre, éste es solo uno de ellos. ¿Cómo saber que es lo natural en él y lo acepte? ¿Qué es lo aprendido y lo aprenda bien? ¿Qué son costumbres y no dañen la convivencia diaria? ¿Tendrá caso formalizar una relación sabiendo que seremos infieles? ¿Si ocultamos nuestras infidelidades es porque sabemos que están mal o por discreción? ¿O el matrimonio o la vida de pareja es solo una sociedad de conveniencia?


Tengamos mucho cuidado por que todas estas cuestiones parecen demasiado relativistas, como decir que no hay cosas buenas ó malas en sí mismas, sino que todo depende del cristal donde se mira. Esto favorecería una moral subjetiva en la que mientras no nos parezca malo algo lo podamos hacer, por ejemplo, matar, violar, robar, etc.


Mientras tanto mi comportamiento no lo dictará la mayoría ni las estadísticas, solo mi conciencia, seguiré insistiendo que «la fidelidad es parte del amor y compromiso hacia mi pareja» y por lo mismo para mi es lo correcto.


248-118 04 de SEPTIEMBRE


En un día como hoy nuestros padres formalizaron nuestra decisión de unir nuestras vidas para siempre. Hoy me emociona recordar la promesa que después hicimos de vivir juntos hasta que la muerte nos separara, en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad; soy afortunado al estar con vida y seguir compartiendo contigo el diario vivir, considerando que han sido mucho más las vivencias buenas.


Es importante disfrutar de los momentos gratos que tengamos oportunidad de vivir, afrontando con valentía y optimismo aquellas experiencias difíciles, no deseables; pero no solos sino juntos, contando uno con el otro, acompañados de nuestros hijos, de los demás miembros de la familia y de los amigos.


«Deseo que mi amor sea más grande que nuestras diferencias», de tal manera que me permita sortear los pequeños baches que se nos presenten. Y además te pido que me sigas teniendo paciencia y comprensión en aquellas actitudes mías, que te causen dolor, tristeza o enojo, por que nunca será mi intención que sea así.


En alguna ocasión anterior te expresaba mi deseo de ser cocreador de tu felicidad. Tú y mis hijos siempre están y estarán en mis pensamientos, en mis conversaciones y en mis acciones, aunque a veces consideres que no es así. Saria: te amo; me sigues gustando; hay veces que te observo, me emociona el tenerte a mi lado y por lo mismo «mantengo mi propósito de seguirte amando».


Reflexionando sobre este hecho sigo pensando que el compromiso y la vida de pareja dependen tanto de la mujer como del hombre.


249-117 05 de SEPTIEMBRE


En cualquier actividad y en cualquier circunstancia el respeto a la dignidad de las personas tiene que prevalecer. A veces somos muy selectivos, inconscientes o muy convenencieros de a quien y cuando respetar.


Entiendo que «si la otra persona no se comporta con respeto, tenemos que actuar con firmeza para establecer límites, no permitamos que se interprete nuestro respeto como debilidad y menos dar pie a abusos o malos comportamientos». O «Si nosotros no respetamos, ¿cómo esperamos honestamente que los demás lo hagan?».


Las actividades y comportamientos delictivos nos quedan claro que son inaceptables, el problema es que en nuestra convivencia diaria, algunos nos arrogamos el derecho de ningunear a los demás, por ejemplo el padre de familia que se comporta inadecuadamente con su familia; el jefe que grita u ofende a su empleado; el entrenador de futbol que se comporta como energúmeno con sus jugadores; el conductor de un medio de transporte público que hace lo que quiere con el pasaje; el reportero que prácticamente ataca al entrevistado en busca de noticias; el funcionario o autoridad que abusa de su puesto; el profesor que falta con regularidad a sus clases o cuando llegamos tarde o incluso no llegamos a un compromiso.


Corro el riesgo de omitir a muchos en esta descripción, y quizá no se sentirán aludidos, pero estoy seguro que «cada quien sabe cuando no actúa bien». Las malas costumbres no son fáciles de cambiar, pero tenemos que seguir insistiendo para cambiarlas. Recuerden que tampoco la falta de respeto es parte de la confianza entre personas. El respeto es fundamental en nuestra convivencia diaria. Ojala podamos actuar respetuosamente en todas las situaciones posibles.


250-116 06 de SEPTIEMBRE


No siempre será sencillo romper o modificar los círculos viciosos que vivimos diariamente. Tenemos que intentarlo, sino seguiremos creando condiciones peores de infelicidad y frustración.


Nuestros sueños e ilusiones son estrellas que señalan nuestro camino, pero también cuando los vemos tan irrealizables o tan lejos de nuestra vida a pesar de nuestros esfuerzos, nos desanima o molesta, nos hace ser exigentes con los demás, que aún «lo bueno lo queramos más bueno y lo malo lo veamos más malo».


Para empezar evitemos hacer aquello que sabemos que está mal, que no ayudará a crear un mejor ambiente. Reconozcamos lo importante que es para nosotros que alguien nos quiera y que queramos a alguien. Contemos nuestros bienes no nuestros males. El universo y la naturaleza son increíbles y maravillosos, reconozcámoslos y disfrutémoslos. Admiremos también las grandes obras del hombre. En lo que podamos ayudemos a las personas que consideremos que lo necesitan. Acerquémonos, interesémonos y convivamos con naturalidad, tranquilidad, gusto y alegría con nuestra familia, amigos, vecinos y compañeros de trabajo. Interesémonos y aprendamos de todo lo bueno que ocurra a nuestro alrededor, adquiramos mayor cultura, el conocimiento amplia nuestras posibilidades de felicidad. Mantengamos limpia y ordenada nuestra casa y según los recursos disponibles, arreglémosla. «Que nuestra persona y todo lo que hagamos sea un reflejo de nuestra inteligencia y de nuestros buenos sentimientos». Creemos círculos virtuosos.


251-115 07 de SEPTIEMBRE


Que frustrante es ver nuestra realidad y que no hayamos sido capaces de resolver tantos problemas e incluso nos hemos convertido en causas de los mismos. Y por lo tanto podemos decir que bellos son los ideales y las utopías, o que importantes, que nos permiten vislumbrar un mundo mejor.


Y aún así no tenemos que perder de vista las bastas posibilidades que tenemos de felicidad, pienso que a final de cuentas no nos queda otra, tenemos que partir de esa realidad pero con optimismo. Ya tenemos tantos problemas como para que de paso nos amarguemos la vida con nuestro pesimismo.


Siempre habrá acciones ejemplares de tantos «hombres y mujeres como en el libro -Soldados de la Noche, durante la segunda guerra mundial-, comunes y corrientes, que sin proponerse ser heroicos ni aspiraban a la grandeza y en circunstancias que nadie había previsto, comenzaron a hacer cosas que ellos mismos no habrían creído posibles; simplemente se negaron, con peligro de su vida, a aceptar el deshonor y la rebaja de los valores morales; y que tuvieron la sensación de que sus largas noches oscuras fueron, en realidad los momentos más brillantes de su existencia».


Comunes y corrientes, como tantos de nosotros. ¡Qué emotivo! «Dichosos, dignos y admirables aquellos que a pesar de carencias, sufrimientos y lágrimas no aceptan la derrota». Que ante la adversidad siempre con la frente en alto, con una sonrisa, con la mirada firme y limpia, hombro con hombro junto a su hermano y con optimismo viven su presente y van al encuentro de su futuro de la mano de sus ideales.


252-114 08 de SEPTIEMBRE


La vida de pareja proporciona muchas experiencias felices pero también negativas, desde pequeñas y tolerables hasta muy grandes e insoportables. Algunas se solucionan de inmediato, hasta las que nunca se resuelven. «El que se mantenga una pareja viviendo bajo el mismo techo no significa que sean felices» y que no tengan problemas.


Normalmente aceptamos que en toda pareja hay bueno y malo, se pensaría que es realista y eso hace que nos adaptemos o aceptemos lo negativo. Alguien muy pesimista o con sentido del humor diría que sus problemas empezaron cuando el sacerdote dijo podéis ir en paz está misa, la de la boda, ha terminado. Normalmente en el noviazgo y los primeros años de matrimonio la relación va bien, poco a poco se va deteriorando, muchas veces de manera inconsciente.


Lo lamentable es cuando nos damos cuenta, nuestra relación está muy lastimada, recalcando más lo negativo que lo positivo, dejando de tener atenciones, llegando a extremos de peleas o recriminaciones constantes, sin intimidad aún durmiendo en la misma cama o prefiriendo refugiarnos en nuestros hijos, en lugar de comprometernos a salvarla, a lo mejor bien como padre o como madre, pero ¿y como pareja? Haciendo más difícil reconstruir esa relación.


Hagamos lo necesario para evitarlo, hagamos todo lo que esté de nuestra parte. Claro que entiendo que depende de dos, pero si es urgente y por lo mismo necesario, empieza tú. Valdrá la pena el intento, para que en su momento lleguen a la vejez o a morir, amándose.


253-113 09 de SEPTIEMBRE


«La vida nos ofrece siempre oportunidades para ser felices, es importante que estemos preparados para aprovecharlas». Vemos a tanta gente con resultados tan diferentes, que pensamos que es normal que cada quien tenga su propio camino.


Nos hablan que si queremos mejores resultados tenemos que buscar mejores modelos de vida, que observemos qué y cómo otros lo han hecho y hagamos lo mismo y que cuando vayamos avanzando seamos generosos con los demás para que también aprendan.


Hagámonos concientes que hay mucha belleza, mucha riqueza, mucho talento, conocimiento, muchas obras que nos muestran que puede haber y hay otros tipos de vida. Consideremos que también tendremos derecho a ello cuando seamos capaces de vernos en esas condiciones y hagamos lo honestamente necesario para vivirlo.


Anhelamos el paraíso en la otra vida, sin darnos cuenta que de alguna manera podemos irlo creando en ésta, se que no siempre nuestras condiciones actuales son las mejores, pero tenemos que partir de nuestra realidad, nuestra persona, nuestro talento y nuestras circunstancias, porque ellas son y siempre lo serán la materia prima para construir algo mejor, así que «no permitamos que nadie nos robe nuestros sueños».


254-112 10 de SEPTIEMBRE


Ciertas formas de expresión nos identifican con los amigos o con el grupo. En la convivencia diaria se dan las bromas, apodos, ciertos contactos físicos, groserías y que en otras circunstancias se verían como faltas de respeto y motivo de discusiones y pleitos, pero que realmente se ven normales, como parte de «la confianza», de la buena relación con los demás».


Cuando la sociedad, el grupo o la persona las acepta como una forma correcta de la relación humana, quizá no causarán mucho problema; pero hay que tener cuidado, porque habrá personas que piensen distinto y que no estén de acuerdo con esos modos de convivencia.


Hay casos en los que estas bromas, como es el caso de las novatadas a los miembros de recién ingreso de algunas instituciones, terminan de manera trágica. Para algunos son gratos los recuerdos y las emociones, pero existen otros que fueron lastimados, heridos o incluso ya no vivieron para contarlo. En estos casos «arrepentirse o dar una disculpa no siempre será suficiente».


Tenemos que hacernos concientes de saber diferenciar cuando y donde podemos actuar así, pero lo más importante es no dañar al otro e incluso es nuestra responsabilidad prever cualquier posible daño. Aún cuando se acepten ciertos excesos, es preferible medirse, no sobrepasarse. Evitemos la mínima posibilidad de dañar o faltarle al respeto a los compañeros o amigos. Pero también aceptemos que en la problemática de la vida diaria es necesario aligerarla con cierto nivel de bromas, mucha alegría y risas.


255-111 11 de SEPTIEMBRE


Los conocimientos se han incrementado, la tecnología ha permitido avances importantes, han cambiado muchas condiciones de vida, aún así hay problemas chicos y problemas grandes. Algunos los podemos resolver solos y otros requeriremos la ayuda de otros. «Las soluciones» van desde el extremo lamentable de suicidarnos, ¿se le podrá llamar, o siquiera considerarlo como solución? prefiriendo acabar con nosotros por no poder acabar con los problemas; o amargándonos la vida y acabar destruyendo lo que esté a nuestro paso; o desesperarnos y solo llorar; angustiarnos y a la vez enfermando; o discutir, gritar, ofender y pelearnos buscando echarle la culpa a otros o mantener la esperanza de que todo tiene solución y buscar qué podemos hacer para encontrarla; confiando en Dios, en la vida, en el ser humano, en la familia, en nuestra pareja, en nuestros amigos.


Con inteligencia y firmeza perseveremos en plantear posibles soluciones. «No pidamos a Dios que nos evite los problemas sino que nos de sabiduría y valor para afrontarlos». El ser humano se ha enfrentado en toda su historia a innumerables situaciones y problemas. Seguirá buscando y aplicando soluciones. Los retos lo hacen investigar, aprender y fortalecerse. «En nosotros está la entereza para afrontarlo, ojala lo descubramos pronto o a tiempo».


256-110 12 de SEPTIEMBRE


Que bueno que nos adaptemos a nuestra circunstancias y que bueno que también busquemos algo más. A veces, el hecho de adaptarnos a lo que nos toca vivir será causa de tranquilidad y otras de infelicidad. Que bueno que aceptemos nuestras circunstancias y aún cuando no sean adecuadas tratemos de sacarle el mejor provecho posible, que le encontremos el gusto o lo positivo; pero también a veces, que malo que no busquemos mejorar nuestra situación.


Ustedes dirán pues de que se trata, fácil decir bueno y fácil decir malo, pero ¿cuando es bueno y cuando es malo? y ese será siempre el dilema al que nos enfrentamos los hombres diariamente. ¿Cuando será bueno adaptarnos y cuando no?; no podemos seguir buscando la felicidad perfecta sin valorar lo que tenemos a la mano; y no podemos adaptarnos a lo que sea sin buscar algo mejor para nuestra vida.


Disfrutemos el momento presente y anhelemos expectantes el momento futuro. Consideremos nuestras circunstancias negativas, pensando que solo sean momentáneas y «usemos nuestra inteligencia y sensibilidad para vivir de la mejor manera posible la pobreza, la injusticia, la violencia, la confusión y vivamos con pasión e intención para que hagamos posible el cambio hacia la abundancia, la justicia, la paz, la alegría y la hermandad lo más pronto posible, sin destruirnos antes en el intento».


257-109 13 de SEPTIEMBRE


La Historia nos narra hechos del pasado que para el que lo escribe son verdaderas, aunque para otros son cuestionables, se dice que la historia la escriben los vencedores y en esta época que se habla mucho de modernidad, pudiera parecer un tema obsoleto. Pero no, porque para un país o una comunidad habla de sus raíces, de tantos hechos que le han dado forma, de su cultura y de sus tradiciones. Siempre será importante.


Reconozcamos la lucha y el heroísmo de tanta gente y también sus falsedades, conozcamos qué y cómo se vivió, démosle vida a los museos, leamos historia. A nivel personal significan tradiciones familiares y maneras de ser que le dan un sentido a nuestras vidas.


No pretendamos vivir en el pasado, pero si en cuanto a lo que nos nutran histórica y culturalmente, a lo que oriente nuestra conducta en el presente y nos permita extraer conocimientos que conformen nuestra experiencia y nuestro futuro. En lo general es importante e interesante conocer todo lo que ha vivido el hombre y en lo personal considerando pragmáticamente que «recordar también es vivir».


258-108 14 de SEPTIEMBRE


Pase lo que pase siempre sé conciente que eres valioso por el solo hecho de existir. Hay cosas que dependen de ti, hazlas. Hacer el mal, no es ningún derecho. Hay tantos problemas en el Mundo, que empieza por darles solución a los que tengas más cerca. Sé una luz para tus semejantes. Aprende a ser generoso, da: cariño, respeto, ideas, esfuerzos, ayuda de todo tipo, ánimo, etc. El hombre tiene conciencia de lo bueno, pero por ignorancia o comodidad toma caminos equivocados. Sigamos confiando en el hombre. En el ser humano existe mucho potencial latente, aprendamos a descubrirlo, desarrollarlo y aprovecharlo en beneficio de nosotros mismos, de nuestra familia y de nuestra comunidad.


No importa tanto de donde vienes, tampoco en donde estés, sino a donde vas. Aprende a recibir: recibe con naturalidad y alegría y sé agradecido. Siempre valora las cosas buenas que tengas Multiplica lo bueno. No permitas que la gran ciudad o tus circunstancias te deshumanicen. «Trata a los demás como a ti te gustaría que te trataran» o «no hagas a otros lo que no te gustaría que te hicieran a ti».


El hombre encontrará la felicidad en donde encuentre la alegría de vivir. Establece límites a tu libertad, para que no te decepciones de ella, porque todo tiene límites. Mantén siempre la esperanza en la vida y en tu vida. Usa tu libertad de elegir. Cuantas ideas te llevan o te llevarán por nuevos caminos. Recapitulando, «que afortunado eres al ser valioso por el solo hecho de existir y además por tener la capacidad de elegir».


259-107 15 de SEPTIEMBRE


El ser humano quiere ser libre e independiente, aún cuando debería ser con naturalidad y espontáneamente, la realidad nos muestra que debemos educarnos para ello; muchos lo entendemos como hacer lo que queremos, como vivir en el desorden, sin ataduras, sin compromisos, estar por encima de la ley y no vemos o queremos ver que aceptar principios, normas, reglas, límites nos ayudan a ser mejores como individuos, ya que nos ayuda a dominar nuestros defectos y pasiones; porque son bases que nos guían para aprovechar el potencial que tenemos, permitiéndonos tomar conciencia de lo que es bueno para nosotros mismos y definir nuestras responsabilidad para con los demás.


Independencia y Libertad. «Tantas vidas que se perdieron en tantos otros momentos de lucha para que nosotros las tuviéramos y ahora que las tenemos no las valoramos».


Definitivamente, sí podemos tener influencia sobre nuestras acciones y emociones, aunque hay que reconocer que desde que nacemos aprendemos y desarrollamos un sistema de valores y pautas de conducta formadas por una combinación de influencias culturales, familiares, personales; que querámoslo o no, limitan nuestra libertad. No hay libertad absoluta y cualquier exceso perjudica.


Que personalmente establezcas tú mismo los límites de tu libertad, para que no sean otros los que lo hagan y termines decepcionado por tu inmadurez de éstas anheladas libertad e independencia.


260-106 16 de SEPTIEMBRE


Una palabra, una fecha, una acción, una emoción, una idea nos permite reflexionar y aprender que los principios inmutables, como la verdad, la justicia, la belleza, la libertad, la fraternidad, brindan permanencia, y consistencia a nuestras vidas, remarcando nuestra libertad, y en los cuales basemos nuestra felicidad y orientemos nuestro éxito.


«La Lucha: significa acción, decisión, perseverancia, compromiso y sobre todo valor para lograr nuestros objetivos y para mantener nuestros ideales». La lucha implica esforzarse, quizá unirse con otros, adquirir y aplicar conocimientos, incluso que estemos dispuestos a superar errores y fracasos para continuar en ella. Ojalá algún día esto no implique el sufrimiento o la muerte de alguien, ni la destrucción de la naturaleza ni de la obra del hombre.


Como aquellos hombres, que buscando la libertad de sus pueblos expresaron bien: «Adelante, paso de vencedores» y «Va mi espada en prenda, voy por ella», un héroe sudamericano y nuestro insurgente respectivamente, motivándonos a que en nuestra cotidianidad o durante toda nuestra vida nunca nos rindamos y siempre nos mantengamos en la lucha; esforzándonos en encontrar respuestas que hablen bien del hombre, de su inteligencia, de sus sentimientos, de sus principios y valores.


261-105 17 de SEPTIEMBRE


Algunos de los que saben dicen: qué pasajes importantes de nuestra historia son falsedades, creadas para darle raíces heroicas a nuestro pasado.


Me incomoda escucharlo, quisiera dudar que sea así. Se me hace imposible que algo de lo que nos han enseñado no hayan ocurrido, soy conciente que nuestros héroes no fueron santos o perfectos; que seguramente cometieron errores o injusticias; que en algún momento de sus vidas lucharon en el bando equivocado; que sus intenciones o ideales no siempre fueron los mejores; que actuaron queriendo lograr algo y generaron otra.


¿Quién establece una meta y un plan y lo logra exactamente como lo pensó inicialmente? ¿Quién sabe hacia donde lo llevará cada paso que da? ¿Cómo sabemos si alguien actuó basado en un ideal y quien a su conveniencia? Pueda estar mal escrita nuestra Historia, pero entiendo que todo lo que realmente pasó en ese ayer, aún ignorándolo o inconscientemente los que vivieron esos hechos, le han dado forma a nuestro país.


Sabemos lo difícil de construir o reconstruir el pasado y por lo mismo escribir la historia, dado el daño o la destrucción de tanto vestigio y antecedentes. Y entonces sin importar y a sabiendas que estará incompleta nuestra Historia, no deja de ser lamentable que a eso se sume que algunos de los que escriban la Historia no la escriban bien por insuficiente investigación o por afanes protagónicos o concientes distorsiones, aún así debemos preferir conocer y aceptar la verdad.


¿Cómo armar el verdadero rompecabezas de nuestro pasado? Porque aún con todas las posibles falsedades o cualquier otra posible causa, México existe, eso no lo podemos negar. Y si existe, significa que hay un pasado que debemos conocer o reconocer.


262-104 18 de SEPTIEMBRE


Cada quien tenemos diferentes formas de ser y vivimos diferentes circunstancias, cada cabeza es un mundo y cada vida tiene su propio paisaje o escenografía, a veces somos protagonistas y otras solo representamos papeles secundarios en la de otros. A veces quisiéramos vivir de cierta manera y a veces exigimos a otros que vivan como nosotros suponemos que es lo mejor.


No siempre nos es fácil ser congruentes entre lo que pensamos, decimos y hacemos; pensamos una cosa, decimos y hacemos otra muy diferente, la armonía, la felicidad, los resultados y el éxito los viviremos cuando todo sea en el mismo sentido.


La lucha y la búsqueda tienen que ser diarias, no importan nuestras circunstancias, nuestra edad. Mantengamos la esperanza de que todo puede de ser mejor; rescatemos todo lo positivo que tengamos. Valoremos muchísimas cosas buenas que hay a nuestro alrededor: de la naturaleza y del hombre. Perseveremos en definir lo que queremos y hagamos lo necesario por conseguirlo. Para algunos será sencillo para otros no tanto, pero «todos tenemos la oportunidad de seguir luchando», hasta que el cuerpo, la mente y el corazón aguanten.


263-103 19 de SEPTIEMBRE


En otro momento escribía que tú eres el experto de tu propia vida, porque quién dirá de mejor manera lo que piensas, lo que sientes, todo lo que has vivido, gozado o sufrido, lo que anhelas en todo momento.


Pero también a dónde dirigirás tus pasos si no sabes a donde llegar; que tanto logras en la vida si desconoces tu potencial; para que alejarte de tus circunstancias si llevas tus problemas contigo mismo por no saberlos resolver; es posible que en algunos casos sepas lo que no quieres e ignores lo que si. No será egoísmo de tu parte conocerte y entenderte primero a ti mismo, esa lucha será la primera que tienes que enfrentar. ¿Que tanto serás capaz de dar?, si no te conoces en esa parte de tu ser.


La vida te será más sencilla si te conoces y conoces el mundo, será compleja si no. Los demás podrán ayudarte en lo que ellos ven de ti. Aún sin encontrarte totalmente a ti mismo tienes que vivir y convivir, no te detengas sigue dando lo que ya tienes y apresura el paso, entre más pronto armes tu propio rompecabezas, tu vida fluirá con más naturalidad, creando, viviendo y compartiendo toda la felicidad de que eres capaz.


264-102 20 de SEPTIEMBRE


Damos por hecho el compromiso y a la vez la obligación de nuestros padres con nuestra educación y manutención, y de nosotros para con nuestros hijos, el sentido común nos muestra que así tiene que ser, desafortunadamente no todo es así.


A algunos no se si llamarles padres que se desentienden inconsciente o irresponsablemente de sus hijos; afortunadamente la mayoría a sus capacidades, posibilidades, circunstancias y educación dan todo lo que pueden dar o consideran conveniente, sobre todo con amor. Y aquí estamos, a principios del siglo XXI sobreviviendo en nuestra casa grande siete mil millones de seres humanos, con esos comportamientos creando desventajas en el desarrollo de otros seres humanos.


Ojala y cada uno reciba o haya recibido el cariño, el apoyo y el buen ejemplo de sus padres para continuar de manera ascendente su desarrollo individual y a la vez el desarrollo de la raza humana o cada quien cuando nos toque, seamos concientes de la influencia importantísima y hagamos lo mismo o lo mejor con y por nuestros hijos.


Decía Pasteur «la presencia de un niño me inspira dos sentimientos: uno de ternura, por lo que es, y otro de respeto, por lo que puede llegar a ser». Y realmente será el caso de todo ser humano que por el solo hecho de ser, es una maravilla y mucho mayor por lo que puede llegar a ser.


Y aún cuando nuestra realidad nos muestra tantas carencias, tantas desigualdades, tantas faltas de oportunidades, sigamos día a día creando ese ambiente propicio para que siempre existan mejores posibilidades de ser más y mejores. Empecemos en nuestro hogar.


265-101 21 de SEPTIEMBRE


Cuando nos enamoramos dejamos que el sentimiento domine nuestros pensamientos y acciones. Al paso del tiempo nos vamos haciendo más críticos, más impacientes, más intolerantes con el otro, valorando más de la cuenta lo material y haciendo a un lado los sentimientos buenos y nos vamos desenamorando. Nos acostumbramos a vivir juntos que no nos damos cuenta cuando esto va sucediendo, vamos haciendo a un lado la ternura, por una falsa confianza empezamos cometiendo ciertas faltas de respeto, el sexo se transforma en una obligación y se sigue deteriorando nuestra relación.


Se va espaciando la comunicación cotidiana y se va llenando de más silencios; descuidamos nuestro cuerpo y nuestra persona, no nos interesa sentirnos y que nos vean atractivos; damos por hecho tantas cosas, que no damos las gracias ni pedimos las cosas por favor; ya no caminamos tomados de la mano o abrazados; nos vamos sintiendo viejos y por lo mismo inadecuados para estar o seguir enamorados; solo vemos lo malo y no reconocemos lo bueno, seguramente viviendo situaciones negativas que nos van dañando; vamos dejando de pensar lo afortunados que somos por tener a la persona amada.


Cuando nos damos cuenta y dependiendo del deterioro de la relación, nos costará más esfuerzo volvernos a enamorar, ojalá todavía queramos hacerlo. Si todavía hay un pequeñísimo lazo que nos une, decidámoslo hacerlo. Donde hay cenizas hubo fuego, avivémoslo. El amor y el estar enamorado es privilegio de todos los seres humanos, no sólo de los jóvenes. Vuelvan a hacer todo lo bueno que hacían o dejen de hacer todo lo negativo que hacen. Valdrá la pena porque hoy es el inicio del resto de nuestra vida, muchos días de felicidad nos esperan o de tristeza, de frustración o de amargura, si no lo hacemos. Será maravilloso reconquistar a la persona que sabemos que es o ha sido el amor de nuestra vida.


266-100 22 de SEPTIEMBRE


Si nos vamos al fondo de las cosas en algún momento de la historia, el hombre aparece en el planeta y mucho de la naturaleza ya existía, a pasos muy lentos empieza a conocer y a tener cierto control de su vida y de su medio ambiente, pero también se va dando cuenta que hay fenómenos o situaciones que no dependen de él.


Y aún ahora cuando la humanidad tiene un bagaje enorme de conocimientos, cada hombre prácticamente empieza de cero su vida; el mundo y la humanidad ya existen cuando él nace y poco a poco va aprendiendo a controlar ciertas situaciones.


Algunos hombres toman mayor conciencia y responsabilidad de su vida y de sus circunstancias, desarrollando sus capacidades, ampliando sus conocimientos y actuando en mayor medida, otros por inconciencia o conveniencia no queremos aceptar la responsabilidad de nuestros actos, decimos que no podemos controlarlos, pero en ocasiones sí vemos que otras gentes o incluso nosotros mismos en algún momento nos controlamos o tenemos mayor control, por disciplina, por respeto, por conveniencia o por temor.


A final de cuentas significa que sí podemos controlarnos, que si tenemos influencia y responsabilidad en mucho o en todo lo que hagamos, aunque lo ideal es que sea concientemente y por propia decisión, en nombre de una intención o propósito mejor. Será excelente que el hombre concientemente tome el control de su instinto, de sus sentimientos, de sus pasiones, de su inteligencia y de su destino.


267-099 23 de SEPTIEMBRE


Siempre estamos hablando de igualdad y aunque suene contradictorio o injusto hay diferencias de hombre a hombre. Tenemos de nacimiento características propias, físicas y sicológicas, que incluso nos diferencian de nuestros propios hermanos de sangre, después se van estableciendo semejanzas con unos y diferencias con otros dependiendo de la familia a que pertenezcamos, las costumbres y tradiciones de la comunidad, del medio ambiente donde nos desarrollamos, de la alimentación y de la educación que nos den, del país en que vivamos. Esas diferencias a veces nos enriquecen y otras nos imponen limitaciones ajenas a nuestra voluntad, a nuestro buen desarrollo, a nuestra felicidad.


Sigamos acrecentando las igualdades y aceptando las diferencias que normalmente se usan y aprovechan porque son las que juntas nos definen a nosotros mismos y minimicemos o eliminemos las que vayan en contra del hombre, las que van contra su dignidad o generen situaciones injustas. Y descubramos, aceptemos y disfrutemos todas aquellas igualdades y diferencias que nos hagan vivir con mayor plenitud.


268-098 24 de SEPTIEMBRE


Los intentos para evitar la violencia van relacionados con el respeto a todos los seres humanos sin excepción; sin importar jerarquías, colores ni circunstancias.


«El dar respeto no es por miedo, por timidez, por que valgamos menos o por una falsa humildad, al contrario si nos valoramos, valoraremos a los demás, sino es así tengamos cuidado de algún posible complejo de inferioridad disfrazado de superioridad u otra deformación en nuestra educación. Se requiere buena voluntad, decisión y valor para enfrentar cualquier circunstancia negativa y sobre todo la crítica malsana de los que todo se lo permiten».


Tenemos que ser amables, pacientes, tolerantes, comprensivos, busquemos motivos para elogiar, demos amor en el más amplio sentido, busquemos el diálogo constante, interesémonos en los demás, todos sin importar niveles podemos tener experiencias y vivencias de las cuales escuchar o aprender.


A más detalle, pidamos las cosas por favor, demos las gracias cuando nos hacen un favor o un servicio; cuando algo no nos parezca, dialoguemos y no nos permitamos el enojo, por solo quítame éstas pajas; evitemos la crítica constante; no alcemos la voz sin ton ni son; no digamos groserías a los demás, por el riesgo de que sin mucho esfuerzo se convierten en ofensivas con solo cambiar la intención, el tono y la intensidad de la voz.


En ésta época de libertades y diversidades con mayor razón el respeto es la punta de lanza de la buena convivencia.


269-097 25 de SEPTIEMBRE


Hay ocasiones que sin importar lo que hagamos, la diferencia entre nuestros deseos, esfuerzos y nuestros resultados hacen que nos sintamos molestos, inconformes, frustrados o decepcionados y pensemos que por causas ajenas a nuestra voluntad y a nuestras capacidades, esto sea así.


Y aún cuando lleguemos a percibir que algo puede depender de nosotros consideramos que la magnitud del esfuerzo para cambiarlas queda fuera de nuestras posibilidades, haciendo imposible cambiarlas, quisiéramos que primero cambiara el mundo para luego cambiar nosotros y parece que estamos equivocados en el orden. Esto es, que «primero cambiemos nosotros mismos y después podremos cambiar el mundo». Y a lo mejor al cambiar nosotros ya no sintamos la necesidad neurótica de cambiar nada o a nadie.


Pero también entiendo que hay tantas situaciones incorrectas o injustas que por mucho que nos esforcemos no es fácil que actuemos y logremos buenos resultados. Tenemos que seguir perseverando en la búsqueda del equilibrio entre lo bueno y lo malo, entre lo correcto y lo incorrecto, entre lo que tenemos que aceptar y lo que tenemos que cambiar, entre lo que dependa de mi o lo que dependa de otros; entre cuestionar y solucionar; entre querer y hacer; entre ser parte del problema o parte de la solución.


270-096 26 de SEPTIEMBRE


No siempre nos sentimos adecuados o muchas veces nos consideramos inadecuados, a veces somos demasiados jóvenes y a veces demasiados viejos, a veces poca cosa y otras demasiado orgullosos, unas veces tímidos y otras demasiado impetuosos, algunas indiferentes y otras demasiado interesados, a veces ignorantes y otras presuntuosos, vamos rebotando entre los dos extremos. Nuestro comportamiento no encuentra el equilibrio.


Se piensa que conforme tenemos más edad vamos madurando y también vamos definiendo un comportamiento más estable que nos lleve hacia un camino de felicidad, pero no siempre es así, jóvenes muy maduros y viejos muy inmaduros, jóvenes muy apáticos y viejos muy dinámicos. Lo que hagamos a veces nos ayudan a avanzar, otras nos hacen retroceder, muchas nos iluminan y otras nos confunden. Unos nos dicen que «en la duda, detente» y otros que «en la duda, adelante», los primeros para que analicemos nuestros actos, antes de hacer algo y los segundos para que nos arriesguemos, que no nos detenga el miedo para actuar.


Usemos los valores morales para que le den certeza a nuestro comportamiento, si no lo hacemos así, entenderemos por qué en nuestra época nos estamos permitiendo todo, sin límites, sin compromiso, sin responsabilidad, pero desgraciadamente también sin buenos o suficientes resultados, sin satisfacciones, sin felicidad, sin la plenitud que nos es posible.


271-095 27 de SEPTIEMBRE


Imagínense la posibilidad de ser sus propios maestros; de ir creando su propio destino con una mayor comprensión de lo que es la vida; no solo de ver el mundo sino de admirarlo; no solo de vivir la vida sino de disfrutarla.


Instintivamente usamos nuestra inteligencia y vamos adquiriendo pequeñas gotas de sabiduría; a veces es maravilloso ir reduciendo nuestra ignorancia e ir adquiriendo mayor y mejor conocimiento; ir derribando esas barreras de oscuridad y que la luz enseñoreé en nuestra experiencia diaria.


La lectura te abre nuevos horizontes, te da esa posibilidad, aprovéchala, y tú dirás ¿A mi edad? ¿En mis circunstancias? La ignorancia reduce tus posibilidades, te hace sentir menos, empequeñece tu mundo, limita tu libertad, acorta tu felicidad. Un hombre será libre aún entre rejas cuando su mente y su corazón se sientan libres y cuando ejerza cualquier posibilidad por pequeña que sea. ¿Qué la vejez te cansa? Pues que te lean tus nietos, ¿Qué no sabes leer? Pues busca y que te lea quien si sabe o sugiere la creación de un club de lectura ¿Qué la lectura te aburre o te duerme? Pues descubre la magia que hay en las letras, en las palabras que hacen que pienses en las tonterías o acciones heroicas que ha hecho el hombre, tantas y variadas vivencias que ocurren a tu alrededor o que imagines con visión de profeta la posibilidad de un mundo mejor.


Increíble que una simple palabra de alguna manera materialice en tu mente una rosa, un caballo, una montaña, un río, un bosque, un edificio; que te enternezcas, llores, goces o rías al leer o escuchar una historia escrita. Amigos eso es maravilloso, es increíble, ¿buscas magia? eso… es magia.


272-094 28 de SEPTIEMBRE


Es maravilloso saber que la sabiduría trasciende todo, muchas veces difícil de aprender. Porque ella va más allá de la ignorancia y la indiferencia, más allá de la pasión y la conveniencia, va más allá de lo escrito y del ritual, va más allá de la idolatría y del fanatismo, más allá de la ideología y de la ciencia. Por eso su trascendencia.


El hombre aún con su ignorancia, su indiferencia, su egoísmo, su pasión va o puede ir extrayendo gota a gota de sabiduría de sus vivencias, conocimientos y experiencias, pero corre el riesgo de quedarse conforme o satisfecho en alguna etapa de su desarrollo, puede ir más allá siempre y cuando, tenga el fuego que lo impulse.


Mucho placer es bello y deseable, disfrútalo cuando lo tengas a la mano pero no te quedes ahí, las represas son útiles, pero el río tiene que fluir hacia el océano infinito y eterno. «Nacer es consecuencia del poder divino, ser hombre y sabio es simplemente de tu decisión».


273-095 29 de SEPTIEMBRE


Vivir tantos años en la duda y en la búsqueda nos va permitiendo ver pequeños puntos de luz. Se dice que «la oportunidad le llega al que está preparado para aprovecharla». Así que todo lo que puedas aprender, hazlo, no des por perdida o sin sentido ninguna experiencia, no subestimes a ninguna persona, no minimices ninguna acción, son pequeñas piezas de tu gran rompecabezas que en algún momento se van o las vas acomodando. Si te mantienes despierto verás que van teniendo su razón de ser.


Que bueno que siempre pudieras hacer todo y en grande, porque le encuentras mayor sentido y satisfacción, pero lo pequeño también cumple una función, existe el inmenso sol y un meteorito, un enorme secoya y una brizna de zacate, la gran pirámide y un grano de arena, la ballena y un insecto. «Que cada día reafirmes tu valía, aprendas y hagas algo», seguramente tu vida será mejor, la de tu familia, la de tu comunidad, la de tu país y la de la humanidad.


274-092 30 de SEPTIEMBRE


Sabemos que todos tenemos miedo en algún momento, aunque no debemos vivir en él. La teoría nos queda clara pero a veces nos falla la práctica. Anhelamos tantas cosas y no siempre somos capaces de hacer lo necesario para lograrlas. Nuestra mirada la tenemos fija en las estrellas y nuestros pies pegados al suelo.


Una lucha interior intensa, desordenada y constante, sé que lo tengo que hacer y tantas distracciones me alejan, ¡cuanta angustia!, ¡cuanta innecesaria preocupación! Se entendería cuando no me es claro lo que quiero o cuando las circunstancias no son las propicias, pero no siempre tendríamos que detenernos, ¿cómo decirle a nuestro cuerpo que se mueva? «Pensamiento sin obras es un ciclo incompleto». ¿Para que la libertad? sino es para modelar y forjar nuestra realidad y con ésta nuestra felicidad. ¿Porque esperar a inspirarnos?, ¿Porque esperar que la necesidad o un líder nos muevan?


Tenemos que encontrar el equilibrio entre el pensar, decir y el hacer. «Nuestro compromiso con nuestro sueño se transformará en nuestra acción». Hagámoslo realidad. Sigamos insistiendo para que así sea. Sigamos practicando que a un pensamiento, le siga una palabra y luego una acción. Así que, después de pensarlo, la acción es la única que nos llevará por el camino del éxito y de la felicidad.













































OCTUBRE



Dividamos nuestra vida, nuestras metas, nuestros problemas en etapas, en partes más manejables o siplemente vivamos el hoy. No todas las cosas se lograrán de manera inmediata o en el momento que las queremos. Seamos realistas y vayamos avanzando poco a poco, con perseverancia hasta que logremos materializar nuestros sueños. Los segundos forman siglos; palabra a palabra viajamos por la trama o el conocimiento de un libro; paso a paso recorremos y conocemos el mundo. Encontremos o determinemos la fórmula que nos permita mezclar lo infinito de la eternidad y lo finito de nuestra vida. Tomemos la abundancia y lo maravilloso del universo e incorporémoslo dentro de nuestra realidad. No importa qué has logrado o dónde estás sino a dónde quieres llegar. Es muy satisfactorio el buen resultado, pero también lo es el esfuerzo y la lucha. No te preocupes preguntándote «¿hasta cuando deberé seguir esforzándome?», sólo tu muerte será la señal y el punto final para dejar de perseverar.



















275-091 01 de OCTUBRE


Algunos enfoques sobre la felicidad o el éxito, radican en tener conciencia de salud, de riqueza, de realización, etc. Nos dicen que tengamos pensamientos positivos, que esperemos lo mejor. Que tengamos confianza en que todo aquello que deseamos lo tendremos. Que la oscuridad no existe, sólo es falta de luz, y bajo este mismo enfoque, que la enfermedad es falta de salud, que la pobreza solo es ausencia de riqueza, que cuando lo positivo existe lo negativo desaparece, lo cual se nos hace muy atractivo pero no verdad de a peso.


Nuestra realidad y educación nos han permitido percibir la vida de cierta manera, normalmente lo negativo tiene mucha influencia. Pero tampoco puedo fácilmente negar lo que he vivido, sentido o visto hasta el momento; decirme que no es real, me resulta difícil entenderlo. Por que así como aquello que no queremos nos sucede, aquello que queremos no se hace realidad en el momento que lo anhelamos.


En el caso de la luz es sencillo que lo entendamos. En principio la oscuridad la percibimos como algo real, no vemos o no vemos bien, pero cuando sale el sol o accionamos el interruptor de una lámpara, la tiniebla desaparece y ya vemos mejor o bien.


En el caso de la salud, cuando estamos sanos, en alguna parte de nuestro cuerpo o en la mente existe un modelo de buena salud, sin que concientemente intervengamos, nuestro cuerpo sabe lo que tiene que hacer para funcionar bien. Pero cuando nos enfermamos, sabemos que hay causas que provocan un desequilibrio y entonces se requiere normalmente atención médica, un lapso de tiempo y que tomemos medicinas para recuperarnos. Pero nos da una idea más clara de lo que queremos decir, cuando hemos sabido de sanaciones a través de oraciones, por que pareciera que se instaura el modelo de buena salud de manera inmediata, no como parte de un proceso de sanación paulatina sino como una sustitución de estados.


En otro enfoque, el cambio de actitud en relación a una situación hace que la veamos y sintamos diferente; a veces nos aferramos a pensar que algo está mal y nos crea y creamos problemas, pero cuando cambiamos nuestra conciencia sobre ello, todo cambia y ya no la vemos como problema.


Hemos escuchado una y otra vez aquello de: «mientras no cambiemos nuestra forma negativa de ver las cosas la realidad no cambiará, pues generamos lo malo que nos sucede». Que cambiando sólo nuestros pensamientos, nuestra percepción o nuestra conciencia todo cambiará automáticamente. Se que son puntos de vista, que quizá no habíamos considerado. De momento nos pueden resultar difíciles de comprender, pero tienen su coherencia.


Aún cuando no lo entendamos del todo, si queremos llegar a tener el control de nuestras obras y, por tanto, de nuestra vida, «intentemos ampliar nuestra mentalidad, nuestro criterio o nuestra conciencia». Podemos ganar mucho si probamos.


276-090 02 de OCTUBRE


El libre albedrío no significa la libertad y la decisión absoluta, lo que sí, es que tenemos una influencia determinante en muchos aspectos de nuestra vida. Nuestra felicidad depende, en gran medida, de nuestras decisiones y actitudes. Cuando somos indiferentes al rumbo que va tomando nuestra existencia entonces sufrimos las consecuencias de nuestra inconsciencia, irresponsabilidad o indecisión.


La vida está hecha de experiencias diversas, se conforma de todo un poco: lo bueno y lo malo, el yo y los demás, el pensamiento y la obra, el hombre y la naturaleza, el camino y la meta, la felicidad y la insatisfacción, la aceptación y la inconformidad, lo objetivo y lo subjetivo, lo concreto y lo abstracto. Los hombres quisiéramos que el suelo fuera más parejo, pero siempre existirá el contraste, el valle y la montaña, el cielo limpio y la tormenta. ¿Por qué la obsesión de la libertad, del conocimiento y del control absolutos para actuar?


Tienes un gran campo de decisión y de acción, no te detengas sigue haciendo lo que tengas o puedas hacer, donde y con quien estés, cada paso que das te abre mil caminos, cada escalón que subes te permite tener mayor visión, con una palabra amable puedes hacerte de un amigo. «Tu libre albedrío te puede llevar hasta donde quieras o para empezar un poco más allá de donde hoy estás».


277-089 03 de OCTUBRE


Al ser responsables de nuestro desarrollo y de la satisfacción de nuestras necesidades, «habrá momentos en que tengamos que basar nuestras decisiones y acciones en principios y valores», dejando a un lado nuestra conveniencia o provecho. No siempre obtendremos lo que queremos pero sí seremos más felices y nos sentiremos más satisfechos.


«Es normal y deseable que cada quien se ocupe y preocupe de satisfacer sus necesidades, de darle cauce a sus talentos e inquietudes», porque el desarrollo individual sano permitirá crear la armonía necesaria para una buena convivencia. Lo que sea bueno para ti, también puede ser bueno para los demás.


Cuando nos dicen ama y haz lo que quieras, nos pudiera parecer a primera vista, un precepto egoísta, pero si vemos más allá descubrimos que el amor encierra el interés en la felicidad y el respeto hacia el otro. El amor grande viene de Dios, así que si amamos con esa amplitud nuestro hacer será también grande. El que ama nunca daña. Primero aprendamos a amar y después hagamos lo que queramos, de esta manera crearemos la felicidad. La felicidad y el amor son caminos de dos vías, va de nosotros hacia los otros y de los otros hacia nosotros. Resultará una experiencia enriquecedora amar al prójimo como a uno mismo.


278-088 04 de OCTUBRE


Si gozas con el sufrimiento algo anda mal en tu interpretación de la realidad, esto nunca será signo de sabiduría, de madurez o de ecuanimidad. No deberíamos gozar lo malo, pero sí aprender de ello para crecer. «Incongruencia que goces el sufrimiento y que sufras la felicidad». Cuidado con los juegos de palabras que suenan bien pero confunden.


La realidad conlleva el sufrimiento, el dolor, la enfermedad, la duda, la confusión, la violencia y el miedo. Es verdad que cuando llegamos a superar ciertos problemas quedamos fortalecidos, somos más concientes de nuestras capacidades, cualidades y habilidades o incluso de nuestros defectos y limitaciones. Pero de eso a que consideremos un derecho la ignorancia, la inconsciencia, los defectos y los errores, casi como un motivo de orgullo, porque así somos, nunca serán válidos. Claro que todo esto negativo también define a la persona, le muestra su realidad actual, sus límites y ciertas metas a alcanzar para superarlos. Aceptar honestamente lo que somos para analizarnos y conocernos mejor, es un punto de partida para superarnos, ¡excelente que así sea!


Alguna vez un buen amigo me presto el libro «Para Sufrir Más y Mejor», mi primera reacción fue de rechazo, estuve a punto de no leerlo. Al abordarlo, aun cuando no me gustó el título, después que lo leí, entendí que en la adversidad el hombre también puede sacar lo mejor de sí, incrementa su conocimiento de toda la naturaleza, crea grandes obras, realiza actos sublimes en favor de otros. Bien enfocada, la adversidad es una gran maestra, aceptémosla, aprendamos y superémosla; pero anhelarla o gozarla, nunca.


279-087 05 de OCTUBRE


A veces sentimos que los demás han abusado de nosotros y cuando alguien nos invita a ser humildes inmediatamente la rechazamos como una cualidad pasada de moda, establecida porque a alguien así le convenía, y no estamos dispuestos a aceptarla.


Reflexionando un poco nos damos cuenta que «La humildad no significa negarse totalmente, ser un don nadie, hacerse ofensivamente pequeño, o sentirse basura». Es útil para que haga cierto contraste con nuestro egoísmo, aceptando que hay una medida adecuada de egoísmo que está asociado con nuestra supervivencia, con nuestro deseo de satisfacer cierto nivel de necesidades.


La humildad nos sirve para evitar los excesos, los falsos orgullos, es necesaria en la reafirmación de nuestra personalidad, y valoración de la propia dignidad en su justa medida. También nos ayudará cuando se requiera en ciertos momentos pensar más en los demás. A la vez nos permite evitar la mezquina tendencia de negar o no querer reconocer las capacidades o logros de otros; nos impide sentirnos superiores a otros y por tanto con derecho a abusar de ellos, a dañarlos. La humildad nos facilita el aceptar nuestra ignorancia en algún tema y estar más dispuestos a aprender nuevos conocimientos u opciones. Démosle la significación adecuada que evite nuestros excesos.


280-086 06 de OCTUBRE


Nuestra vida y responsabilidad son individuales, no podemos esperar que alguien lo haga por nosotros. Cada quien sufre o disfruta sus propias circunstancias.


Lo disfrutable, normalmente no nos causa ninguna problema, busquemos siempre todos los motivos de felicidad que tengamos a la mano, aceptémoslos y agradezcámoslos a Dios y a la vida todos los días. Hagámonos expertos en reconocer los bellos momentos y valorémoslos siempre, especialmente cuando tengamos problemas. Es cuando más los necesitamos.


Las circunstancias negativas a veces nos impiden ver todo lo bueno que tenemos: nuestra familia, nuestros amigos, nuestro trabajo. Valoremos todo, lo pequeño y lo grande. Da la impresión de que lo negativo tiene mayor poder, pero si empezamos a valorar lo positivo, poco a poco éste ocupará un lugar preponderante en nuestra mente y ubicaremos a lo negativo, en su justo valor. Lo positivo que se guarde en el corazón será un grato recuerdo, un aliciente para continuar.


Démosle un mayor valor al presente, valorando o disfrutando lo que tenemos. Interésate, planea, pero no te preocupes del mañana, te haces más grande la carga; sólo interésate cuando el mañana se convierta en hoy, «en ese momento es cuando realmente te toca a ti ocuparte de él, de enfrentarlo, vivirlo, sufrirlo o gozarlo, no antes ni tampoco después».


281-085 07 de OCTUBRE


Sé que no tienes la obligación de resolver todos los problemas de la gente que se te acerca, a veces podrás ayudar y otras no, incluso a veces, aunque quieras, tus circunstancias te impedirán hacerlo. Cuando te pida ayuda, si te es posible, dámela; si no lo entenderé. Tú también tienes tus propios compromisos, prioritarios para ti, eso lo sé.


Considera que no es mi intención molestarte. En ocasiones se me hace fácil pedir ayuda a los amigos y en otras tengo que sobreponerme a la pena e incomodidad de hacerlo; según el tamaño de mi necesidad, será de una u otra manera.


Por ayudarme a resolver un problema que es responsabilidad mía, sin lugar a dudas, estaré agradecido contigo, porque lo reconoceré siempre como un gesto solidario de tu parte.


No siempre puedes darte cuenta de las necesidades de los demás; no siempre te darán a conocer sus problemas, pero muchos de una manera u otra atravesamos épocas críticas, ojala puedas ser sensible en esas circunstancias. Cuando sufres la adversidad cualquier ayuda es bienvenida, seguramente tu apoyo será siempre muy importante, ojala sea oportuno y desinteresado. En caso de duda, «adelante».


282-084 08 de OCTUBRE


Espero que no te falten oportunidades de adquirir mayores conocimientos, pero mejor es que descubras el talento de otros. Espero que nunca te falte la riqueza, pero mejor es que la compartas con los demás. Espero que nunca te falte salud, pero mejor es que la vivas con alegría. Espero que nunca empieces tu día con tristezas, pero mejor es que en el transcurso de ese día, agradezcas todo lo que tienes. Espero que no falte el pan en tu mesa, pero mejor que no falte el cariño en tu vida.


Espero que no cometas errores, pero mucho mejor es que aprendas de ellos. Espero que no tengas problemas o sufrimientos, pero mucho mejor es que los afrontes con decisión. Espero que no haya ignorancia en tus respuestas, pero mucho mejor es que siempre haya amor en tu corazón. Espero que no sientas frío en tu cuerpo, pero mucho mejor es que haya calidez en tus palabras. Espero que no te asuste la oscuridad, pero mucho mejor es que seas una luz para otros.


Espero que no te preocupes si no eres perfecto, simplemente actúa como un buen ser humano. Para empezar, con eso es bastante. Seguramente serás un sol en la vida de mucha gente. Cuando des con alegría y optimismo, no te será tan necesario recibir. Cuando te ocupes de los demás ya no te preocuparás innecesariamente por ti, porque estarás viviendo muchos momentos de plenitud.


283-083 09 de OCTUBRE


Aún cuando es conveniente adaptarnos a las condiciones que nos toque vivir, tenemos que ser concientes de lo importante que es evitarles problemas innecesarios a los demás. Algo muy común es el considerar que en nuestra casa o en nuestro automovil podemos hacer lo que queremos. En principio así es, con la única limitante de que nuestra libertad termina donde empieza la de los demás, donde lo marca aquello que está de acuerdo a las leyes y a las buenas costumbres.


Parece sencillo, pero, el no medirnos en nuestras costumbres y acciones, puede generarnos fuertes problemas. Las malas costumbres pueden transformarse en hábitos nocivos si no reaccionamos a tiempo. Evitemos, por ejemplo, conducir siempre a exceso de velocidad, utilizar el claxon de manera ofensiva, estacionarnos en doble o triple fila.


En nuestra casa no exageremos el volumen de nuestra música o a deshoras; tenemos derecho a festejarnos pero «que no sean todos los fines de semana»; barramos nuestra banqueta y recojamos la basura, no se la echemos al vecino; si tenemos mascotas levantemos sus excrementos y no los tengamos sueltos en la calle.


Tan sencilla y tan difícil la convivencia, sencilla si somos concientes y respetuosos, difícil si no. Muy bien lo expresó Juárez «el respeto al derecho ajeno es la paz».


284-082 10 de OCTUBRE


Cada sociedad establece o acepta ciertos valores que influyen en el individuo, pero éste tiene también su propia percepción de la realidad y a la vez influye en la sociedad. Así se establece un ciclo constante de influencia. El hombre tiene la capacidad de crear y de destruir, dependerá de su educación y conciencia el que su inteligencia la ocupe en una u otra cosa.


Existen muchos grupos, sociedades y, o niveles de sociedades, y cada nivel tiene valores, según su concepción de la realidad. Si un individuo interactúa en uno o varios de ellos, sus valores o comportamientos pueden ser diferentes, dependiendo de las circunstancias que lo influyan. Dada esta situación es conveniente y razonable establecer valores universales, válidos o aceptados en todos los niveles o en una mayor cantidad de ellos.


Aún cuando las conveniencias o deseos de cada quien pueden ser diferentes, los valores o las bases para decidir y actuar pudieran establecerse haciendo uso de la razón; concientes de que la aceptación no será unánime, pero, seguramente, una gran mayoría pudiera estar más o menos de acuerdo respecto a algunos. Hay que iniciar con algo «que sea bueno para mí y para los demás, que procure el bien y que no dañe o dañe lo menos posible». Prefiramos elegir poner en práctica nuestro poder de creatividad y de creación. Seguiré insistiendo: rescatemos los valores morales.


285-081 11 de OCTUBRE


Entiendo que es necesario que cada quien haga su labor o promoción sobre los temas de su interés, unos estaremos a favor y otros posiblemente en contra, sobre los puntos de vista o temas abordados, aunque si es fundamental crear mayor conciencia sobre los problemas del hombre.


La facultad que tiene el ser humano de procrear es extraordinaria y maravillosa. Es tan pequeña, tan natural o a veces inconciente nuestra participación que, quizá por eso, no nos percatamos de lo que significa el ser capaz de dar vida.


En los últimos años se habla mucho de la libertad, del derecho de hacer lo que queramos; que somos dueños de nuestro cuerpo, que establecer lo que está bien o mal se va complicando al considerar que los valores morales son ya obsoletos. En esta época en la que ha aumentado el conocimiento, el hombre cree haberse hecho dueño absoluto de su destino.


En otros temas consideramos que una mayoría en nuestra sociedad decide. Normalmente «la muerte llega sin decretos ni leyes, es algo intrínseco a la vida» y «el gran reto del hombre es dar la vida, conservarla y hacerla cada vez más grata». Si en su mejor esfuerzo médico el hombre no puede evitar la muerte de alguien, tendrá que aceptarla como normal.


Personalmente, no estoy de acuerdo con el llamado derecho a abortar. La premisa es que realmente hay una nueva vida, no es un animal ni una cosa. Hoy nos vamos haciendo demasiado prácticos y buscamos «soluciones fáciles», el aborto es una de ellas.


Creo que cuando «no hay respeto a la vida, es más posible que no haya respeto para nada», entonces actuaremos a conveniencia y exigiremos que todo sea un derecho para nosotros, olvidándonos del deber y de la responsabilidad. Tenemos que ser cuidadosos al querer definir el aborto como un derecho. La realidad hay que aceptarla y modificarla cuando sea necesario, pero recordemos que la vida no es un producto desechable o puesta al mejor postor.


286-080 12 de OCTUBRE


Lo que quiero no siempre será lo que quiera otra persona y lo que ellos quieren no será siempre entendido por por mi ni por otros, por muy cercana que sea nuestra convivencia, por mucha afinidad que exista.


Aunque se dice que debemos ponernos en los zapatos de los demás para entenderlos, creo casi imposible que podamos hacerlo en su totalidad. Afortunadamente lo más importante es la intención, y así, la voluntad de ayudar, complacer o entender será suficiente para generar condiciones propicias para el entendimiento, simpatía o empatía.


A veces podemos imaginar, suponer, adivinar lo que quiere la otra persona, pero no siempre acertamos y aunque a veces acertemos nunca tendremos una total seguridad, es necesario que el otro nos lo diga.


Lo importante es que sigamos intentándolo, que mostremos esa buena voluntad, ese deseo de agradar, de complacer, de ayudar, de no prejuzgar o juzgar lo que desea el otro, que seamos generosos, solidarios, que escuchemos sus ideas, sus inquietudes, que mostremos la humildad necesaria para aceptar sus puntos de vista o sus diferencias.


287-079 13 de OCTUBRE


El ser humano es complejo, y por lo mismo es complicado entendernos a nosotros mismos y entender a los demás. Es normal que cada quien quiera las cosas a su modo, pero la vida de pareja implica considerar también lo que el otro quiere. La meta será buscar y encontrar la congruencia entre el pensar, decir y hacer, y los valores morales-éticos-humanos son un excelente marco de referencia porque el desequilibrio nos genera problemas o insatisfacciones.


En nuestra vida de pareja estamos constantemente entre la satisfacción y la insatisfacción, entre la felicidad y la infelicidad. Evitemos el egoísmo y propongamos la generosidad; ante la violencia propongamos el respeto; ante la rigidez, la flexibilidad; ante la intolerancia, la confianza; ante el desinterés en el otro, la comunicación, ante la ingratidud pongamos la gratitud.


Mantengámonos activos en la paciencia, la tolerancia, la comprensión, la buena voluntad; no permitamos que el amor se acabe, alimentémoslo todos los días, mantengamos el compromiso de vivir juntos y bien; recordemos que en muchos momentos hemos caminado en armonía, que sí somos capaces de hacer feliz a nuestra pareja. De cada uno depende el decidir vivir enamorado y en pareja. Recordemos que la vida de pareja siempre será un camino de dos vías, que nos genera felicidad.


288-078 14 de OCTUBRE


En algún momento nos han dicho que tengamos convicciones y principios y luchemos por ellos. Pero como todo en el ser humano, siempre nos encontraremos con una dualidad de situaciones o valores. Por ejemplo, nos piden firmeza pero también flexibilidad; nos piden alegría pero también seriedad; nos piden esfuerzo pero también descanso; ser responsables pero también buena voluntad; claridad y también paciencia; que seamos perseverantes sin caer en la necedad.


Es una lucha diaria contra nosotros mismos, para ir superando nuestros defectos, para ir incrementando nuestras cualidades. A pesar de tantos problemas también vemos que el ser humano y la humanidad van cambiando para bien, van encontrando soluciones. Perseveremos en ese camino, el potencial de felicidad ahí está, siempre y cuando estemos dispuestos a hacer nuestro esfuerzo, a mantener en mente ese deseo o esa meta. Evitemos el mal y busquemos el bien. Entre nuestro nacer y nuestro morir, estemos dispuestos a crear la felicidad.


Esta dualidad aparentemente nos complica la vida, nos hace dudar, nos puede quitar la claridad y firmeza que requerimos para decidir y actuar, pero el conocimiento y la experiencia que ya tenemos junto con principios y valores nos permiten también seguir dando los pasos necesarios en el camino de esa vida.


289-077 15 de OCTUBRE


Todo tiene diferentes grados de valor, de sentimientos, de expresión. El amor, por ejemplo, está en un extremo y el odio en otro, y entre uno y otro habrá diferentes niveles de comportamientos, dependiendo de la persona que esté implicada o de la situación que se viva.


En el primer caso, dependiendo de quién se trate hay muchos niveles de relación: los padres, los hermanos, la pareja, los hijos, los amigos, vecinos, compañero de escuela o trabajo, desconocidos. En cuanto a la situación podemos considerar: la familia, la pareja, el trabajo, la calle, una fiesta. Por lo mismo nos relacionamos, nos comprometemos, reaccionamos de manera diferente.


Existen rangos que van de lo positivo a lo negativo; así podemos distinguir: amor, cariño, amistad, simpatía, indiferencia, malestar, disgusto, enojo, rencor, hasta llegar al odio.


Para el hombre es una tarea muy compleja, pero también un reto, captar toda la gama de respuestas que requiere nuestra convivencia con los demás, pero entre más estemos concientes, entre mayor compromiso tengamos para hacer las cosas bien, mejor entenderemos y nos llevaremos con nuestros semejantes. Nuestra capacidad para relacionarnos, de disfrute, de felicidad será cada día mayor, porque mucha de nuestra felicidad depende de saber convivir con los demás.


Tomémosla con naturalidad, acerquémonos al otro, como el río llega al mar. El amor nos da esa naturalidad, hagámosnos concientes de él.


290-076 16 de OCTUBRE


Dios y la naturaleza han dado a la mujer y al hombre la capacidad de procrear, para conservar la especie humana. En algún momento hay una poderosa atracción que de manera natural conlleva a la unión y por lo mismo a la posibilidad de procreación de una nueva vida.


Conforme se estableció y evolucionó la sociedad la unión de la pareja se fue considerando como un bien en sí misma y a la vez como vehículo adecuado para la procreación. En la historia se fueron dando diversos motivos para la unión conyugal, desde la conservación de la especie, conveniencia, necesidad, costumbre, la fuerza, hasta en algunos casos el capricho. A partir de épocas relativamente recientes se ha ido estableciendo como la mejor manera de la unión, la que se basa en el amor, aunque se ha cuestionado y se sigue cuestionando.


Tanto en la unión legal, como en la informal o circunstancial, puede resultar inconscientemente una nueva vida. Esta nueva vida, al no ser deseada, es fácilmente desechada como cualquier objeto o producto de consumo. En toda forma de unión puede haber consecuencias negativas para los que se salen de la norma, ya sea que ésta se dé por la fuerza, en contra de la voluntad de la otra persona, por medio del engaño o simplemente por la inconsciencia e irresponsabilidad.


En uniones formales o informales a veces se busca la procreación, en otras sin buscarla se da. Hay parejas que desean tener hijos y biológicamente no les es posible. Incongruencia, mientras unos los desean, otros los rechazan. A la vez debe considerar que no tiene el derecho de hacer daño a su pareja ni a los hijos producto de esta relación. Insistiendo que hacer el mal en cualquier modalidad nunca será un derecho.


El ser humano busca y tiene derecho a ser feliz, pero no a cualquier precio. Esta capacidad de procrear es increíble y a la vez maravillosa, considerémonos afortunados cuando nos hacemos concientes de ello.


291-075 17 de OCTUBRE


A veces no nos damos cuenta de que nuestro hacer es ejemplo para otros, especialmente para nuestros hijos. En algún lugar leí que «lo que haces es más fuerte, que no nos permite oír lo que dices». La influencia que podamos tener puede ser determinante en la vida de algunos o de muchos.


Normalmente hablamos y actuamos sin ser concientes de esto, incluso sin querer ser ejemplo de nadie. Pero los demás serán siempre una referencia de lo que podemos o no hacer, aun cuando se diga que «nadie experimenta en cabeza ajena». Esto no significa que al tomar como ejemplo o modelo a otros no tengamos ya ninguna responsabilidad de nuestros actos, sobre todo cuando algo sale mal o diferente a lo que queremos.


Lo que pensemos, hablemos y hagamos siempre será responsabilidad nuestra, y es posible que seamos ejemplo para otros, lo queramos o no. Lo más sencillo será que pensemos, hablemos y actuemos como si siempre estuviéramos a la vista de los demás, como si no tuviéramos nada que ocultar, como si no tuviéramos nada de qué arrepentirnos; como si todo fuera motivo de satisfacción u orgullo para nosotros, como si siempre quisiéramos compartir todo lo bueno de lo que somos capaces, porque además de servirles a otros nos servirá a nosotros mismos.


Sé que la vida hay que vivirla y disfrutarla y aun cuando tampoco debe convertirse en motivo de preocupación, si en el camino podemos ser ejemplo para alguien, seamos un buen y motivador ejemplo.


292-074 18 de OCTUBRE


En principio lo que pienso es lo único que es cierto para mí, por lo tanto tengo que considerarlo como verdadero y actuar en base a ello. Pensar algo, quererlo, expresarlo, hacerlo, «definir lo que quiero y querer lo que defino», «creer en lo que quiero y querer lo que creo», «hacer lo que quiero y querer lo que hago», disfrutándolo amplia y profundamente, con alegría, con fe, con generosidad, con respeto. Después ir acrecentando mi conocimiento del hombre, de la naturaleza, del mundo y del universo.


En nosotros está el potencial para crear la felicidad, sea la nuestra o la de los demás. Para construir un mundo mejor; la humanidad va evolucionando, sigamos ese camino transformador y evitemos que la capacidad de destrucción predomine. Que a pesar de todas las limitantes y problemas que existen y que encontremos a lo largo de la vida, perseveremos en el pensamiento positivo, en la confianza y en el sueño de un mundo mejor.


Quizá no sea sencillo pero sí será gratificante el hacerlo. Seamos audaces y creativos en el pensamiento y en la obra, vayamos aprendiendo a serlo, «no dejemos pasar un día sin haber aportado algo en la realización de nuestros proyectos», no dejemos de tenerlo presento y de intentarlo, «no seamos nosotros mismos los que creemos las limitaciones». Pero si con valores morales como puntos de referencia.


293-073 19 de OCTUBRE


«A veces tus circunstancias actuales hacen casi imposible que pienses que tu vida puede cambiar, puede ser diferente, puede ser mejor». El que otros vivan mejor que tú, lo consideras como consecuencia de sus propias circunstancias y no te atreves a pensar que también tienes las posibilidades de ir adelante y superarte. Puede ser incluso molesto el que alguien te recuerde que en ti está el potencial para mejorar tu vida, que eres una maravilla, que eres el ser más increíble de la creación. El que imagines y te propongas cambiar hará que realmente cambies tu vida y el mundo que te envuelve.


Si tus circunstancias y tus condiciones de vida son malas, no pierdes nada con probar, imaginando o pensando todo lo bueno que quieres, quizá lo podrás transformar en una realidad. Todo nace, primero, de un pensamiento, después se convierte en imagen, después en deseo, después en impulsos débiles, lentos o tímidos hasta que logran adquirir la fuerza suficiente, capaz de explosionar el poder de la creación, el impulso de tu esfuerzo y de tu inteligencia.


Normalmente el cambio no se crea de un día para otro; pero si aumenta nuestra conciencia de superación. Pensando con fuerza en aquello que queremos daremos pasos firmes hacia el éxito. Considerando los fracasos como escalones hacia el triunfo. Si valoramos nuestras capacidades y las de los que nos rodean. Si vivir para nosotros es más que el latir del corazón. Si moldeamos con las manos, la arcilla de nuestras circunstancias, lograremos hacer una obra de arte. Es necesario mirar hacia las estrellas para llegar lejos, aun cuando nuestra realidad parezca conducirnos sólo a las montañas, o incluso dejarnos con los pies arrastrando por el suelo. Y esto último será momentáneo porque a lucha y el esfuerzo nos fortalecerán de alguna manera.


294-072 20 de OCTUBRE


De una manera u otra todos tenemos problemas y de diferentes tipos, aun así evitemos en lo posible que se multipliquen. Si un problema nos afecta no lo dejemos crecer y procuremos que todo lo demás siga bien.


Suele suceder que, a partir de un problema, lo demás también se convierte en dificultad, «hacemos cosas malas que antes no hacíamos o dejamos de hacer cosas buenas que antes hacíamos». Esto generalmente ocurre en el campo de lo inconsciente, por eso, lo que tenemos que hacer es tomar las riendas de nuestra vida y darle un buen rumbo, «sigamos haciendo lo bueno, potenciándolo y evitemos lo malo».


Es común que lo negativo nos impacte más, que le demos mayor importancia, que sólo eso veamos; por lo mismo, esforcémonos en poner mucha atención a lo positivo que otros nos manifiestan, a lo que hacen o dicen, de tal manera que equilibremos nuestros sentimientos y reacciones.


En cada ser humano existe la posibilidad o capacidad para ser feliz y hacer felices a los demás. Primero tiene que hacerse conciente de que lo puede hacer, segundo, decidir que lo quiere hacer y, tercero, hacerlo. Si algo no sale bien debe seguir intentándolo. Las recompensas son enormes y la felicidad siempre irá en aumento.


295-071 21 de OCTUBRE


No podemos negar que hay muchas situaciones negativas en nuestra vida y en el mundo. Así cuando alguien nos dice que cada día estamos peor, que vamos en camino de nuestra propia destrucción, que no hay algo que podamos hacer, les creemos. En principio no nos están mintiendo, sólo nos están diciendo lo que está pasando, lo que observan a su alrededor; incluso confirma lo que nosotros también vemos, vivimos o sufrimos.


Pero, si nos limitamos a ver lo negativo, será difícil reconocer todo lo positivo que hay a nuestro alrededor, y, por ende, veremos disminuir nuestra ilusión y esperanza. Esto nos restará fuerza y confianza en nosotros mismos y en los demás. No permitamos que nos roben nuestros sueños, no permitamos que nos quiten la esperanza.


Siempre existirá la posibilidad de hacer algo; como la energía, la vida universal no se destruye sólo se transforma. Aun cuando existe lo negativo, dejémonos llevar por lo positivo. «Lo negativo nos servirá de referencia para evitarlo, para no hacerlo más, pero sólo lo positivo debe guiar nuestra vida».


«Claro que hay muerte pero la felicidad llega cuando hacemos algo hermoso y grande con nuestra vida». «Claro que hay pobreza, pero lo importante es transformar nuestro entorno para aprovechar lo mejor posible la abundancia de la naturaleza». «Claro que hay ignorancia pero es necesario que usemos el poder creador del conocimiento». «Claro que hay injusticias pero es fundamental que las transformemos en mejores oportunidades para todos». No podemos negar nuestra realidad, pero sí podemos cambiarla en algo mejor de lo que hoy es.


296-070 22 de OCTUBRE


Lo ideal, lo adecuado es que pudiéramos equilibrar nuestros deseos y los de los demás. Que ciertas cosas que hagamos estén vinculadas con lo que quieren los demás.


Existen diferencias entre los seres humanos, pero éstas nunca deben ser tan grandes como para alejar en lugar de acercar, para destruir en lugar de construir, para odiar en lugar de amar, para paralizarnos e impedirnos actuar.


«Las diferencias generan más y en algunos casos mejores opciones», aunque sabemos que las afinidades son más importantes para una mejor convivencia. Tengamos cuidado de desechar afinidades con el pretexto de evitar el aburrimiento, la uniformidad, pues a la larga esto destruyen las relaciones y por ende a la comunidad.


Hay gran distancia entre el querer ser diferentes de los demás y el desear ser nosotros mismos. Busquemos lo segundo. Y si en dicha búsqueda encontramos diferencias con los demás, no habrá problemas; pero si pretendemos romper moldes establecidos por el solo hecho de ser diferentes, pero no por convicciones propias, caemos en la trampa de la despersonalización. Sería una lástima que por querer ser obsesiva o enfermizamente diferentes dejemos de ser lo que realmente somos.


Busquemos que lo que nos distinga de los demás sea siempre bueno, enriquecedor, todo aquello que le dé colorido a nuestra vida y a la de otros.


297-069 23 de OCTUBRE


Si reflexionamos un poco nos daremos cuenta de que en nuestra vida diaria ciertos comportamientos son necesarios y convenientes. Es muy importante que todos nos comportemos en base a valores morales y de esa manera tendríamos muchos menos problemas. Prácticamente, «solo nos tendríamos que enfrentar a los problemas causados por los fenómenos naturales o en adquirir mejores y mayores conocimientos o en los nuevos retos que nosotros nos impongamos».


En términos generales el ser humano ha resuelto muchísimos problemas, el conocimiento de la humanidad es enorme. Aun así, mucha gente no resuelve sus conflictos a nivel personal o familiar, viven en la pobreza, ignorancia, vicios, violencia, degradación. Pero debemos pensar que todo efecto negativo tiene lógicamente una causa negativa, por eso, controlando las causas podremos conseguir mejores efectos.


Independientemente de quién pueda ayudarnos, cualquier cambio requiere de nuestra participación individual. Los principios y valores nos dan pautas claras de comportamiento, la cuestión es que nos decidamos nuevamente a generalizar su aplicación.


298-068 24 de OCTUBRE


Todo ente tiene características propias y, en el caso de los seres humanos, diferencias y afinidades. Es importante conocer las características de las naciones; las riquezas culturales, enormes y variadas. Resulta muy interesante el descubrir cómo el hombre y las sociedades se manifiestan, con toda su fuerza vital presente en ello.


Aún cuando el universo y la naturaleza ya estaban ahí cuando apareció el hombre, considero que a partir de ahí todo está en relación a él. De igual manera, al nacer un hombre, se halla inmerso en una nación o sociedad ya existente. Nación y hombre requieren ser, manifestarse, mostrar una identidad, satisfacer necesidades, lograr condiciones adecuadas para su desarrollo, ser aceptadas y reconocidas. Pero a la vez, debemos estar concientes de que somos parte de una solo humanidad, es ahí donde nos hermanamos, donde tenemos que responsabilizarnos de nuestra gran casa que es el planeta.


Cada individuo o nación tiene responsabilidades propias y responsabilidades con los demás. Así que se tiene que seguir en ese camino, buscar consensos, buscar el bien común; aun con intentos fallidos o incompletos se tienen que seguir buscando fórmulas que universalicen cualquier solución cuando sea necesario. «Es imposible vivir aislado o crear reservas étnicas o nacionales».


Es necesario que se manifiesten el individuo, la comunidad, la nación, pero siempre concientes de que el individuo forma parte de una comunidad, la comunidad de una nación y una nación es parte de la humanidad, para que haya una interrelación y enriquecimiento constante entre los diferentes niveles.


299-067 25 de OCTUBRE


No pretendo descubrir el hilo negro, todo es tan común o tan obvio que parecería que no tiene caso señalar situaciones que vivimos a diario. Pero dado los múltiples problemas a los que nos seguimos enfrentando se hace necesario seguir insistiendo en tomar conciencia de ellos y de alguna manera buscar soluciones.


«No podemos quedarnos indiferentes o sentirnos incapaces de encontrar o dar alguna solución». Cada uno debe participar, cada quién puede aportar su granito de arena en tantas posibles causas. Siempre ha habido gente que no sólo interioriza su vida, sino que busca manifestarse, convirtiéndose en parte de la solución y no sólo del problema.


«Nadie tiene la respuesta exclusiva, nadie puede arrogarse la solución única, nadie puede nombrarse el sacerdote supremo que posee la solución mágica, nadie el único conducto que salvará al mundo». «Todos somos parte de la gran solución, cada individuo tiene que aportar sus ideas y sus esfuerzos. Cada quien a la medida de sus posibilidades y capacidades».


«Cualquier idea puede ser útil». Veamos como una bendición la riqueza de posibilidades y opciones que tenemos, o que pueden surgir del sentimiento y de la inteligencia de todo hombre, de aquél que no sólo lamenta su mala suerte o que espera al líder que lo mueve a donde sea con tal de que lo mueva, sino de aquel que decide abrazar el compromiso de ser parte de los forjadores del futuro, con conciencia y libertad. Así que donde estés, en lo que hagas o en lo que te des cuenta que hacen falta soluciones, continua o empieza a participar conciente, inteligente y generosamente.


300-066 26 de OCTUBRE


Si tenemos, por ejemplo, cien problemas, posiblemente habrá algunos más graves que otros; unos más complejos, otros más sencillos; unos urgentes y otros no tanto; los que nos interesan más y los que nos preocupan menos; unos que tenemos que resolver solos y otros que involucran a más gente; unos que se solucionan pronto y otros que requieren de más tiempo; los que involucran grandes cantidades de dinero y los que no o casi no lo requieren. Pero si los percibimos, significa que de una manera u otra todos nos afectan o nos interesan en cierta medida.


Lo ideal sería que no tuviéramos ningún problema o que cuando se presente alguna situación que pudiera convertirse en problema, lo resolviéramos antes de que lo fuera o de que creciera.


El reto es que vayamos solucionando los contratiempos uno a uno, pero de manera constante, sabiendo que, diariamente, pueden surgir otros nuevos; aceptando que así es la vida, sin lamentar nuestras circunstancias; actuando con firmeza, con alegría, esparciendo la buena semilla del optimismo y de la esperanza; buscando siempre soluciones, nuevos conocimientos, nuevos amigos, descubriendo sus talentos. A veces deteniéndonos a tomar un descanso pero nunca dándonos por vencidos. Nunca diré que es sencillo pero sí que vale la pena intentarlo.


301-065 27 de OCTUBRE


Sabemos de gente que aceptan situaciones que para nosotros serían inaceptables o que enfrenta circunstancias adversas considerándolos retos a vencer, como oportunidad para probar sus capacidades, cualidades y habilidades. Sus actitudes, respuestas y esfuerzos serán una guía para saber lo que el hombre hace y es capaz de hacer.


Lo esencial es descubrir que podemos aprender mejores formas de ser, de reaccionar y de vivir. «Se requiere la disposición y la humildad para aceptar nuestra ignorancia, nuestros errores, para buscar soluciones, mejores conocimientos, para buscar y aceptar ayuda».


«Como humanos tenemos defectos, debilidades, limitaciones, que no serán ningún pecado, a menos que nos regodeemos en ellos, si no hacemos algo para superarlos, que nos lleve a hacer lo malo, que los usemos como pretexto para dejar de luchar y de esforzarnos». Claro que, primero, tenemos que aceptarnos como somos, reconocer nuestras circunstancias negativas. Pero esto es algo muy distinto al hecho de ser tajantes y justificarnos argumentando que así somos, cerrándonos a la posibilidad de ser mejores, minimizando fallas y aumentando cualidades inexistentes. Eso es otro cantar.


El hombre puede cambiar, ojala quiera hacerlo y lo haga para bien y pronto. Se hará menos daño a si mismo y a los demás, menos infelices a la gente que le rodean y que le quieren y, tendrá menos cosas de qué arrepentirse. Pero lo más importante es que tendrá más tiempo para vivir muchos momentos de satisfacción y de plenitud, para disfrutar momentos bellos, para crear la oportunidad de hacer más felices a otros, para hacer más amigos.


302-064 28 de OCTUBRE


Entiendo que somos individuos que vivimos y sobrevivimos; en principio con un sentido individualista, pero el proceso global del ser humano va de la dependencia a la interdependencia.


Primero nuestra vida dependió del encuentro de dos, que resultaron ser nuestros padres. Al realizarse la fecundación, cuando el cigoto se estableció en la matriz de nuestra madre, nos hicimos totalmente dependientes de ella. Al nacer, nos cortaron el cordón umbilical, y hubo en cierta medida una primera separación física que nos hizo un poco más independientes. Aun así éramos todavía indefensos, dependientes psicológica y físicamente de los demás, requerimos el apoyo y el cariño de nuestros padres o de alguien que nos ayudara a sobrevivir.


Conforme crecimos nos fuimos haciendo más fuertes e independientes, la convivencia con los demás se fue dando primero inconscientemente por parte nuestra y de la decisión de nuestros mayores, poco a poco se convirtió en necesidad, hasta que llegó el gusto y la felicidad de hacerlo por propia voluntad.


Aun cuando tenemos que interesarnos por los demás, también soy conciente de que no nos es posible llevarse bien y querer a toda la gente, en este mundo ya he comentado que somos casi seite mil millones de seres humanos, imposible conocerlos y tratarlos a todos-, pero es importantísimo que para empezar nos llevemos bien cuando menos con la gente que en su momento estemos en contacto, incluso con desconocidos que en el diario vivir nos encontremos. Y que siempre mantengamos en mente la disposición de amar a nuestro prójimo cuando se haga próximo. ¿Que por qué? Pues por que somos hijos de Dios y somos parte de la humanidad.


Los seres humanos nos complementamos y reafirmamos en la relación con los demás. La dependencia, la independencia y la interdependencia tienen un sentido en nuestro diario vivir. Cada condición nos quita y nos da algo. Aprendamos a mezclarlas en su justa medida. No nos aferremos a una libertad e independencia absoluta. Lo importante es encontrar el equilibrio, porque este nos permitirá una felicidad más plena.


303-063 29 de OCTUBRE


Terminemos el día, satisfechos de los logros alcanzados y / o de los esfuerzos realizados. Que por nuestras actitudes y comportamientos seamos bienvenidos donde lleguemos. Hagamos lo que sea necesario hacer. Vivamos sin dudas, ni temores ¿cómo?, decidiendo lo que creamos correcto y actuando en base a ello. Lo que pueda estar bajo nuestro control, controlémoslo y lo que no, aceptémoslo. Busquemos la solución que más nos beneficie o menos nos afecte; en el segundo caso aceptemos con serenidad y firmeza lo que ocurre. Imaginémonos lo peor que puede pasar, aceptémoslo y a partir de ahí tratemos de mejorarlo.


Definamos y decidamos hacer lo que nos parezca mejor. Esperemos siempre lo mejor. Todo tiene un punto de equilibrio, captémoslo y apliquémoslo. Esforcémonos por saber o definir lo que queremos. Pensemos siempre que podemos lograrlo. Visualicémoslo. Actuemos como si ya lo poseyéramos. En primera instancia no tenemos obligación de cambiar el mundo ni a otras gentes, aunque de acuerdo a las circunstancias podemos ayudar a cambiar lo que no esté bien.


Exterioricemos nuestros pensamientos y dejemos que los demás tomen lo que les enriquezca. Acerquémonos y tratemos de llevarnos bien con los demás. Reconozcamos sus talentos. Aprendamos a encontrar algo que elogiar en los demás. Ayudemos en todo lo que nos sea posible. Reconozcamos y agradezcamos a Dios y a la vida todo lo bueno que tengamos. Entonces, y solo entonces, habremos vivido ese día.


304-062 30 de OCTUBRE


Muchas personas vivimos casi de manera inconciente la vida como se nos presenta, sin definirnos metas. Estudiamos, trabajamos, convivimos como algo que tenemos que hacer o con cierta naturalidad. Pero hay momentos que nuestros deseos los queremos convertir en realidad, entonces hay que definirlos como objetivos. Ideas base para definir un objetivo: busquemos o tengamos confianza en nosotros mismos; poseamos como suprema convicción la vida y el vivir; defendamos la verdad; tengamos verdadero interés en la gente; aprendamos a captar lo bello e interesante que existe; tengamos la mente abierta a todo lo bueno; valoremos las cosas en su justo valor y aceptémoslas; busquemos siempre nuevas y mejores experiencias en todo sentido; vivamos y alentemos siempre a los demás para que busquen la verdadera felicidad, la que está basada en la verdad, en la belleza y en la justicia. Alguien podrá preguntar si no solo es necesario saber lo que queremos, en principio si, pero lógicamente los deseos y los objetivos deben ser coherentes con los valores morales, si no nos complicamos la vida, por que cualquiera de ellos nos debe acercar a la felicidad o acrecentarla.


Luchemos por obtener las cualidades necesarias para enriquecer nuestra persona; valoremos las cualidades humanas, sin un excesivo materialismo, sin falsos convencionalismos; aprovechemos de la mejor manera todos nuestros recursos humanos, materiales, etc., para alcanzar nuestros objetivos, sean pequeños o grandes, personales o colectivos.


Además que en todas las situaciones nuestras aportaciones se noten inteligentes. Respetemos la personalidad de los demás y además motivémoslos a superarse. Adquiramos una cultura amplia. Desarrollemos todo nuestro potencial. Y que nuestra actuación esté basada en la búsqueda de un destino superior.


305-061 31 de OCTUBRE


Jesucristo nos dijo que si tuviéramos la fe del tamaño de un grano de mostaza, moveríamos montañas. La fe ha sido y es determinante en la vida del ser humano. Claro que queremos esa fe que nos permita vivir en plenitud; en armonía con uno mismo y con la naturaleza que nos rodea; la fe que nos permita tener confianza en nosotros mismos, en los demás y sobre todo en la vida en general. Una fe en la que aun teniendo dudas, inquietudes y preocupaciones, se tenga la confianza de no luchar solos. Donde no rehusemos a tener problemas sino que sepamos afrontarlos con decisión y confianza.


¿Cómo nace o cómo vivimos la fe? Todos los días, perseverando en la confianza en nosotros mismos, en nuestras capacidades; confiando de la misma manera en los demás; esperando con firmeza en lo bueno que queramos; actuando como si ya poseyéramos eso que queremos o como si fuera posible.


¿La palabra fe solo la debemos usar en relación a lo religioso y a lo divino? Y como en mi búsqueda personal, no niego ni afirmo, con buena voluntad y complemento incluyo este comentario que a bien me hicieron: «La fe es un don, viene de Dios como un regalo precioso y es para todos, no para unos cuantos iluminados. Pero la actitud interior del hombre es fundamental: humildad y apertura a lo divino, y no una divinidad abstracta o impersonal, sino al Dios que se ha revelado por amor: el Dios trinitario, personal, misericordioso. Por supuesto que para lograr esta actitud interior debemos derribar las grandes barreras de los prejuicios y miedos. Conocer al Dios que habla a través de su Palabra»


Dichosos aquellos que tienen clara y firme su fe en Dios, porque entonces parece que todo toma su lugar, que todo tiene sentido. ¿Será así de simple el tener fe? ¿Basta el decidirse a tenerla o aceptarla? El problema no es que tengamos cuestionamientos, dudas o incredulidad sino que dejemos de buscar respuestas. Será una gran ventaja que mientras adquiramos o fortalezcamos nuestra fe, nos comportemos y hagamos el bien. Me insisten que Dios siempre está ahí, solo falta que abramos nuestro corazón.



















NOVIEMBRE



Es maravillosa la vida cuando todo se da bien, pero también tenemos que verla positivamente en aquellos momentos en que no todo es como queremos. No todos los que nos acompañan en nuestro viaje terrenal, estarán siempre con nosotros, al paso del tiempo es normal que vayamos viviendo algunas ausencias. Dichosos los que disfrutan muchos años la compañía de sus seres queridos, no siempre dependerá de nosotros la cantidad, pero si la calidad que le demos a esas vivencias. No dejemos pasar el tiempo, aprovechémoslo en toda actividad, pero sobretodo envolvamos esas experiencias con amor y buena voluntad con la gente que queremos y con aquella que tengamos oportunidad de convivir en estos caminos de la vida. Si los aprovechamos y disfrutamos nuestra experiencia se enriquecerá. Dichosos aquellos que tienen todo lo que quieren, pero más lo serán, los que aprendan a querer lo que tienen.



















306-060 01 de NOVIEMBRE


Es interesante ver cómo se ha ido y se va formando nuestro árbol genealógico. Con nuevos miembros surgen nuevas ramas y por lo mismo al paso de los años se hace más frondoso.


Hay mucho de circunstancial en cómo se forman las parejas y por lo mismo como se crean las familias. Lo que sí es real es que aquí estamos y de nosotros depende el crear un lazo familiar fuerte, si nos interesamos por saber quienes son parte de ella, si nos frecuentamos, si convivimos, si nos preocupamos por no perder el contacto. Alguien puede autonombrarse el hacedor del árbol, indagando sobretodo entre las personas mayores de la familia para rescatar los vínculos anteriores, antes de que emprendan el último viaje y se lleven todo ese conocimiento.


Es clásico vernos y a veces conocernos en los sepelios de los abuelos, de nuestros padres, de los tíos, la muerte nos hace concientes de la fugacidad de la vida. Muchos en ese momento prometemos que «ahora sí nos vamos a frecuentar».


Tenemos que conocer y aceptar nuestras raíces, al descubrirlas a veces encontraremos algo oculto, no siempre grato o quizá habrá parientes con los que no nos llevemos bien. En cualquier familia hay de todo, miembros que han alcanzado mejores niveles, otros que han dejado malos ejemplos, pero considero que la mayoría, son buenas personas. Es común vanagloriarnos de los buenos resultados familiares, pero por lo mismo aceptemos con normalidad los no tan buenos.


Alguien dirá que es un tema obsoleto, cuando los vientos democráticos le han dado nueva forma a nuestro ambiente. ¿Para qué nos servirá hacerlo o saberlo? Claro que no es buscando un añejo abolengo ni raíces aristocráticas, porque en esta época de igualdad y de mestizaje, ya no funciona. Nuestra familia y nuestro árbol satisface nuestra necesidad fundamental de pertenencia, de saber que estamos vivos al sentirnos parte de. A final de cuentas ese es nuestro árbol, es parte de nuestra historia personal, quien lo cuide puede darle mayor contenido a su vida, proyectando una sombra de frescura que disfrutarán gratamente.


307-059 02 de NOVIEMBRE


Algo que es tan natural y aunque no lo queramos, las ausencias siempre nos dolerán. La muerte de un ser querido nos impactará, sea familiar o amigo, incluso en algunas ocasiones cuando muere alguien desconocido en condiciones trágicas. En todo ello nos hacemos concientes de lo inevitable de la muerte, de nuestra fragilidad, de la maldad humana o de su capacidad de destrucción.


Mientras nos sentimos bien, jóvenes o fuertes la muerte se nos figura lejana, pero la enfermedad o la vejez cambian nuestra perspectiva. Se ha creado un culto a la muerte, nos reímos de ella, conservamos tradiciones, en estas fechas es cuando hacemos romerías a los panteones. Toda una industria gira alrededor de ella, y si muere alguien famoso la televisión convierte el hecho en todo un espectáculo, quiere que estemos presentes.


La muerte es parte de la vida, bueno, de los que siguen vivos. He sabido de gente que no lleva a sus pequeños hijos a un velorio o sepelio para no exponerlos a una experiencia que puede ser desagradable para ellos, pero también los priva de asumir con naturalidad este suceso. No les neguemos la posibilidad de aprender a afrontar esa realidad.


Respeto aquella costumbre de cumplir la última voluntad de los moribundos, considerémoslo hasta donde nos sea posible, nos hace sentir bien. Pero a veces también pienso que los muertos «quieren seguir activos», manipulando nuestras vidas y sentimientos. La decisión de cumplir aquello será de los vivos, porque el muertito pues «ya se murió».


Y estas circunstancias no gratas nos comprometen a acompañar a los familiares y amigos, que por muchas razones, hemos dejado de ver en nuestra vida cotidiana. Siempre será bueno que hagamos acto de presencia, pero no limitemos nuestro apoyo sólo a estos duros momentos; antes bien, propiciemos otros encuentros solidarios, que se convertirán en motivos de felicidad para todos, claro, en vida.


308-058 03 de NOVIEMBRE


A veces no hay explicación lógica para nuestra falta de resultados. Sé que no siempre se gana, pero en aquellas ocasiones en que me parecía importante obtener ciertos resultados, al no obtenerlos no podía menos que preguntarme ¿dónde fallé?, pues mi capacidad y potencial eran para más. Cuando alcanzo mis metas no me cuestiono, diferentemente actúo cuando hay fracaso.


¿Qué tengo que aprender de mis triunfos y de mis fracasos? Los triunfos hay que disfrutarlos, dejemos a un lado las falsas modestias y alegrémonos, es válido que reflejemos, comuniquemos y compartamos nuestros buenos resultados. Aprendamos de lo bueno y de lo malo. Analicemos lo que hicimos bien para seguir haciéndolo o para hacerlo mejor, y lo malo para hacerlo menos o evitarlo. «La confianza mata venado» y «la desconfianza de antemano nos derrota».


¿Qué provocó el fracaso? ¿Me distraje con cosas que no eran importantes o necesarias en ese momento? ¿Dudé en lograrlo? ¿No confié en mí? ¿Me subestimé? ¿No estudié bien el problema? ¿No me preparé de manera adecuada? ¿Y ahora qué tengo que hacer? …son algunas de las preguntas que brincan en la mente ante las fallas. Para empezar aceptemos que una derrota o un fracaso duelen, después sin presiones analicemos las posibles causas, reforcemos la confianza, pues tenemos la capacidad para lograr lo que nos propongamos. Evitemos el camino fácil: echarle la culpa a los demás; mejor preparémonos con mayor intensidad, eliminemos fallas y errores y a partir de ahora, pensemos en el siguiente reto, en las siguientes metas.


Porque nos dicen que el fracaso es un paso previo al éxito, claro si aprendemos de él. No hay fracaso absoluto si no lo aceptamos así. «Nunca fracasará aquel que se levanta y sigue luchando».


309-057 04 de NOVIEMBRE


«Sabemos o se nos dice que el potencial del hombre es enorme y que vivimos en un universo de abundancia». Nuestra realidad a veces lo contradice. Son los menos los que logran vivir conforme a esto, la gran mayoría consideramos que las circunstancias y condiciones personales y ambientales nos limitan o nos impiden descubrir mejores opciones y oportunidades para nuestro desarrollo.


«Muchos no confiamos en nosotros mismos», nos sentimos incapaces para hacer algo provechoso, actuamos basados en nuestros miedos y temores. Generalmente estamos más concientes de nuestros defectos y limitaciones que de nuestras cualidades y posibilidades. Cuando las cosas no salen como quisiéramos nos desanimamos, no perseveramos; siempre estamos buscando a quien echarle la culpa de nuestra falta de resultados o esperando a alguien que nos mueva, que nos diga lo que tenemos que hacer.


Para empezar aceptemos que nuestro medio ambiente y, por eso mismo, nuestra educación nos han limitado. Así somos en este momento, pero no nos quedemos ahí, podemos cambiar para bien si lo decidimos, será nuestro punto de partida para transformarnos en personas de más valor. «Es posible que no sea sencillo, fácil o rápido, pero no significará que no se puede.»


Requerimos iniciar o ahondar en una revolución de conciencia, que nos haga ver lo que otros ven y viven; que nos haga reconocer y usar esas capacidades latentes que existen en nuestro interior; que nos haga confiar en nosotros mismos y en los demás; que nos haga ser creadores de un mundo con mejores y mayores posibilidades y realidades. «¿Será demasiado tarde? ¿Cuándo podré empezar?», podemos preguntarnos. Nunca será demasiado tarde y este momento, siempre será el ideal para hacerlo.


310-056 05 de NOVIEMBRE


Aun cuando en nosotros existe la posibilidad de definir y realizar planes, no siempre resultan exactamente como los pensamos, quizá por eso no nos gusta establecerlos.


Para la mayoría de nosotros es casi imposible definir qué y cómo vamos a vivir de aquí a cierto tiempo, no intentamos establecer metas para nuestra vida. Son tantas las condiciones y circunstancias que se nos pueden presentar, que consideramos tiempo perdido el pensarlas o definirlas. Somos muy dados a hacer las cosas sobre la marcha, a improvisar; llegamos a creer que entre más planeamos las cosas menos nos resultan. Preferimos vivir al día, tal y como se presente, adaptándonos con flexibilidad.


Si esa ha sido nuestra realidad es necesario que aprendamos a definir qué es lo que queremos. Establezcamos metas y planes, y apeguémonos a ese plan, estableciendo tiempos para lograrlo. Nos cuesta trabajo cambiar, pero tenemos que usar nuestros recursos de manera inteligente, no podemos seguir a la deriva, o dejar que los vientos nos lleven donde sea.


Puede ser frustrante planear y no alcanzar lo planeado; pero más lo será el que queriendo algo no seamos capaces de lograrlo por no tener claridad de ideas. Ojala no nos ocurra como aquella persona que se acercó a comprar un boleto para viajar en autobús, cuando el dependiente le preguntó a donde lo quería, tranquilamente contesto que a donde fuera, le era igual. «Empecemos con algo pequeño y a muy corto plazo, poco a poco iremos adquiriendo confianza en nosotros mismos», para después definir y lograr metas más grandes.


311-055 06 de NOVIEMBRE


Los años que llevamos conviviendo nos son útiles y satisfactorios, en nuestra relación de pareja hay situaciones que resolvemos bien, sin mucha dificultad. Hay otras cuya solución implica pequeños o grandes esfuerzos, pero lo intentamos hasta encontrar caminos viables de superación. Y, finalmente, existen problemas que rehuimos, que siempre «nos están haciendo ruido» porque no los afrontamos y que van dañando cada día más.


Respecto a las causas de estos últimos podemos decir que, generalmente, consideramos que el otro tiene la culpa o buscamos echársela, y por tanto, queremos que el otro los resuelva o tome la iniciativa. Como el otro tiende a pensar lo mismo, tratándose de exculpar o de esperar la reacción del otro, se va creando un círculo vicioso, que deteriora, poco a poco, la relación.


Es normal que reaccionemos ante lo que consideramos una afectación, ofensa o agresión hacia nuestra persona. Y aunque en nombre de la buena convivencia se espera que seamos nosotros los que comprendamos o cedamos, también sabemos o suponemos, que si lo hacemos, el otro va a seguir igual o peor. Partamos de una realidad: todos estamos expuestos a errores o fallas. Nosotros esperamos comprensión, flexibilidad, tolerancia, que nos disculpen, cuando fallamos; pero somos muy exigentes cuando es el otro quien se equivoca o hace algo que nos parece inaceptable.


Hagámonos concientes que aunque tememos perder; cuando hay problemas y estos no los resolvemos o cuando uno de los dos aparentemente gane, siempre perderemos los dos. Así que es importante que consideremos todo lo bueno que hace o haya hecho el otro en otros momentos; con madurez hagamos lo que sea necesario; sigamos confiando; recordemos el por qué nos enamoramos. Reflexionemos, si la otra persona se ha comportado antes así y en su momento fuimos capaces de aceptarlo, ¿por qué ahora no?


Mantengamos vivo el amor, porque cuando amamos sale lo mejor de nosotros mismos, somos más tolerantes, más pacientes, más generosos. Evitemos hacer lo que sabemos afecta a nuestra pareja y hagamos lo que consideremos bueno o le gusta.


Ojala todavía sea tiempo de querer hacerlo. Si todavía estamos juntos es por algo que nos une, por eso, con mayor razón, intentémoslo. Será satisfactorio haberlo hecho, sobretodo por que hay muchas probabilidades de un nuevo entendimiento.


312-054 07 de NOVIEMBRE


Siempre existirá el cuestionamiento de la razón de las religiones, de las filosofías, de las teorías y de las ideologías, todas forman parte de la vida del hombre, Unos las aceptan y otros las cuestionan o las rechazan, pero el problema comienza cuando por ello no se respeta al otro, cuando se atenta contra la vida de los que son diferentes, en nombre de una verdad que suponemos superior.


«¿Cómo entender y aceptar que tantos pueblos y tantas costumbres en el mundo sean la manera palpable de vivir la diversidad?». El hombre siempre busca respuestas a sus cuestionamientos y con todas ellas va creando formas de vida. Bueno sería, que todas se consideraran como diferentes caminos para llegar a la verdad, entendiendo como verdad todo aquel conocimiento que crea condiciones de felicidad o de certeza para el hombre. Que se considere como el esfuerzo común de toda la humanidad para llegar a la misma meta. Desde las propias familias hay diferencias, de alguna manera hemos ido aprendiendo a aceptarlas y vivirlas. Desde la simplicidad de muchas vidas se dice que hasta los dedos de nuestra mano son diferentes, permitiendonos comprender este concepto.


Insisto, el hombre quiere vivir tranquilo, que se le respete, que se le quiera, que se le deje trabajar. «Los grandes hombres construyen o mueven al mundo, pero también algunos destruyen pedazos de él». Pero también la mayoría, como hombres comunes participamos en una u otra realidad. Dónde estemos, decidamos ser de los constructores en la teoría y en la práctica.


313-053 08 de NOVIEMBRE


Se nos dice que debemos aprovechar las oportunidades por que estás no se vuelven a presentar, y aún cuando no todas y en los momentos que queramos, la realidad es que de una manera u otra siempre hay oportunidades para lograr mejores resultados o para hacer lo que queremos. No siempre seremos capaces de reconocerlas, por eso tengamos cuidado en no desecharlas a las primeras de cambio; como tampoco debemos obsesionarnos, queriendo aprovechar todas las oportunidades que se nos presentan. Malo que no tengamos o veamos una oportunidad, pero malo también que tengamos demasiadas opciones, que a veces nos confunden y nos dificultan el decidir y el hacer.


Hay mucho conocimiento por adquirir o descubrir, hay muchas actividades por realizar. Lo más sencillo es elegir un camino y seguirlo con decisión. Tenemos que aprender a ser selectivos, y para ello será útil saber lo que queremos o lo que no, delimitando las opciones.


Habrá decisiones sencillas otras serán más complejas, siempre serán un dilema para el hombre. Por mucho que estudiemos o analicemos una situación nunca tendremos el cien por ciento de seguridad de lograr el resultado que queramos; detenernos o no hacer nada a veces nos ayuda, pero muchas veces no, así que siempre será necesario correr riesgos y sobre la marcha corregir lo que sea necesario.


La vida exige decisiones, intenciones, esfuerzos, riesgos. En ocasiones avanzaremos, otras no tanto, pero si nos sentimos satisfechos con lo que realizamos podemos considerar que vamos por buen camino. Muchas veces importará la cantidad pero sobre todo la calidad de nuestras acciones. Sigamos haciendo diariamente nuestro esfuerzo. ¿Hasta cuándo? Siempre.


314-052 09 de NOVIEMBRE


Nuestros juicios o resultados no siempre serán acertados o lo que buscamos. Nuestras percepciones no siempre serán suficientes. Determinar un resultado probable de una situación futura no siempre tendrá el cien por ciento de certeza, se habla de probabilidades, destino, la voluntad de Dios, o en nuestra ignorancia o por nuestra manera de definirlo también le llamamos suerte.


Son tantos los factores o parámetros que intervienen en cualquier suceso, que vemos la vida como algo muy complejo. Muchos casos se resuelven con el conocimiento y la experiencia; hay otros en los que alguien pronostica un resultado y si eso ocurre, se hace mucho ruido, cuando no, nadie se acuerda y simplemente «a otra cosa mariposa», es decir, a seguir pronosticando.


Cuando mi hermano el más pequeño estaba en el jardín de niños, su maestra alguna ocasión les dijo que si le decían la primera letra del nombre de su papá ella lo adivinaría, varios niños se la dijeron y ella acertaba. Cuando le tocó el turno a mi hermano él le dijo que el nombre de nuestro papá empezaba con D, así que ahí estuvo la maestra intentando atinarle: «Daniel, Darío, Dionisio, etc.», y no le daba, hasta que se dio por vencida y le preguntó a mi hermano: ¿pues cómo se llama tu papá?, a lo que respondió: «Don Pedro». Este caso me resultó gracioso, pero otros serán inadecuados, insuficientes o trágicos, dependiendo del problema. Por eso sigamos aprendiendo, aumentando el conocimiento, practicando, buscando.


315-051 10 de NOVIEMBRE


Aunque vivimos nuestras circunstancias normalmente conforme se nos presentan, también es sano que el hombre tenga expectativas ante la vida, eso le motiva para seguir luchando, para aceptar su realidad, siempre esperando que mejore, que logre mejores resultados. El problema se genera cuando nuestras expectativas no se cumplen o son más grandes que la realidad. Esto se llega a dar en distintos ámbitos: con nuestra familia, con nuestra esposa (o), con nuestros hijos, esperamos mucho de ellos, y si no es así viene el enojo, la frustración, el desencanto, la tristeza, la preocupación, el sufrimiento. Esperemos buenos resultados de nuestros hijos pero, aceptemos que ellos tendrán que vivir la suya, con sus propias metas y con sus propias circunstancias.


A veces quisiéramos ser más jóvenes pero con la experiencia que ahora tenemos, eso es imposible, cada quién tiene que vivir su momento, sus circunstancias y con sus recursos, así ha sido siempre.


Queremos vivir muchos años, pero eso no significa que seamos eternos, aceptemos con naturalidad que la muerte forma parte de la vida. Busquemos la felicidad y el éxito, esto no significa que nunca tendremos tristezas, sufrimientos o fracasos. Comprometámonos con un comportamiento correcto, pero no significa que por ello no haya alegría, placer y diversión. Amemos y gocemos la juventud pero, si llega, aceptemos con naturalidad la vejez. Materialicemos nuestros sueños pero ante todo disfrutemos todo lo que tengamos oportunidad de tener en su momento. Luchemos porque el hombre desarrolle su potencial, pero no exijamos como única respuesta la perfección. Siempre será sano que encontremos el equilibrio entre nuestras expectativas y nuestra realidad.


316-050 11 de NOVIEMBRE


Siempre estamos decidiendo, siempre estamos actuando en nuestra lucha diaria, pero a veces quisiéramos tener cierto poder para asegurar un resultado que lo consideramos importante. Cuando alguien lo llega a tener, es normal que lo use. Ciertos tipos de poder se adquieren en base a acuerdos establecidos en el grupo o sociedad de la que se forma parte, aunque en otros casos se consiguen por medio de la fuerza, desearíamos que no fueran así o sean los menos. El poder está asociado a un período de tiempo o a buenos resultados, después será o deberá ser asignado a otro.


El que ejerce una autoridad tiene funciones y obligaciones definidas, debe tomar decisiones, se espera que se informe con otras personas o se apoye en ellas, que analice la información que tenga sobre ello y después actúe. Hay quienes son o se creen tan capaces, con tanta experiencia sobre ciertos temas, que deciden sin mucho análisis o sin tomar en cuenta a otros; en esos casos se corre más el riesgo de tomar una mala decisión, sin información adecuada y suficiente; el que así actúa cargará con la responsabilidad de un mal resultado e incluso puede agrandar un problema o crear uno nuevo.


No es bueno para el hombre ni para los pueblos que haya un poder absoluto, el poder mal empleado puede corromper o destruir toda la estructura de cualquier grupo o institución, es necesario establecer límites o controles. En el caso de nuestro país se ha restringido el poder al ejecutivo y se ha incrementado el del Congreso. Evitemos un dictador en el ejecutivo pero también la dictadura del Congreso. Incluso la dictadura del proletariado. La Historia nos muestra que cualquier dictadura conlleva al exceso y a la prepotencia. Siempre se requiere el equilibrio. Para todo se necesita el poder, ojala aprendamos a usarlo razonablemente. En todo ámbito se requieren decisiones, acciones y justicia.


317-049 12 de NOVIEMBRE


Insistimos mucho en la igualdad: de oportunidades, distribución más equitativa de la riqueza, igualdad entre hombres y mujeres.


Pero por otro lado también nos damos cuenta de que somos diferentes. A través de los años mucho se ha logrado en ese sentido y ha sido bueno, pero como todo, cuando hemos pretendido establecer valores absolutos se ha provocado violencia, destrucción, sufrimiento. Entiendo que ciertas convicciones han motivado la lucha del hombre para lograr cambios más justos y equitativos para muchos, aunque no ha sido posible para todos.


Quisiera pensar que el uso excesivo de la fuerza en asuntos públicos es indicador de la inmadurez de un pueblo, de un grupo o de una persona. Fuerza que provoca grandes pérdidas, de vidas humanas y materiales, donde nada se recupera. En cambio, aquellas sociedades que logran cambios de manera pacífica, mediante leyes, valores y el uso de la razón, podemos decir que han alcanzado un mayor grado de madurez.


Claro que alguien me dirá que el cambio, para gestarse, requiere de la violencia; siempre existirá la dualidad, el pro y el contra, que sea más un buen deseo que una realidad, pero anhelaría que el hombre decida por el bien, la paz, el amor y por la felicidad.


318-048 13 de NOVIEMBRE


Nunca ha existido la justicia para todos. Cada quien tendrá el deseo de poseer más, cada quien dirá que merece más, que lo que sabe o hace vale más. Y mientras la persona siga considerando que lo que hace vale más que lo que hace otro, siempre habrá diferencias y problemas. Si no se propician las actitudes adecuadas para convivir, para reconocer las aportaciones del otro, para concederles el derecho a una vida mejor, entonces será normal que cada quien use su fuerza para defenderse, que hablemos de lucha de clases como algo inevitable.


Pienso que no tiene por qué ser así, aun cuando, observando la realidad parece que el hombre oscila siempre entre la conciencia y la inconciencia, entre el bien y el mal. Lo que parecería superado vuelve a brotar; a veces actúa como humano y otras es antihumano o infrahumano. Es un ir y venir.